CAPITALISMO Y COMUNISMO ¿LAS DOS MITADES DEL NUEVO ORDEN MUNDIAL?-III- “UNION ASOMBROSA, EXTRAÑA, INAUDITA”

El escritor ruso Alexander Solzhenitsky, (foto de arriba) milagrosamente escapado de la URSS, hizo una visita a Estados Unidos y les explicó a los obreros norteamericanos que el pueblo ruso se siente unido a ellos, pero que a la vez existe otra “unión extraña, asombrosa, inaudita; me refiero a la alianza de nuestros jefes comunistas con vuestros capitalistas. Esta alianza no es reciente. Armando Hammer, que es muy famoso, puso la primera piedra y dio los primeros pasos en vida de Lenin, al principio de la revolución… Desde entonces, durante estos cincuenta años, observamos un apoyo permanente e ininterrumpido por parte de los hombres de negocios de Occidente a los jefes comunistas soviéticos, socorriéndolos en su economía inepta y absurda…

“El propio Stalin reconocía que dos terceras partes de lo que precisaba la economía de la URSS procedía de Occidente. Y si la URSS tiene hoy unas fuerzas armadas y una policía poderosísima para aplastar nuestro movimiento de liberación, debemos agradecérselo también a vuestros capitalistas occidentales…” (Solzhenitsky no pudo hacer la distinción entre capitalismo apolítico, sano, y Supracapitalismo).

El escritor ruso narró las torturas vividas por los habitantes de la URSS bajo el dominio de un solo patrón (el Estado) y el régimen de “pasaporte interno”; explicó las crueldades en los campos de concentración, que hasta entonces habían costado 44 millones de muertos; el terror ejercido por los jefes de la NKVD, “todos ellos de procedencia judía”… “Los cuarenta mil fusilados mensualmente entre 1937 y 1938…

Es sobrecogedor. El mundo no es analfabeto… Sin embargo, es como si nadie quisiera comprenderlo. La comunidad se comporta como si no quisiera hacerse cargo de lo que es el comunismo. Como si no quisiera entender”.

Tal vez, agregó el escritor ruso, porque “la esencia del comunismo rebasa totalmente los límites del entendimiento humano. Es imposible creer que los propios hombres hayan concebido tal monstruosidad. Precisamente porque excede el nivel de la comprensión humana, por esto tal vez es tan difícil comprender el comunismo… ¡Cuántos hechos concretos ha dado el comunismo a la humanidad! Han retumbado los tanques en Budapest. Como si nada. Volvieron a retumbar en Checoslovaquia. Nada. A otro cualquiera no le hubieseis perdonado. Sin embargo, al comunismo se le tolera todo…” Y volvía a preguntarse Solzhenitsky el porqué de esa “unión extraña, asombrosa, inaudita de nuestros jefes comunistas con vuestros capitalistas”.

La respuesta consiste en que el pueblo americano no ha venido ayudando a los dictadores marxistas; en que el capital sano, americano, tampoco lo ha hecho, pero que la alianza funciona entre el Supracapitalismo de Occidente y el de Oriente.

Ese factor de unión ha existido siempre. En el inicio de la Revolución Soviética actuaba alrededor del presidente norteamericano Woodrow Wilson. Durante todas las reelecciones de Roosevelt estuvo decididamente presente. Lo mismo ocurrió con el presidente Dwight David Eisenhower. Ni Kennedy, católico, escapó al control, ya que de un total de 82 puestos gubernamentales importantes, 64 eran ocupados por gente de confianza del CRE 9Consejo de Relacionex Exteriores). Asesinado Kennedy, nada fundamental varió con su sucesor, Lyndon Baynes Johnson (hijo de Samuel Elias Johnson y de Rebekah).

Nixon,(foto) personalmente ajeno al grupo de los “encubiertos”, no pudo eludir el control del CRE, que le puso como Secretario de Estado a Heinz Abraham Kissinger Stern (conocido públicamente como Henry Kissinger), hijo de rabino, nacido en Alemania y emigrado a Estados Unidos al cumplir 15 años, cuando la Casa Rockefeller lo tomó bajo su protección para encumbrarlo. Kissinger ha sido partidario de llegar a “una comunidad supranacional”, o sea, al Gobierno Mundial, meta de la Revolución. Y fue tan grande el “mareaje” alrededor de Nixon que resultó fácil hacerle un ridículo escándalo, por unas cintas, derribarlo y substituirte con Gerard Ford. De paso, Kissinger había consumado la entrega de Vietnam, Laos y Camboya al comunismo.

El presidente Ford era considerado un “Rockefeller-boy” (muchacho de Rockefeller). Su sucesor, Cárter, fue sacado del anonimato y promovido a la Presidencia por el CRE, por la Comisión Trilateral y por la Fundación Rockefeller, con apoyo económico del Chase Manhattan Bank, Citybank, Morgan Cuarranty Trust, IBM, Coca Cola, General Motors, Du Pont y la Fundación Carnegie, y por los grandes medios de difusión.

Cárter fue tan obsequioso con el comunismo internacional -al que le regaló diez países-, que hubo alarma en Estados Unidos y se creó una coyuntura para que llegara a la presidencia Ronald Reagan, quien le quitó al CRE el control del Departamento de Estado (nombrando para ese puesto al general Haig), pero en sus dos primeros meses de gobierno fue duramente criticado por la gran prensa y sufrió un grave atentado, después de lo cual dio marcha atrás en algunos aspectos, aunque logró modernizar el arsenal militar norteamericano.

POR LOS FRENTES DE IBEROAMÉRICA: EVITEMOS QUE BOLIVIA SIGA EL CAMINO DE VENEZUELA

Por, Arturo Murillo P.- Senador de la República

En Venezuela, la administración de Nicolás Maduro de la etapa democrática pasó al régimen dictatorial y “gobierna” a sangre, fuego y muertos. La semana pasada murieron más de 20 personas en las protestas multitudinarias que demandan el restablecimiento de la democracia en el país caribeño. El momento por el  que atraviesa Venezuela no se dio de un día para otro, es una travesía que se inició hace varios años y paulatinamente se fue empobreciendo hasta llegar a una crisis agónica. A continuación reflejamos la ruta del desastre que siguió Venezuela:

  1. El chavismo esbozó la idea de crear un modelo político-económico de gestión llamado el socialismo del siglo XXI.
  2. El PSUV mediante la mayoría oficialista en la Asamblea Nacional de Venezuela forzó la Constitución y las leyes para conseguir la reelección indefinida.
  3. La perpetuación del chavismo en el ejecutivo venezolano trajo la corrupción desenfrenado de los presuntos revolucionarios.

4.- La “combinación” del socialismo, la reelección indefinida, la corrupción, falta de gestión eficiente y la caída de los precios del petróleo llevó a una crisis en el aparato productivo, que después desembocó en escasez de alimentos.

  1. Con la crisis galopante, el chavismo perdió el norte político y la fuerza electoral. Nicolás Maduro recibió el revés en las elecciones legislativas del 2015, después debió convocar a un referendo revocatorio pedido legal efectuado por la oposición que rechazó, el mismo generó que los venezolanos, sin alimentos en los centros de abasto, falta de medicamentos y carestía de salud por la enorme crisis económica, salgan a las calles masivamente a protestar, pero Maduro respondió con bala al pueblo.

En Bolivia vamos transitando por un camino parecido. Después de una década de despilfarro y gestión ineficiente, Evo Morales sostiene artificialmente la economía boliviana con préstamos de la China, BID y otras instancias crediticias mediante la venta de bonos. Hace pocos días endeudó al país en mil millones de dólares. La soberanía económica quedó en un slogan. Igual que en Venezuela, al permanecer varios lustros en el gobierno el MAS ha tomado por asalto al Estado y está generando una monstruosa corrupción. Actualmente no hay ningún ministerio que se salve del escándalo de corrupción o nepotismo. La perpetuación corrompe y convierte a gobiernos en autoritarios para encubrir sus fechorías. En la historia de Bolivia no hubo gobierno que duré tantos años, en esa permanencia en el poder los masistas se “convencieron” ellos mismos que son dueños de Bolivia y lo están saqueando; nunca hubo tanta corrupción. Recién el gobierno se convenció que la empresa española Isolux Corsán, con contratos por 534 millones de dólares, no avanzó significativamente las obras, cobró anticipos y se fugó. Cuando advertimos el 2016 con documentos que se cobraron por adjudicaciones, http://noticiasfides.com/nacional/politica/corsan-corviam-contrato-consultora-para-cerrar-adjudicaciones-por-35-de-comision-377250 gobierno se hizo de la vista gorda como acostumbra.

El año pasado denunciamos corrupción en YPFB http://www.paginasiete.bo/n121237 en marzo pasado, recién se desveló corrupción en YPFB en la compra de taladros a una empresa italiana por 148 millones de dólares. Por este caso, sólo 15 funcionarios fueron enjuiciados pero las cabezas como Presidente y ministros no fueron tocados, siendo las MAE, nuevamente se proteger a poderosos.

Ayer, fue noticia que el ex gerente BTV Carlos Flores masista acusado ante la Fiscalía por acoso sexual, después de ser retirado de Bolivia TV, ha sido premiado y contratado en la Procuraduría del Estado, http://paginasiete.bo/n135375.

En síntesis, en Bolivia está pasando lo que ya sucedió en Venezuela: la idea de crear un modelo socialista comunitario, el despilfarro de los recursos cuando hubo precios altos del petróleo, el endeudamiento con China, la corrupción monstruosa y, finalmente, la reelección indefinida que conduce a un régimen autoritario. Los bolivianos democráticamente ya dijimos NO a la reelección, con nuestros votos en las ánforas, pero el gobierno del MAS quiere desconocer de facto. Posteriormente, vendrá la imposición violenta de la candidatura de Evo Morales, el golpe y violación a la Constitución. Por ahora, quienes rechazamos la reelección y la perpetuación anti democrática somos enjuiciados y perseguidos políticamente, más adelante si protestamos es probable que Evo y Álvaro García nos respondan con balas, de acuerdo al libreto de sus colegas chavistas.

Saben que la única vía para perpetuarse en el poder es mediante la violencia política y el autoritarismo gubernamental, imponer ilegalmente la candidatura de Morales seguida de un tremendo fraude porque actualmente Evo es un presidente impopular y está en decadencia; incluso, de acuerdo a las encuestas perdería la elección en una segunda vuelta.

Si el pueblo venezolano triunfa en las calles y destituye la dictadura de Nicolás Maduro será un buen antecedente para el continente y el autoritarismo masista quedará herido de muerte. Si Maduro se impone, es posible que Morales siga su ejemplo e intente imponer un nuevo gobierno con fraude y baño de sangre.

Por tanto, es importante que triunfe la libertad y la democracia en Venezuela. Así los “aprendices de dictadores” con careta de socialistas por aquí sabrán que también tienen los días contados. Y cuando recuperemos la democracia, recién los bolivianos sabremos la suma exacta de cuánto dinero se llevó la corrupción masista y se procesará a los culpables, por eso debemos persistir, resistir y luchar por recuperar la plena vigencia de la democracia, es nuestro desafío.

