LA LECTURA DEL SÁBADO: FRAGMENTOS DEL CAPÍTULO “EN EL FRENTE DE JUVENTUDES” DEL LIBRO “RECUERDOS DE AURELIO”

RECUERDOSDEAURELIONOVELA

ALDOROSADOTUEROPRESENTACIONRECUERDOSDEAURELIO2003Por Aldo Rosado Tuero

(En la foto: Aldo Rosado-Tuero firma ejemplares de su novela)

Posteriormente Franco disolvió el Frente de Juventudes y lo sustituyó por la OJE (Organización Juvenil Española). El Frente era una cueva de falangistas ortodoxos, de los que se habían opuesto a la unificación a la cañona impuesta por el Caudillo. Y adoctrinaban a los jóvenes en el más estricto sentido de la Falange verdadera, con las consignas de fuerte contenido de justicia social, provenientes de los viejos textos de Las JONS (Juntas de Ofensiva Nacional Sindicalista) de Ramiro Ledesma Ramos, fusilado por los rojos en la Cárcel Modelo de Madrid en 1936.

Los derechistas del régimen llamaban a los muchachos del SEU (Sindicato Español Universitario) y del Frente de Juventudes, socarronamente “nuestros rojos”. Allí Aurelio oyó por primera vez la frase de “la revolución traicionada” acusándose a Franco, de haber traicionado los ideales de La Falange.  Años después esta frase se haría popular en Cuba, cuando Fidel Castro torció el rumbo de la Revolución Nacionalista del 26 de Julio. La historia se repitió. Dos gallegos que se valieron del sacrificio de unas juventudes y el ansia de libertad de dos pueblos para encaramarse en el poder y ejercerlo caprichosa y unilateralmente para beneficio personal y satisfacción de sus inconmensurables egos.

Se dio la contradicción de que aunque el gobierno presidido por Franco pagó los gastos de su invitación y estadía, Aurelio regresó a Cuba siendo un anti franquista. Con simpatías por Falange, la Falange auténtica, la no contaminada con la adición de La Ceda (Confederación Española de Derechas Autónomas), los Carlistas, los otros grupos monárquicos, los ultra católicos y la oligarquía española, que junto a militarotes como Queipo de Llano, de triste recordación en la familia de Aurelio, habían usurpado, el uniforme, los símbolos y la doctrina que no seguían, en provecho propio y la usaban para afianzar la dictadura personal de Francisco Franco, pero totalmente en contra de la dictadura del Caudillo- de España- por- una- gracia- de- Dios.

DIONISIORIDRUEJOENSUBIBLIOTECASu breve estadía la aprovechó para hacer amistades que aunque se movían dentro de las filas oficiales estaban descontentos y hacían lo imposible por hacer volver al régimen, al cauce de las esencias falangistas. Supo del malestar de Pilar Primo de Rivera, hermana del Fundador y Secretaria de la Sección Femenina. De Dionisio Ridruejo (en la foto), el joven poeta de la Falange, que llegó a ser considerado en algún momento “el delfín de Franco”, voluntario de la División Azul en el frente ruso, que ahora a pesar de haberle sido concedido ese mismo año por el Jurado Calificador de los Premios Nacionales de Literatura, el “Nacional de Literatura Francisco Franco” sobre poesía, por su obra titulada “En Once Años”, que acababa de regresar de un semi exilio de dos años y medio en Italia, y vivía apartado y perseguido en Madrid.

MANUELHEDILLASUBSTITUTODEJOSEANTONIOENLAJEFAT.DEFALANGEEn la misma Palma de Mallorca había estado confinado, después de salir de durísima prisión, hasta hacía solo 4 años, Manuel Hedilla Larrey (foto de la izquierda), nombrado Jefe Nacional de Falange Española, en sustitución de José Antonio al ser fusilado éste por los republicanos en la Prisión de Alicante el 20 de Noviembre de 1936. Hedilla había jugado un papel importantísimo en coordinar a los falangistas en apoyo del Alzamiento del 18 de Julio de 1936 y gozaba de la confianza de la actual plana mayor de Falange, ya que la gran mayoría de los Jefes habían caído en los primeros momentos de la lucha o habían sido fusilados por los rojos por encontrarse o prisioneros o en la zona roja al ocurrir el alzamiento. A este hombre trabajador, callado y humilde, fiel a los principios fundacionales del Movimiento, Franco lo había hecho condenar a muerte, y después “magnánimamente” le cambió la pena por treinta años de cárcel y más tarde por la de confinamiento por cincuenta años, de cuales pasó 4, precisamente en Palma de Mallorca, en el Hotel Perú, un hotel de mala muerte, casi una fonda, acosado constantemente por la policía secreta franquista. Le habían conmutado la pena en 1946 e indultado en 1947, tratando de atraerse a aquel hombre de la estirpe de Pelayo y del Cid, pues había que presentar otra cara al mundo a raíz del triunfo de los aliados. Hedilla se negó a ningún contubernio con el régimen. Como lo había hecho desde su prisión de Gran Canaria, y después desde el confinamiento de Mallorca, sólo insistía constantemente en su rehabilitación.

¿El delito de Hedilla? Ninguno. Solamente se negó a aceptar el cargo de Segundo Jefe Nacional en la Falange unificada por Franco y renunció al puesto que le ofrecieron de Consejero Nacional de la Junta de Mandos. Nada más. No se opuso a Franco, pues estimó que en aquellas circunstancias habría beneficiado a la anti patria, representada (según su punto de vista, por los remanentes de la república, en manos de los rojos), pero no aceptó ningún cargo en la nueva organización, para testimoniar su oposición a la mixtificación del ideario de José Antonio y de Ledesma Ramos. Pero eso le valió el odio de Franco. Fue involucrado, junto a otros ochenta jerarcas falangistas, que simplemente se mostraron contrarios a aquella “unificación” por decreto, que no les fue consultada. La acusación: conspirar contra la seguridad del Estado. El Consejo Nacionalista de Guerra, condenó a catorce a muerte y a 20 a cadena perpetua.

Al recordar estos hechos Aurelio se indignaba después en Cuba, cuando alguien se refería a la dictadura de Franco, como “falangista”.

Nueve años después relacionaría el hecho ocurrido con Hedilla y sus falangistas verdaderos, con lo acontecido en Camagüey el 21 de Octubre de 1959, con el Comandante Rebelde Huber Matos y los valerosos oficiales que le acompañaron en la denuncia de la infiltración y la creciente influencia comunista en el Gobierno de Fidel Castro. Misteriosamente la historia se volvía a repetir en otra latitud y en otra era. Huber Matos, solamente había querido renunciar para no hacerse cómplice de la traición a la revolución, que ya se vislumbraba. Lo metieron en la cárcel junto a sus colaboradores. Y para más semejanza, al igual que con Hedilla, muchos de los acusados salieron de la cárcel o del juicio para reintegrarse a la revolución.

Así sucedió en Cuba. Así había sucedido años antes en España. Uno de los acusados en la causa de Hedilla, condenado a dos años, sería el mismo José Luís de Arrese, autor del libro que había inspirado a Aurelio. De la cárcel salió directamente para la Gobernación Civil de Málaga, y un año después, sería nombrado nada menos que secretario General del Movimiento y se convertiría en un fiel y sumiso colaborador de Franco. Lo mismo sucedió en Cuba. Aurelio recordaba, entre otros, el caso de Paco Cabrera: Era uno de los capitanes acusados por lo del 21 de octubre. En el juicio se tramitó. Después de unos años de ostracismo purgando “su error”, llegó a ser nada menos que Vice Ministro de las Fuerzas Armadas a cargo de la DAAFAR (Defensa Anti Aérea y Fuerza Aérea Revolucionaria). Se convirtió en el hombre que, con el grado de General, mandaba las Tropas Coheteriles, que constituían la mejor arma de la tiranía para repelar una agresión en gran escala, con potencial ofensivo inclusive para alcanzar con sus cohetes no sólo la Florida, sino varias ciudades sureñas de los Estados Unidos.

NOTA: La segunda edición revisada de esta novela, con el título de “El Tomeguín Blanco” puede ser adquirida a través de Amazon.

CASTRO Y SUS RAÍCES

revistamundohispanico

Foto: Revista “Mundo Hispánico”

HUGOBYRNEPor Hugo J. Byrne

En un artículo de fondo publicado en un periódico de España que me envía un buen amigo de California, se describe la gran ayuda tanto económica como diplomática brindada por el régimen franquista a Castro, como causada por el “nacionalismo” que ambos sistemas profesaban. Esto, como tantas otras confusiones históricas, no es producto de malicia sino de cruda ignorancia.

No es la primera vez que el concepto de nacionalismo se usa en error. Así como libertad y democracia son ideas singulares y diferentes, capaces de ser antagónicas, las premisas de socialismo y nacionalismo son totalmente irreconciliables. Esto fue tácitamente admitido por el propio Tirano al llamar a “su” revolución literalmente; “Internacionalismo Solidario”.

No es una coincidencia que el partido único de Alemania desde 1933 a 1945, se llamara contradictoriamente “Nacional-Socialista”: el sangriento disparate que culminara en hecatombe mundial reclamando más de 50 millones de víctimas, también ostentaba un título disparatado. Esto fue como para que todos lo reconocieran (aunque muy pocos lo hicieron).

Aunque el tercer grupo económico más afectado por los latrocinios armados de Castro durante la primera parte de la década de los sesenta fueron muchos comerciantes españoles, después de los cubanos y norteamericanos, Madrid nunca protestó. Estados Unidos tomó algunas medidas ineficaces. Los cubanos se alzaron en las montañas del centro de Cuba, se desangraron en acciones de sabotaje urbanas y trataron sin éxito de enfrentarse a la represión en muchos lugares, muriendo en encuentros con las fuerzas del Régimen, o siendo capturados por estas.

Estos últimos pagaron con el cadalso o con largas penas en viejas mazmorras coloniales. La Cabaña, El Príncipe y San Severino, entre otras, reverdecieron los tiempos nefastos del Conde de Balmaseda y de Valeriano  Weyler.

FRANCISCOFRANCOJOVENFranco (foto) no levantó un dedo ni balbuceó una queja. Favoreció al castrismo, no porque ello redundara en beneficios importantes para España o para su régimen, sino porque coincidía con la Bestia en la fobia antiamericana y el profundo desprecio hacia las instituciones que se diera libremente la República de Cuba. Haciéndolo complacía su ego, ayudando a realizar una estéril venganza histórica sobre los insurrectos cubanos de 1895. De aquí la estrecha relación que siempre existió entre Castro y Fraga Iribarne, Felipe González y otros políticos peninsulares.

De éste último sin embargo, se burló cuando todavía era Presidente. Para ello utilizó al premio Nóbel de literatura Gabriel García Márquez. “Gabo” era un enano moral quien se prestaba de correveidile de la Bestia. “Tengo un mensaje personal de Fidel para usted Sr. Presiente: quiere que usted sepa que para él, usted es maricón”.

De acuerdo a todas sus biografías y a lo escrito por Torcuato Luca de Tena, antiguo Director del madrileño ABC, Franco escribía con el seudónimo de “Hispanicus” para algunos medios de la prensa española durante su régimen, entre ellos una revista titulada “Mundo Hispánico”, órgano oficial del llamado “Instituto de la Hispanidad”, una especie de academia peninsular en un tiempo dedicada a la quimérica reconquista del “Imperio Español de América y Asia”.

Uno o dos ejemplares de “Mundo Hispánico” me fueron prestados por una amiga quien era alumna de mi madre en la Escuela Superior #1 de Matanzas. Las revistas eran propiedad de su padre, un comerciante español de la localidad. Aunque no puedo precisarlo, creo que eso fue por el año 1946. Como compensación a olvidarme hoy de lo que fui a buscar a mi habitación en cuanto llego a ella, recuerdo con bastante precisión lo ocurrido cuando tenía solamente once años de edad.

