24 DE FEBRERO, DIA DEL EXILIO CUBANO

El genio de José Martí con el patriotismo mambí inició el 24 de febrero de 1895 la guerra final y triunfal por la libertad de Cuba, epopeya admirable contra la dominación extranjera de un pueblo creciente que alcanzaba su estatura de nación. Desde aquel logro heroico de independencia la República de Cuba avanzó entre tropiezos y grandezas a una posición importante en el desarrollo continental y los valores de Occidente. Entonces, aprovechando la coyuntura histórica y disfrazado de democrático, el comunismo se apoderó de la Isla, despedazó sus instituciones, llevó al paredón sus ideales y expandió su totalitarismo feroz a otras geografías de América estimulando la ambición y maldad de politiqueros, guerrilleros, narcotraficantes, demagogos y candidatos a tirano.

El pueblo de Cuba asume por estos hechos su responsabilidad histórica y la expía con miles de fusilados, decenas de miles de encarcelados, cientos de miles de exiliados y con la pena de vivir sufriendo y muriendo sin derechos humanos, en la pobreza y un repugnante olvido internacional.

No obstante y, consecuentemente, los cubanos jamás renunciaremos a nuestra dignidad y pasión de justicia y democracia, y en honor de quienes en Cuba y el exilio no se cansan de enfrentar la opresión terrible, proponemos que en esa efemérides de gloria se declare oficialmente por autoridades competentes y por personalidades y organizaciones democráticas en todo el mundo el 24 de Febrero: Día del Exilio Cubano.

El Exilio Cubano es en todas partes testimonio de trabajo y triunfo. Las excepciones naturales en toda organización humana no restan verdad a esta verdad. Y he ahí los logros académicos, científicos, literarios, artísticos, financieros, industriales, comerciales, profesionales, religiosos, deportivos, y he ahí jueces, magistrados, concejales, comisionados, alcaldes, representantes y senadores estatales, representantes y senadores federales, miembros del Gabinete de la Casa Blanca y otras altas y respetables jerarquías.

El Exilio Cubano, consciente de sus deberes y pensando en la población esclavizada de la Isla, espera y hace justicia, viste uniformes militares, combate en los escenarios de la guerra y derrama su sangre por la causa de las naciones libres.

El Exilio Cubano evoca y saluda también con emoción inmensa el 24 de Febrero en que sus Hermanos al Rescate –cuando cumplían sus labores humanitarias- fueron fusilados en el cielo por orden directa del tirano.

El Exilio Cubano se honra honrando la memoria de todos los que han muerto combatiendo al comunismo internacional.

El Exilio Cubano, parte indisoluble de la Cuba eterna, espera la solidaridad de los gobiernos y los pueblos del mundo con nuestra cruzada de Dios, Patria y Libertad.

ESTE DOCUMENTO ES TUYO. NO IMPORTA QUIEN LO ESCRIBIÓ. LO ESCRIBISTE TÚ. REPRODÚCELO INFINITAMENTE. QUE LO HAGAN SUYO CUBANOS Y NO CUBANOS,  GOBIERNO Y OPOSICIÓN, RELIGIOSOS, ESCRITORES, POETAS, CANTANTES, BOXEADORES, SENADORES, ALCALDES, PRESIDENTES, GENERALES, BAILARINES, POLÍTICOS, PERIODISTAS, BANQUEROS Y OBREROS, LA RADIO, LA TV, GRANDES Y PEQUEÑOS,  LIDERES RELIGIOSOS. PÍDELES QUE LO HAGAN SUYO Y QUE HAGAN QUE LO HAGAN SUYO LOS DEMÁS. Y ASÍ, COMO CÍRCULOS CONCÉNTRICOS EN EL AGUA. RELANZA AL EXILIO PARA INCENTIVAR AL PUEBLO DE LA ISLA. GRACIAS, Y AGRADECE QUE OTROS LO HAGAN SUYO Y LO DIFUNDAN

YO CONOZCO LA CUBA DE AYER “DE OÍDO”

por Esteban Fernández

Cuando yo escribo sobre las maravillas de la Cuba del pasado, las personas que nacieron después de 1959 me responden que “ellos no tuvieron la suerte de disfrutar de esa Cuba que nosotros describimos”.

Eso es cierto, sin embargo, tienen la tendencia de creer los cubanos siempre vivieron en el paraíso y ellos en el infierno. Como si los años 60’s en Cuba hubieran sido una panacea.

Cierto que muchos -mayores que yo- disfrutaron ese paraíso tropical que era nuestro país, pero también sufrieron el desmadre castrista. Sólo los que salieron el primero de enero de 1959 se salvaron de la hecatombe castrista.

Yo me atrevería a decir que los peores años del castrismo fueron los iniciales donde a SANGRE Y FUEGO tuvieron que aniquilar un sistema e implantar una tiranía. Y muy importante es hacer notar que luchaban contra una beligerante y valiente oposición.

¿Cuántos miles de alzados han sido pasados por las armas en los últimos 50 años en nuestra nación? Es más ¡nadie se ha alzado!

¿Cuántos cientos de hombres y mujeres han estado cumpliendo hasta 30 años de cárcel en infrahumanas condiciones recientemente?

¿Cuántos cubanos han perdido todas sus propiedades, sus negocios, sus carros, sus casas y la libertad que tenían después de los años 70?

Hay hambre, miseria, desolación, pero eso existía ya cuando yo salí de mi país. La gran diferencia (en contra nuestra y a favor de las nuevas generaciones) es que los cubanos se levantaron en armas en las montañas, creaban decenas de movimientos anticastristas como el MRR, el MRP, 30 de Noviembre, por ejemplo. Y la reacción castrista fue de “arranca pescuezo”, brutal, descomunal y bestial.

¿Ustedes ven la actitud del régimen para con Las Damas de Blanco y los abusos que se cometen contra ellas? Bueno, multiplique eso por un millón y es lo que les hacían a las patriotas cubanas en Manto Negro y en todas las prisiones dedicadas a tener encerradas a las presas políticas.

Y de paso yo pregunto: ¿Cuántos años de ese paraíso -que describo a menudo- yo disfruté? Escribo sobre eso simplemente porque soy un ferviente estudiante del pasado cubano, no porque lo haya disfrutado. Soy un autodidacta al respecto.

Cuando comenzó la dictadura castrista y los facinerosos tomaron el poder yo sólo contaba con 14 años, jamás fui- en esa gloriosa Cuba del pasado- al Tropicana, apenas salí de mi pueblo, a La Habana fui ocho veces de pasada, y cinco horas entre Varadero y Guanabo, no vi ninguna de las otras seis provincias, nunca fui a un baile en las sociedades de mi pueblo. Era un niño en “la Cuba de ayer” y un perseguido en la Cuba infame.

Y desde 1959 fui tratado como un paria, como si hubiera cometido un crimen de lesa humanidad por humildemente discrepar del nuevo orden implantado, caí preso un montón de veces, fui golpeado salvajemente por los esbirros Candín, Escaparate, Tatica y varios más.

¿Cuántos jóvenes -después de 1970- fueron expulsados de los centros estudiantiles por sus ideas políticas antagónicas al régimen? Bueno, pues yo fui botado del Instituto de Güines. Al igual que todos los que no demostraron adhesión a la recién estrenada dictadura.

Antes de decir que nosotros no sufrimos los embates de la tiranía averigüen lo que fue el Plan Camilo Cienfuegos, conversen con Iliana Curra, con Cary Roque y con el resto de las presas plantadas cubanas.

Es mejor que los recién llegados lean -antes de hacer comparaciones inocuas- el libro de Agapito “El guapo” Rivera”, lean los libros de Enrique Encinosa sobre el Escambray y el de Armando Valladares sobre las prisiones castristas.

Es más,  voy a ir más lejos urgando en el pasado: desde el golpe de estado del 52 y el ataque al Moncada en 1953 ya Cuba se convirtió en un zafarrancho de combate. Y yo tenía ocho años.