COLOMBIA, PAÍS COCALERO

Santos y su marihuana “medicinal”

Somos el país de la cocaína. Por eso resulta tan obvio que la llamada paz la estemos negociando con los promotores y beneficiarios a grande escala de ese tráfico maldito, los bandidos de las FARC

Por Fernando Londoño Hoyos

Nadie ha puesto en duda que somos el mayor productor y proveedor de cocaína en el mundo. Lo que no está dicho es que ganamos ese campeonato sin un segundo a la vista. Somos igual a cocaína. Es lo que en el concierto universal nos distingue y califica.

Nadie discute que de 42.000 hectáreas sembradas con la hoja, que dejó sin resolver el Presidente Uribe, hoy llegamos a más de las 180.000 de Santos. Lo que no está dicho es que pasamos de vuelo esa cifra y andamos por las 250.000 hectáreas de lo que llamaría nuestro poeta el “tósigo maldito”

Jesús Santrich (Foto de arriba) siempre negó que las FARC se dedicaran al tráfico de drogas. Hoy lo reconoce, pero como “delito político”

Nadie ignora que esa siembra produce por lo menos 750 toneladas de clorhidrato de cocaína. Lo que no está dicho es que en verdad sobrepasamos las mil toneladas del maravilloso producto.

Nadie desconoce que semejante oferta exportable, la única que tenemos, genera una cantidad total de ganancias criminales que no caben en las cuentas de un computador. Si 750 toneladas son 750.000 kilos, es decir, 750.000.000 de gramos y cada gramo se cotiza a cien dólares, el valor final hace de la cocaína gente tan rica como los jeques árabes. O más.

Nadie se sorprende con que semejante negocio genere en Colombia los más ricos del país. Una publicación tan seria como The Economist no ha vacilado en señalar a las FARC, el principal cartel de la droga del mundo, como dueñas de una fortuna acumulada de diez mil millones de dólares. Lo que no está dicho es que el cálculo es conservador y que frente a esa cantidad los llamados “cacaos” colombianos son unos pobre diablos.

Nadie vacila en que ese negocio internacional va prendido de una realidad doméstica dramática y decisiva en el tejido social y humano del país. Lo que no está dicho, suficientemente, es que los sembradores, raspachines, preparadores de la pasta y fabricantes del clorhidrato, reciben al final de la faena no menos de cinco millones de pesos por kilo vendido. Multiplicado el valor unitario por la producción estimada, nos encontramos con que internamente, para la mano de obra, el negocio vale tres billones setecientos cincuenta mil millones de pesos, más, mucho más de lo que pueden obtener los dueños de cualquier negocio legítimo en Colombia. El café produce como resultado de su venta total interna, tres billones seiscientos mil millones de pesos. Para repartirlo entre trescientos mil propietarios, seiscientas mil familias dedicadas al cultivo, del que viven más de seiscientos municipios del país.

Nadie escapa a la noticia de que hemos pasado de país exportador a país consumidor, en grande escala, de la cocaína y sus mezclas y derivados. Los 1.200 alcaldes de Colombia denuncian que el peor, más angustioso y demoledor de sus problemas es el de las ollas, como se llaman los lugares de distribución al menudeo de esas porquerías.

Somos el país de la cocaína. Por eso resulta tan obvio que la llamada paz la estemos negociando con los promotores y beneficiarios a grande escala de ese tráfico maldito, los bandidos de las FARC. Que se disfrazan de políticos comunistas para ocultar el secreto de su origen criminal y para justificar su designio, el de convertirse en amos y señores de todas las instituciones, de todos los poderes, de todas las voluntades.

Como si faltara alguna prueba de lo que somos y seremos, la mafia acaba de llegar a la Vice Presidencia de la República con el General Oscar coca Naranjo. Que conste que el remoquete no es nuestro. Es así como lo llaman, sabiendo bien por qué, sus socios, impulsores y cómplices de las FARC. Los que lo llevaron a la Vice Presidencia, para ser exactos.

LA LECTURA DEL MARTES: LA COTORRA MACHADISTA

Por Aldo Rosado-Tuero

 En la finca de mi abuelo Manín  había una cotorra, que ya estaba en la familia antes de que yo naciera. Seguramente alentada por la militancia liberal y machadista de mi abuelo alguien de la familia la había enseñado a gritar “viva Machado”; o posiblemente el mismo animal lo había aprendido por su cuenta en los incontables mítines pro Machado que se daban en aquella época en los lares del abuelo. Pero ella lo traducía por “Viva Machao”

Lo cierto es que la cotorra había sobrevivido a la revolución del 33 que derrotó a Gerardo Machado y Morales, y era uno de los pocos entes, que se atrevían a gritar-por aquellos días- en voz alta sus simpatías por el ex-dictador. Cada vez que el ave escuchaba un tiro o la explosión de un volador o un cohete, gritaba a todo pulmón “VIVA MACHAO”.

Cuando años después, durante las campañas políticas, se organizaba algún mitin o pasaba una caravana por el Camino Real hacia unos de éstos, como era costumbre había mucha fanfarria y abundancia de explosiones de voladores, cohetes y hasta tiros de revólver al aire, la mentada cotorra se desgañitaba dando el ya consabido grito de “viva Machao”, repetido hasta la saciedad. A cada explosión respondía con un grito, que me caía “como una patada en los testículos”. Aquello, lejos de encolerizar a los adversarios del depuesto presidente, parecía causarles gracia, pero a mí me volvían loco,

Esto duró hasta una ocasión en que yo adolescente atormentado entonces con la “pejiguera” de capturar el tomeguín blanco, aproveché la ocasión del receso escolar navideño, y en lugar de quedarme en Caibarién a disfrutar de las tradicionales parrandas de Noche Buena marché a la finca, alegando que  “para pasarla con la familia materna”, con lo que encubría mis planes de dedicar esos días a la búsqueda y captura del obsesionante tomeguín blanco.

Antes de marchar para Cambao, fui a la pirotécnica de Caibarién y compré un grueso mazo de voladores y varios cohetes, para celebrar la Noche Buena con mis primos del campo. El 23 en la tarde, empezaron los primos en “la explanada de Andrés”, aledaña a la casa vivienda, a lanzar sus voladores y explotar sus cohetes. Y, como tenía que pasar, la “cotorra machadista”—como yo la había bautizado  con muy mala leche—a cada explosión lanzaba un estentóreo: “Viva Machao”,  desde un arco de metal colgado en el cobertizo de la batea a un lado del comedor, para mi mortificación, seguía con su inveterada costumbre de dar vivas al ‘Asno con Garras” a voz en cuello.

Finalmente perdí la paciencia y entregándole el resto de los voladores a mis primos, les dije molesto: “Llévense todo esto y tírenlos en otro lado, que yo no soporto más a esta puñetera cotorra”.

La susodicha cotorra no vería la Noche Buena y mucho menos la Navidad de ese año. Esa noche tomé, sin pensarlo mucho,  la decisión de actuar. En cuanto oscureció me dirigí a casa de mi primo segundo Pipe o Roviro, mayor que yo, pero eventual compañero de aventuras en mis visitas al campo. Me lo encontré alistándose para asistir a un guateque y con mucha autoridad y seriedad le aseguré que al guateque iríamos más tarde para tener una coartada, pero que en esos momentos había cosas más importantes y serias que realizar. Al preguntarme mi primo que cosa era tan importante y recibir mi respuesta: “esta noche vamos a ajusticiar a un apapipio machadista que ha sobrevivido todos estos años”;  por poquito se caga en los pantalones. Le dio un vahído y se tuvo que recostar a un tronco seco de un cedro.  Pasados unos instantes y medio recobrada la compostura, Pipe me respondió: “yo sabía que a ti te faltaba un tornillo, pero ahora si se te botó la canica. ¡Tú estás completamente loco, si crees que yo voy a acompañarte a matar a un apapipio”. El asombrado guajirito se turbó más aún cuando le aseguré que no era a un apapipio, sino a una apapipia. Llevándose las manos a la cabeza exclamó- “Ay mi madre, que es esto! Yo traté de explicarle, pero él se cubrió los oídos con ambas manos y cerró los ojos, mientras decía horrorizado: “No, no, no quiero saber nada más del asunto, regrésate ahora mismo para Caibarién. Yo con la mejor de mis sonrisas le quité las manos de los oídos y le hablé con inusitada  autoridad: “Escúchame pendejo, esto no es lo que tú crees”.

Si alguien hubiese estado observando a la pareja desde una prudencial distancia, habría sido testigo de una escena singular: A la luz de la luna, al final de un lindo jardín y al borde una manigua, dos siluetas recortadas El más alto, sentado sobre un tronco seco, escuchando, apenas sin hablar. El más pequeño, de píe inclinándose hacia el otro, gesticulando con las manos, como buen cubano y hablando sin coger resuello. Finalmente cogieron por el camino de la cañada que conducía de la casa de mi tio abuelo Taurino a la de mi abuelo Manín. Yo le llevaba el brazo echado sobre el hombre a mi primo…lo recuerdo como si fuera hoy.

A la mañana siguiente, 24 de diciembre, día de Noche Buena, apareció la cotorra con el pescuezo retorcido, con la cabeza guindando hacia abajo, amarrada por una pata con un pedazo de arique a una rama de la mata de güira que había afuera de la puerta trasera de la cocina de la casa principal de la finca.

Ante el desconcierto de la abuela y los demás miembros de la familia, reunidos para el acostumbrado magno banquete de Noche Buena y la mirada austera y penetrante del abuelo, me apresuré-tal vez demasiado pronto- a acusar enseguida a mi tío Cecilio Tuero, furibundo antimachadista que vivía muy cerca de la casa principal. El abuelo, hombre recto, que no osaba ni permitía que se acusara a nadie sin pruebas, me mandó a callar y me dirigió una ríspida y acusadora mirada que decía muchas cosas. Se me atoraron la carne de puerco, el fricasé de guanajo y hasta el sabroso  guineo, no me atreví ni siquiera a probarlo.

Pipe, muy previsora y sospechosamente dejó de visitar a sus tíos por un largo rato…y yo, cada vez que alguien mencionaba la extraña muerte de la cotorra,  cambiaba la conversación con la velocidad de un cohete.

Tiempo después, recordando fotos que había visto en la revista Bohemia, comentaba, donde no me escuchara nadie de la familia,, que a la cotorra machadista le habían hecho lo mismo que a Mussolini, que después de muerto lo habían colgado por los pies en la Plaza Loreto. Y que el crimen de la cotorra, tenía mucha semejanza con los “ajusticiamientos” de apapipios machadista, por miembros de Acción Revolucionaria Guiteras. Que lo único que había faltado era el consabido cartel de “la justicia tarda pero llega”, seguramente debido a que hubiese sido muy fácil identificar por la letra al autor.