En un largo artículo firmado por el tal “Hispánicus” en una de las dos revistas se afirmaba que “la independencia de Cuba era el resultado perverso de la villanía de masones y traidores”. Tengo muchos amigos cubanos, todos ellos buenos (de lo contrario no serían mis amigos), quienes afirman que “Franco salvó a España” y quienes simpatizan con el diminuto ferrolano.

Salvar a España no es ni nunca fue asunto de mi interés, sino el de los españoles. Por lo que a mí respecta tengo que parafrasear a Martí: “Otros pueden, yo no”.

POR LOS FRENTES DE IBEROAMÉRICA: NI PAZ OS DEJO, NI PAZ OS DOY

santosytimochenkoenelteatrocolonFoto: Santos y Timochenko en el Teatro Colón

JESUSVALLEJOMEJIAPor Jesús Vallejo Mejía- Periodismo sin fronteras

Por obra de leguleyos de pocas entendederas y de políticos aviesos se ha pretendido imponer la deplorable tesis de que la paz puede lograrse a expensas del ordenamiento de la Constitución, cuando esta es precisamente la garante de aquella

De este modo resumió hace días un ingenioso trinador el legado de Santos.

Su cacareada paz con las Farc no será tal, sino el comienzo de nuevos y quizás peores conflictos que enrarecerán aún más la atmósfera vital de nuestra patria.

Hay que reiterar que lo que inició la semana pasada en el Teatro Colón es a todas luces un golpe de estado contra la Constitución y la voluntad popular que se manifestó rotundamente en contra del Acuerdo Final (AF) con las Farc el dos de octubre pasado.

Su alevosía pretende que sea el Congreso, mediante un acto a todas luces contrario a derecho, quien refrende el Nuevo Acuerdo Final (NAF), contrariando así el mandato del pueblo y la doctrina de la Corte Constitucional que sostuvo que ante el triunfo del No el AF no podría someterse a nueva refrendación, como tampoco implementárselo, salvo que se tratase de un documento diferente. Y el NAF, como lo han sostenido públicamente voceros tanto del gobierno como de las Farc, no lo es.

Llama la atención que gente de la que habría que esperar seriedad salga a afirmar que el Congreso, como representante del pueblo, puede sustituirlo en la ratificación de lo que este rechazó en el plebiscito.

armandobenedetticontimochenko

Selfie de Armando Benedetti con Timochenko, durante la firma del “nuevo” acuerdo

A los que tal desaguisado sostienen, como el editorialista de “El Espectador” o el senador Lizcano, hay que darles una lección elemental de Derecho Constitucional, recordándoles no solo el texto del artículo 3 de la Constitución Política, sino que esta misma se expidió sobre la base de promover el tránsito de una democracia representativa a una participativa. Esta goza, por consiguiente, de prelación sobre aquella.

Por obra de leguleyos de pocas entendederas y de políticos aviesos se ha pretendido imponer la deplorable tesis de que la paz puede lograrse a expensas del ordenamiento de la Constitución, cuando esta es precisamente la garante de aquella. Benito Juárez dijo en frase lapidaria que “El respeto al derecho ajeno es la paz”. Hay que añadir que esta no solo es resultado del respeto al derecho subjetivo, sino al derecho objetivo, es decir, al ordenamiento jurídico y en especial al de la Constitución.

Como lo expuse en mi más reciente escrito, cuando el alto gobierno y los congresistas la desconocen descaradamente, están invitando con ello al estamento armado y al pueblo a que obren de la misma manera. Por consiguiente, el recurso a las vías de hecho en que anda empeñado Santos no es otra cosa que una invitación a la anarquía, que es fuente inagotable de males para la sociedad.

No es una paz estable y duradera, como la mendacidad de los promotores del NAF lo anuncian, la consecuencia que sea dable esperar de toda esta ominosa trapisonda. Lo que vendrá, de consumarse el golpe, será la resistencia sorda y silenciosa de la mayoría que votó No en el plebiscito. Y esa resistencia se hará sentir con mayor intensidad a medida que los abusos de las Farc y sus conmilitones, amparados en las exorbitantes ventajas que lograron en el NAF, vayan apretando a tirios y troyanos. Para eso lograron que De La Calle y Jaramillo les aceptaran la instauración de una Gestapo que seguirá las instrucciones de la inteligencia cubana. Al fin y al cabo, es esta la que ha movido todos los hilos de esta siniestra tramoya.

Hay todavía alguna esperanza de salvación de la institucionalidad colombiana, si la Corte Constitucional toma en serio su papel de guardiana de la integridad de la Constitución y hace respetar la doctrina que en varios fallos ha reiterado acerca de que solo por medio de una asamblea constituyente elegida por el pueblo sería posible cambiar los elementos sustanciales de nuestro ordenamiento fundamental.

La ponencia que acaba de radicar la magistrada María Luisa Calle acerca del “Fast track” con que se pretende poner en ejecución el NAF nos da aliento para esperar que todavía haya jueces en Bogotá, lo que escribo parodiando lo que dicen que dijo un “humilde molinero cuando supo que el rey de Prusia Federico II, el Grande, había ordenado demoler su molino porque afeaba las vistas de su flamante palacio en Postdam. Conforme a la fe del molinero, los jueces fallaron a su favor y ordenaron la reconstrucción del molino y el pago de una indemnización.”(http://www.eluniverso.com/opinion/2014/09/03/nota/3674921/aun-hay-jueces-berlin).

Tengamos, pues, la fe del molinero en que la Corte Constitucional enderezará el pavoroso entuerto que está fraguando Santos para entregarle el país a la organización criminal de las Farc.

 

PLEGARIA PARA EL DÍA DEL CUMPLIMIENTO DE LA PROFECÍA DE SAN ANTONIO MARÍA CLARET

vivacristorey

No sabemos el día, la hora o el espacio,

nos resulta escondida la fecha y el paisaje,

pero habrá una batalla, un asalto postrero,

que será a Tu servicio, lidiando en Tu homenaje.

 

Confirma nuestra Fe, para no defraudarte,

las aguas bautismales confírmanos al alba,

revalida en nosotros la fuerza de los héroes,

tu espaldarazo danos, Señor, porque nos salva.

El temblor se disipa, sabiendo que acaudillas

un ejército invicto transfigurado en grey,

con vivac en el cielo, la gracia por vanguardia

la muerte derrotada, vivando a Cristo Rey.

Antonio Caponnetto

LA LARGA TRAYECTORIA HACIA LA MUERTE

cubanosrindentributoacastro

JUANMARTINLORENZOPor, Juan Martín Lorenzo-Open Cuba

Hubiéramos imaginado muchos escenarios, muchas rutas hasta el controvertido momento, muchas maneras y formas del final, pero ninguno hubiera coincidido con la realidad dramática de la extinción. El largo trayecto hacia la muerte significó dos derrotas. La imagen del guerrillero legendario se fue apagando con el tiempo. La desmesurada exposición a los medios, el poder persuasivo de la palabra, bordeando el efecto narcoléptico del encanto que ejecutó el milagro de la adoración primera, generó el conocido cansancio. Las generaciones se sucedieron; los hechos superaron la palabra; la realidad demolió la fantasía. Y devino la indiferencia. La leyenda fue derrotada.

Y en el otro extremo, los desposeídos, los sin tierra, los abandonados e idos, soñando con la fantasía imposible de la caída, tantas veces anunciadas. Una larga década de espera enterró el ornamento. Ha sido casi como el regalo de una Navidad mucho tiempo anunciada, un regalo atrasado. El vestigio antiguo de un deseo infantil en la edad adulta, cuando toda la modernidad tecnológica nos rodea y abruma. Muchos han muerto en el camino sin verlo, otros ya están a la puerta misma de su mismo destino, la muerte. La leyenda se extinguió y también el júbilo de su derrota.

A veces me pregunto cómo es posible que los desconocidos, los que no portan los símbolos sagrados de la nacionalidad cubana, los extranjeros, desconocidos de nuestra idiosincracia y nuestros dolores, de nuestras ausencias, heridas, y fragmentos, hoy deseen levantar el altar de una especie extinguida de entuertos. Nadie le hace el honor a los dinosaurios, son solo esas acartonadas imágenes de museo para turistas y fantasías infantiles, regalo mediocre de pantalones cortos americanos y europeos con sus cámaras ultramodernas y sus teléfonos inteligentes, con la eventual fugacidad y fragilidad de su dinero.

No puedo entender tampoco esa reverencia rancia, humillante, de políticos de Occidente, aplaudiendo la senectud autoritaria de déspotas narcolépticos. La verdad es el antiguo cadáver de la izquierda en La Habana. Y esa izquierda de dinero hizo de aquel muerto la estatua de mármol de una fantasía demolida por el tiempo, donde no quedan ni sus piedras, ni sus cánticos, donde nada ya es una trinchera y todo se demuestra como una farsa, pero se encapricha en rendirle tributos a lo que ya no es, no fue, nunca intentó serlo.

Es repugnancia lo que me provoca Trudeau, para no recordar el desprecio que inspira Correa, Evo y Maduro, las lágrimas de algunos viejos intelectuales de izquierda o la vieja claque de Hollywood, siempre deslumbrada con las luciérnagas, por vivir tanto de la fantasía, mientras guardan sus monederos de oro en el seguro banco suizo.

En Cuba, varias generaciones desesperan su historia. Y algunos lloran. Las generaciones perdidas, las que vieron fracasar el intento de una fantasía hoy convocan el tributo lacrimoso de un funeral muchas veces anunciado, hoy definitivo. El cadáver ha estado tendido desde hace una década, hoy son nueve los días para cosechar su entierro.

Y, entonces, aparece esta juventud ordenada, guardando «honor» al déspota de sus víctimas, derramando la lágrima de la larga trayectoria hacia el fallecimiento de un sueño. ¿En qué piensan estos jóvenes cuando derraman la gota sanguinolenta del despido? ¿En las víctimas del muerto? ¿En los muertos que no tuvieron su juicio? ¿En las largas condenas de inocentes por sus ideas? ¿En el fracaso de aspiraciones, deseos y urgencias de tantas generaciones? ¿En los muertos en la peligrosa travesía entre las dos capitales cubanas del encono? ¿En las familias divididas? ¿En los hijos que no pudieron acompañar con sus lágrimas la despedida de madres, hijos, hermanos, familia y amistades? ¿En los que son olvidados en las cárceles, condenados solo por un pensamiento rebelde?

Este que hace pocas horas fue un cadáver nunca mostró un pálido sentimiento filial por familiares, amigos, seguidores, compañeros de lucha, ¡por nadie!

¿A quién se llora? Realmente, ¿dónde está la responsabilidad intelectual y la sensibilidad humana en un gesto hacia un déspota?

En la historia universal escrita por los pueblos, también hubo otros que lloraron a otros déspotas y lo convirtieron en su sagrario.

Entre las dos aguas que separan las dos más grandes capitales de cubanos nos separa un mar de angustias. El primer deber de todo aquel que se sienta cubano hoy, un día después, tiene que ser el necesario olvido a quien se empeñó en tener la más larga trayectoria a su merecida muerte.

Nota: La foto que encabeza el post fue tomada del «Diario de Cuba». Recoge un acto de «tributo» a Castro.