No, no digo, y que nadie tergiverse mis palabras, que ahora no se sufre, simplemente defiendo el sufrimiento nuestro. Distancia y categoría.

Lo que quiero es dejar sentado que es mucho más difícil quedarse ciego de sopetón, que haber nacido invidente.

CASI UN EDITORIAL, EN PALABRAS DE MARTÍ: CONTRA LOS CABILDEROS, SUS LACAYOS Y LOS ASPIRANTES A TIRANICITOS

“Suele ser villanía la política, cuando decae en oficio…

Así como la oposición va en pareja forzosa con la virtud, suele ir en política, luego que se aseguran los pies en el dominio señorial, aparejada la victoria por el extravío.

Y como en esta y aquella  parte suelen los demócratas triunfantes no hacer cosa mejor que los republicanos en triunfo, pudiera acaso, en tiempo no lejano, alzarse hermosa y definitivamente el voto público, y buscar manera de enderezarse y aplicarse por modo limpio y nuevo, que quite de los ojos de sus representantes el peligro de quedarse sin manos con que hacer leyes por tenerlas arrendadas a los productores poderosos que contribuyen a elegirlos, o de ponerlas en granjerías, tenebrosas defensas y logros viciosos…

No puede ser representante honrado el que va al Parlamento lleno de gratitudes y mercedes recibidas, y de trata tácita o expresa con el cacique que le nombra. ¡Tales siervos no pueden ser los encargados de defender la libertad!”- José Martí, La Nación, Buenos Aires, 31 de marzo de 1883.

“No queremos redimirnos de una tiranía para entrar en otra. No queremos salir de una hipocresía para caer en otra. Amamos la libertad porque en ella vemos la verdad. Moriremos por la libertad verdadera; no por la libertad que sirve de pretexto para mantener a unos hombres en el goce excesivo y a otros en el dolor innecesario” José Martí, Obras Completas-T2, pag 255.

ESPAÑA: MANIFIESTO CONTRA LA LEY BOLIVARIANA DE MEMORIA HISTÓRICA PROPUESTA POR EL PSOE

En la foto:Pedro Sánchez y José Luis Rodríguez Zapatero.

Por, Pío Moa.

No se puede imponer por ley un único relato de la historia. No se debe borrar por ley la cultura e historia de un pueblo, por razones ideológicas. El “historicidio” viene perpetrándose en España, con total impunidad, desde 2007. Ninguna razón moral, ni derecho subyacente, puede primar sobre la analítica verdad de los hechos, en las circunstancias en que se produjeron. Ninguna ley variará los hechos de la historia. La verdad interpretada de unos hechos, cualquiera que sea, no puede ceder a ninguna interesada propaganda política. Resulta del más puro estilo totalitario legislar sobre la historia o contra la historia.

La nueva ley de memoria histórica propuesta por el PSOE, consecuencia y empeoramiento de la anterior, pretende ilegalizar cualquier asociación o fundación que sostenga puntos de vista contrarios a los de ese y otros partidos sobre la historia reciente de España. Y amenaza con penas de cárcel y elevadas multas a quienes sostengan opiniones o estudios favorables a la figura de Franco y a su régimen. Intenta asimismo expropiar, destruir o transformar el patrimonio histórico y artístico procedente de aquel régimen.

Esta proposición ataca directamente los fundamentos de la Constitución y los valores superiores que su ordenamiento jurídico consagra: la libertad (de opinión, expresión, investigación y cátedra); la justicia (sólo atribuible a jueces y tribunales); la igualdad (que impide la discriminación ideológica, de sexo, raza, religión, opinión o cualquier otra condición o circunstancia personal o social); el pluralismo político (ejercido como actividad libre dentro del respeto a la constitución).

El proyecto de ley viola asimismo el artículo 19 del Pacto de Naciones Unidas sobre derechos cívicos y políticos, suscrito por España, que en su apartado 49 especifica: “Las leyes que penalizan la expresión de opiniones sobre hechos históricos son incompatibles con las obligaciones que el Pacto impone a los Estados partes en lo tocante al respeto de las libertades de opinión y expresión. El Pacto no autoriza las prohibiciones penales de la expresión de opiniones erróneas o interpretaciones incorrectas de acontecimientos pasados”.
Se trata por tanto de un proyecto radicalmente antidemocrático, por cuanto pretende decidir desde el poder la realidad de la historia. Esto solo ocurre en regímenes totalitarios tipo Cuba, Corea del Norte, Venezuela y similares, hacia los que no estamos dispuestos a transitar.

El proyecto vulnera asimismo la verdad documentada de la historia, como demuestra el mero hecho de que su versión quiera imponerse por la fuerza y la violencia del estado, al ser incapaz de sostenerse en un debate e investigación libres e  independientes. Sus argucias invocando la dignidad de las víctimas o equiparando el franquismo al nazismo y similares son solo el envoltorio sentimental y falso de una ofensiva contra la libertad de los españoles, contra la democracia y la verdad histórica. E incita además al odio contra cuantos no compartan la opinión del PSOE sobre estas cuestiones.

Es obvio que un proyecto de ley semejante no puede provenir de un partido democrático. La historia del PSOE no es democrática. Muchos esperaban que después de la transición ese partido hubiera cambiado su trayectoria anterior, pero comprobamos que muchas tendencias antiguas siguen en él peligrosamente arraigadas. Además es bien sabido que ese partido no hizo prácticamente oposición al régimen franquista, en el que medraron muchos de sus líderes posteriores, lo que hace especialmente grotesca su pretensión de derrotar a aquel régimen cuarenta años después de su desaparición. Y que su virulento antifranquismo actual le exija atacar la libertad de los españoles y la democracia.

Esta propuesta debe ser rechazada radicalmente por toda la sociedad, pues España no puede permitirse una involución hacia regímenes del tipo implícito en ella.

CASI UN EDITORIAL: LA DEMOCRACIA VENIDERA

En el mundo de hoy ya no se habla de la democracia a secas. Se acostumbra a adornarla con algún calificativo: funcional, integral, pluralista, pluripartidista, participativa, representativa, verdadera. Y más, a veces se combinan adjetivos que se enfatizan o rechazan mutuamente. No se menciona la popular porque ese eufemismo estalinista, el pueblo de Cuba lo padece desde hace más de medio siglo.

Pero ninguno de esos compuestos aclara como se desenvolvería la futura democracia cubana, una vez derribada la tiranía actual. Las estructuras que muchos proponen son las mismas. Y si las estructuras son las mismas y el pueblo de Cuba es igual ¿Dónde estaría la diferencia? Si esa democracia con apellido que nos ofrecen no es sino la de  los polvos—democracia  torpe, tramposa y bullanguera—que nos trajo estos lodos. Aquella que fracasó en Cuba, no tenemos ninguna razón  para esperar resultados diferentes.

En cambio, nos sobran razones para suponer que el nombre particular sirve para dar identidad a alguna ideología. Es decir, contribuye a diferenciar lo mismo. Nada más parecido en nuestro patio a un liberal que un conservador. Nada más parecido a un auténtico que un ortodoxo. Nada más parecido en patio ajeno a un demócrata que un republicano. Nada más parecido a un  Tirano Banderas, en cualquier patio del mundo que un líder máximo.

Por eso el pueblo de Cuba, escarmentado, sospecha de las ideologías. En estos momentos, el cubano de a pie, no tiene ideología. Tiene criterios. Y esos criterios serán mucho más firmes cuanto más se ajusten a la naturaleza humana y cuanto más concuerden con el sentido común y la experiencia histórica.

Nuestra experiencia histórica más próxima es una concentración de poderes sin precedentes. El sentido común sugiere que la más amplia libertad contribuya a su remedio. Y la naturaleza humana no recuerda lo poco que el pueblo disfruta su libertad sin medios eficaces para ejercerla y retenerla.

Nos pronunciamos por la democracia, pero por una democracia que devuelva “la responsabilidad decisiva a donde legítimamente pertenece y de donde nunca debió haberse sustraído: a la base misma donde trabaja y reside el pueblo soberano”.