LA SIQUITRILLA

por Esteban Fernández

Les escribe uno que la revolución no le quitó absolutamente nada. Solo me conculcó la libertad. Debo hacer este corto preámbulo -para que nadie se equivoque conmigo- antes de entrarle con la manga al codo a lo que pasó en Cuba.

Mis compatriotas -por miles a través de todo el país- habían inaugurado humildes comercios desde muchos años atrás. Habían laborado como bestias en el honorable intento por prosperar en la vida. Y en un por ciento muy elevado lograron ese objetivo.

Hablo de una bodega, de una gasolinera, una joyería, una barbería, una tienda de ropa o de efectos eléctricos, una zapatería, una carnicería y cientos y cientos de establecimientos y empresas.

No sé si ustedes sabrán qué justificación o explicación les dieron a los legítimos dueños para robárselos miserablemente. O quizás no les dieron ninguna. Fue simplemente una cañona indecente.

La cuestión fue que se presentaban en las empresas un grupo de facinerosos vestidos de milicianos y las “intervenían”. Y como “la revolución era benevolente” le brindaban al antiguo propietario la oportunidad de que se quedara a trabajar allí como empleado. Cosa que prácticamente casi nadie aceptó. El que se resistía o protestaba iba preso.

Una de las cosas más tristes que yo pude observar fue que muchas veces el negociante le había hecho el favor a un pariente, o al hijo de un amigo, de colocarlos en el negocio y eran esos precisamente los nuevos “interventores” de la compañía.

Inclusive muchas veces el dueño había sido fidelista, había vendido bonos del 26, y eso no era óbice ni excusa para mantener su negocio. Un buen ejemplo fue Miguel Ángel Quevedo quien fue uno de los cubanos que más cooperó al triunfo del castrismo con su revista Bohemia y sin embargo se la quitaron de todas maneras. Tan decepcionado estaba que se suicidó años más tarde.

Y fueron los periódicos, revistas, emisoras de radio y televisión los que más sufrieron el empellón de la revolución. Las turbas se encarnaron con Prensa Libre, con el Diario de la Marina y con todos los órganos de prensa. Los intervenían y después desfilaban con ataúdes celebrando los entierros simbólicos de las publicaciones.

Y se puso de moda una nueva y odiosa palabra: La “siquitrilla”. Además de que les incautaban las industrias tenían que soportar que les llamaran “siquitrillados” y que las muchedumbres se burlaran e hicieran mofas de que “les partieron las siquitrillas”.

Pero el final es demostrativo de que hay un Dios en el cielo, porque todas esas empresas fracasaron en Cuba, todas andan con los anaqueles vacíos y desaparecieron todos los periódicos y solo quedaron el Granma y Juventud Rebelde para servir de papel higiénico mientras “los siquitrillados” vinieron para Miami, levantaron sus timbiriches y hoy la inmensa mayoría son ricos en el exilio.

DE LOS ARCHIVOS DE NUEVO ACCIÓN: CON LA TOGA VIRIL. LAS INCONGRUENCIAS Y CONTRADICCIONES DE LOS QUE ABOGAN POR EL DIÁLOGO CON LA TIRANÍA

“SOLO LA VERDAD NOS PONDRÁ LA TOGA VIRIL”- José de la Luz y Caballero

UNA COLUMNA A CARGO DE ALDO ROSADO-TUERO

Los supuestos exiliados “moderados” que no se cansan de asistir a cuanto programa de panel los invitan, o se hacen invitar, y de participar en los programas de micrófono abierto para regar sus tesis de que ya que la tiranía existe y no se le ha podido derribar, hay que dialogar, suplicarle y hacer lo imposible para que los invite a conversar, son una contradicción ambulante, ya que los sofismas que usan para justificar su posición, se caen por sí solos. Es hora ya de que desenmascaremos esos sofismas y esos argumentos sin fundamento que se esgrimen para justificar una posición, que sólo favorece a la tiranía y a su sostenimiento.

El principal y el más socorrido de “los argumentos” es el de “que si en casi cincuenta años de ser partidarios y de participar en la  lucha armada, no hemos sido capaces de derribar la tiranía, es hora ya de que les cedamos el paso a los pacifistas dialogueros“. Sofisma, que se cae por si solo, pues a ellos se les puede decir lo mismo: Si después de 32 años de venir rogando a la tiranía que abra un espacio para dialogar, no han conseguido nunca que les hagan caso, pues ya va siendo hora de que se cambie de estrategia, ya que la tiranía y sus personeros les han demostrado claramente que no les interesa ningún diálogo serio. ¿Qué han conseguido los propiciadores legítimos del diálogo? Que se les cuelen los pro castristas y sobre todo, que les den patadas por el trasero (¿Te acuerdas de España, José Ignacio Rasco?-(En la foto de la izquierda, encima de estos renglones)

Ellos podrán preguntarnos ¿Qué han conseguido los partidarios de la resistencia armada? Podemos contestarles, que aparte de haberle hecho mucho daño a la tiranía y hacerles gastar millones y millones de dólaresy modificarle la salud a muchos verdugos y esbirros; salvar la dignidad de nuestro pueblo. Demostrarle al mundo que los cubanos- al menos los de mi generación- no fuimos simples carneros que aceptamos el yugo en silencio y resignados a nuestra suerte.

Si hoy los cubanos podemos levantar la frente, es gracias a los millares de hombres y mujeres que supieron inmolarse unos, e ir a las cárceles otros, por no aceptar que se apoderaran de nuestra patria impunemente. Hoy cada mujer y cada hombre del presidio político cubano histórico, es una antorcha caminando por las calles del destierro, alumbrando con su luz, que dice: Nuestra lucha no fue en vano. Salvamos el honor y el orgullo de nuestro pueblo y alumbramos el camino que, más temprano que tarde, seguirán las nuevas generaciones, que ya se levantan en el Archipiélago, contra la tiranía.  Nunca nos dejamos patear el trasero impunemente, ni bajamos la cabeza ante los atropellos.

Si nuestros patriotas independentistas hubiesen hecho caso de los argumentos usados por los dialogueros, hoy todavía Cuba fuera una provincia ultramarina de España, ya que cuando Martí preparaba el alzamiento de lo que fue nuestra última guerra de Independencia, para separarnos de España, ya hacía la friolera de 74 años que los cubanos insistían en la vía de la guerra para independizarse de la Madre Patria, para dejar de ser colonia. Si José Martí hubiese aceptado este estúpido argumento de que por llevar 74 años intentando liberar a Cuba por la vía de las armas, todavía el poder de España se enseñoreaba sobre nuestra isla, y que lo que se imponía era bajarse los pantalones ante el poderoso que desgobernaba a Cuba y rogarle que conversara y nos diera una migajas, Cuba nunca hubiese sido libre e independiente.

Sin contar los primeros proto  mártires de nuestra independencia, los esfuerzos serios de liberar a Cuba de España por la fuerza, comenzaron en 1821, con la Conspiración de Los Rayos y Soles de Bolivar, descubierta en el 1823. Veinte años después, en 1843 era descubierta la Conspiración de La Escalera. Ninguno de esos fracasos fueron óbice para que en 1868,–un cuarto de siglo después– se diera el grito de Libertad en Yara y se pelearan diez años en la manigua contra el poder opresor. El fracaso de la Guerra de los Diez Años, ni de la Guerra Chiquita, desalentó a los patriotas, y,  74 años después del primer intento y de tantos fracasos, los Pinos Nuevos, se unieron a los Viejos Robles y el 24 de febrero de 1895, Cuba inició la guerra que la liberó de España. 74 años de intentos heroícos y de fracasos, no mataron la fe en el destino de su nación a los patriotas cubanos. Por lo tanto, menos de 50 años, no pueden aceptarse, como una excusa para abandonar la lucha y arrastarse lastimeramente ante el brutal opresor de nuestro pueblo, para seguir llorando por un diálogo que no va a darse. Aguantar patadas por el trasero y seguir en lo mismo después de tantos años de haber fracasado, sólo muestra una cosa: O se es un “sietemesinos” de los que hablara Martí, que no tienen fe en su tierra, o son unos masoquistas o son unos traidores que les hacen el juego a la tiranía para que siga ganando tiempo, mientras se mantiene el status quo, para ver si las circunstancias internacionales cambian y les son favorables para perpetuarse en el poder. 

(Publicado en la edición del jueves 10 de abril del 2008)

COLOMBIA: EL LIMBO QUE NOS ACECHA

por Plinio Apuleyo Mendoza- El Tiempo – Bogotá

Lo dije ya y lo repito ahora: el desconcierto domina hoy la vida de los colombianos. Lo percibo cada día cuando cruzo palabras, bien con amigos que encuentro en el vestíbulo de un cine o cuando escucho los comentarios de porteros, vendedores ambulantes o empleadas del servicio doméstico. ¿Qué nos espera?, ¿para dónde va el país?, ¿en quién confiar? son las preguntas, cargadas de incertidumbre, que yo también me hago.

Tal desconcierto, que uno advierte en todos los estratos sociales del país, tiene su origen en dos dimensiones paralelas de lo que estamos viviendo: una virtual y otra real y sombría, encadenada al presente. La virtual reina en la prensa y noticieros de radio y televisión y, por supuesto, también en las alocuciones del presidente Santos y de sus ministros, todo ello con el sustento de millonarios derroches en publicidad.

La paz, desde luego, es el más vistoso trofeo que exhibe Santos en los escenarios internacionales, haciendo valer que la firma del acuerdo con las Farc puso fin a cincuenta años de conflicto armado. Se adelantan ahora una desmovilización de la guerrilla, la entrega de sus armas y su tranquila y al fin y al cabo temporal concentración en 23 zonas veredales, ubicadas en 16 departamentos.

Otros logros reivindicados por el Gobierno saltan día tras día en la prensa. Según la revista Semana, en su último número, “las cosas no están tan catastróficas en Colombia como para que haya tanto pesimismo”. Aceptando las cifras oficiales, la publicación asegura que han bajado las tasas de homicidios y las tasas de desempleo y que la pobreza se ha reducido de un 49 a un 28 por ciento, la educación primaria llega a un 92 por ciento y la cobertura de la salud, a un 95 por ciento.

¿Por qué, entonces, el desconcierto y la incertidumbre de tantos colombianos? ¿Qué es lo virtual y qué es lo real en la percepción de nuestro entorno? Pongamos en una balanza los costos que tiene el acuerdo. Además de toda suerte de prebendas (sueldos, curules, espacios en la radio y la televisión, cero días de cárcel, etc.), las Farc han logrado una justicia especial diseñada para ellas y presidida por personajes que no son ajenos a su ideología. Todavía muy poco se sabe de los 11.600 niños, niñas y adolescentes incorporados a sus filas. Y por último, desconociendo el plebiscito del 2 de octubre, el Gobierno, con el respaldo de sus dóciles mayorías en el Congreso, impuso algo nunca antes visto: incluir en la Constitución las 310 páginas del acuerdo, sin derogación posible en los tres próximos gobiernos.