COLOMBIA: LA ÚLTIMA VÍCTIMA DE FIDEL CASTRO

JUANMSANTOSELCAMARADASANTIAGORETORNAACASA

EMILIOCAMPMANYPor, Emilio Campmany© Libertad Digital

El acuerdo de Colombia, que es su rendición ante las FARC, patrocinado por los Castro y toda la izquierda occidental, ha superado el escollo de haber sido rechazado por el pueblo colombiano mediante el expeditivo recurso de no someterlo esta vez a votación popular. Cuando el presidente colombiano Juan Manuel Santos decidió convocar un referéndum para ratificarlo no lo hizo por gusto, sino para blindarlo frente a cualquiera que en el futuro quisiera revisarlo. Pero, a la vista del obstinado empeño del pueblo colombiano en conservar su dignidad, Santos ha decidido que al nuevo acuerdo, un simple refrito del anterior, le basta la ratificación del Congreso, donde el presidente disfruta de mayoría parlamentaria. Dado su alcance, que incluye la creación de tribunales especiales para exculpar a los terroristas o la atribución de escaños a las FARC sin necesidad de tener que pasar por unas elecciones, Santos asume el riesgo de que el acuerdo, sin referéndum, sea tachado de inconstitucional. De hecho, Álvaro Uribe está pensando en abstenerse, en vez de votar no, para poner en evidencia la inconstitucionalidad del procedimiento.

Los tribunales especiales para la paz que crea el acuerdo no sólo están encargados de blanquear a los terroristas, sino que también podrían juzgar a los militares y policías que, en su lucha contra las FARC, hayan podido contrariar a Timochenko. Esta pesadilla que está sufriendo uno de los pocos países hispanoamericanos que, a pesar las muchas dificultades, ha logrado conservar su democracia como algo más que aparente sólo ha sido posible por el vergonzoso y abrumador respaldo que ha recibido desde Occidente. El patrocinio de los Castro debería haber bastado para que países como Estados Unidos, España o toda la Unión Europea se mostraran más recelosos. Pero como aquí cualquier cosa que se haga en nombre de la paz ha de ser necesariamente buena, Obama y, detrás de él, toda la progresía occidental han respaldado el oprobioso acuerdo.

Encima, todo ha tenido que ser amañado echando virutas para que Santos pueda presentarse en Oslo a principios del mes que viene a recoger el premio Nobel de la Paz con algo que ofrecer a los parlamentarios noruegos. Mucho más cuando Noruega, además de Cuba, es garante del dichoso acuerdo. Si a Obama se lo dieron sin hacer nada, ¿cómo no se lo iban a dar a Santos después de haberse rendido al terrorismo de extrema izquierda? Mucho más haciéndolo con la garantía de Noruega. No obstante, los españoles deberíamos agradecer al país escandinavo que, a pesar de haber sido escenario de parte de las conversaciones que el expresidente español José Luis Rodríguez Zapatero mantuvo con la banda terrorista ETA, tuviera el detalle de no darle el Nobel.

Qué triste es ver cómo un pueblo empeñado en conservar su dignidad la ve pisoteada por sus dirigentes, calzados con las botas de una dictadura comunista y apoyados en el carcomido báculo de la izquierda occidental.

SE LES JODIÓ LA GIRA A LOS CASTRISTAS DEL DÚO BUENA FE

israelrojasduobuenafehaciendodeclaracionesentvcubana

Foto: Israel Rojas del Dúo Buena Fe, elogiando al tirano  en la televisión cubana

Breve nota de Aldo Rosado-Tuero

Según  publicó ayer El Nuevo Herald y hemos  comprobado  con otras fuentes hoy en Nuevo Acción,   el dúo de los caraduras castristas “Buena Fe”  se vio obligado a cancelar sus presentaciones en los EE.UU. cuando la  empresa que los contrató, Blue Night Entertainment, decidió cancelar su gira, después de que una ola protestas inundó las oficinas de la empresa  y cientos de personas devolvieron sus entradas para el concierto que se celebraría en Tampa.

Como nuestros lectores recordarán, por iniciativa de esta publicación varias organizaciones de lucha se juntaron para hacer sentir nuestra indignación y se llevó a cabo una multitudinaria manifestación de protesta, la última vez que estos castristas se presentaron en el Dade County Auditorium.

Otra vez los integrantes de este dúo volvieron a insultar al exilio cubano cuando Israel Rojas, el líder de la banda hizo declaraciones de apoyo al difunto Fidel Castro, en la televisión cubana y además escribieron en su página de Facebook: “¡Gloria eterna a Fidel! Historia, ¡abre los portones! No pudieron detenerlo cuando era de carne y hueso. Ahora es invencible. Renacerá una y otra vez”.

Cuando estos tipejos se presentaron en el Miami-Dade Country Auditorium, el Comité que yo presidía para oponernos a sus presentaciones en los EE.UU. hizo gestiones con Autoridades Municipales y Condales para tratar de conseguir que se prohibiera el uso de Instalaciones del Condado o de los Municipios, y en aquella oportunidad yo dije que lo que se había conseguido no era nada y que lo que varios funcionarios electos dijeron constituía una burla a nuestra petición, que no llegaría a ningún lado y que se olvidaría en unos días. Algunos de los propugnadores de esas medidas se molestaron por mis declaraciones, pues querían presentar aquello como una gran victoria de sus “gestiones”. PUES BIEN, una vez más el tiempo demostró que todo lo que escribí y dije, era la pura verdad. Como digo siempre: No hay mejor aliado de los que decimos las verdades que el tiempo y los acontecimientos.

La gira de ahora de Buena Fe, programada para comenzar el 15 de diciembre, incluía presentaciones en Washington, New York, Houston y en el Teatro Masonic Center en Tampa, indicó Blue Night Entertainment en un comunicado, pero parece que la muerte del tirano mayor, ha dado nuevos bríos a un exilio cansado y ahora la gente exige por su cuenta sin confiar en políticos ni en líderes postalitas.

EN EL COLMO DE LA RIDICULEZ: SIGUEN LOS VELORIOS OBLIGADOS, SIN MUERTO EN TODA CUBA

veloriosongo-lamaya

Ridículo y poco concurrido velorio en Songo-La Maya (Todas las fotos de Cubadebate)

otroveloriosinmuerto

Otro velorio sin pueblo, y por supuesto sin muerto

veloriosinmuertoencamaguey

Y finalmente, anoche en Camagüey.  Las gráficas elocuentemente desmienten “la masividad del dolor” decretado por la tiranía.

5MENTARIOS

elieceravilafotoactual

Yo no trabajo para destruir el sistema. Trabajo para que evolucione manteniendo aquello que puede ser útil para el futuro como una cobertura nacional de educación y salud, pero sobre todo un desarrollo económico y un estado de derecho en Cuba que garantice que la gente, además de estar educada, y de estar vacunada, pues sea también próspera y si es posible de paso sea feliz”

Eliecer Avila- Dirigente de Somos + y de la Academia 1010, que nos recuerda el nombre de la emisora 1010, de los comunistas criollos del PSP (Partido Socialista Popular)

LA DESCONFIANZA

josecolleravento

Foto: José Collera Vento el agente “Gerardo”

ESTEBITAOTRACONOPor Esteban Fernández

Creo firmemente que el haber dedicado casi toda mi vida a la causa anticastrista y el haber sufrido muchas decepciones -al igual que todos y cada uno de mis compañeros de ideales- nos dan el derecho a escoger la compañía y a recelar y desconfiar de quienes nos dé la gana.

Varios de mis últimos escritos, como “Los lobos disfrazados de ovejas” y “Los fantasmas llegaron ya”, van encaminados a dar a conocer mi total y absoluta desconfianza y a explicar los motivos por los cuales actualmente yo no creo ni en mi sombra. Sin, desde luego, dejar de adorar a Cuba como leyeron hace poco en mi escrito “UN CELULAR Y UNA BOLSA DE OLORES”

Si usted me hubiera conocido de adolescente supiera que yo era la persona más confiada del mundo, a los 20 minutos de que me presentaran a una persona yo comenzaba a decirle a todo el mundo “lo buena gente que es fulano” refiriéndome al recién conocido.

Esos escritos denunciando a los esbirros y a las alimañas tapiñadas no son con la intención de convencer a mis lectores de ser incrédulos y cautelosos sino simplemente tiendo a justificar mi desconfianza. Los que después de leerme quieren seguir creyendo en cantos de sirenas esa es la prerrogativa de cada cual.

Mi suspicacia surge o se inicia durante los años 57, 58 y 59, cuando el 90 por ciento de las personas en mi entorno creyeron firmemente en Fidel Castro sin saber quién coño era ese tipo, y al mismo tiempo, los que se atrevían a poner en dudas esa estupidez cubana de convertirlo en un ídolo, los que lo conocían de antaño y no lo seguían, fueron completamente vilipendiados, denigrados y echadas al latón de la basura sus críticas y discrepancias.

Después vino la enorme caterva de infiltrados en el exilio -como el Dr. José Collera Vento, vicepresidente de la Gran Logia de Cuba que resultó ser el agente “Gerardo”, en la foto inicial- que nos cayeron encima como pirañas, muy parecido a cuando allá nos engañaron y nos llevaron a prisiones, paredones y exilio. Y es necesario agregar que, ya del lado de acá, creímos en líderes del exilio que tarde o temprano nos decepcionaron.

Eso ha traído como consecuencia (y admito que ese es uno de los objetivos de la tiranía) que sólo creo firmemente en un grupo muy reducido de compatriotas a los cuales he puesto a prueba cien veces a cada uno, que han pasado por un tamiz muy fino y jamás han fallado, ni claudicado, ni dado un paso en falso.

Y que conste que, todavía hoy, si alguien a quien considero un patriota con 45 años de servicios prestados a la gesta anticomunista, me entero que está de vacaciones en Varadero, bailando en Tropicana y visitando La Bodeguita del Medio sale como un cohete de mi círculo de amigos confiables.

A los que “nos los quieren meter por los ojos” a la cañona, en la distancia, con un mar por el medio o de visita aquí, sin tener ni la más ligera idea de “qué “huevos los puso”, sin conocer el background de cada cual, desconociendo completamente sus pasados ni lo que hicieron políticamente cinco o diez años antes de declararse discrepantes, no me da la gana, ni me sale del corazón, auparlos, ni aplaudirlos, ni defenderlos, ni “tirarme de barriga” con ellos.

De la misma manera que durante los comienzos del fidelismo en Cuba nos salían violentamente al paso, y “nos partían las ventrechas” a los que no aceptábamos el mesianismo de Fidel Castro y de sus barbudos, hoy existen quienes no quieren admitir que existan los que exponen el más pequeño de los escepticismos contra todo aquel que no conozcan a fondo su currículum vitae.

Cuando yo desconfío, por ejemplo, tratan de pulverizarme en la Internet sin tener en cuenta mi pasado y que estoy en contra de Castro desde que tengo 14 años y sin poder demostrar que ninguno de los defendidos por ellos puede exponer una hoja de servicios a la contrarrevolución ni parecida a la mía. Y tengo cientos de testigos a mi favor en Güines y aquí.

Como les dije al principio, creo tener todo el derecho del mundo a dudar de los que quiera dudar por haber sido uno de los dos o tres más jóvenes militante del MRR estudiantil en mi pueblo y por haber cooperado durante más de 50 años con todas las organizaciones anticastristas del exilio.

Y para terminar subo la parada, llevo las cosas más allá, me alejo del terreno político y hago un supremo esfuerzo para demostrar mi desconfianza con todo y con todos los desconocidos: Mi nieto Andre se hizo tremendo simpatizante y hasta compartió en restaurantes y eventos con un famoso pelotero cubano recién llegado. Y mi consejo fue: “Dale suave, dale tiempo al tiempo, tú no conoces sus antecedentes”. No sé en que terminó esa súbita amistad, pero me temo que tarde o temprano se decepcionará o tendrá que esperar 30 años para poder confiar plenamente en él.