La democracia es el gobierno del pueblo. No de un líder o una camarilla. No de la burocracia. No de los partidos. Si bajo ese gobierno, cada ciudadano en el centro de trabajo donde ejerce su profesión u oficio, en la esfera inmediata de su vecindario, su municipio y su provincia, carece de los medios para intervenir directamente en los asuntos que lo afectan, para disponer de sus contribuciones, para delegar y reclamar cuentas, para deponer al delegado de abusa de su mandato, concluiríamos que bajo ese gobierno, sin importar que nombre se le adhiera como apellido, la democracia será una farsa y la soberanía del pueblo un mito.

PROPULSORES DEL GOBIERNO MUNDIAL: LOS ROTHSCHILD

Guy Édouard Alphonse Paul de Rothschild (en la foto) falleció en junio de 2007. A finales de los años 90 los patriarcas del imperio Rothschild eran los barones Guy y Elie de Rothschild en Francia y lord Jacob Rothschild y sir Evelyn de Rothschild en Gran Bretaña.

En su discurso ante el Senado de los Estados Unidos, el 17 de enero de 1950, el banquero James P. Warburg, íntimamente ligado a la casa Rothschild, dijo: “Tendremos un gobierno mundial, guste o no guste. Sólo falta saber si llegaremos a esto imponiéndolo por la fuerza, o si la humanidad se someterá de buen grado”. 

Como los Rothschild, con los que colaboró estrechamente, o los Rockefeller y los Morgan, con los que también se asoció, Warburg pertenecía a esa elite oligárquica que cree que el mundo les pertenece. ¿Cómo si no se atrevería a pronunciar tales palabras?

Estas sagas de banqueros internacionales controlan desde la sombra todos los resortes del poder, mueven los hilos, quitan y ponen príncipes y reyes, emperadores, presidentes, gobernadores, papas, obispos y monaguillos. Controlan los gobiernos, los ejércitos y la opinión pública a través de los grandes medios de comunicación. Controlan la ciencia y la tecnología, la educación, la religión y, sobre todo, las altas finanzas.

En 1913, todas estas familias se coaligaron para fundar la Reserva Federal de los Estados Unidos, donde se esconde el Santo Grial del capitalismo, la máquina de hacer billetes de curso legal. “Una vez que el gobierno está en deuda con los banqueros, está a su merced”, escribe Gary Allen en su libro “Nadie se atreve a llamarlo conspiración”.

El 26 de septiembre de 1921 el diario británico Financial Times hacía una sobrecogedora advertencia: “media docena de hombres al frente de los cinco grandes Bancos pueden echar abajo todo el montaje de las finanzas gubernamentales si deciden no renovar la financiación de los bonos del Tesoro y los títulos de la deuda”. Naturalmente, se refería a las familias que se coaligaron para fundar la Reserva Federal.

En 1929, estas mismas familias fabricaron la mayor burbuja bursátil de la historia y provocaron el crash de la Bolsa de Nueva York que precedió a la Gran Depresión, lo que les permitiría fundar, un año más tarde, el Banco de Pagos Internacionales (BIS), el Banco Central de los Bancos Centrales, con sede en Basilea, Suiza. Unas semanas antes del desplome, el 9 de marzo de 1929, Paul Warburg, primer presidente de la Reserva Federal de Estados Unidos, anunció: “Si se permite especular sin poner límites, el desmoronamiento total será inevitable”. 

Tras el hundimiento de la Bolsa de Nueva York y en medio de la desesperación general, todas estas familias de banqueros consolidaron su poder comprando, por debajo de su precio real, edificios, terrenos y sociedades. ¿Acaso no ocurre ahora lo mismo, tras el colapso financiero de 2008? El objetivo era, y sigue siendo, establecer un Gobierno Mundial de las élites plutocráticas, la diferencia es que ahora están en la fase final y podrían lograrlo.

ANVERSO Y REVERSO DE UN MISMO TEMA: BENJAMÍN NETANYAHU AMENAZA A POLONIA Y DICE QUE “NO PERMITIRÁ QUE SE REESCRIBA LA VERDAD HISTÓRICA” SOBRE EL HOLOCAUSTO

En la foto: Benjamin Netanyahu.

El primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, advirtió hoy de que su país nunca permitirá «que se reescriba la verdad histórica», después de que el primer ministro polaco, Mateusz Morawiecki, señalara ayer que también hubo «criminales judíos» en el Holocausto.
«No olvidaremos, no perdonaremos y siempre lucharemos por la verdad», manifestó Netanyahu en un discurso en la Conferencia de Seguridad de Múnich, haciendo referencia, sin citarla, a la polémica ley aprobada por Polonia que prohíbe acusar a ese país de complicidad con el Holocausto.

Morawiecki defendió ayer la norma en un coloquio en la misma Conferencia, donde señaló que «por supuesto que no será sancionable o delito decir que hubo criminales polacos, como hubo criminales judíos, o rusos o ucranianos, no sólo criminales alemanes».
Esa referencia a los judíos desató la indignación de Netanyahu, quien en su cuenta de Twitter criticó ya ayer la incapacidad de Polonia de «entender la historia» y «la falta de sensibilidad ante la tragedia» que vivió su pueblo, al tiempo que señalaba que hablaría con Morawiecki.

Respuesta de Morawiecki

Tras ese mensaje, la oficina del primer ministro polaco difundió un comunicado para asegurar que «en ningún caso» Morawiecki tuvo intención de «cargar a las víctimas judías del Holocausto con la responsabilidad de lo que fue un genocidio nazi alemán».

Sus palabras, explicó, «deben ser interpretadas como una llamada sincera a una discusión abierta sobre los crímenes cometidos contra los judíos durante el Holocausto, independientemente de la nacionalidad de los implicados en cada crimen».

Tras asegurar que Polonia quiere mantener con Israel un diálogo basado en «la verdad y la confianza mutua», el Ejecutivo polaco afirmó que «cualquier intento de equiparar los crímenes de los responsables alemanes nazis con las acciones de sus víctimas -judíos, polacos, gitanos y otros- que lucharon por sobrevivir debe ser condenado de forma abierta y decidida».

Desde que superó la primera votación parlamentaria, Israel ha criticado la controvertida ley polaca al considerar que puede ocultar la complicidad, directa o indirecta, de sectores de la sociedad polaca en los crímenes contra los judíos.

Sus críticas, respaldadas también por Estados Unidos, no impidieron que la norma entre en vigor con la firma del presidente polaco, Andrzej Duda, quien la remitió al Tribunal Constitucional para que analice si su contenido vulnera la libertad de expresión y dificulta el trabajo de historiadores y medios de comunicación, como advierten sus detractores.

 “HUBO PERPETRADORES POLACOS DEL HOLOCAUSTO  ASI  COMO HUBO PERPETRADORES  JUDIOS  AFIRMA PRIMER MINISTRO DE POLONIA

El primer ministro polaco, Mateusz Morawiecki (foto encima de estos renglones), afirmó este sábado que “hubo perpetradores polacos del Holocausto así como hubo perpetradores judíos” que contribuyeron a los crímenes en la Polonia ocupada por los nazis durante la II Guerra Mundial.

Morawiecki hizo estas declaraciones al intervenir en la Conferencia de Seguridad de Múnich (MSC), un foro clave sobre política internacional, al ser interrogado por la polémica ley aprobada recientemente en Polonia que prohíbe decir que el pueblo polaco contribuyó de alguna forma al Holocausto.

“Hubo criminales polacos”, aseguró el primer ministro polaco, quien añadió que también hubo criminales “judíos y rusos, no sólo alemanes”.

Morawiecki pidió sin embargo “no mezclar criminales con víctimas” por respeto a “todos los judíos y polacos que sufrieron en la guerra”.

Sobre el término “campos de concentración polacos”, que la nueva ley pena con hasta tres años de cárcel, subrayó que no hubo tales centros, porque fueron “campos nazis” y “el mero hecho de tener que explicarlo” tantos años después de la II Guerra Mundial es ya indicativo del problema.