Pese a todo, ¿tendremos al fin la paz? La realidad del país no lo confirma. Regiones como el Chocó, Urabá, Arauca o el Catatumbo siguen padeciendo masacres, secuestros y extorsiones a cargo del Eln y de las bandas criminales cuyo sustento es el boyante narcotráfico y el desbordado aumento de los cultivos de coca. En las ciudades reina una creciente inseguridad. A esto deben agregarse la pobreza urbana y rural, el desempleo, el costo de vida agravado por la reforma tributaria, la inflación y el desmesurado gasto público. De nada sirven las máscaras verbales para ocultar la realidad. Por ejemplo, el llamado empleo informal es solo una expresión del rebusque y la miseria.

¿Y qué decir de la corrupción? Sus escándalos inundan la prensa. Ha permeado no solo al Estado, sino también al sector empresarial. ¿Y la salud? Su cubrimiento de un 95 por ciento de la población es un mito. Millares de tutelas denuncian la incompetencia de estos servicios, y la situación financiera de la red pública de hospitales es catastrófica, por fallas en el pago de las EPS.

Estas son las razones del desconcierto que uno percibe en el colombiano de a pie. Algo indica que el país está entrando en un limbo. ¿Quién podrá rescatarlo? Es la pregunta que todos nos hacemos.

HOY CUMPLE 102 AÑOS SALVADOR BORREGO ESCALANTE

En esta foto, tomada hace solo unas semanas, aparece Salvador Borrego Escalante (derecha de la foto) junto al mexicano Hugo Salinas Price (izquierda de la foto), en la inauguración del Instituto de Investigaciones históricas, políticas, económicas y sociales,  que tuvo lugar en la capital de México.

Nota de Aldo Rosado-Tuero

Hoy 24 abril arriba a los 102 años de edad, el maestro de periodista y pródigo escritor Don Salvador Borrego Escalante. Don Salvador es el más longevo escritor activo en todo el Orbe quién, para alegría de los que le admiramos y respetamos, goza de una claridad de mente envidiable que ya quisiéramos muchos que contamos menos años que él.

En Nuevo Acción, donde le admiramos y queremos, estamos hoy de plácemes, agradeciendo a Dios por la larga vida que le ha concedido.

¡Felicidades, maestro!

¿HASTA CUANDO VAMOS A SOPORTAR EL DOBLE ESTÁNDAR? ¿POR QUÉ FRANK ARTILES SÍ Y KEITH ELLISON NO?

No estoy diciendo que lo que dijo  el Senador Estatal de la Florida Frank Artiles sea correcto, pero lo que si afirmo es que ya va siendo hora de que alguien se pare bonito y no se pliegue más a “lo políticamente correcto”, al menos hasta que no se use para medir a todos por igual.

Frank Artiles (foto de arriba) fue obligado a renunciar a su escaño para el que fue elegido democráticamente por los votantes de su distrito, por usar la palabra “niggas”; pero al racista musulmán Keith Ellison (foto de abajo), Representante Federal, nadie le ha ni siquiera sugerido que debe de renunciar, ya que no solo se negó a jurar su cargo sobre la Biblia alegando que es un libro lleno de odio y tampoco juró la Constitución de los EE.UU. porque según él, “está basado en la Biblia”. Las palabras usadas por Ellison son más ofensivas contra los cristianos que las pronunciadas por Artiles, en contra de tres de sus colegas negros.

A Artiles lo hicieron renunciar a su curul;  Ellison no solo conserva su cargo, sino que lo han premiado haciéndolo Vice Presidente Nacional del Partido Demócrata de los EE.UU.  

¿Cúando vamos a comenzar a hacer valer nuestros derechos y a pararnos bonito para que la izquierda llena de odio no siga saliéndose con la suya? Si Artiles renunció, Keith Ellison debe de renunciar a su puesto de Representante Federal y también a la Vice-Presidencia del Partido del burro marxista.

LAS SALIDAS DE VIOLENZUELA

por Paul Battiston –El Informador Público

El librito en la mano en alto de Maduro (porque a esta altura es sólo eso: un librito con recetas mal interpretadas) marca claramente el robo del Estado en nombre de una falsa democracia.

¿Nadie se anima a decirlo? Sí… falsa

El estado, ese que fue robado, incluye los medios electorales que adecuadamente manipulados pueden eternizar a cualquier tirano. Por supuesto primero es necesario aniquilar la Republica ¿les suena conocido?

Alguien recuerda el extraño crecimiento del padrón electoral de Venezuela en un 40% cuando el de su población sólo había sido de un 14%. O las migraciones previas a las elecciones que impusieron a Chávez sobre Capriles. Dije bien impusieron.

Capítulo especial para la asunción de Maduro con Chávez muerto y congelado por un par de meses…

Son las nuevas (no tanto) estrategias de la izquierda Light del siglo XXI, esa que reemplaza las revoluciones del proletariado por la batalla cultural llevada adelante por esas minorías que antes gustaba exterminar. De falta de adaptación no se los puede acusar.

Una batalla cultural que refregará en la cara de la oposición hasta el cansancio la palabra Democracia ya carente de su significado y dejara cualquier constitución a la altura de una libreta de fiado.

¿Cuál es la salida de Venezuela?

O mejor dicho ¿cómo desearíamos que Venezuela saliera de este desastre? ¿Entera o en partes?

Si los venezolanos eligen la primera quizás deban resignarse a que la democracia ausente deba seguir estándolo. Solo una mano férrea con el riesgo que eso significa podría reencauzar semejante desmadre. El hambre no se ausentara rápido seguirá luchando por su permanencia entre los venezolanos, lo que será un caldo de cultivo para los chavistas victimizados y queriendo volver.

El camino soñado y a esta altura casi utópico de la democracia debería lidiar con casi una mitad del país armado con fanatismo y por supuesto armas. También deberá lidiar con los restos de una dictadura traidora y enriquecida con un poderoso botín esquilmado al estado venezolano.

Venezuela para seguir siéndolo primero deberá reconstruir su cohesión, edificar un nuevo estado, resucitar los mecanismos republicanos y finalmente la democracia.

La dirección inversa es improbable, los socios del foro de Sao Paulo lo saben y sacan provecho de ambos sentidos según quieran destruir o impedir.

EL GOBIERNO DE MADURO ESTÁ ACORRALADO

Por Carlos Vílchez Navamuel

Nunca antes el gobierno de Maduro ha estado tan expuesto como ahora, el 80% de la población desea que su presidente deje la silla presidencial, lo vemos acorralado dentro y fuera de Venezuela, no solo son las grandes manifestaciones que se han visto en los últimos días las que nos señalan esta apreciación, sino que existen otros indicadores que confirman lo que aquí señalamos, veamos:

1) La oposición en Venezuela se ha fortalecido, ya no son solo los grupos políticos los que asisten y dan la cara como oposición al gobierno, ahora vemos la participación de diferentes grupos que representan a toda la sociedad venezolana junto a los jóvenes que han tomado las calles de nuevo.

2) La mayoría del chavismo se ha volcado, en sus entrañas ya no apoyan a Maduro, en la última manifestación del 19 de abril de 2017 quedó demostrado que la marcha chavista fue obligada, se les exigió a los empleados públicos que asistieran y el gobierno tuvo que traer del interior e incluir a las milicias bolivarianas conformadas por gente muy sencilla que en verdad no entiende lo que pasa en Venezuela, para que rellenaran su manifestación, aun así, la marcha no fue lo que esperaban comparada a la marcha de la oposición, donde se dice que asistieron más de 2 millones de personas.

3) La comunidad internacional está más convencida que nunca que el régimen de Maduro es autoritario, que ha roto el hilo constitucional al quitarle poder a la Asamblea Nacional, que dejó de ser un gobierno democrático y que viola continuamente los derechos humanos, por estas razones vemos los diferentes pronunciamientos de la Comunidad Europea, las acusaciones del Secretario General de la OEA, Luis Almagro hacia el gobierno venezolano, la posición de la mayoría de los países que conforman la OEA, el Mercosur, Human Rights y la de un grupo de ex presidentes demócratas de Iberoamérica que se han unido para para amonestarlo por sus actuaciones

4) La crisis económica que vive Venezuela en el ámbito gubernamental es crítica, el precio del petróleo a la baja no le permite levantarse, las reservas han disminuido como nunca, la deuda externa se aproxima a los $140.000 millones de dólares, las industrias estatales no reciben mantenimiento.

5) El financiamiento internacional se les cierra, con un panorama tan crítico, no hay banco que les preste dinero, por lo que cada día que pasa el gobierno de Maduro se encuentra disminuido, solo y acorralado.

6) El gobierno chavista ya no cuenta con Obama, un presidente izquierdoso que se hizo el tonto tanto con el finado Chávez como con Maduro, ahora quien gobierna los EEUU es un conservador, ya lo dijimos en un escrito anterior, “Donald Trump no es Obama y Maduro lo sabe, el presidente venezolano debería recordar lo que le sucedió a Sadam Husseim y a Manuel Antonio Noriega, el gobierno chavista está tan desprestigiado que estamos seguros que los demócratas latinoamericanos se harían los sordos, mudos y ciegos ante una eventual arremetida de parte de los EEUU contra el narco-estado que gobierna Venezuela”.

7) Cada día está más cerca el que grupos de militares dirigidos por comando medios se revelen contra los generales corruptos que han traicionado a la patria cediendo soberanía a los cubanos y han sido comprados con millones de dólares y oro para que defiendan al gobierno de Maduro contradiciendo lo que dice la Constitución, aquí vemos un ejemplo de tres militares que acaban de rebelarse contra Maduro.

Pinche el siguiente enlace para que vea el video:

Tres militares venezolanos se rebelan contra Maduro: “Ha llegado la hora de la valentía”

Por todo esto pensamos que el gobierno de Nicolás Maduro está acorralado y ya no tiene espacio alguno, sus fronteras están muy cerca del Palacio de Miraflores, por lo que más temprano que tarde este gobierno deberá caer. La oposición debe continuar en la calle manifestando sus deseos, calle, calle y más calle hasta que los malandros que gobiernan salgan de Miraflores.

 

POR LOS FRENTES DE IBEROAMÉRICA: EN BOLIVIA NACE UNA ESPERANZA

Por, Álvaro Riveros Tejada- Hoy Bolivia

Contraviniendo una de las estrategias más antiguas de la ciencia política, como la que señala la máxima latina: “divide et impera” o dividir para reinar, un conjunto de ex mandatarios y líderes de la oposición ha presentado una declaración conjunta que, por sus alcances, podría calificarse de un histórico llamado a “unirse para gobernar” y donde se cuestiona la ruptura de la independencia de poderes en Bolivia, la desinstitucionalización y el indiscriminado uso de la justicia como un instrumento político de persecución.