NO SE EQUIVOCARON

donaldtrumpdandogracias

ARMANDOVALLADARESRECIBIENDOLAMEDALLADECANTERBURYALALIBERTADPor: Armando Valladares- En primicia, especial para Nuevo Acción

Todos saben lo sucedido. Trump se enfrentó a la campaña mediática  más sucia de toda la historia política del MUNDO. Pensada, pagada y organizada por el Partido Demócrata y apoyada  en algunas ocasiones por el establishment del Partido Republicano, unas veces abiertamente y otras desde las sombras y la intriga,  por quienes solo pensaron en su orgullo y  en sus ambiciones frustradas, y no  en lo  que significaba para este país la elección de Hillary Clinton. No tuvieron el valor de definirse, se olvidaron que los líderes tienen que tomar decisiones y correr el riesgo de equivocarse. Decía José Martí que “en épocas de crisis políticas, la neutralidad era una zona reservada a la cobardía.”

Darle las espaldas a Trump fue un acto irresponsable, que puso en peligro los cimientos morales y la seguridad de esta gran Nación, era abrirle las puertas a la corrupción “legalizada”, a la desmoralización de los valores que hicieron grande a este país, ese objetivo  que el Presidente Obama inició y que continuaría  Hillary Clinton  si era electa junto a su esposo, violador de menores, uno de los depredadores sexuales que visitó 26 veces la Isla del  magnate del Partido Demácrata, Jeffrey Epstein para las orgias con menores.

Esta pareja de delincuentes, y toda esa pandilla del cartel Clinton iban a convertir esta sociedad en una  versión de la Roma decadente, desmoralizada, destruyendo hasta el último de sus cimientos.

Pero no estaban  solos en ese empeño. Los respaldó y apoyaron todos los canales de TV, excepto Fox y todos los periódicos, excepto el Wall Street Journal.

Mintieron, le atribuyeron decenas de declaraciones que Trump nunca hizo y ocultaron otras. La misma prensa que convirtió a Fidel Castro en un romántico  Robin Hood; la misma prensa que convirtió al Che Guevara en un ídolo a imitar por las juventudes del mundo, esa misma prensa que convirtió a Cuba “en una potencia médica”, convirtió a Trump en una especie de monstruo, como si hubiese sido un asesino  en serie, un pedófilo empedernido, el capo Universal de la droga. SI, aunque a muchos periodistas, que honran esa profesión, no les guste, esa es la verdad.

Nunca he podido entender porque a  periodistas dignos y decentes, les molesta cuando se señalan a esos otros. Pienso es un exceso de solidaridad, mal entendida. Cuando un periodista utiliza el privilegio de llegar a miles de personas, para engañarlas, para desinformarlas, para manipularlas, se convierte en una amenaza para la sociedad.

Y en esta campaña presidencial se mintió, se desinformó, se manipularon las noticias en contra de Donald Trump. Esos periodistas prostituyeron la profesión, verdaderas hetairas de nombres prestigiosos en la profesión se vendieron como vulgares rameras.

El 91% de la cobertura a Trump fue negativa. La famosa declaración de Trump diciendo que por la frontera entraban  mejicanos cargados de drogas, violadores, terroristas etc etc, terminaba agregando “y asumo que también entran buenas personas.” (textual). Esta última frase a los dos días desapareció de la prensa.

DONALDTRUMPYUNIVISIONAquí en Miami se organizó una campaña diciendo que Trump se había referido a todos los mejicanos,(cosa esta falsa, solo se refirió a los que entraban ilegalmente) y lanzaron el slogan de “TODOS SOMOS MEJICANOS. Después dijeron que se habían referido a todos los hispanos, mentira también. Se llegó a decir que Trump había declarado que entraban mejicanos terroristas. En programas de radio, se  mintió, se  manipularon  las noticias, se ocultó las que favorecían a Trump y se callaron las verdades de los escándalos y corrupción de la Clinton. Muchos de los que solo escuchaban esos programas, nunca se enteraron de lo que pasaba. Los dos canales de  TV hispanos participaron de toda aquella conspiración uniéndose al lema de “PARAR A TRUMP’.

Con el triunfo de Trump se vino abajo toda esa campaña mediática. Llegaron a creerse sus propias mentiras, crearon un círculo artificial, y se mentían unos a los otros. Los cerebros grises de la sociedad, los “analistas políticos” más brillantes, excelsos e iluminados “demostraban” porque Hillary Clinton iba a ganar las elecciones y Trump –como dijo uno de esos gurus políticos- no lograría ni el 20% de los votos.

Había que ver y escuchar a aquellos comentaristas y analistas demócratas de renombres encumbrados, en la pingorota de la fama y el conocimiento, desde lo alto de sus tronos excelsos, ilustrar a la masa acéfala e inculta sobre las bondades,  cualidades y bendiciones que traería a este país la elección de la Clinton. Por los micrófonos y las cámaras desfilaron los doctores, altos funcionarios de otras administraciones demócratas, sabios llenos de estadísticas y argumentos respaldando a la delincuente  mayor.

Cuando al Príncipe Saudí, en New York, le preguntaron sobre las elecciones, declaró que le interesaban mucho y que Arabia Saudita estaba financiando el 25% de la campaña de Hillary Clinton. Este Príncipe no sabía que aceptar dinero de otro país  para campañas políticas es un delito en EEUU. ¿Qué dijo la prensa complaciente? Nada. ¿Qué dijeron los líderes demácratas? NADA. No les importaba que su candidata aceptara dinero del país que financió a los que dinamitaron las Torres Gemelas.

Llegaron al clímax de la aberración, negando la gravedad del contenido de los correos de Wikileaks, diciendo que eran chismes de aldea…para ellos el enriquecimiento de los Clinton vendiendo información al enemigo, el desacato; la destrucción a martillazos de los teléfonos y computadoras; los escándalos de la Fundación Clinton; la venta a Putin del 20% de la reservas de Uranio de EEUU, a cambio de una comisión de 100 millones de dólares, todo eso no tenía importancia.

lorettalynchfiscalgeneraldeobamaLa corrupción escandalosa del Director del FBI, de la Fiscal General, Loretta Lynch (Foto de la izquierda)  que se acogió a la Quinta Enmienda…lo que se ha visto con esta administración  demócrata no tiene precedentes en la Historia de EEUU. Pienso que eso ocurre cuando se tienen los mismos niveles de moral y principios.

Al traficante de cocaína, no le importa compartir con otro traficante, y sentarse a cenar con él, e integrarlo  al  círculo de sus amistades. Son perros de la misma jauría.

Todo estaba preparado. Ya se habían repartido los cargos futuros. Había puestos importantes para activistas del patio. Ya la direccion de Radio Martí había sido asignada. Que todo se sabe. Y entonces comenzaron a publicarse más  cables de Wikileaks. El pueblo tuvo acceso al internet. Se conoció al  detalle la podredumbre, la corrupción, las traiciones a sus propios camaradas en el caso  de Sanders, la carencia de escrúpulos.

Y ocurrió lo que no podía suceder…se les cayó el mundo encima, de nada sirvieron  los TRES millones de votos fraudulentos depositados ilegalmente en  California, los cientos de miles en Virginia, en New York, donde hubo quienes votaron siete veces. El fraude en Broward y muchas otras ciudades.

Revolcándose en su propia hiel y amargura, prepotentes y soberbios comenzaron a calificar a los que votamos  por Trump  como la chusma inculta, los no educados, los que no se bañan ni se lavan la boca, y no tienen dientes, los que no fueron al colegio.

Los Doctores, los Master, los intelectuales,  los  educados y cultos,  los leídos y escribidos, no lograron convencer con sus mentiras a más de 65 millones de norteamericanos. Trump barrió con ellos. El pueblo barrió con ellos. Auguraron que los demócratas ganarían el Congreso, el Senado, las gobernaturas; pero ocurrió TODO LO CONTRARIO.

Amenazaron con todo. Si elegían a  Trump, dijeron los sesudos economistas demócratas,   se repetiría la crisis del 1929, las bolsas se derrumbarían, habría hambre, miseria, muerte, desolación, desempleo total, el fin del mundo, el Apocalipsis. Compararon a Trump con Hitler, con Chávez, con Maduro, lo acusaron de ser una agente infiltrado de los Clinton.

MANIFESTACIONESDEFERGUSONIMPRESOSDELPARTCOMREVDEUSAEn la rabieta y el pataleo ordenaron  a los empleados de las oficinas de campaña de la candidata demócrata que se trasladaran a más de 50 ciudades ganando 18 dólares la hora y  se organizaran para manifestar   contra la legítima elección de Trump. Los instruyeron para que crearan disturbios.  En Oregon detuvieron a 112 de estos manifestantes; 70 no eran de Oregon. Quemaron automóviles, destruyeron negocios. Las banderas rojas de la hoz y el martillo y  los retratos del Che encabezaban las manifestaciones contra el Presidente electo. No hay precedente en la Historia de EEUU de algo como esto.

Tres jóvenes afroamericanos sacaron de su automóvil a un anciano simpatizante de Trump y lo patearon, le dieron una paliza brutal. Tres muchachas afroamericanas, le hicieron lo mismo a  una estudiante blanca  porque dijo simpatizaba con Trump. La chusma demócrata enfurecida, siguió por semanas, en manifestaciones, destruyendo propiedades y están financiadas por la campaña de Hillary Clinton.

Están recogiendo firmas, EN UNA PLATAFORMA DE Soros llamada  Change.org  para que el 19 de diciembre, el Colegio Electoral, quite a Trump y nombre Presidenta a Hillary Clinton Tenían la semana pasada más de TRES MILLONES de firmas.

Se olvidan que gracias a la Enmienda 2 que los demócratas y sus cúmbilas y compañeros de pachanga, los comunistas, han soñado con eliminar, a los más de  TRESCIENTOS MILLONES DE ARMAS que hayen los hogares norteamericanos.

GEORGESOROSFOTOMASCHICASoros (foto), chivato de los Nazis cuando estuvo en un campo de concentración , y el mayor donante al Partido convocó a una reunión en Washington de tres días con  otros billonarios demócratas y dijo públicamente que esa reunión era para discutir cómo utilizar sus fortunas para “aniquilar” a Trump y usó la palabra “aniquilar” contra el Presidente de los EEUU.

Esas manifestaciones han continuado. Esos atropellos de la escoria demócrata ha seguido. Pero ninguno de los periodistas- activistas ha dicho una sola palabra contra toda esa violencia

No se ha  escuchado a un solo dirigente del Partido, desde la Clinton hacia abajo, decir una sola palabra de crítica a esas manifestaciones, a esos actos de violencia. No he visto a uno solo de los líderes demócratas locales, abrir la boca para pedir terminen esos métodos antidemocráticos. El que calla otorga- dice el   refrán-.

El New York Time y canales de TV y periodistas  han dicho ”humildemente” que se equivocaron. MIENTEN, NO SE EQUIVOCARON.  La equivocación es un acto inspirado en la buena fe. No hay mala intención en la equivocación.

Cuando CNN le mandaba a escondidas a la Clinton las preguntas que le harían en una entrevista, NO SE EQUIVOCABAN. Cuando los canales de TV le pedían a Podesta que le mandaran una lista de las preguntas que Hillary Clinton quería que le hicieran, NO SE EQUIVOCABAN. Cuando Podesta les ordenaba que en encuestas a mil personas 800 tenían que ser demócratas y lo hacían: NO SE EQUIVOCABAN

Cuando Podesta les pedía que siempre en las encuestas hicieran trampas y  agregaran puntos extras a Hillary Clinton y lo hacían  NO SE EQUIVOCABAN. Cuando desprestigiaban a Trump atribuyéndole declaraciones que nunca hizo, NO SE EQUIVOCABAN.

Si todos esos periodistas tuvieran un átomo de veuigüenza, un ripio de dignidad—que no tienen—debían de renunciar

a una profesión como el periodismo que debe ser la conciencia de la sociedad. Nada es más aborrecible y despreciable que un periodista cuando miente de forma intencional  traicionando una profesión tan hermosa como esa.