La MSC cuenta este sábado entre sus ponentes el ministro ruso de Exteriores, Serguéi Lavrov, el asesor de Seguridad Nacional de la Casa Blanca, Herbert Raymond McMaster, la primera ministra británica, Theresa May, y el primer ministro francés, Édouard Philippe.

¡NOVEDAD!: LIBRO DE LUIS REED TORRES: LOS CONOCÍ DE CERCA. (MIS RECUERDOS DE SALVADOR BORREGO Y OTROS PERSONAJES DE LA VIEJA GUARDIA PERIODÍSTICA)

Durante casi 55 años don Salvador Borrego y yo cultivamos una amistad íntima, nacida desde los lejanos días que el afamado autor de Derrota Mundial fundó y dirigió el periódico El Sol de México, de la antigua Cadena García Valseca. Así, la vida me deparó atestiguar el inusitado éxito de aquella publicación desde una trinchera privilegiada: la Mesa de Redacción del propio diario, donde aquel hombre, de trato formal, sobrio vestir y estructurada y analítica mente, confeccionaba cotidianamente la edición a partir de las diversas notas informativas, obtenidas por un excelente grupo de reporteros, que se le hacían llegar para tal efecto.

Esta remembranza propia que hoy aparece versa sobre aquella época, y si bien se trata de manera sucinta, lo aquí asentado es suficiente para aproximar al lector al ambiente y a las relaciones humanas y profesionales que prevalecían en aquel grupo de competentes tundemáquinas –encabezado con singular destreza por Borrego–  que dejaron una imborrable huella de éxito en la historia del periodismo mexicano contemporáneo.

Sirva este texto de modesto homenaje a mi entrañable amigo y maestro Salvador Borrego Escalante, decano del revisionismo histórico en el mundo y con quien sostuve innumerables conversaciones de todo tipo de temas a lo largo de casi once lustros, pero también de sentido recuerdo a una pléyade de personajes que igualmente me distinguieron con su cariño y me brindaron sus experiencias y vastas luces intelectuales.

LUIS REED TORRES

YA A LA VENTA!!!-$ 250.00 (MONEDA MEXICANA)(mas gastos de envió)

PEDIDOS A: Rosaura Tapia- TELEFONOS: 01 55 55463465 Y 04455 14236374

(Anuncio no pagado. Cortesía de Nuevo Acción y del Centro Iberoamericano de Enlace Nacionalista-CIEN)

LA LEGIÓN DE LOS OLVIDADOS-II

UNA VISITA AL TEMPLO DONDE SE VENERA LA MEMORIA DE LOS INTEGRANTES DE LA LEGION DE LOS OLVIDADOS QUE NO PODRAN SER ENTREVISTADOS PORQUE PERDIERON SUS VIDAS LUCHANDO CON LAS ARMAS EN LA MANO O EN LAS CARCELES CASTRISTAS.

Tal y como prometimos en la edición del pasado lunes, hoy les traemos la segunda parte de este proyecto.

UN EDITORIAL DE NUEVO ACCIÓN

Recobrar las libertades conculcadas. Desalojar a los tiranos que desde hace más de medio siglo se hicieron dueños de la nación,  la han gobernado a su antojo como si fuera una finca particular para su enriquecimiento, se han adueñado de todos los mandos, de las riquezas públicas y de todos los resortes de la cultura, es la urgente tarea que se tienen que imponer los que aspiren a dirigir a la juventud que ha de convertirse en la vanguardia de esta lucha por acabar con el opresor. Habrá que inyectar en el ánimo del pueblo, sobre todo en el de los jóvenes, la voz evocadora y heroica de la reconquista de la libertad.

Desgraciadamente los años han probado que  la juventud cubana en los últimos tiempos ha perdido el rumbo y no ha sabido sentir  el anhelo tradicional de independencia  que siempre salvó a nuestra joven nación, pero  no quiere esto decir que ha llegado el momento de certificar la aniquilación de la Patria.

Se impone un despertar de las conciencias juveniles y de las fuerzas ocultas de esa juventud frustrada y engañada por años de mentira castro marxista.  Hay que despertar a las minorías que siempre han liderado los grandes cambios en la historia y llamarlos a la RECONQUISTA de las libertades robadas y escamoteadas.  En esa palabra radicará la gran originalidad  entrañable de que Cuba no es libre, para sentir renacer en el genio hacedor del pueblo, una hermandad presidida por los designios más altivos,  y destinada, por tanto, a triunfar. La única hermandad que podrá triunfar totalmente será la que acierte a recoger lo mejor de la juventud nacional bajo el grito y el sentido resuelto de ¡RECONQUISTA! ¡LIBERTAD!

Todo lo que no sea reconquistar con resolución intransigente y lucha contumaz, la Cuba Libre, es convivir con el enemigo que aherroja la nación  y ayudar a consolidar la ruina de ésta.

Podrán conseguirse algunos cambios cosméticos, libertades a medias y luces con eclipses, pero no tendremos a Cuba libre y reconquistada para la independencia, si no  reconocemos en su importancia el hecho cierto, de que esta es una guerra a muerte contra el opresor, y conseguimos anularle por la rebeldía seguida de la victoria.

Se trata, ni más ni menos, que de una nueva guerra de independencia. Las circunstancias y los modos nos han de instruir sobre la nueva clase de armas y procedimientos que ha de usar la juventud rebelada en su moderna marcha hacia la libertad.

Es sobradamente ingenuo y ridículo a fuerza de ser cobarde, esperar todavía que habrá redención para Cuba, sin sangre ni sacrificio. Querámoslo o no, caminamos hoy por la pendiente de una época de hierro. La barbarie—que aunque vista nombres modernos siempre será barbarie y,  por tanto sangrienta—es la fosa final del castro comunismo y los socialistas del Siglo XXI. Y en Cuba son las juventudes cubanas, los que en sus carnes padecen el látigo de la barbarie, que años de conformismo y pacifismo claudicante ha hecho posible.

Hay que encontrar entusiasmo para la lucha y tomar la ofensiva  si se quiere llegar a ser libre. Y hay que comenzar por tener conciencia de la servidumbre a la que nos han tenido sumidos y de la mayor esclavitud que nos espera. Por eso, importa tanto que la juventud grabe en su mente la idea heroica e intransigente de RECONQUISTA Y LIBERTAD.

ESQUIVEMOS LA LANZA Y TAMBIÉN EL PUÑAL OCULTO

En la foto: Carlos Saladrigas

Por Vicente P. Escobal

 Ojeando y manoseando en los archivos  descubro mi respuesta a un documento escrito hace ya algún tiempo por un señor de apellido Saladrigas bajo el  título “Cuba y su diáspora: el desafío de facilitar un reencuentro”,  mediante el cual se convoca  a todos los cubanos a una “cruzada por  la reconciliación, el dialogo y la marcha  hacia el futuro’’, en perfecta armonía con  las ideas expresadas en un trabajo divulgado entonces  por  el  Suplemento Digital  “Espacio Laical”, una publicación del Consejo Arquidiocesano de Laicos de la Arquidiócesis de La Habana.

Inspirado por una apremiante necesidad de traspasar las barreras que durante décadas han separado a los cubanos a ambos lados del Estrecho de la Florida, el señor Saladrigas nos brindaba – y me expreso en pasado porque aparentemente al ofrecimiento se le humedecieron las alas – una extensa y variada colección de consejos, exhortaciones, sugerencias e incluso críticas y amonestaciones.

No deseaba entonces, ni lo deseo ahora, llevar al terreno de las dudas ni la confrontación ni las descalificaciones los buenos designios del señor Saladrigas y su vehemente esperanza por encontrar una solución que destruya esas barreras.  Es más, lo acompañé en algunas de sus observaciones porque reflejaban, desde mi perspectiva, pureza y transparencia, rociadas por perceptibles gotas de ingenuidad.