Este importante, como esperado hecho histórico que coincide con las sagradas fechas de la Semana Santa, ya puede ser considerado como la base sobre la cual los bolivianos podamos erigir nuestra unidad, especialmente aquellos que discrepan y rechazan el actual modelo de gobierno autocrático, impuesto por el Socialismo del Siglo XXI a través de su mentor el Foro de Sao Paulo, y cuyo paradigma es la tragedia que, bajo este mismo modelo, se cierne sobre varios países de nuestro continente como: Brasil, Argentina, Ecuador, Cuba y, con especial virulencia en la querida Venezuela.

Tras la presentación del documento que, en sus partes salientes exige respeto a los resultados del referéndum del 21 de febrero, nuestro apoyo debe consistir en guardar y hacer guardar dicho respeto, rechazando cualquier modificación a la Constitución Política del Estado, especialmente aquella que vaya dirigida a ratificar la permanencia indefinida de cualquier gobierno en el poder. Asimismo, debemos evitar todo intento de judicializar la política; y una observancia plena de la meritocracia, para el nombramiento de las nuevas autoridades judiciales.

Es insoslayable la expectativa que la citada declaración conjunta ha despertado en la opinión pública, por lo que no es de extrañar que ésta trate de ser neutralizada o simplemente anulada, mediante una campaña de descalificación y desprestigio o a través de medidas distractivas dirigidas a restarle toda importancia. Sería un error caer en la provocación y dejarse caer en ese obstinado juego del odio y del resentimiento.

Antes de falsos debates circenses que no llevan a nada, creemos que es el momento de aunar esfuerzos en procura de amparo a los derechos civiles que por más de una década han sido conculcados y atropellados. Así como conocemos el inicio de este tipo de procesos populistas, sabemos también hacia donde ellos nos conducen. Baste ver el triste destino de nuestra hermana república venezolana, sumida en la más triste pobreza y víctima de sus malos hijos que la expoliaron y dilapidaron sus enormes riquezas, para depositarlas en bancos extranjeros.

A la feliz iniciativa declarada por nuestros notables compatriotas, sólo falta añadir una buena dosis de desprendimiento; mucho amor a Bolivia y la firme convicción de que empieza a nacer una esperanza.

EXCLUSIVA DE NUEVO ACCIÓN: TUMBA DE FIDEL ES COPIA CASI IDÉNTICA DE TUMBA DE TROPAS ALEMANAS DE LAS DIVISIONES PANZER

Piedra funeraria para rendirle honor a los muertos del regimiento 4, de la segunda División Panzer,  en el viejo cementerio de Schweinfurt, en Alemania. En esta piedra funeraria  se ha basado la tumba que guarda las cenizas de Fidel Castro

El castrismo se ha caracterizado porque no tiene casi nada original. Todo es copiado. De los asesinos de la revolución bolchevique, de los peores y más despiadados regímenes. Fidel comenzó a levantar su parafernalia histórica copiando la frase de Adolfo Hitler para terminar su defensa  en el juicio por el asalto al cuartel Moncada, con: “La historia me absolverá” ; y terminó su vida depositando sus cenizas en una tumba exactamente copiada de otra tumba de la alemania nazi.

Y no lo estamos inventando. Ni la foto que le mostramos es una foto trucada. Hemos logrado averiguar que la tumba del sátrapa de Birán es casi exactamente una copia de esta tumba que guarda las cenizas de soldados alemanes de una división Panzer muertos en combate durante la II Guerra Mundial. Si alguien tiene dudas, puede visitar el siguiente sitio de internet para corroborarlo: www.thirdreichruins.com

En la foto de abajo: la piedra funeraria que guarda las cenizas de Fidel Castro, inspirada en la de la foto que encabeza esta nota  ¿Pura curiosidad o algún significado esotérico?

 

5MENTARIOS. APLICABLE A LOS PACIFISTAS A ULTRANZA DE LA “OPOSICIÓN” AL CASTRISMO

“Cuando un pueblo manifiesta un horror «civilizado» por la sangre, luego, recibe el castigo de su culpa: Dios le muda el sexo, lo despoja del signo público de la virilidad, lo convierte en pueblo-hembra y le envía conquistadores para que le quiten la honra”

(Juan Donoso Cortés)

DEL ARCHIVO DE ESTEBITA: EL OTRO 17 DE ABRIL (1970)

por Esteban Fernández

Una tarde en North Hollywood, a principios de 1969, recibí una llamada telefónica. Respondo y del otro lado alguien me dice: “¿Eres tú Serapio?”

Sentí alegría y sorpresa. Solamente tres personas en el mundo me llamaban “Serapio”: Carlos Zárraga, Jorge Riopedre y el Capitán del Escambray Vicente Méndez Fernández.

El “gordo” Carlos, debido a que vivía en San Marcos, California y leía mis escritos, ya me llamaba “Esteban”. Y como Carlos estuvo en la boda de mi hija Ana Julia con Frank Navarro se hizo amigo de muchos güineros y aprendió a llamarme “Estebita”. Zárraga era miembro de una ilustre familia de villareños que eran dueños del Central Adela, y se había convertido en famoso cuando el periodista Drew Pearson se refirió a él en su columna sindicada -con 60 millones de lectores- diciendo: “Él más peligroso enemigo del castrismo en Miami se llama Carlos Zárraga quien tiene un parecido físico extraordinario con el comediante Jackie Gleason”.

Entonces no era Zárraga quien me interpelaba, tampoco era Riopedre porque con mi compadre Jorge Alberto ya habíamos consolidado una gran amistad, me hablaba a menudo y había desechado por completo ese “nombre de guerra”, por lo tanto alegre contesté con una pregunta de una sola palabra: “¿Guajiro?” Una risa del lado de allá y un: “¡Increíble que después de tantos años sin vernos me reconozcas la voz!”…

Le dije: “No, chico, lo que pasa es que solamente tú me llamas Serapio”. Y me respondió: “Bueno, tengo que confesarte que no solamente te llamo ‘Serapio’ sino que fui quien te puso ese sobrenombre”.

“¿Dónde estás?” le pregunté, sabiendo que Vicente había prometido ante el Consejo de Veteranos de la Guerra de Independencia que “Iba a desembarcar en Cuba con las armas en sus manos junto a un aguerrido grupo de miembros de Alpha 66”.

Dijo: “Estoy en la carretera, creo que estamos en Texas, paramos en una gasolinera y te llamo de un teléfono público porque voy para Los Ángeles con Andrés Nazario Sargén, con el Comandante Víctor “Diego” Paneque y con José Rodríguez Pacheco, creo este último tú no lo conoces” .

Le dije “Perfecto, llámame de nuevo cuando llegues”. Y me respondió: “Sí, ya sé que nos veremos pero necesito un favor tuyo”. Le constesté: “Lo que sea guajiro ¿en qué te puedo servir?”

“¿Tú sabes que prometí que voy a desembarcar en Cuba?” “Sí, y eso no me sorprendió en lo absoluto”… “Exacto, pero el problema que tengo es que después del fracaso de Manolo Ray -tú y yo conocemos bien esa etapa donde nos hermanamos- y varios paquetes que muchos descarados han metido prometiendo la guerra y más tarde no hacen nada HAY ALGUNA GENTE QUE NO CREE QUE YO VOY A CUMPLIR CON MI PALABRA”.

Y le dije: “Sí, Vicente, yo perfectamente sé que tú si vas a desembarcar y vas a pelear en Cuba, porque esa siempre ha sido tu obsesión en la vida”… Se emocionó y me dijo: “Bueno, tú me conoces bien, tú sabes que cuando la expedición del Barco Venus no nos rajamos en ningún momento, y ese es precisamente el favor que requiero de ti, dicen que los cubanos te respetan allá en California, por lo tanto necesito que garantices públicamente que estoy diciendo la verdad”.

Nos reunimos en la casa de Mariano Sedó en Pasadena. Allí por primera vez conocí a Yoel Borges y a Miguel Talleda, dos incansables luchadores de la causa. Al verme Vicente salió disparado rumbo a mí, yo abrí los brazos para saludarlo efusivamente, pero frenó, me miró fijamente y me dijo: “¿Esta es tu mujer? Espérate, chico, que yo prefiero abrazarla a ella primero”.

Después que al fin me abrazó le dije: “¡No cambias guajiro!” Y me dijo riéndose: “De ahora en lo adelante me llamas ‘Capitán’ y pronto Nazario me va a nombrar Coronel”… Y le contesté también bromeando: “Perfecto, entonces no me llames ‘Serapio’, yo soy “el escritor Esteban Fernández”. Y a dúo sonamos tremenda risotada.

Acto seguido dediqué muchos días y discursos en reuniones públicas a prometer el inminente desembarco del guajiro. Y ya todo el mundo sabe que el 17 de Abril del año 1970 cumplió con su palabra. Y pasó a ser uno de los más bravos mártires que ha dado la Isla de Cuba. Dios lo tiene en la Gloria y sus compatriotas anticastristas debemos sentir enorme admiración por él

EL TÍMIDO SOCIALISMO DE TRUMP. EL CUARTICO ESTÁ IGUALITO

Foto: El presidente Trump reunido con los CEOS de las compañías farmacéuticas

Por, Dr. Santiago Cárdenas

Hasta ahora, nada de capitalismo. Las dos reuniones de nuestro presidente con las compañías farmacéuticas para que rebajen los precios  de las medicinas son las antípodas económicas de lo que un presidente, que propone el liberalismo, debería hacer. ¡Patético!

En su aclamado discurso ante el Congreso el mes pasado, el presidente propuso la creación de VOICE, una agencia federal para  el cuidado de las víctimas de los ilegales en las fronteras. Vaya que el gobierno nos tiene que cuidar “socialísticamente”, o casi, a todos o a una parte del todo, de los, excesos o agresiones del entorno. Nada de responsabilidad individual. Socialismo  de nuevo. Más patético aún.

En su estelar discurso de toma de posesión el 20 de enero  pasado Donaldo Trump , nos sorprendió con  la propuesta de medidas  comunitarias de beneficio social, como agua y aire limpio para todos; cuidado accesible  de la niñez;  leyes pro maternidad para las nuevas parejas  e inversiones en la salud de las mujeres. Vaya que vaya. ¡Inesperado!

Un prestigioso diario electrónico de nuestra ciudad ha dedicado  una columna  que se titula : “El cuartito está igualito” refiriéndose a la epónima canción de Mundito Medina. Los cubanos sabemos  muy  bien a  lo que irónicamente se refiere  “Nuevo Acción”  cuando se trata de  la política de los EEUU. hacia  Cuba.

La tapa al pomo: El remiendo socialistoide y cosmético   que fue el Trump Care al programa comunitario de salud llamado  Obama Care. Me alegra mucho que haya perdido en el Congreso debido a  la rebelión de los  veinticinco senadores del caucus de la libertad.  Esos congresistas que aún beben el té. Fue un excelente recordatorio al secretario de salud,  el doctor Tom Prince. En el capitalismo la libertad y la libre economía se llaman consulta privada. Está bueno de tantos proyectos comunitarios que  todos son similares y perdedores.