Recordarles el pensamiento de Marti: “La palabra se ha hecho para decir la verdad, no para encubrirla,” sería tan inútil como regalarle una orquidea a una vaca, posiblemente se la comería sin descubrir siquiera la exótica belleza de la flor.

Pero están como si nada hubiese pasado, como si nada hubiesen hecho y ahora son ”admiradores” de Trump. !Que desparpajo.! Trump todavía no está gobernando, y ya están criticándolo por la cosas malas que todavía no ha hecho y que ya ellos saben que va a hacer. Son visionarios, pero no pudieron ver la derrota, la paliza monumental que el pueblo les dio. Ya Trump “va a fabricar hoteles en Cuba, campos de golf etc etc… es un espía de Putin” y hasta con su hijo ,un niño de diez años se están ensañando.

Para ellos el desprecio absoluto y el aborrecimiento del pueblo. Tienen un lugar reservado en el estercolero de la Historia. Sus voces, sus imágenes, sus artículos serán un recordatorio de lo que nunca debe hacer un periodista.

“CNN acaba de informar que el fallecido  líder de la revolución cubana, Fidel Castro fue un hombre muy humilde, que lo dio todo por su pueblo y que su humildad y sencillez se demostraba en el hecho de que no había en Cuba ni una sola calle que llevara su nombre”.

EL TERROR COMO HERRAMIENTA

MAPADECUBAPARAILUSTRAR

pablopachecoavilaPor, Pablo Pacheco Ávila

A raíz de la muerte del tirano Fidel Castro se han desatado una serie de especulaciones, además del alimento predilecto en los años de revolución, de nosotros los cubanos, el odio.

¿Por qué si Fidel Castro era tan malo duró tantos años en el poder y no lograron tumbarlo? Preguntas muy frecuentes por extranjeros y simpatizantes del tirano.

Es muy fácil hacerse estos cuestionamientos cuando no te toca en el pellejo la represión o cuando eres parte indisoluble del sistema.

El comunismo es un sistema que alimenta los peores vicios del ser humano, cala hasta en los huesos las peores miserias humanas, es la ley de la supervivencia: o aceptas las reglas del juego o terminas en un pelotón de fusilamiento, en una celda cualquiera o muerto por un lamentable accidente, otros en el fondo del mar sin recibir sepultura. En fin es algo diabólico.

Fidel Castro además de perverso era un tipo con suerte, mucha suerte. Su cruzada contra los Yankees le sirvió para ganar adeptos, dentro y fuera de la isla, se convirtió en un Robin Hood sádico y muy sanguinario.

A todo esto le sumamos el arribista que muchos llevamos dentro y  a unos se les desarrolló más que a otros, en especial a principios de llegar al poder los barbudos.

No creo que otro pueblo en Latinoamérica tenga más fusilados que nosotros, más presos políticos que nosotros, más desaparecidos en el mar que nosotros, más desterrados y exiliados que nosotros y si lo comparamos por habitantes, fácilmente ganamos el oro.

Para comprender lo de Cuba tienes que ser testigo, víctima, tienes que sufrir en silencio la complicidad de nuestros hermanos del área, la traición del mundo libre y sobre todo la traición de nuestro propio pueblo.

Ya Fidel Castro no me importa, pero Cuba, ¿Cuba como se salva de todo esto?

VIERNES NEGRO DEL POPULISMO MARXISTA

viernesnegromarxista

ALVARORIVEROSTEJADAPor, Álvaro Riveros Tejada- Hoy Bolivia

Con esa manía de adoptar usos y costumbres del odiado imperio norteamericano, y aprovechando que el jolgorio es una de nuestras mayores debilidades, nuestra población ha hecho suyas algunas de sus festividades que jamás estuvieron en su calendario, tal es el caso del Halloween o día de brujas, Thanks giving day o día de acción de gracias y ahora el Black Friday, o “viernes negro” que es una festividad donde, entre empellones y disparos de turbas insaciables, se inicia la temporada de compras navideñas. El calificativo de “negro” se refiere a las cuentas que pasan de los números rojos a los negros, gracias a la venta del superávit o artículos de rezago, con una considerable rebaja en sus precios.

En lo político, este pasado viernes negro trajo consigo acontecimientos que sin duda dejaran una huella indeleble en la historia, como la muerte de Fidel Castro y las consideraciones del próximo presidente estadunidense Donald Trump sobre ese suceso -¡Fidel Castro ha muerto!- que, por lo lacónicas y provenientes de un hábil negociante, parecerían advertir un inminente cambio de tendencias hacia Cuba, al igual que sus cuentas de arqueo comercial: ¡de rojos a negros!

Durante su viaje de tres días a Nueva York, en octubre de 1979, Fidel Castro concedió una inédita entrevista a Jon Alpert, un novato periodista de la cadena televisiva NBC, en la que haciendo gala de su ateísmo manifestó: no creer en Dios.

Suponemos que este relato ha debido ser contextualizado por el equipo de prensa de Trump, comparándolo con esa vieja leyenda que se cuenta en Alemania sobre Federico Nietzsche, por su célebre frase -“Dios ha muerto”- que el filósofo cita en “Así habló Zarathustra”. Algún travieso más tarde, luego de su muerte, habría escrito sobre su epitafio: “Nietzsche ha muerto” ¡firmado Dios!

Si bien es cierto que todo final es ineludible, no es menos cierto que el ocaso del modelo populista marxistoide, que ha gobernado a varios países de la región por más de una década, ha alcanzado su tope y su desmoronamiento es inevitable, al igual que las torres de Nueva York. A partir de la victoria de Donald Trump, los relojes volvieron a recuperar su giro a la derecha, que con tanto apasionamiento algunos fanáticos, no sólo pretendían hacerlos girar al revés, sino simplemente pararlos.

Lo curioso es que en todos esos países el desplome se inició con la supresión de los elementos vitales, como el agua y la energía eléctrica, así fue en el Brasil, en la Argentina, en Bolivia y en Venezuela especialmente, donde nadie podría haberse imaginado hace diez años, que en un país construido sobre un mar de petróleo, sus habitantes estén luchando para mantener encendidas sus luces y que la escasez de agua sea tan terrible que obligó a Chávez a recomendar una ducha de tres minutos: “Lo he probado dijo, y no termino hediondo” Lo que no sabía el micomandante es que, como un presagio fatal, estaba augurando el viernes negro del populismo marxista.

SIN COMENTARIO: LA PROFECÍA DE ANTONIO MARÍA CLARET

antoniomariaclaret

PROFECÍA DEL SANTO PRELADO ANTONIO MARÍA CLARET Y SU PREDICCIÓN SOBRE CUBA HACE MAS DE 100 AÑOS.

El arzobispo Antonio María Claret, nació en España el 23 de Octubre de 1807, fue una figura muy querida por los pobres y esclavos de la isla, a su muerte se convirtió en una figura de protección espiritual, que la mayoría en la isla invocaban.

Montado en un burro atravesó más de 35 veces la Sierra Maestra, para evangelizar y ayudar a los pobres y esclavos del lugar. Su diócesis como arzobispado comprendía Camagüey y Oriente. El no se mezcló nunca en asuntos políticos pero como español, muchas veces sirvió de mediador entre cubanos y españoles cuando la guerra de independencia. Entre sus obras más destacadas se encuentran, la cooperativa de ahorros y créditos. El instituto de religiosas de María Inmaculada, para ayudar a niños pobres y fue presidente de amigos del país.

Viajaba en su burro por la Sierra Maestra acompañado de sus seguidores cuando de momento cayo como desmayado, todos pensaron que era a causa del gran calor del lugar, al tratar de ayudarlo, el prelado comenzó ha hablar como en un estado de éxtasis lo que sus ojos veían. Hoy muchos se dan cuenta que esas predicciones que estuvieron sepultadas por años en los archivos de la catedral de Santiago de Cuba, se han ido cumpliendo paso a paso. Dicha versión quedó manuscrita perteneciente al siglo ante-pasado.

Profecía del Arzobispo Antonio María Claret.

Dice así textualmente.

“A esta Sierra Maestra vendrá un joven de la Ciudad y pasara un cortó tiempo cometiendo hechos muy lejanos a los mandamientos de Cristo, habrá inquietud, desolación y sangre, vestirá uniforme no tradicional, jamás visto en el país, muchos de sus seguidores llevarán rosarios y crucifijos colgados al cuello e imágenes de muchos santos, junto a armas y municiones, este joven bajará de las estribaciones de la Sierra Maestra con barbas y muchas veces fumando un puro, será recibido con fervor por el pueblo cubano, al cual lo engañará. Lo dividirá y lo dejará sumido en angustias con mucho dolor y sangre.

La república será entregada a un hombre que viene de un país muy lejano, que hablará un lenguaje que no es ni castizo ni romano. Con la riqueza de la isla Cuba entregará la soberanía y la independencia por la que hoy se lucha (se refería a la guerra de independencia) Todos los cubanos serán presos y esclavos de un sistema maléfico.

Este joven gobernará por casi 4 décadas cercano a medio siglo, en ese tiempo habrá sangre mucha sangre, el país quedará desbastado, cuando se cumpla ese tiempo, ese joven que ya será viejo, caerá muerto y entonces el cielo cubano se tornará limpio y azul, sin esta oscuridad que ahora me rodea.

Se levantaran columnas de polvo y otra vez la sangre anegara el suelo cubano por unos pocos días, sin embargo como dice el refrán “Después de la tempestad llegará la bonanza”, cuando esto ocurra, vendrá un estado de alegría, paz y unión entre cubanos, y la república florecerá como nadie podrá imaginar.

Habrá un gran movimiento de barcos en las aguas, que de lejos las grandes bahías de Cuba parecerán ciudades enclavadas en el mar.

Habrá venganzas y revanchas entre grupos dolidos y otros codiciosos, que por corto tiempo empañarán de lágrimas los ojos.

Después de estos días tormentosos, lo mejor para Cuba estará por venir. Se erradicarán enfermedades, vendrá el arrepentimiento, se extinguirán falsas religiones, la fe Cristiana entrará en los corazones ateos.

Después de toda esta catástrofe que ahora veo, saldrá el arcoíris, anunciando la paz y la prosperidad para todos los cubanos.

Cuba será la admiración de toda América, incluyendo la del Norte.”

CUBA Y TRUMP: MÁS DE LO MISMO

frankdevaronadonaldtrumpyhumbertodiazarguelles

SANTIAGOCARDENASDR.Por Santiago Cárdenas- Especial para Nuevo Acción

Si lo que pretende la elegida nueva administración es llegar a un “mejor acuerdo ” (textualmente palabras de Donald Trump) con los Castros me defeco—y prontamente—en la futura Casa Blanca. Si así fuere, las expectativas de Donald y su staff no rebasan las de los billetes de los saladrigadoers o las oraciones del obispo de la Habana, siempre empeñados en el éxito de las reformas raulianas.

No. No se trata de buenos o malos acuerdos. Se trata de hacer desaparecer a los comunistas de la geopolítica y de nuestra historia para siempre. En cubano y siendo políticamente incorrecto: se trata de tumbar a los Castro. Y no me vengan, de nuevo, con pacifismos a ultranza. Los acuerdos, buenos o malos, son “acuerdos” para mantener el status quo cubano. Basta de componendas demócratas-republicanas. Éste es el mejor de los momentos pa’l jaque mate.

El exilio cubano ha sufrido durante tantos años de traiciones y decepciones en relación a los gobiernos  estadounidenses que ya deberíamos estar escamaos de lo mismo. Pero parece que no es así. Vivimos de ilusiones y morimos de desengaños; una y otra vez. Los “mejores” acuerdos de Trump van por esa vía; que no hay peor ciego que el que no quiere oír. Por ese camino pudiéramos seguir prestándonos el año próximo al juego de prestidigitadores o trasvestis políticos con la alegría del caballo capao.