Compartí, especialmente, su análisis sobre la importancia económica y política conquistada por el exilio cubano en el sur de Florida y su diferencia del resto de las olas migratorias que han formado parte de lo que es hoy Estados Unidos.  Pero encontré algunos razonamientos del señor Saladrigas que, desde mi punto de vista, era necesario profundizar en ellos con la maestría de un cirujano.

No se mencionaba en “Cuba y su diáspora…” los esfuerzos del régimen cubano encaminados a sembrar la discordia y la segregación entre los que se fueron y los que se quedaron, calificando a aquellos de traidores y a estos de patriotas, creando de esta manera una atmósfera que eclipsa todo intento por mantener encendida la llama de la hermandad y de la concordia entre los cubanos.

Los que se fueron aun cargan sobre sus hombros el peso del castigo por haber expresado su deseo de emigrar o los ofensivos actos de repudio, las extenuantes jornadas en los cañaverales, la frialdad y fealdad de las mazmorras, las vejaciones y las más sorprendentes violaciones de sus derechos humanos y divinos.

Cargan la descarga de los fusiles, la abrupta y brutal presencia de los cancerberos del tirano invadiendo su vivienda, la inolvidable muerte de un ser querido, el despojo de una propiedad bien ganada. Cargan los horrores y no errores de aquel sistema. Porque todo fue fríamente calculado y ejecutado. Era necesario que la sociedad cubana se sintiera conquistada por el más autoritario, espeluznante, inmenso y total desamparo.

A los que se quedaron los educaron en el odio, en espiar y delatar al vecino, en el desprecio a los valores del espíritu.  Los enseñaron a repudiar el trabajo honrado y a supeditar las relaciones interpersonales al estrecho ámbito de los enfoques ideológicos. Digámoslo con total franqueza: les avivaron las pasiones más bajas y los instintos más retorcidos: envidia, resentimiento, fanatismo.

¿De qué materia está conformada la disconformidad de los que se quedaron? ¿Responden a honestos principios éticos y morales o a una extensa e intensa escasez de bienes materiales? ¿Se desenlazarán los nudos de los desencuentros, los tabúes y las suspicacias reciprocas a través de raudales de dólares y baratijas?   ¿Conseguiría un turismo ebrio de ron, maracas, rumba y cuban señoritas devolverle al cubano su libertad, su independencia y su identidad?

El trillado argumento de los voceros de la tiranía castrista se fundamenta en la teoría de que los cubanos del exilio somos cómplices del pasado, aliados de Estados Unidos en sus hipotéticos proyectos anexionistas, dispuestos a lanzar un zarpazo contra nuestros compatriotas.  Culpan al exilio, incluso, de las medidas implantadas por once administraciones estadounidenses.

Por su edad y su experiencia, el señor Saladrigas sabe muy bien que esas medidas corresponden a una decisión unilateral.  Estados Unidos tiene sus intereses geopolíticos. El exilio sus valores.

La política de Estados Unidos respecto a Cuba se parece mucho a la promovida por los soviéticos respecto a occidente durante la llamada Guerra Fría, es decir la coexistencia pacífica:  te acepto como eres y prometo solemnemente no hacer nada en tu contra. Sólo te pido a cambio reciprocidad.

Al concluir la lectura de “Cuba y su diáspora…” me quedó la impresión de que el señor Saladrigas pretendía — ¿lo pretenderá aun? – que el exilio pida perdón a la tiranía y se deje vencer por la desidia y la complicidad.

Mucho antes de que el señor Saladrigas incursionara en el movedizo lodazal de las reconciliaciones, el exilio cubano ya había manifestado de mil maneras diferentes su vocación solidaria hacia sus compatriotas de la Isla, sobre todo ante las difíciles circunstancias que aparecen luego del paso de un devastador huracán o apoyando aquellas propuestas patrióticas y dignas de la resistencia interna, incluso algunas que luego resultaron haber sido promovidas por los afiebrados analistas del Departamento Ideológico del Partido Comunista y sus apandillados de la contrainteligencia.

Si a lo que se aspiraba entonces era a “perfeccionar” el comunismo, a entregarle a los verdugos del pueblo cubano una declaración de “perdón y olvido” y traicionar la memoria de nuestros entrañables mártires entonces, señor Saladrigas, no cuente conmigo.

Y cuando escribí “no cuente conmigo” no lo hice impulsado por una ceguera militante ni un oportunismo patriotero. Lo hice tratando de interpretar las ideas de los miles que me acompañan tal vez allá y seguramente acá. Y  digo más: si ese “no cuente conmigo” enunciara un punto de vista sin la más mínima concordancia con las ideas de mis compatriotas, anclado en un pasado presuntamente superado por las cambiantes realidades históricas, expresión de un anacronismo incongruente, ajeno a debatibles encuestas que indican que “el exilio ha cambiado” sépase que hoy, en los umbrales del siglo XXI, lo ratifico y le añado: jamás traicionaré a mis padres que murieron soñando con ver los rayos de libertad iluminando el cielo de la patria, y nunca defraudaré a mis auténticos amigos haciendo lo contrario a lo que ellos han esperado de mí.

“Es fácil esquivar la lanza, no el puñal oculto” nos advierte este iluminado proverbio de la ancestral cultura china.

Esquivemos la lanza y también el puñal oculto.‎

“SANTOS ES UN REHÉN DE LAS FARC” DICE PLINIO APULEYO MENDOZA EN ENTREVISTA CON RICARDO ANGOSO

Plinio Apuleyo Mendoza y Ricardo Angoso

Por Ricardo Angoso-Periodismo sin fronteras

Hijo del abogado y político Plinio Mendoza Neira, Plinio Apuleyo Mendoza es, a sus 86 años, uno de los grandes escritores y periodistas colombianos de los últimos tiempos. Ha sido testigo de excepción de los grandes acontecimientos de Europa, donde ha vivido durante décadas en varias capitales, entre ellas París, Roma y Madrid, y de su país, donde incluso llegó a conocer al asesinado caudillo Jorge Eliécer Gaitán el día de su magnicidio.

El prolífico escritor Apuleyo Mendoza se nos muestra en esta entrevista como un analista avezado y dotado de un gran olfato político. Ha escrito centenares de artículos, es amigo personal de Mario Vargas Llosa y lo fue del fallecido Gabriel García Márquez.También ha sido embajador de su país en Italia y Portugal. Actualmente vive en Bogotá, donde presentó recientemente su última novela: Entre dos aguas.

Ricardo Angoso:¿Cómo ve el panorama político colombiano, no cree que hay demasiada confusión, qué está pasando?

Plinio Apuleyo Mendoza: Muy inquietante y confusa es la situación porque aparece un fenómeno nuevo que en otras épocas no se había dado, que era desconocido en el país. Y se trata del descrédito absoluto del mundo político y de los políticos en general, al margen de la ideología que tengan. Han surgido muchos escándalos de corrupción que han sido la causa de ese descrédito del que hablo y la gente, el elector raso, está buscando fórmulas distintas para salir de la crisis que vivimos. Esa búsqueda de otras alternativas es provechoso, incluso me atrevería a decir que fructífero, pero al mismo tiempo es peligroso porque nos evoca el caso de Venezuela, un país que yo conocí bien y donde trabajé como periodista. En Venezuela, no lo olvidemos, llego el descrédito de los dos partidos -el socialdemócrata AD y el demócrata cristiano COPEI- que se turnaban en el poder y esa crisis explica muchas de las cosas que están sucediendo en ese país ahora. La gente cuando había una crisis de gobierno votaba por el partido opositor que era la alternativa a esa situación y las cosas fluían por un acontecer racional hasta que apareció un fenómeno nuevo, que era Hugo Chávez, y comenzó la tragedia actual que estamos todavía viviendo. En medio de ese descrédito de los dos grandes partidos. Chávez atrajo la simpatía de muchos electores y ahí se abrió un camino para Venezuela que, como estamos viendo, es absolutamente desastroso y terrible. No olvidemos que Chávez era outsider y de su discurso antisistema fue capaz de construir una sólida alianza capaz de ganar unas elecciones.