De  las cosas seguir así tenemos que revisar la letra de la canción  cantada por  Panchito Riset.  ¿Recuerdan ? :….”tu retrato con flores; porque aquí tú eres Dios”. Buscaremos humildemente otro Dios, el verdadero, para ponerle “dos gardenias”.

¡GLORIA AL BRAVO PUEBLO! DIERON SUS VIDAS POR LA LIBERTAD DE VENEZUELA

Carlos José Moreno, 19 años, asesinado por el madurismo

Paola Andreína Ramírez, 23 años, asesinada por el madurismo.

PROHIBIDO OLVIDAR

“TODOS MUEREN POR ALGUNA CAUSA. UNOS POCOS MUEREN POR UNA CAUSA”

¡COMO VIENE VA! PARA NO REPETIRME

En la foto: Fulgencio Batista y Zaldivar

Por, Enrique Artalejo

Estimados amigos, anoche recibí del amigo Joe Noda el intercambio, que solo se trata,  de una corroboración más, de algo que llevo más de 60 años repitiendo y no me voy a repetir.

No soy periodista pero me crie entre ellos y los buenos  hablaban de objetividad y hechos corroborables. De eso se trata todo lo que he escrito, separando hechos de opiniones.

En mi opinión, el primer agente del marxismo en Washington, o del Nuevo Orden Mundial  como prefieran llamarlo, lo fue Fulgencio Batista y Zaldivar.  El Sargento Golpista del 4 de septiembre de 1933, el General Golpista del 10 de marzo de 1952, y entreguista el 1ro de enero de 1959, al nuevo agente en Cuba, Fidel Castro Ruz, por órdenes expresas de Washington.

Castro fue marxista desde su época de estudiante de Derecho en la Universidad de La Habana. Si yo lo sabía, los marxistas de Washington también y mejor que yo.

La historia de los pasados 60 años solo han ido corroborando los hechos y la realidad, sin embargo, demasiados compatriotas siempre han mirado para Cuba y no para Washington y hasta se refieren a la entrega de Cuba, como la Revolución traicionada.

¿Quiénes traicionaron a Cuba? ¿Hechos corroborables por todos?

El 2 de enero del 2010, en estas mismas páginas de Nuevo Acción. el amigo Aldo Rosado tuvo la gentileza de publicar tres notas mías bajo el título de  ESTADOS UNIDOS ¿ALIADOS O CÓMPLICES?-I-II y III.

En ellas cito hechos corroborables por todo el que sea objetivo.

Los que deseen leerlas pueden solicitarlas a eartalejo@att.net  y con gusto se las enviaré en formato pdf.

¿De lo hecho por Barack Obama? Vale el repetir la historia o es solo un paso más de la misma historia.

Venezuela: Más de lo mismo. ¿Quién dirige el gobierno en Venezuela?

Cita:El ex presidente, Fidel Castro, líder de la Revolución Cubana, visitó por primera vez suelo venezolano el 23 de enero de 1959, durante el Gobierno de Rómulo Betancourt  y estuvo en Caracas dos días. Ese fue el primer viaje de Castro al exterior tras su triunfo el triunfo el 1º de enero de 1959.

Objetivo: La chequera de los petrodólares. No convenció al presidente Rómulo Betancourt y hasta que logró instalar al Payaso Bolivariano, se demoró ese objetivo.

Opinión: Venezuela lleva el mismo destino de Cuba. ¿Cambio de monigote? Probable. ¿Entrega del poder? No.

EN DEFENSA DE LA EÑE

La importancia de la ñ en el idioma español

En el idioma español, la eñe es muy importante y en todo computador debe ser una constante. Tan importante es la eñe que sin ella yo no sueño, y aunque te parezca extraño no me estriño ni me baño. Aunque sin eñe no hay daño, resultaría dañino, que nos faltara el empeño y no existiera el cariño.

Para una linda Española no habría una piel de armiño. Tampoco habría cabañas para albergar a los niños. Sin eñe yo no te riño, y los viejos no se tiñen, y aunque tampoco existiese el regaño me sentiría muy triste sin decirte que te extraño.

Sin sonido de zampoñas sin beber un vino añejo en una peña criolla. ¿Qué gracia tiene el festejo? ¿Acaso habría buñuelos o churros para la niña. Como lo hacía el abuelo con sus trocitos de piña? No existiría el otoño sin la eñe en nuestras letras. Y tampoco habría moño, donde prender las peinetas.

Parecía muy extraño que Bill Gates no la pusiera, quedaba como un tacaño y cómo si tan caro fuera.

Bueno, basta de regaños. Porque ya me vino el sueño y aunque pongo mucho empeño los ojos me hacen extraños. Termino pidiendo a todos los que hablan español, Defiendan la EÑE . . . ¡Coño! que así el idioma es mejor.

APRENDER DE ESTA HISTORIA… PARA NO REPETIRLA

Por, Luis Conte Agüero

Me he incorporado a estas páginas tan especiales porque el periodismo histórico  informa y forma, inspira y educa. Como nuestro pasado, ellas cargan dulzor de azúcar y amargura  despótica; expresan orgullo de patria y desgarramiento por verla fusilada. Busca el alma compañía en el viaje por el cuerpo de una historia alucinante que tras la tragicomedia absurda del castrato y de antes, espera y procura un destino de grandeza.

Nuestra historia es tan trágica y absurda que urge aprenderla para no repetirla, tras hacer que pase este pasado que no acaba de pasar. Duele que tanta tragedia no aleccione ni guíe. Y hasta ahora es así, aunque el arca atesora esencias y acentos que trascienden de acontecimientos universales y nacionales, y de personas relevantes o hechas relevantes por el hecho.

¡Tanto dolor debe ser lección! Si la historia fija lo sucedido, relata la continuidad del devenir, analiza los tiempos cual vasos de acontecimientos, y ordena perspectivas. Esta épica de material compilado de las obras humanas, debe inspirarnos realmente en  supervivencia, vida mejor, idealismo común.

Aunque el comunismo plantea que la lucha de clases mueve la historia y la razón económica determina en última instancia, el  amor nos interesa tanto como los intereses, y en nuestra conducta pesan complejidades materiales, morales y espirituales; sin que un impulso único lo defina con monotonía patológica.

¿Cómo explica el comunismo el sentimiento patriótico que nos mueve? En épocas sin moneda ni trueque, cuando todavía los romanos no habían dicho “doy y das”, el hombre construyó su historia alrededor del dios del clan.

La lucha de clases e individuos en busca de justicia conlleva elementos morales y lleva a ellos. La fe religiosa moviliza poderosamente la acción popular. Una casta sacerdotal que se engarce en el poder para expoliar creyentes, no la integran aquellos que siguieron las voces y visiones de Juana de Arco, que combatieron en las cruzadas, que fundaron misiones en católicos países primitivos, buscaron con Moisés la tierra prometida, peregrinaron en el barco Mayflower para encontrar en otras tierras su libertad religiosa.

Ni casta explotadora ni masa explotada; gente apasionada por algo más que la contabilidad de su comercio y capaz de renunciar a comodidad y fortuna por un ideal de luz.

¿Qué factor económico alza en héroe a una persona común frente a un cataclismo, una avalancha, un simún, un ras de mar, un huracán?

Cuando Simón Bolívar reta en el templo de San Jacinto al terremoto de Caracas, su batalla interior es psicológica, no económica. Las epidemias en Europa de peste negra o blanca, lo asolaban todo y obligaban a buscar espacios de salud. El azar se incrusta misteriosamente en las causales históricas.

Fulgencio Batista permitió a Fidel Castro salir de la prisión de Isla de Pinos y de Cuba, preparar una expedición en México, desembarcar en la Isla y consolidarse en la Sierra Maestra. ¿Incapacidad? ¿Exceso de confianza? ¡Nada económico!

Yo (foto de la izquierda) contribuí al impresionante estado de opinión pública desde el Comité Pro Amnistía a favor de quien creía un demócrata y se declaraba anticomunista.

Juntamente con razones económicas, pasiones de justicia, etnia y raza influyeron en la Guerra de Secesión en los Estados Unidos, como estos elementos y otros históricos y religiosos, determinaron enfrentamientos entre judíos y palestinos, judíos y nazis, irlandeses católicos y protestantes.

En el año 532 la Sublevación de Nika (palabra contraseña de “victoria”) que por poco derroca a Justiniano I del trono de Constantino, surge de un enfrentamiento deportivo, como hoy  pasiones feroces se desatan en partidos de balompié o soccer.

En las guerras cuentan el imponderable, el instante cambiante, el toque mágico o fatal de gracia y fortuna.

El comunismo recita una sociedad sin clases donde se detendrá la historia y el obrero gozará de un idilio eterno con la alegría, teoría que no resuelve quién dirigirá a los obreros, administrará su trabajo y cumplirá las tareas degradantes; quién nacerá necio y quién inteligente; quién será laborioso y quién haragán; quién bueno y quién malvado. Esa panacea para detener la historia en un pasmo de felicidad no variaría la naturaleza de las gentes y las cosas, ni ocuparía el lugar de lo sagrado, de lo imprevisto, lo inexplicable, lo ineluctable. Siempre habrá normas de cortesía y moral, códigos de leyes, gamas de sentimientos.

Aunque los hay, el mundo no se reduce a explotadores contra desheredados y parias en conflicto revolucionario. Sin revolución alcanzaron los aztecas una jerarquía notable. Ninguna fábrica alimentaba a la clase dominante entre los indios siboneyes o los taínos de Cuba o los caribes de Santo Domingo. Y la Reina Isabel, aunque no necesitó empeñarlas, ofreció sus joyas para financiar los planes descubridores de Cristóbal Colón. Colón no encontró la India que buscaba sino América, y en tal cambio actuaron cálculos erróneos de tiempos, vientos, rumbos.

El desarrollo social no mueve la aguja imantada hacia el polo magnético boreal, ni traza las rutas de las armadas y las embarcaciones piratas. Antagonismos de patronos y obreros no crearon las civilizaciones egipcia, caldea, asiria, ni los toros alados de Asurbanipal, ni la locura de Nabucodonosor.

Los celos suscitaron la guerra helénica troyana, y mucho contaron históricamente la disputa entre el Rey Saúl y David, los conflictos de Electra y Medea, la ejecución de Ana Bolena, la locura de la Reina Juana.

La conquista del Santo Grial, la teoría de la relatividad y la desintegración del átomo, la radicación del uranio, el principio que gobierna la creación de la bomba atómica o la de hidrógeno. ¿Cómo ignorarlos? La filosofía en Alejandro de Macedonia, el enamoramiento de Marco Antonio y Cleopatra.

Aunque pretenda profundidad y sabiduría, el comunismo equivale a degenerado catecismo para ignorantes y el mantenimiento de la ignorancia.  Pleito de perros por un trozo de bofe. Almacén utilitario donde no hay rosa ni arco iris, la belleza es superfluo producto de la superestructura del capital, y los trabajadores sólo buscan patatas hervidas.