Eso de los “mejores acuerdos” pinta mal. Perdonen mi realismo trágico de aguafiestas en medio del alborozo del triunfo. Con los Castro no se puede seguir jugando a los acuerdos. Nuevas generaciones de cubanos atrapados en la isla merecen otros escenarios. Escenarios de libertad. Claro está, el voto masivo del exilio digno estuvo muy bien orientado a la mejor opción que teníamos en noviembre de 2016. Pero el 20 de enero de 2017 será otra fecha.

Los americanos tienen que intervenir en Cuba. Lo tienen que hacer por muy diversos y válidos motivos políticos, históricos, geográficos, legales, económicos, democráticos, militares, de seguridad y de elemental dignidad patriótica. La no intervención es un argumento esgrimido por los comunistas de la isla y los clintonianos de la izquierda pedante-intelectual de EEUU. para desarmarnos y aplastarnos. Tenemos que ir al rearme cubano.

Solamente aceptaré los cambios de Trump hacia Cuba cuando me sea claro que son simples tácticas en una guerra definitivamente orientada hacia una estrategia intervencionista exitosa.  Hace rato quedó demostrado que los cubanos “solos” no podemos enfrentar a una dictadura marxista, que no burguesa, que cuenta con el descomunal respaldo de una conjura internacional poderosísima y las bendiciones del Vaticano.

Y lo aquí expresado no es algo contrario a nuestro presidente electo. Yo, que no estoy afiliado, junto a  miles de votantes apostamos por Trump cuando no valía un kilo prieto, cuando a miles de republicanos y conservadores de estirpe se les aflojaron las paticas, no votaron o cambiaron de casaca.

FIDEL CASTRO ENTERRÓ A CUBA

fidelllenodeodiodestruyoacuba

JORGERIOPEDREPor, Jorge Riopedre

Después de una larga espera ha vencido al fin el plazo biológico de Fidel Castro, figura tan dañina para la población cubana que muchos lo cotejan con una maldición divina o sobrenatural en un esfuerzo por describir de algún modo el desasosiego y el dolor lacerante ocasionado por 57 años de absolutismo vital. Ciertamente, Cuba no goza aún de libertad política, pero era necesaria su desaparición física para quitarse de encima un trauma existencial.

Continuación de la Guerra Civil Española en forma y función, al menos así lo creo yo desde hace años, Fidel Castro encontró en Buenaventura Durruti y Francisco Franco los ingredientes complementarios de una implacable estrategia en la conquista y la conservación del poder: asesinar o encarcelar a sus rivales, separar o ejecutar a la

familia y sembrar, en fin, el odio fratricida bajo la consigna de tierra arrasada.

Borracho de cólera y envidia, la mayor parte del pueblo cubano se lanzó al abismo al son que tocaba la flauta castrista. Aquello de construir el socialismo o una patria grande y fuerte no era más que una obra de teatro diseñada (como casi todas) para enaltecer la estupidez de las masas, acorde con la necesidad antropológica de enmascarar con rezos y consignas la cruda realidad de un porvenir sombrío.

Terminados los aplausos surgen las primeras dudas, después un temor creciente y más tarde un dolor profundo ante la traición inusitada, cuando la verdadera intención de los actores de la tragicomedia revolucionaria no podía ser más clara.

A partir de entonces no alcanzan los epítetos para llamar o definir en toda su extensión la maldad sobrehumana del comandante en jefe. Pero, ¿acaso fue Fidel Castro el único

responsable de la catástrofe cubana? ¿No publicó la revista Bohemia un dibujo de Castro que parecía un Cristo redivivo? ¿No gritó al unísono la población cubana, “esta es tu casa, Fidel”?

El error ha llegado a su fin. La deuda ha quedado zanjada. Ahora el espíritu o el subconsciente colectivo, lo mismo da, se siente más ligero, más dispuesto, más esperanzado. Sin embargo, Cuba aún está muy lejos de ser libre, tanto, que son pocas las probabilidades de que los cubanos de mi generación lo puedan ver en vida o en condiciones de recorrer las calles y lugares que conoció la juventud.

Sigo firme como el primer día en la lucha que comencé a los 17 años, pero de nada me valdría haber vivido si no aprendí algo en la jornada.

¡Claro que espero estar equivocado! Lo deseo fervientemente, pero la experiencia dicta otra cosa. El castrismo incurrió en un error similar al de España al expulsar a los judíos, quebró la espina dorsal de la sociedad cubana, desmanteló el estamento profesional y productivo de un país en plena evolución. Desintegró la nación cubana forzando la anexión voluntaria de su pueblo y la dependencia cada vez mayor de los recursos del vilipendiado vecino del Norte, en lo que se vislumbra ya como un nuevo Puerto Rico.

Los argumentos de José Antonio Saco, José Martí o Rubén Martínez Villena contra la anexión a Estados Unidos no pudo evitar que un proceso tan costoso colapsara por la locura del hombre, ¡vaya ironía!, que presuntamente era el elegido de los dioses para llevar a feliz término la obra iniciada por el Apóstol de la independencia de Cuba.

La experiencia de la historia nacional me induce al escepticismo, Cuba probablemente no volverá a ser lo que fue ni llegará a ser lo que desearíamos que fuera. Su suerte

pertenece ahora al Arco de las Antillas, destino turístico controlado por los sucesores del castrismo, gerentes (como en Rusia) de todos los medios de producción del país.

Percibo, en suma, una democracia parcializada, corrupta y desenfrenada pero de libre tránsito luego de la desaparición de Raúl Castro, aceptada por Estados Unidos como el desenlace previsto de un pueblo que ha quedado en condición ingobernable. El fallecimiento de Fidel Castro es un paso de avance en esa dirección, un respiro de alivio para la población cubana, muy lejos del pluralismo político y el poder judicial independiente indispensable para un sistema realmente democrático, pero un rayo de luz, al fin y al cabo, por pequeño que sea

“COMPAÑERO FIDEL”. PROGRES Y OLIGARCAS HONRAN AL TIRANO CUBANO

elpaisdeespanalahipocresia

El actual orden del mundo nace del maridaje entre el capitalismo financiero global y las ideologías izquierdistas. Por eso los ricos lloran a Fidel.

© La Gaceta

Ha sido conmovedor ver a la elite del mundo global tan contrita por la muerte de Fidel Castro. Se diría que ha muerto un padre fundador del nuevo orden del mundo.

Periódicos que Castro no habría dudado ni un minuto en cerrar, lloran ahora el deceso del líder. Políticos que Castro no habría dudado ni un minuto en encarcelar, abren su corazón para derramar lágrimas de homenaje.

Pero esto, en realidad, no es nuevo: hace mucho tiempo que la glosa folclórica de la revolución cubana funciona como coartada sentimental para la izquierda de los países ricos. El icono mayor de ese opio ideológico de la burguesía occidental es la camiseta del Ché Guevara. Hacemos allí la revolución que no podemos –ni queremos– hacer aquí. Jugar a redimir a un prójimo lejano, quiera él o no, conforta la mala conciencia del progresista aburguesado.

¿Contradicción? Sí, pero sólo aparente. Hay que tener en cuenta algo importante: el actual orden del mundo no es producto del capitalismo occidental tradicional, sino del maridaje entre el capitalismo financiero global y las ideologías izquierdistas expandidas a partir de los años 60.

El progresismo ideológico ha venido funcionando como lenitivo moral para el mundo del capitalismo transnacional. Por eso un tipo como, por ejemplo, Jean-Claude Juncker, agente destacado del globalismo, enemigo de cualquier soberanía nacional, puede legítimamente –o eso cree él– llorar la muerte de alguien que fue “un héroe para muchos”.

Jamás habría dicho lo mismo de Pinochet, aunque el chileno mató menos e hizo prosperar a su país en vez de arruinarlo.

Y es que lo importante, para nuestras elites, no es quién fue objetivamente Fidel (el tirano comunista que extendió un manto de represión sobre su pueblo), sino qué función representa su icono. La nostalgia fingida de una revolución que nunca se hará es el bálsamo de Fierabrás de la elite cosmopolita. Entre Trump y Fidel, siempre preferirán a Fidel.

Porque el comunismo, después de todo, aspira a destruir lo mismo que el globalista contemporáneo pretende aniquilar: ese mundo tradicional de patrias, religiones e identidades. Es delirante, pero así es. Precisamente por eso se ha hecho tan urgente desmantelar la pesadilla globalista en la que vivimos.

UNA PAUSA PARA LA DEVOCIÓN

PARAILUSTRARHIMNOSCRISTIANOS

Isaías 35, versículos 3 al 10

3-Fortaleced las manos cansadas, afirmad las rodillas endebles. 4-Decid a los de corazón apocado: Esforzaos, no temáis; he aquí que vuestro Dios viene con retribución, con pago; Dios mismo vendrá, y os salvará.

5-Entonces los ojos de los ciegos serán abiertos, y los oídos de los sordos se abrirán. 6-Entonces el cojo saltará como un ciervo, y cantará la lengua del mudo; porque aguas serán cavadas en el desierto, y torrentes en la soledad. 7-El lugar seco se convertirá en estanque, y el sequedal en manaderos de aguas; en la morada de chacales, en su guarida, será lugar de cañas y juncos.

8-Y habrá allí calzada y camino, y será llamado Camino de Santidad; no pasará inmundo por él, sino que él mismo estará con ellos; el que anduviere en este camino, por torpe que sea, no se extraviará. 9-No habrá allí león, ni fiera subirá por él, ni allí se hallará, para que caminen los redimidos. 10-Y los redimidos de Jehová volverán, y vendrán a Sion con alegría; y gozo perpetuo será sobre sus cabezas; y tendrán gozo y alegría, y huirán la tristeza y el gemido.

EN LA DIANA

enladianamartiymambises

aldorosadoanunciandoelagoraPor, Aldo Rosado-Tuero

No creo que mi alegría por la muerte del tirano que destrozó a mi patria, encadenó a mi pueblo, montándose sobre una montaña de cadáveres y legiones de presos y el sufrimiento de millones de familias cubanas; abolió todas las libertades y cambió la mentalidad de las nuevas generaciones de cubanos, sea una negación de mis principios cristianos.

El ser testigo del final de un asesino—viva representación del Anti-Cristo—y de la alegría espontánea de un pueblo que ha sufrido por más de medio siglo sus abusos y caprichos, es un hecho histórico, digno de ser vivido y recordado.

El disfrutar la alegría de compañeros de lucha, marcados por los sicarios de la tiranía para regalarles al tirano sus muertes antes de la de él…y verme a mí mismo como sobreviviente en esta larga lucha, conforta el alma y alboroza el corazón.

Solo lamento dos cosas de la muerte del tirano mayor: 1- Que haya muerto en una cama, sin pagar ante la justicia de los hombres por sus traiciones y su crímenes…Y 2-Que estos bríos mostrados por la juventud del exilio para celebrar su muerte, no se conviertan en esfuerzos para acabar de arrasar con el castro-comunismo en Cuba y hacer que su hermano Raúl le vaya a acompañar rápido al infierno.

Porque no podemos llamarnos a engaño. La libertad de Cuba, no va a venir como por arte de magia, ante la desaparición física de Fidel Castro. Aún queda mucho trecho por andar; y hay que comenzar a andarlo ya. Ni un segundo de tregua para sus herederos, ni un ápice de concesión a los dialogueros, falsos opositores y disidentes, que procuran el cambio-fraude y la permanencia de la mojiganga Obama-Raúl.

Los patriotas irreductibles que no admiten cambios cosméticos, ni arreglos para cambiarle el collar al mismo perro, tienen la obligación de reunirse en apretado haz de voluntades inquebrantables para barrer,  de una vez por todas, con todo vestigio de castrismo.