Ahora, en Colombia, vemos una gran inquietud y nadie sabe qué puede ocurrir ante las próximas elecciones. Afortunadamente, he visto algunas buenas noticias como la firma de una gran acuerdo entre los tres candidatos del centro y la derecha -Marta Lucía Ramírez, Alejandro Ordóñez e Iván Duque- para llevar a cabo una consulta el próximo mes de marzo y definir el candidato unitario para las presidenciales. Esos tres candidatos fueron, no lo olvidemos, los que en el plebiscito para refrendar los acuerdos de paz entre el gobierno del presidente Juan Manuel Santos y las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) defendieron el “no” a algo que consideraban era una concesión desmesurada a los terroristas. Ahora los electores decidirán quien será el candidato que defienda esa opción política y, finalmente, se disiparán unas divisiones que creo que no beneficiaban a nadie y menos al centro derecha.

El Proceso de Paz

R.A.:¿Le habrá sorprendido mucho todo el proceso de paz en el sentido de la conversión de las FARC en un partido político?

P.A.M.: No creo que vaya a obtener un gran éxito electoral a tenor de los grandes errores cometidos y las barbaridades perpetradas por las FARC. Yo, desde luego, como creo que la mayoría de los colombianos, nunca votaría por ellos. Pero, dada la geografía de Colombia, con tantas zonas y veredas apartadas, no debemos perder de vista que las FARC están muy presentes en muchas partes del país casi abandonadas. Yo, como periodista, tuve la ocasión de viajar por casi toda Colombia y pude ver con mis propios ojos como en muchas zonas del país los guerrilleros conseguían imponerse a los campesinos por la fuerza de las armas y, además, tenían dinero a través del narcotráfico. Los campesinos participaron de ese proceso, abandonando sus productos naturales de siempre, y cultivando coca, con la que después traficaban las FARC.

R.A.:Ahora parece que el problema ha ido a más, que incluso hay más superficie cultivada que antes de los acuerdos de paz, ¿no cree?

P.A.M.: Ese es parte del problema y es fruto de las fantásticas concesiones que se le hicieron a las FARC en los dichosos acuerdos de paz. Se suspendieron las fumigaciones de los campos de coca a petición de las FARC y, desde ese momento ,comenzaron a crecer los cultivos ilícitos. Yo creo que lo único efectivo eran las fumigaciones, que no había otro camino, y ese crecimiento desmesurado sólo se explica por el abandono de las mismas.

R.A.:Usted ha sido muy crítico con respecto a los acuerdos de paz, ¿pero había otra alternativa distinta a la política adoptada por el presidente Santos?

P.A.M.: Con Uribe se logró atacar duramente a las FARC y su actividad decreció notablemente. El sueño de Uribe era lograr con la guerrilla lo que se había logrado con los paramilitares, que habían abandonado las armas a través de un proceso de negociación. Las FARC habían sido golpeadas duramente y caído muchos de sus líderes. Uribe pensó que Santos, que había sido elegido con sus votos, lograría un acuerdo sobre la base de la fortaleza del gobierno y de sus condiciones. Sin embargo, Santos dio un viraje, que no lo hizo por convicciones políticas, sino por su gran ego. Quería conseguir ante la historia lo que otros presidentes no habían logrado pero acabó simplemente convertido en un rehén de las FARC.

R.A.: Aparte del proceso de paz, no hubo en estos siete años de Santos grandes avances en el país, ¿qué balance hace de este período?

P.A.M.: La economía ha quedado por los suelos. El gasto público aumentó desmesuradamente. La corrupción llegó hasta los más altos niveles, inundando hasta la justicia, y hay hasta magistrados inculpados. Fuera del acuerdo de paz, que está plagado de riesgos, el balance de Santos es pésimo. Ha sido un fracaso total este gobierno y la gente lo sabe, no es tan tonta. Por ese motivo, la favorabilidad de Santos es muy baja. El oficialismo ni siquiera ha podido colocar un candidato para las presidenciales. Santos no tiene candidato para las próximas elecciones porque la gente no quiere una prolongación de esta agonía. Todo el mundo quiere apartarse de la nefasta herencia de Santos, hasta el candidato presidencial Vargas Lleras -que fue vicepresidente en este gobierno- quiere que se le desligue de su paso junto con el presidente.

LO QUE VA DE 1965 A 2017. ¿EN QUÉ AÑO NOS VOLVIMOS GILIPOLLAS?

Fuente: El Manifiesto-España

Escenario 1: Juan no se queda quieto en clase. Interrumpe y molesta a los compañeros.

Año 1965: Va a la dirección, se queda de pie 1 hora, sale el director, dos “capones” y vuelve tranquilo a clase.

Año 2017: Lo derivan al Departamento de Psiquiatría, lo diagnostican como hiperactivo, trastornos de ansiedad y déficit en atención ADD, el psiquiatra le receta Rivotril. Se transforma en un zombi. Los padres tramitan una subvención por tener un hijo discapacitado.

 Escenario 2: Luis rompe el cristal de un coche en el barrio.

Año 1965: Su padre le suelta dos “leches”. A Luis ni se le pasa por la cabeza hacer otra nueva “cagada”, crece normalmente, va a la universidad y se convierte en un profesional exitoso

Año 2017: Arrestan al padre de Luis por maltrato. Lo condenan a 5 años de cárcel y por 15 años debe abstenerse de ver a su hijo  Sin la guía de una figura paterna, Luis se vuelca a la droga, delinque y queda preso en una cárcel especial para adolescentes.

Escenario 3: José se cae mientras corría una carrera en el patio del colegio, se raspa la rodilla. Su maestra, María, lo encuentra llorando y lo abraza para reconfortarlo…

Año 1965: Al poco rato, Juan se siente mejor y sigue jugando.

Año 2017: María es acusada de abuso sexual, se enfrenta a tres años de cárcel. José se pasa cinco años de terapia en terapia. Sus padres demandan al colegio por negligencia y a la maestra por daños psicológicos y ganan ambos juicios. María renuncia a la docencia, entra en severa depresión y se suicida.

Escenario 4: Disciplina escolar.

Año 1965: Hacías el payaso en clase. El profesor te metía dos buenos sopapos. Al llegar a casa tu padre te propinaba otros dos.

Año 2017: Haces el payaso. El profesor te pide disculpas por reprenderte y se queda con culpa por hacerlo. Tu padre va al colegio a quejarse y denunciar al docente y para consolarte te compra una moto.

Escenario 5: 31 de octubre.

Año 1965: Llega el día del cambio de horario de invierno al horario de verano. No pasa nada.

Año 2017: Llega el día del cambio de horario de invierno al horario de verano. La gente sufre trastornos del sueño, depresión, falta de apetito, caspa y celulitis.

Escenario 6: El fin de las vacaciones.

Año 1965: Después de comerse una caravana interminable con toda la familia metida en un Seat 600, tras 15 días hacinados en la costa, se terminan las vacaciones. Al día siguiente se trabaja y no pasa nada.

Año 2017: Después de volver de Punta Cana, en un viaje “todo incluido”, se terminan las vacaciones y la gente sufre del síndrome del abandono, ataques de pánico y seborrea….

LA PREGUNTA ES: ¿EN QUÉ AÑO NOS VOLVIMOS TAN GILIPOLLAS?

¿SABOTAJE O ACCIDENTE?

Rutero del P14 se incendia en la Calzada del Cerro frente a Las Católicas

Posted by Daio Estrada on Saturday, February 17, 2018

 

ME DEFECO EN NIKOLAS Y ME LIMPIO CON MELISA

Por, Esteban Fernández

Les cuento que después de estar súper encabronado con el asesino de mierda que hizo la matanza en el “Marjory Stoneman Douglas High School” de Parkman Florida, encima de eso -y para ponerle la tapa al pomo- tenemos que soportar la babosería de la abogada Melisa McNeill lanzándole -al presentarlo- un montón de zalamerías y excusas a este sangaletón que no es más que un tremendísimo hijo de la gran puta asesino que merece la pena de muerte 17 veces consecutivas.