Para eso no hubo inmolaciones cristianas en el circo, ni los misioneros se adentran en la selva y enseñan y curan. Dios no es fórmula química de laboratorio, ni el alma humana odia el amor, ni la envidia y la codicia son palancas únicas del quehacer humano. Cuentan la caja fuerte y el beso, la cuna y la cama, el pan y la dignidad, la musculatura y la sed de ser.

Cuenta todo. Y la economía cuenta mucho. Negar lo económico sería negar historia misma. Clanes y tribus viajaban en busca de alimentos, agua, subsistencia. Las ciudades se asentaban a la orilla de los ríos y en tierras feraces. Y con tal instinto de vivir y por ese instinto, suma el ser humano el ala a la raíz.

¿Clamo en el desierto? No lo creo. Y se impone reconocer que debilidades ideológicas llevan a los fracasos que sufrimos.  Publicistas y publicaciones como ésta se enorgullecen de no ser meretrices del negocio sino cruzados del ideal.

SEGÚN “EL DIARIO DEL PUEBLO” CHINA DA LA BIENVENIDA A PAPEL DE EE.UU. EN ASUNTO DE LA PENÍNSULA COREANA, SEGÚN MINISTERIO DE RELACIONES EXTERIORES

BEIJING, (Xinhua) — Estados Unidos es bienvenido a desempeñar un papel positivo en la resolución pacífica del problema nuclear de la península coreana, manifestó hoy lunes el portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores Lu Kang.

“Estamos dispuestos a trabajar con todas las partes relacionadas para lograr la desnuclearización y salvaguardar la paz y la estabilidad en la península coreana”, destacó Lu en una rueda de prensa diaria.

Lu hizo estos comentarios en respuesta a las observaciones hechas el domingo por el consejero estadounidense de Seguridad Nacional H.R. McMaster.

McMaster instó a la República Popular Democrática de Corea (RPDC) a que cese el comportamiento desestabilizador y dijo que la cuestión fundamental para Estados Unidos es detener el desarrollo de armas nucleares por parte de la RPDC y desnuclearizar la península.

“Hemos tomado nota de las observaciones”, indicó Lu, que añadió que buscar una solución pacífica al asunto de la península coreana es una buena dirección y se corresponde con los intereses de todas las partes relacionadas.

El diálogo y la consulta son la única manera de resolver la cuestión de la península coreana, aseveró Lu, que reafirmó la postura de China.

China ha presentado un “enfoque de doble vía” y una propuesta de “suspensión por suspensión” para aliviar las tensiones en la península y crear las condiciones para las conversaciones de paz, añadió Lu.

SE REÚNEN CHIVATOS DE CAIBARIÉN-II

En la foto, la crema y nata de la esbirriada cangrejera reunida en lo que se conoce por el pueblo como “el parque de los chivatos”

En Caibarién conmemoran aniversario 56 del carácter Socialista de la Revolución Cubana

Con el propósito de que no se pierdan en el olvido los nombres de los culpables que con su apoyo incondicional han contribuido a la perpetuidad de la horrenda tiranía castrista que ha destruido a nuestra nación, continuamos hoy dejando para la historia los nombres de algunos de estos esbirros que en la Villa Blanca de Caibarién todavía a estas alturas siguen apoyando a los tiranos. Aquí están sus nombres, con el doble propósito de no solo dejar para la historia sus nombres y actuaciones, sino para que queden archivados para impedir que en cualquier momento estos mismos defensores a ultranza del castrato se presenten aquí en los EE. UU. y terminen disfrutando de los beneficios otorgados a los verdaderos refugiados anti castristas.

Según la prensa castrista: “El aniversario 56 de la proclamación del carácter socialista de la Revolución Cubana fue conmemorado este domingo en Caibarién.

Durante la ceremonia político cultural, que tuvo como escenario el parque del veterano Nicolás Díaz, se reconocieron a trabajadores y cuadros del Partido Comunista de Cuba (PCC) por sus años de servicios dentro de la organización política.

Recibieron el diploma que acredita sus cinco años de labor ininterrumpida Evelyn Barrera y Sergio Morffi. Mientras Obver Ferrer y María Aurora Morales recibían la distinción por diez y quince años respectivamente.

También fueron estimulados por más veinte años de labor profesional dentro del PCC Roberto Cabrera y Bernardo Navarro, todos de la sede municipal de esta organización política en la Villa Blanca.

El 16 de abril, decretado como el Día del Miliciano, fue el momento oportuno para que Carlos Hernández Negrín, combatiente de Playa Girón recibiera de manos de Roger Hidalgo Guevara, presidente de la Asamblea Municipal del Poder Popular la Medalla Sesenta Aniversarios de las Fuerzas Armadas Revolucionarias.(foto de arriba de este párrafo)

Mientras once reservistas y milicianos fueron ascendidos al grado inmediato superior, y tres recibieron la distinción por la producción y la defensa.

Al realizar las conclusiones del acto Belkis Gascón, político ideológica del buro municipal del PCC, recordó fragmentos del discurso del Comandante en Jefe Fidel Castro, a los 56 años cuando en el sepelio de las víctimas de los bombardeos a los aeropuertos declaró el carácter socialista de la revolución cubana, un legado al cual la dirigente partidista convocó a los presentes a defender.

Se encontraban presente el Teniente Coronel René Rodríguez, jefe del Sector Militar en la localidad, Leonel Gutiérrez presidente municipal de la Asociación de Combatientes de la Revolución Cubana, junto a los demás cuadros de las organizaciones políticas y de masa en la municipalidad.”

OTRAS VOCES: EL NUEVO MISTER TRUMP

Por Álvaro Vargas Llosa-El Diario Exterior – Madrid

Cualquiera que eche un vistazo a El arte de negociar, su libro esencial, entenderá que el “trumpismo” es una materia flexible, que se amolda a la necesidad

En cuestión de una semana, el Presidente Trump ha dado un giro copernicano en parte de su política exterior y política interior.

En siete asuntos, se lo diría irreconocible:

1) El ataque, con 59 misiles Tomahawk lanzados desde el Mediterráneo, contra la base aérea de Shayrat, en Siria, en castigo por el uso de gas sarín por parte de Bashar al Asad contra la población de Khan Sheikhoun. Trump había fustigado insistentemente a los gobiernos anteriores por intervenir militarmente en el Medio Oriente y propugnado un aislacionismo que el eslogan “Estados Unidos, primero” resumía.

2) La imputación de Trump contra Putin por su respaldo a Asad y la insinuación de la embajadora estadounidense ante la ONU, Nikki Haley, de que Moscú tenía información anticipada sobre este uso ilegal de armas químicas contra los propios sirios. Si algo había ofrecido Trump era una alianza con Moscú para hacer frente al terrorismo y dejar atrás la rusofobia tradicional de la política exterior.

3) La decisión norteamericana de no declarar a China “país manipulador de su moneda”, acompañada de un trato amical a Xi Jinping, el Presidente chino, durante su visita a Estados Unidos. Trump hizo de la denuncia de la manipulación monetaria china como instrumento comercial ventajista, un eje de su visión proteccionista.

4) El envío de buques de guerra estadounidenses, un portaaviones incluido, a la península coreana, en desafío al demencial Kim Jong-Un, que no para de hacer alarde de sus ambiciones nucleares. El presidente estadounidense había declarado hasta la saciedad que su prioridad no sería buscar pleitos internacionales ni resolver los problemas del mundo.

5) El respaldo a la OTAN y el recibimiento cálido al secretario general de esa Alianza en la Casa Blanca. Trump había declarado “obsoleta” a la OTAN en más de una ocasión, acusándola de colocar sobre los hombros de Estados Unidos el peso de la defensa de una Europa que no gasta lo suficiente en su propia protección.

6) La admisión presidencial de que Estados Unidos negocia muy cordialmente con México algunos ajustes al Tratado de Libre Comercio de Norteamérica. Nadie olvida que Trump estrenó su mandato, en cumplimiento de una promesa electoral, enfrentándose a México y dando a entender que estaba dispuesto a liquidar ese tratado, que a su juicio se había llevado las fábricas y los empleos al otro lado de la frontera.

7) La prioridad que se da ahora en el entorno del primer mandatario norteamericano al segmento “liberal” del plan económico original y el desplazamiento de la otra dimensión, la proteccionista e intervencionista, a un segundo plano. Junto con la denuncia del “ventajismo” mexicano y chino, la amenaza de oponer barreras arancelarias, castigar a las empresas estadounidenses que invierten en el exterior y usar el dinero fiscal como gran palanca constituían el ABC del “trumpismo” económico. Hoy, todo indica que bajar impuestos y desregular, dos propuestas que siempre estuvieron allí pero eran constantemente opacadas por el acento antiliberal del discurso económico, son la prioridad inmediata.

¿Qué demonios está sucediendo? Nada sorprendente para quien haya estudiado con un poco de curiosidad a esa especie que llamamos los populistas y, en particular, los antecedentes de Trump.

El populista no es un ideólogo. Hay un populismo que, en su versión extrema, se acerca a la ideología, pero hay otra en la que cabe un pragmatismo que tiene que ver con el instinto de supervivencia, la composición de lugar, la correlación de fuerzas. En Trump hubo siempre algunos elementos de convicción populista (por ejemplo, su discurso proteccionista tiene dos décadas) pero también una constante versatilidad o condición camaleónica, de la que es buena prueba el hecho mismo de que se haya hecho republicano.

Cualquiera que eche un vistazo a El arte de negociar, su libro esencial, entenderá que el “trumpismo” es una materia flexible, que se amolda a la necesidad, y que el constante juego de poleas que se desarrolla en su mente entre el objetivo y los medios a menudo lo llevan a hacer concesiones o cambiar de posición. Esta es quizá la principal diferencia con otros líderes de la derecha populista occidental, como la francesa Marine Le Pen o el holandés Geert Wilders, o el propio británico Nigel Farage. En ellos el populismo convive con un “weltanshauung” (forma pedante de decir “cosmovisión” que utilizan los entendidos) más estructurado y rígido que el de Trump. No es difícil de entender: los primeros son animales políticos en la perfecta definición aristotélica, mientras que Trump es un animal negociador.

Si se entiende esto, se entiende con facilidad lo segundo: llegó un momento en que Trump se sintió vulnerable. Derrotado en su intento de eliminar la reforma sanitaria de Obama y sustituirla por una distinta ante la ausencia de votos suficientes de su propio partido en el Congreso, y reducido a una caricatura por su comportamiento y el asedio de la prensa, y humillado por los tribunales de justicia que detuvieron sus órdenes ejecutivas en materia de inmigración, Trump se sintió, por primera vez, muy vulnerable. Su popularidad estaba en niveles tan bajos, que no tenían precedentes a estas alturas del mandato. Planeaba sobre él la amenaza del “impeachment” si las investigaciones por sus conexiones con Rusia durante la campaña electoral y después de ser electo producían pruebas definitivas.