Que la prédica de los Maceo prime sobre el sonsonete del gandhismo apaciguador. A los rojos se les saca dándole candela como al macao. Llegó la hora.

DERROTADA LA IZQUIERDA PEDANTE; AHORA, HACIA EL REARME CUBANO.

fariseo

Fariseos

SANTIAGOCARDENASDR.Por, Dr. Santiago Cárdenas- Especial para Nuevo Acción

La gran perdedora fue la izquierda pedante. Izquierdas siempre han habido en los EEUU. Y las habrá en un futuro mediato. Los socialistas se fueron haciendo pedantes poco a poco, insensiblemente, y nos untaron con vaselina en estos últimos ocho años. Su ideología devino en un monstruo proteico que asomaba diariamente sus cabezas en el New York Times y sus satélites que son muchos de costa a costa, de Broadway a Hollywood. En los campus universitarios, en los high schools y por osmosis en las cadenas de televisión y sus canales de la intimidación y el terrorismo mediático, incluyendo entre nosotros, el 18 de Raúl Martínez, a las siete de la noche.

El izquierdista pedante es un afiliado acríticamente al partido demócrata social, o un progre  compañero de viaje ideológico, con educación superior, nariz respingada, que mira por encima del hombro a los demás, risita benevolente e hipócríta, con opinión siempre políticamente correcta que no se discute, interrumpe y menosprecia al prójimo y que vive comfortablemente en su burbuja del wishful thinking que se rompió en la madrugada del histórico 8 de noviembre. Todavía andan en shock. No fué Hilaria, ni Obama los que perdieron, como se acostumbra a decir; ni su partido. Los verdaderos fracasados fueron los pedantes de la izquierda. Por ahí siguen pataleando, subvirtiendo y entorpeciendo la transición. Malos perdedores. El papelazo post electoral no deja de ser patético. Oremos por ellos.

Si dudas tiene de lo dicho anteriormente observe que la prueba irrefutable de la pedantería es la explicación que los think tanks de la progresía le dieron a su derrota. Racionalizaron al mejor estilo freudiano. “Fueron los votos de los obreros de poca educación y de mente estrecha: los del cuello azul”. Increíble; así textualmente, como lo leen. “Mente estrecha y poca educación”. Le ronca.

NO; no fueron esos votos.  NO; no ganó la derecha; ni la América blanca.  Ganó We the People; ganó la democracia acosada.

Bíblicamente lo que más se asemeja al pedante leftista es al fariseo. ¿Recuerdan? Gracias te doy Señor, mirando al cielo, porque no soy como los demás. Ayuno, doy el diezmo y cumplo estrictamente con los mandatos de la Torah. Traspolando: no soy como esos incultos, xenófobos, racistas, etc. que votaron por Trump. La cesta de deplorables, al decir de Hilaria.

No en balde Jesús el Cristo le dedicó gran parte de su prédica a desenmascararlos. Eran y son los  sepulcros blanqueados. En los EEUU despreciaron al pueblo; pero el pueblo les pasó la cuenta. Tan sencillo como eso.

PARA CUBA: Se abre un espacio, se abrirá en enero, una ventana para transitar por nuevos escenarios. No estoy de acuerdo con el presidente electo. No hay que buscar nuevos o mejores “acuerdos”, acomodos o “cambios”. Me opongo a eso. Basta ya de remiendos aunque vengan de Trump, el vencedor. Hay que buscar la libertad. Y de una vez por todas. Debemos ir al rearme cubano, integral, irreversible y total. Cuando de rearme hablo, no me refiero a algo simbólico, ni al teñido de pacifismo a ultranza.

¡GRACIAS INFINITAS!

juanpablolojendiodesafiaafidel

HUGOBYRNEPor Hugo J. Byrne

Apenas eran las diez de la noche en Pasadena, California. Eso quiere decir que la Bestia fue llamada a su residencia permanente el 25 de noviembre, al día siguiente de la tradicional celebración del Día de dar Gracias en Estados Unidos. Nada más apropiado que “Black Friday”, la verdadera apoteosis del capitalismo, para que se le abran de par en par a Fidel Castro las puertas rojas del infierno.

En su permanente morada lo recibirá su admirado colega Satán y en ella se revolcarán juntos en la caldera más hirviente y fétida. Nada más consonante con esa tradición americana de dar gracias a la Divina Providencia por el muy tardío mutis de uno de los más crueles tiranos de la historia contemporánea. En nombre de todos cuantos asesinó, encarceló y oprimió espero que haya encarado una agonía lenta, indigna y dolorosa. Nada se ha perdido. Cómo dijera John Edgar Hoover sobre la muerte del enemigo público número uno, John Dillinger, “no hay romance en la muerte de una rata”.

Dicen los santurrones hipócritas y los sepulcros blanqueados como el llamado “Papa Francisco” (el atorrante Jorge Bergoglio), que no es cristiano alegrarse de la muerte de un semejante. A eso contesto que nunca hubo la menor semejanza entre mi persona y quien afortunadamente ya no es persona, en el caso muy remoto de que alguna vez lo hubiera sido.  Además, si para ser cristiano es necesario callar hipócritamente lo que siento, prefiero no serlo. En esto estoy en perfecta comunión espiritual con Hatuey, el indígena rebelde que prefirió el martirio de ser quemado vivo antes que doblegarse a la voluntad perversa de los sangrientos verdugos de su pueblo oprimido.

La libertad es, al igual que la vida, la dádiva de Dios y es por eso que estamos obligados a defender ambas. De nada sirve una sin la otra. El forjador de la nacionalidad cubana aprendió a la tierna edad de dieciséis años, como arrastrar un pesado grillo de hierro mientras quebraba pedruscos de una cantera, usando un tosco pico que sus jóvenes brazos apenas podían levantar.

Quizás no supiera hasta entonces José Julián Martí el precio de la libertad. Pero no cabe la menor duda de que en ese momento lo supo. Ese conocimiento hizo de él un verdadero apóstol de la libertad, a la que dedicara una vida ejemplar y ofrendara una muerte heroica. Pero no debía mencionar el nombre de Martí en el mismo contexto que el de la Bestia.

Observemos algunas de las características más acusadas del monstruo que, a diferencia de los villanos de ficción quienes resucitan con frecuencia, felizmente ya no existe. Castro fue truculento y criminal desde la cuna: su enfermizo deseo de imponer su criterio a la humanidad se reflejó en el obsesivo complejo de usar violencia con ventaja. Descubrió temprano que el uso de las armas de fuego a traición garantizaba el éxito. Es irónico que los mismos capitostes del aquí llamado “liberalismo”, enemigos acérrimos de la segunda enmienda de la constitución, profesen una veneración enfermiza por un miserable quien nunca se sintió como un hombre completo si carecía de un arma de fuego cargada y a su disposición.

En cuanto tomó en sus manos un arma cuando niño, Fidel Castro mató a mansalva y por placer. Usó una vieja escopeta que irresponsablemente su padre había dejado vacía, pero con varios cartuchos accesibles y cercanos. El gallego Ángel Castro, veterano de la guerra contra la independencia de Cuba en el Ejército de la Colonia, estaba bien familiarizado con las armas y usaba una pistola .45 a la cintura cada vez que salía de su finca. Varias gallinas pagaron la irresponsabilidad del gallego. No hubo más estragos porque tampoco había más cartuchos. Entre sus íntimos Fidel Castro afirmaba que ningún hombre está completo sin un arma de fuego, pero que nunca debe portarse una si no se tiene el propósito firme de usarla contra otra persona.

Durante sus interminables discursos de la Plaza Cívica (rebautizada como “de la Revolución”), Fidel Castro cargaba su pistola en bandolera. En sus conversaciones más íntimas, acostumbraba sacarla de la cartuchera y ponerla sobre el podio o la mesa más cercana, siempre apuntando hacia los interlocutores. Quizás fuera un recordatorio no muy sutil sobre quién tendría la última palabra.

Sin embargo, la vesania sangrienta de los Castro no siempre se manifestó mediante el uso de armas de fuego. Tengo un video VSH, del actual “Presidente” Raúl Castro, en el que éste alardeaba jocosamente ante militares extranjeros de haber “operado de apendicitis”, junto a su hermano Fidel, a varios infelices patos de su finca. Usaron para la “cirugía” navajitas de afeitar.  En medio de risotadas alcohólicas “la china de los ojos tristes” (como lo llamaba el finado Otto Meruelos), describía “el sangrero” (“neologismo” castrista) y a la vieja Lina Ruz, propinándoles latigazos con un cinturón del gallego.

Se confunde mucho el coraje con la audacia y el éxito personal con el triunfo político. Estoy seguro que la bestia murió muy satisfecha de la posición preeminente que mantuviera hasta el final en Cuba y de su paso por el mundo como personaje histórico. Estoy seguro que su interés personal y aspiraciones vitales eran profundamente antagónicos a la libertad, dignidad y bienestar de Cuba y de su futuro.

Valiente nunca fue: ello lo demuestra su comportamiento en el asalto al Cuartel Moncada, en el que arengó a sus hombres desde cubierto y se fugó sin haber puesto un pie dentro de la instalación militar. Su comportamiento en la Sierra Maestra, donde sólo participó de una acción de guerra, en la que sólo disparó el primer tiro desde muy lejos con su notorio rifle de mira con telescopio. Su comportamiento en un panel de televisión de CMQ, cuando reculara palideciendo ante la prominente y agresiva quijada del embajador español Lojendio (ver foto que encabeza este artículo). Su comportamiento al ver desde las oficinas del edificio dedicado a la Reforma Agraria, la explosión en forma de hongo del carguero “La Coubre”.  Un testigo presencial con quien hablé hace muchos años, me describió su apariencia entre asombrada y temerosa, caminando de un lado para otro como buscando una vía de escape. Al mismo tiempo gritaba histéricamente que los yanquis nos atacaban con armas nucleares.

Y ¿ahora qué? ¿Cuáles son nuestras realidades ante esta situación, no por esperada menos rebosante de incertidumbre?

Dos cosas han ocurrido potencialmente muy positivas a la causa de la libertad de Cuba y el mundo. La primera fue el 8 de noviembre, con la derrota electoral de Clinton y en consecuencia, de Obama. La segunda el 25 del mismo mes, con la muerte del tirano-verdugo Fidel Castro.

El dictador substituto carece de las aptitudes de su hermano y sufre de otras graves debilidades. A diferencia de Fidel Castro y de acuerdo a quien fuera su secretario  en el Ministerio de las FAR durante muchos años, Raúl casi no lee. Se entera del acontecer a través de sus edecanes. La noción de que es un político “práctico” y muy capaz de implantar reformas políticas es totalmente absurda. Siempre fue servil a los dictados de su hermano Fidel. Además tiene una bien ganada historia de afición a la botella y problemas de salud a consecuencia de ello. Por algún tiempo y por órdenes de su hermano y amo, ambos jugaron hipócritamente a la farsa de “good cop & bad cop”.

Ahora el subalterno Raúl, quien quería ser torero de joven y en vez de matador terminó en matarife, se ha quedado solito como mandamás de Cuba. Rodeado de supuestos incondicionales entre los que hay muchos en quienes no confía, no tiene alternativa a mantener el presente sistema totalitario, e incluso recrudecer la represión.

El cambio de administración en Washington no favorece los intereses del Régimen. Sin embargo, hay que tener cuidado. Los mitos tienen la tendencia a perdurar y el de las noventa millas no es excepción.  Ese es tema esperará otra ocasión, cuando tengamos una pista más sólida.