¡Que no joda esta descarada picapleitos, esto es el colmo de los colmos! Tuvo la osadía de decir que “Está muy arrepentido” cosa que no la creo en lo absoluto porque es obvio que premeditó esta masacre.

No se equivoquen conmigo, yo vengo de una familia de “Fernández” dedicados a las leyes. Mi abuelo era abogado y juez de Güines, mi padre y mi tío Enrique Fernández Roig eran procuradores públicos, mi primo Enrique Fernández Barros era abogado y profesor de derecho en la Universidad de Miami y yo estaba supuesto a estudiar esa carrera si no hubiera sido por la llegada del monstruo. SIN EMBARGO, YO SOLAMENTE CREO EN DEFENDER A LOS INOCENTES O A LOS QUE ESTÁN EN DUDAS SU INOCENCIA.

Pero cuando todo el mundo está de acuerdo en la culpabilidad de un criminal, cuando cientos de personas vieron cometer el crimen, cuando el reo acepta su culpabilidad, cuando hasta el bobo de la yuca puede atestiguar que fue este tipejo llamado Nikolás Cruz el causante de este genocidio de muchachos inocentes, llenos de vida y con un futuro por delante, ENTONCES ¿POR QUÉ CARAJO TANTAS CONTEMPLACIONES Y PAÑOS CALIENTES?

Rápido, abajo y de un solo tajo, se le debe dar “Ñámpiti gorrión” a este degenerado que merece ponerlo en 20 sillas eléctricas y 20 guillotinas consecutivas.

No, pero de eso nada, la abogaducha le pone la mano por encima a este monstruo con el deliberado propósito de que le cojan lástima, el muy cabrón se declara culpable -como si eso fuera necesario- simplemente para evitar la pena de muerte.

Acto seguido esta flaca desteñida tiene el descaro y la falta de respeto de presentarse ante la prensa brindándole un burujón de pretextos y dice que “El muchacho está muy triste, afligido, compungido y que pide disculpas”.

Y fíjense si yo estoy echando chispas al respeto que cuando esta leguleya dijo eso de que Nikolas “is a “broken human being”  de estar cerca yo le hubiera gritado a todo pulmón “Broken tendría el culo por la mano de patadas que yo le diera si me dejaran solo con él en una celda”.

PAREMOS LA MENTIROSA CAMPAÑA CONTRA LA SEGUNDA ENMIENDA Y LA ASOCIACIÓN NACIONAL DEL RIFLE. ¿CUÁNTOS DE LOS PERPETRADORES DE MASACRES HAN SIDO MIEMBROS DE LA ANR?

Por, Aldo Rosado-Tuero

 Los cerebros moldeados por la persistente propaganda demo-liberal y comunistoide, convertidos en “compañeros de viaje” han inundado las redes sociales con el ridículo grito de “prohibamos las armas de fuego”, “abajo la ANR”.

He visto en esas redes, asombrado, afirmaciones tan rotundas como la de que “los miembros de la Asociación Nacional del Rifle son tan culpables como los asesinos”; acusación estúpida y sin lógica.  El verdadero propósito es destruir los valores tradicionales que hicieron grande a esta nación. La ANR tene 147 años de fundada y es un valladar en contra de los propugnadores del NOM (Nuevo Orden Mundial).

 Yo pregunto a los que como robots repiten la propaganda mentirosa y sin lógica: ¿Cuántos de los perpetradores de las múltiples masacres ocurridos en el país son o han sido miembros de la ANR?

 Los que apoyamos la Segunda Enmienda y creemos en  el derecho a poseer armas, tenemos que convertirnos en voceros defensores de ese derecho, para contrarrestar la campaña organizada por los que quieren a un pueblo desarmado.

Los padres fundadores fueron sabios, porque una ciudadanía armada es un valladar contra una dictadura. Las armas de fuego no cometen crímenes, son las personas las que los cometen; y en muchos de los casos lo hacen con armas adquiridas ilegalmente. Si se prohíbe la tenencia de armas, serán los delincuentes los que las poseerán y toda la sociedad estará a merced de los criminales.

 ¿Se le ha ocurrido a alguien la idea de prohibir los cuchillos, las hachas, y los martillos? Porque cada año se cometen muchos asesinatos con estos instrumentos.

No es casualidad que en los países en que han existido o existen las peores tiranías han sido en los que ha habido un estricto control sobre las armas: La Unión Soviética, los países comunistas de la Europa del Este, Norcorea, Cuba; por solo citar unos cuantos ejemplos.

 Aquí mismo, en los EE.UU. los Estados con mayor control de armas, son los que tienen más alto porcentaje de crímenes. El mejor ejemplo es el área de Chicago, en Illinois. Lugar, por cierto, en el que por años fue “organizador comunitario” el que luego se convertiría en “el candidato de Manchuria”, que gobernaría a esta nación por 8 años: Barack Obama, que se opone con pasión,  por convicción ideológica y mandato de los que lo dirigen a la vigencia y permanencia de la Segunda Enmienda.

 No olvidemos que en 1959, uno de los peores tiranos de la historia, Fidel Castro le dijo a los cubanos “¿Armas para qué?…Y hoy todos saben con qué malsano propósito lo hizo.

DE LOS ARCHIVOS DE NUEVO ACCIÓN: AQUEL 18 DE ENERO DE 1960.

Por Luis González-Lalondry

En estos días, exactamente el 18 de Enero, se cumplieron 50 años de yo haber llegado por primera vez al exilio de Miami. Una fría noche aterricé en el aeropuerto con unos pocos dólares en el bolsillo, cargado de esperanzas, de sueños, de ideales. No pude evitar durante el vuelo y a punto de salir de Cuba, que dos lágrimas corrieran por mis mejillas y los ojos se me humedecieran, mientras desde el avión, allá abajo miraba con tristeza la isla donde nací y la patria que jamás he olvidado.

No fue voluntaria mi salida de Cuba, los esbirros de la revolución triunfante y en el poder me dieron a escoger: o te vas de Cuba o amaneces en la cuneta con un tiro en la frente, me advirtieron. Yo escogí lo primero. No sólo aquellos esbirros del régimen en 1959 tenían el poder de encarcelar, matar y fusilar, sino que podían decidir sobre la vida de aquellos que se le opusieran. Para esa fecha muchos amigos habían muerto, otros, incluyendo mi querido hermano Rodobaldo, se pudrían en las mazmorras de Boniato, La Cabaña, el Castillo del Príncipe e Isla de Pinos.

Yo les estorbaba en Guantánamo, donde tuve que refugiarme por primera vez en mi propia patria, pues nací y viví siempre en Santiago de Cuba, donde intentaba hacerme de una carrera profesional, estudiando muy duro en el Instituto de Segunda Enseñanza y después trabajando en la Alcaldía Municipal. Allí en Guantánamo asumí la responsabilidad de “acción sabotaje” de un movimiento integrado por hombres y mujeres que no respondían a ninguna organización, ni a siglas partidistas, ni a consignas de ningún grupo, nos jugábamos la vida por puros ideales, los ideales que después me encontré entre los pocos exiliados de Miami.

Unos días después de haber llegado al exilio, me llevaron a una reunión a una casa del suroeste de Miami, donde se reunían los domingos los cubanos. La mayoría de ellos, unos 90 hombres y mujeres, de extracción batistiana como yo. En el curso de la reunión alguien sugirió que hablara de mi experiencia “porque acababa de llegar de Cuba”. Y después de contar gran parte de mis luchas en aquella ciudad junto a la Basa Naval Norteamericana y de los hombres y mujeres comprometidos dentro de la oposición al comunismo, que había llegado al poder con la revolución castrista, se me ocurrió vaticinar “que en seis meses estaríamos nuevamente en Cuba”. Me equivoqué, han pasado 50 años.