Ante esto, lo primero que hizo fue recomponer las jerarquías en su equipo. Hasta ese instante, dominaban sus asesores populistas, entre ellos Steve Bannon (foto de la izquierda), Stephen Miller, Peter Navarro, la propia Kellyanne Conway. El jefe de la Casa Blanca, Reince Priebus, se había plegado a ellos. Con este equipo, del que formaban parte otros colaboradores entusiasmados con la idea de transformar la política interna y exterior a imagen y semejanza del discurso nacionalista y populista, Trump había encallado. No había forma de salir de allí.

El presidente hizo entonces lo mismo que había hecho durante su campaña cuando parecía a punto de naufragar: cambió a su gente cercana, como cuando el CEO de una compañía entiende que si no remueve a figuras clave de la jerarquía corporativa, no hay forma de dar un golpe de timón a la empresa.

Recordemos que, en la campaña, Trump no hizo una sino dos purgas de mucho impacto que significaron también bandazos ideológicos. Primero, se rodeó de un equipo en el que destacaba Corey Lewandowsky, que representaba una visión muy cercana a la derecha republicana ideológica, enfrentada al partido tradicional. Luego, reemplazó a aquel equipo con los “tradicionalistas”, simbolizados por Paul Manafort, a quien colocó como nuevo jefe de campaña. Finalmente, en agosto del año pasado, echó por la borda a Manafort y llamó a Bannon y Conway, los nacionalistas y proteccionistas que representaban un desafío abierto al partido. El primero había sido el factótum y cerebro de Breitbart News, el medio emblemático de la “derecha alternativa”, y la segunda había sido la colaboradora clave de Ted Cruz, el otro candidato de las primarias republicanas que quería cargarse al partido tradicional.

Estos cambios estuvieron dictados por la necesidad de ganar. Trump no dudó en dar dos vuelcos políticos a su campaña con estas transformaciones operativas e intelectuales de su equipo. Lo esencial era el objetivo.

Ahora, ha ocurrido algo similar, pero no exactamente igual. En este caso, no ha despachado a los asesores que tuvieron enorme influencia en las primeras semanas. Allí siguen Bannon, Miller, Conway y los demás. Lo que ha hecho es reducir su significación, acotar su espacio de maniobra, permitir que la prensa los coloque en la lista de los caídos en desgracia. Pero no los ha despedido aún. Al mismo tiempo, ha dado peso a los ministros (secretarios, en la nomenclatura estadounidense), que antes parecían figuras muy disminuidas. Ahora, los Rex Tillerson (secretario de Estado), James Mattis (secretario de Defensa), H.R. McMaster (consejero de Seguridad Nacional) y otros han pasado a ocupar un espacio preponderante en la jerarquía real del poder. Otros pesos pesados menos visibles, como el asesor económico Kevin Hasset, han desplazado en poder e influencia a los proteccionistas como Peter Navarro. Y así sucesivamente.

Un papel determinante en todo esto lo ha jugado la hija de Trump, Ivanka, junto a su esposo,. Este último ya tenía oficina en la Casa Blanca pero recientemente Ivanka también asumió una asesoría oficial que le dio oficina en el famoso “West Wing” de la sede del poder, el ala donde está el Salón Oval o despacho presidencial. Exactamente igual que ocurrió con los cambios de la campaña antes mencionados, ante una situación de emergencia política Trump se recostó en su familia y con ella trazó el plan de remodelación de su estructura de poder.

El viaje de Kushner (foto) como enviado del Presidente a Irak en misión de reconocimiento pocos días antes del ataque a Siria fue una señal de la autoridad que Trump quiere que su yerno y por tanto su hija asuman de ahora en adelante. No se entiende el desplazamiento del eje del poder de los asesores nacionalistas y populistas a los secretarios, figuras más tradicionalistas en política exterior e interna, sin el rol de salvataje político que la joven pareja ha jugado en estos días por indicación del presidente.

La consecuencia inmediata es un desplazamiento de Trump desde posiciones aislacionistas y proteccionistas hacia algo que se parece mucho más a lo que cabe esperar de un presidente republicano tradicional. Pero cometerían un error grave los observadores de todo esto si concluyeran que Trump ha tenido una epifanía ideológica. No: lo que ha hecho es una negociación al interior de sí mismo entre sus distintos impulsos e inclinaciones para salir del pozo en que había caído su Presidencia.

La pregunta clave es qué sucederá si esto tendrá para él un costo político notorio en la base electoral que lo llevó al poder. O, dicho de otro modo, la “derecha alternativa”, incluyendo Breitbart, desatará una campaña feroz acusándolo de haber traicionado a su pueblo para enfeudarse a ese “establishment” del que dijo que había llegado la hora de liquidarlo (“drenar la ciénaga” es la metáfora que utilizó siempre).

De momento, la transformación de Trump, por la repugnancia moral que ha producido el ataque con armas químicas de Asad contra su propio pueblo ha dado al presidente unos puntos de popularidad oxigenantes y reconfortantes. Pero los nacionalistas se preparan para responder. Por ahora, en parte desde el interior del gobierno, de donde Trump no ha querido expulsarlos aún, pero también, y ya se nota, desde el exterior. Será una lucha sin cuartel por el alma de la derecha estadounidense, del partido y del propio “trumpismo”.

LOS FALSOS DEMÓCRATAS

Por, Alberto Medina Méndez

Casi todo el planeta cayó en la trampa de repetir esa secuencia de simplificaciones sin sentido, tan hipócritas como peligrosas. Es así como se ha idealizado a la democracia sin advertir sus reales inconvenientes.

Obviamente que no todos razonan de igual modo frente a este apasionante debate. Algunos prefieren inmolarse defendiendo a rajatablas todo lo ya conocido. Eso les impide evaluar cualquier otra alternativa superadora.

Otros, casi con resignación, prefieren apelar a aquella famosa frase que se le atribuye a Winston Churchill cuando decía que “la democracia es el peor de los sistemas, excepto todos los demás”. Interesante reflexión, pero demasiado inconducente cuando se trata de resolver dilemas con sensatez.

Ambas posturas, las del fanatismo ciego que no acepta discusión alguna y la del conformismo inundado de justificaciones, no ayudan para nada a entender la complejidad de la coyuntura global y los desafíos que se vienen.

Pero, indudablemente, los más peligrosos son los rufianes que pululan en el mundo académico y político, esos que amparados en la presunta inmutabilidad de la democracia vigente, se apalancan en ella, sin recato, en la medida que les resulta funcional a sus propios intereses.

Estos farsantes, ni siquiera tienen el coraje de decir a cara descubierta que ellos aborrecen este sistema y que solamente lo utilizan para, desde ese inmaculado pedestal, alcanzar cada uno de sus cuestionables fines.

No tienen la integridad moral suficiente para ser intelectualmente honestos y confesar que ellos detestan esta modalidad y solo creen en una autocracia en la que un minúsculo grupo de personas define los destinos del resto.

Estos perversos personajes deambulan por ahí recitando su cantinela sin pudor alguno. Por un lado se muestran muy respetuosos de los valores democráticos, esos mismos en los que no creen para nada, pero cuando ostentan el poder no les tiembla el pulso para exhibir su peor costado.

Su cinismo es infinito. Ellos saben que mienten descaradamente, pero cultivan aquello de que “el fin justifica los medios”. Su credo dice que la democracia es solo un puente que hay que traspasar para llegar a la meta.

Desde su perspectiva, la mentira no es un defecto sino solo un instrumento que ayuda a lograr sus propósitos Por eso lo hacen sin siquiera sonrojarse. Se mantienen imperturbables cuando dicen lo que no piensan, porque están convencidos de que necesitan engañar a sus potenciales votantes.

Su irrespeto por las personas es de tal magnitud que manipulan a la gente deliberadamente y sin culpa. Ellos se creen los elegidos, los iluminados, que tienen la misión de orientar a su pueblo hacia su fraudulenta cima.

La estafa es esencial en esa gran parodia montada. Lo importante no es el “mientras tanto”, sino que lo colectivo se imponga a lo individual. Todo vale en ese juego en el que terminarán liderando ese desvergonzado despliegue.

Es cierto que todo sistema político es siempre un mero engranaje y no constituye un objetivo en sí mismo. Cualquier forma de gobierno elegida tiene como máxima ambición favorecer a una armoniosa convivencia cívica.

Es bueno recordar que los regímenes autoritarios han nacido, muchas veces, al amparo de estas permisivas reglas democráticas. El pérfido socialismo del siglo XXI y cada una de sus variantes regionales, se han desarrollado gracias a las bondades de un sistema tan frágil como obsoleto.

Esto ha sucedido, en el marco de un proceso en el que cientos de intelectuales prepararon el caldo de cultivo perfecto para que la sociedad compre esa idea de que el partido que obtiene la mayor cantidad de votos hace lo que quiere con la sociedad, sin restricción alguna.

Ellos han alimentado este retorcido esquema matemático en el que tener un voto más que la mitad significa representar a todos, mientras que cuando se logra solo una cifra que no alcanza a la mitad, eso equivale a cero.

Su rutina es simple. Mientras todo esto les sirve lo utilizan. Cuando ya no cuentan con el acompañamiento mayoritario giran velozmente y promueven insurrecciones, sembrando el caos a su paso, para cumplir con todas las enseñanzas que aprendieron de sus ideólogos e inspiradores del pasado.

Es muy saludable la idea de cuestionar a la democracia Es sumamente peligroso aferrarse a cualquier sistema utilizando el débil argumento de que siempre todo fue así. Esta lógica es muy endeble y puede conducir a las sociedades hacia un interminable callejón sin salida.

Si la humanidad se comportara de idéntica forma en otros aspectos cotidianos el progreso sería inviable. Para mejorar algo, hay que tener el valor de dejar atrás lo que ya no funciona, reemplazándolo por otro modelo con más atributos asumiendo, obviamente, los riesgos de esa transición.

Es vital cuidarse mucho de los embaucadores seriales que se disfrazan de corderos para aprovecharse de cualquier circunstancia que los pueda favorecer. Esos fundamentalistas solo quieren el poder para saquear a la comunidad y destruir a los que no piensan como ellos.

En los lugares en los que han gobernado lo han hecho sin contemplaciones. Abundan testimonios en el presente que pueden dar fe de sus crueles andanzas. No importa como prefiera etiquetarlos la gente. De un lado y del otro, siempre defienden ideas intervencionistas en lo económico y justifican la concentración del poder para instaurar un fascismo sistemático.

La difícil tarea de una sociedad madura consiste en cuestionarse todo, revisarlo hasta el cansancio, pero siempre buscando nuevas posibilidades y discutiendo con honestidad y sin falsificaciones que tergiversen el debate.

El mundo precisa un intercambio de ideas que permita encontrar una salida inteligente a esta disyuntiva contemporánea. Hay que estar muy atentos porque en ese itinerario aparecerán, como siempre, los impostores profesionales, esos mismos que hoy brotan como falsos demócratas.

WordPress theme: Kippis 1.15