¿POR QUÉ FIDEL CASTRO SE VESTÍA CON ROPA DE ADIDAS?

fidelcastrovestidoconadidas

Fuente: El Municipio-España

El líder de la Revolución cubana Fidel Castro, mantuvo durante muchos años una imagen de estricto comandante militar con su famoso uniforme verde oliva en todas sus apariciones públicas.

Sin embargo, hace 8 años Fideo Castro cambió su estilo de una manera radical, optando por las sudaderas cómodas y más que esto, de una marca concreta que puede ser considerada uno de los símbolos de capitalismo, Adidas.

Tal y como han señalado desde el portal ‘BuzzFeed’, el líder de la Revolución Cubana traicionó a su tradicional uniforme verde en el año 2006, cuando dejó el Gobierno de Cuba (primero de forma temporal y luego de forma permanente en el año 2008), para someterse a una operación intestinal.

Desde entonces Fidel Castro ha tenido muy pocas apariciones públicas, generando numerosos rumores sobre su estado de salud e incluso su muerte, y las pocas veces que ‘salía a la luz’, lucía buzos coloridos de diversas marcas. Al principio, el líder cubano prefería los trajes de la marca FILA y Nike. No obstante, poco después optó definitivamente por la ropa deportiva Adidas.

Este hecho ha provocado gran interés y hasta ironía de muchos simpatizantes y opositores del icono del comunismo en Cuba, que hasta motivó a BuzzFeed a comunicarse con la empresa alemana y preguntar, si sabía la razón de por qué Fidel Castro la ha escogido. 

 “No tenemos contacto alguno con Fidel Castro. La razón por la que se le ha visto con productos Adidas es simple: hasta el 2012, éramos el patrocinador oficial del Comité Olímpico Nacional de Cuba y vestíamos a todos los miembros del equipo olímpico de Cuba con ropa para entrenar y competir durante muchos años. Todo indica que Fidel Castro ha usado estos productos en varias ocasiones”, explicó en ese entonces la directora de comunicación corporativa de Adidas, Katja Schreiber.

Por otro lado, el departamento de Relaciones Públicas de la compañía también ha señalado ante los medios de comunicación, que cuando aparecieron las primeras imágenes de Fidel Castro luciendo sudaderas Adidas, no le dieron importancia a este hecho. “No lo vemos como nada, no es ni algo positivo ni algo negativo”, señaló.

PUEBLO ABORREGADO ACUDE A DESPEDIR A FIDEL CASTRO

REBANODECARNEROS

gruposaborregadosdespidenafidelcastro

CARNEROSENLOTE

La prensa y la televisión de la tiranía castrista informa que en la Antigua Plaza Cívica–construida por el gobierno de Fulgencio Batista–y rebautizada “plaza de la revolución” por el castrismo, tres filas hacen cola para despedir las cenizas del tirano fallecido. Nuevo Acción le ofrece a sus lectores, tres gráficas de esas colas.

EL ABORTO QUE HUBIERA SALVADO A CUBA

linaruz

Foto: Lina Ruz González

ESTEBITAESTAESAHORALABUENACARAJOPor,  Esteban Fernández

Increíblemente todo el enorme sufrimiento, la debacle de un pueblo sojuzgado, los miles de muertos, se hubiesen evitado si hubieran tirado en un latón de basura el feto de FIDEL HIPÓLITO RUZ como fue llamado en un principio el bastardo nacido en 1926. La culpa la tuvo Lina y su comadrona.

Todos los días de mi vida me incomodo pensando: “¡Coño, con tantos países en el mundo y tantos abortos que se hacen en la actualidad y nos tocó la mala suerte a nosotros de que esa bestia naciera en Birán!

Porque les voy a decir algo: a través de los años de exilio he escuchado miles de motivos y errores de la Cuba antes de Castro que intentan y logran hacer creer que eso fue lo que trajo como consecuencia la ascensión de Fidel Castro al poder y su subsiguiente tiranía de 56 años. Es la famosa teoría de que “Aquellos polvos trajeron este lodo” con la cual, de principio a fin, yo no comparto. Pa’mí eso es bullshit.

Me dicen que la culpa la tuvo Fulgencio Batista, que fueron los fallos norteamericanos, la gran conspiración internacional, la falta de visión ciudadana de la población, la desigualdad social, la pobreza, la corrupción administrativa y el apoyo a la insurrección de la Unión Soviética y de los Estados Unidos. Todo eso es caca de toro.

Quizás todo eso contribuyó a la destrucción de Cuba. Sin embargo, yo soy de los pocos cubanos que considera que nada de eso hubiera logrado acabar con la nación cubana sin la presencia y participación de un verdadero monstruo llamado después Fidel Alejandro Castro Ruz.

A mí me gustaría que alguien me diera el nombre de un compatriota al cual todos esos factores antes mencionados lo hubieran conducido a imponer una sangrienta tiranía de las proporciones actuales.

Perfectamente sé que Fidel Castro no fue valiente, ni carismático, ni ganó nunca unas elecciones. Era simplemente un vago, un gangstercillo de quinta categoría viviendo de las remesas de su padre SIN EMBARGO EN SER UN HIJO DE PUTA, por lo menos en Cuba, nadie se le acercaba ni remotamente. Había y hay muchos H.P. pero como el difunto ninguno.

Según mi firme y poco compartida creencia: Si Lina Ruz González se hubiera hecho un aborto en 1926 se hubiera evitado la gran tragedia cubana. Es más, no hubiera sido necesario ni un segundo aborto porque todo el mundo sabe que, sin Fidel, su hermano (o medio hermano) Raúl no hubiera sido nadie aparte de palanganero en un bayú de Birán. Hubiesen habido desastres y revueltas pero jamás se hubiera llegado al Apocalipsis cubano.

¿Qué revolucionario o famoso político hubiera podido ser capaz de imponer una satrapía eterna con toda la ayuda de cuanta conspiración exista en el mundo? ¿Menoyo, Matos, Ramiro, Almeida, Efigenio, Armando Hart, Carlos Rafael Rodríguez, Blas Roca? Ninguno le llegaba -en la falta total de escrúpulos y capacidad histriónica- a Fidel Castro ni a sus ensangrentadas botas.

Llegan hasta el extremo de decir que “¡Todos, por acción o inacción, somos culpables!” Y eso le crea un absurdo complejo a mucha gente. A mí no, porque no me sale de la gandinga aceptar culpabilidad en las barbaridades de un mal nacido. Buscar y encontrar chivos expiatorios tiende a justificar lo injustificable.

A Batista sus amigos y seguidores pudieron convencerlo de que diera un golpe de estado pero jamás hubieran logrado que aceptara ser la cabeza de una dictadura eterna ni de intentar acabar con la quinta y con los mangos. Fulgencio Batista fue simplemente la mejor excusa.

Lo más cercano a ser un líder cautivador y valiente que tuvimos los cubanos fue Eduardo R. Chibás y todos los que lo conocieron aseguran que jamás se hubiera prestado a acabar con su Patria. Quizás Julio Antonio Mella pudo haber sido utilizado en esa triste empresa pero ya estaba muerto.

Vamos a aceptar a regañadientes que Cuba era una total calamidad, un país lleno de defectos, abusos y latrocinio, pero todos esos fallos nacionales los pudo haber resuelto completamente Fidel Castro con solamente dos años al frente de la Isla con el apoyo que gozaba de la población y de las instituciones.

Multipliquemos por mil todos los errores cubanos y todavía nuestro país no merecía a este dinosaurio que fue dado a luz el 13 de agosto del 26. Si usted vio la película “Rosemary’s baby” yo les aseguro que este paritorio de doña Lina Ruz fue de mayores y terribles consecuencias.

Creo firmemente que sobraban los yerros y desaciertos nacionales, todos solucionables, que existían causas y causantes de menor cuantía, pero que había un verdadero y monumental culpable conocido en esa época como “bola de churre”.

¿Qué muchísima gente -cubana y no cubana- cooperó y lo ayudó y que hubo y hay muchos mini monstruos, que los comunistas y los grandes capitalistas lo auparon, desde Fabio Grobart hasta la familia Rockefeller?  Estoy de acuerdo, eso es cierto. Pero si no hubiera existido ese tremendísimo hijo de Satanás llamado Fidel Castro ¿A que otro le hubieran servido en bandeja de plata a la nación cubana?

Y como tengo tantos buenos amigos que no están de acuerdo con el aborto, y yo tampoco, entonces me conformaría con imaginar cómo estuviera Cuba hoy en día si Fidel Castro hubiera nacido en India o Pakistán. Les garantizo que fuera una taza de oro a pesar de los pesares.

OTRAS VOCES: FIDEL CASTRO, EL “POPULISTA”

fidelcastroparailustrar

VIVIANAPADELINPor Viviana Padelin

Corrección política es el nombre del comunismo en América” H.R. PATAPIEVICI (1995)

Convenientemente hace pocos años y en el final de la etapa “Socialismo del Siglo XXI”, los hacedores de esta gran farsa han decidido enterrar este ciclo comunista latinoamericano bajo el nombre de POPULISMO, “diagnóstico” que se viralizó gracias al virus mortal que llamamos “corrección política”.

Populismo como sinónimo de demagogia; pero para marginales. ¿Es que será “populismo” o “demagogia” que la clase media sea asfixiada por impuestos o por delincuentes comunes? ¿Es “populismo” la falta de medicinas o alimentos que viven los venezolanos? ¿Qué clase de “populismo” tiene presos o perseguidos políticos?

Curiosamente (¿?) en Europa y en USA diagnostican como “populismo” a lo opuesto: “demagogia” de derecha: ej. Tolerancia cero con la delincuencia, nacionalismo, fronteras cerradas, identidad, anti-globalismo, soberanía, etc (Trump, Viktor Orbán, Geert Wilders, Nigel Farage)

Esta disonancia cognitiva que circulan los medios de comunicación no es ingenua porque equipara a los nuevos líderes de derecha con el fracaso o final del período del SSXXI bajo un mismo nombre: POPULISMO, bajo la próxima estigmatización global como “antidemocrático”.

En Latinoamérica, nosotros, enfermos terminales de marxismo cultural, desaprobaríamos cualquier liderazgo que sea tildado mediáticamente de “populista”, aún de derecha. No existe la casualidad ni la ingenuidad política.

Hoy murió Fidel Castro, el comunista; en su casa, impune y victorioso. Tan victorioso que sus cenizas recorrerán La Habana por varios días celebrando el objetivo cumplido: miseria y muerte en Cuba y su expansión a toda la región.

Tal como la supuesta profecía atribuida a Castro: “Estados Unidos dialogará con Cuba cuando tenga un presidente negro y un Papa latinoamericano”. El socialismo triunfante. Este es nuestro presente que cierra una etapa con su muerte, una obsolescencia programada al que seguramente el establishment mediático sepultará bajo la lápida del “fracaso del populismo”, tal como la Caída del Muro de Berlín y “el fin del comunismo”.

Ni dictador, ni tirano, ni comunista: será el líder “populista” en los libros que leerán las futuras generaciones.

Su Revolución comunista; reitero, victoriosa; es un legado de nuevo paradigma social y cultural que parece irreversible, y que encuentra herederos en la nueva etapa de socialismo global : los gobiernos tecnócratas del globalismo ONU (Macri, Kuczynski) o lo que George Soros llama “democracias vibrantes”, vibrantes de impunidad, inclusión de delincuencia y drogas, igualitarismo, ideología de género, destrucción de la familia, redistribución de riquezas y colectivismo; bajo las campañas oenegeras de anti-corrupción, transparencia y “derechos”.

Finalmente, Fidel Castro pudo ver un presidente negro en USA, al que llamó “Hermano Obama”, un Papa latinoamericano jesuita que lo admira, un enorme ejército mundial de idiotas útiles adoradores del comunismo y otro que lo llama “populista”.

Todo un éxito para el comunismo.

WordPress theme: Kippis 1.15