Miami para mi, no era la ciudad ideal, sin embargo estaba geográficamente muy cerca de Cuba. Unas pocas semanas después de haber llegado, me ví en la Calle Flager y la 15 Avenida, sentado en un banco a las cinco de la tarde sin saber a dónde ir, con una maleta y sin una peseta en el bolsillo, listo para convertirme en un “homeless”. Me habían echado del cuarto donde vivía, porque no podía pagar la renta y no tenía ni dinero, ni trabajo, ni nadie que me ayudara. Todos los exiliados vivían con las mismas carencias. Pero como Dios es muy grande, una mano amiga, el capitán Labrada, me recogió de aquel banco y me llevó para un “cuartelito” (una especie de casa de refugio muy pobre) a dos cuadras de distancia, donde al menos tuve espacio en un cuarto, un catre donde dormir junto a seis compañeros más, un modestísimo almuerzo, arroz, frijoles y un pedazo de pan, y una ducha donde bañarme y lavarme los dientes.

Fue la época de las “tomateras”, donde las cubanas exiliadas iban a recoger tomates a Homestead, o las “camaroneras”, donde muchas mujeres aristócratas del pasado, pelaban camarones para los restaurantes de la playa que se comerían luego los turistas, trabajando por setenta y cinco centavos la hora, o los muelles del Río de Miami, donde atracaban los barcos con frutos menores de Cuba, incluyendo las famosas piñas de la isla, que los más necesitados, como yo, íbamos a descargar para llenar las rastras que más tarde las llevarían a todos los rincones de Estados Unidos.

Mención aparte tienen las factorías de Hialeah, por aquella época un poblado rural de la ciudad de Miami, donde pastaban las vacas, crecía el marabú y había muchas fábricas. Allí mandaban los simpatizantes de Fidel Castro y la revolución y nadie que fuera exiliado en aquel momento podía encontrar trabajo, aunque se tratara de cubanos como ellos y se estuvieran muriendo de hambre. Los que se resistían, como en mi caso y el de mi compañero de infortunio Chín Martínez, en la Tucker Aluminiun, si le daban trabajo tenían que defenderse a puñetazos contra las pandillas de fidelistas, que por aquel entonces se habían organizado para “defender la revolución”, según decían, de los primeros exiliados que llegaban. ¡Así era Miami en 1960!

Por aquella época, en Miami no existía ni el Refugio, ni la ayuda de las iglesias, ni el International Rescue, ni la Torre de la Libertad, ni la Ley de Ajuste Cubano, ni nada por el estilo. Sólo la bondad de algunas personas hacían posible que los exiliados pudieran comer una miserable comida al día, en muchos casos con la ayuda de las palomas del Bayfront Park, que revoleteaban junto al busto de José Martí, gracias a la generosidad de una mujer excepcional, Carmelina Bonafonte y otros y otras luchadoras de Miami.

No obstante todas estas vicisitudes, Miami respiraba patriotismo, idealismo, coraje, heroísmo, efervescencia, cubanía. Teddy Whitehouse con su flota de aviones quemaba los cañaverales en las provincias occidentales y Tony Cuesta y el doctor Santiago Alvarez, atacaban en alta mar y en aguas internacionales, los barcos castristas que salían de la isla, en algunos casos cargados de armas para las guerrillas comunistas en Centro y Suramérica.

Luego vino, Bahía de Cochinos, la única vez que Cuba pudo ser libre, por el valor heroico de los propios cubanos en territorio de la patria. Todos queríamos participar, los simpatizantes de Fidel, que ya habían dejado de serlo a medias y los llamados batistianos como Rafael Díaz Balart, fundador de la “La Rosa Blanca” y Rafael Guas Inclán, ex vicepresidente de Cuba, junto a su hijo Carlos Guas–muerto peleando en Playa Girón—y el coronel de la Sierra Maestra, Sánchez Mosquera, hacíamos cola para pelear por Cuba en la oficina del Frente Revolucionario Democrático de la Avenida 27.

El 12 de marzo de 1961 junto a Nino Díaz, Jorge Más Canosa, Pedro Roig, Tony Calatayud, Ramoncito Corona, Danielito Bacardi, José Valladares, Raymond Molina, Fico Rojas, Fernando Capestany, Nelson Blanco Navarro, Omar Guerra, Antonio (Tony) Padrón, Ovidio Camejo López, Maximino Torres, que fuera alcalde de Santiago de Cuba y más de un centenar de combatientes, abordamos los viejos aviones de transporte de la Fuerza Aérea de Estados Unidos en Opaloka, para trasladarnos al campo de entrenamiento en Louisiana, en Guatemala y Nicaragua, y luego al campo de batalla en territorio cubano, el 17 de abril de 1961, para hacer la patria libre o morir en el empeño. Nos tocó perder aquella guerra y fui capturado varias días después muy cerca del poblado de Batabanó. Pero estaba vivo y con deseos de seguir luchando.

Aquel 18 de enero de 1960, el día de mi llegada al exilio de Miami, permanece imborrable en mis recuerdos, como imborrables aún están los recuerdos de todos estos años, peleando y luchando por la libertad, en Cuba, Miami, Nueva York, Washington DC, Los Angeles, Connecticut, Puerto Rico y donde quiera que se ha necesitado mi humilde cooperación para convertir en realidad mi sueño y el de tantos compañeros y amigos que han quedado en el camino, muchos de los cuales cayeron combatiendo en Bahía de Cochinos y en otros frentes de batalla.

Los que vinieron después y los que llegan ahora, gracias a los traficantes de cubanos desde la isla y a las lanchas rápidas, no conocen los sinsabores y sacrificios de aquella generación heroica de los sesenta, e inclusive de los años setenta y blasfeman contra “el exilio histórico”, que abrió las puertas a los refugiados de Camarioca, el Mariel y Guantánamo, para darle paso a los inmigrantes económicos de los últimos años, a los que me niego rotundamente llamarles exiliados.

Dios quiso que viviéramos para contar parte de la historia, como lo hice en mi libro “Bahía de Cochinos”. Por eso recuerdo y quiero tanto a Miami, porque me dio el único diploma de excelencia que conservo con honor y orgullo: el de PATRIOTA, sin haber claudicado jamás y sin haber traicionado los ideales con los que salí de Cuba el 18 de enero de 1960, hace 50 años.

Luis González-Lalondry es periodistas, escritor, orador y veterano de Bahía de Cochinos.

(Publicado en la edición del  miércoles 10 de febrero del 2010)

LA LEGIÓN DE LOS OLVIDADOS: UN PROYECTO QUE NO CUAJÓ, CREADO DESDE JUNIO 19 DEL 2013- I

Para que no vayan a decir que estamos copiando. Esta idea surgió a mediados del 2013. Esta introducción se filmó y publicó el  19 de junio del  2013.

Desafortunadamente solo logramos sacar  tres programas–que les mostraremos en próximas ediciones–porque la falta de cooperación y de tiempo, ya que todo lo hacía yo solo, no nos permitió seguir  con el proyecto.

Como muchos otros esfuerzos que no conllevan ni ganancias monetarias, ni  aspiraciones políticas, ni engradecimiento de egos, no recibió la necesaria solidaridad y el apoyo de muchos de los mismos que serían entrevistados, pero me quedó la satisfación de que lo intenté y que no me doblegué, ni vendí para lograrlo.

EL PRESIDENTE DE FILIPINAS, SIN COMPLEJOS: RODRIGO DUTERTE OFRECE 500 DÓLARES POR CADA TERRORISTA COMUNISTA MUERTO

En la foto: Rodrigo  Duterte, presidente de Filipinas

Fuente: Alerta Digital

El presidente de Filipinas, Rodrigo Duterte, ha ofrecido recompensas monetarias de casi 500 dólares a quien mate a un terrorista comunista del Nuevo Ejército del Pueblo (NEP), informaron este jueves fuentes oficiales.

“Si matas hoy a un NEP te pagaré 25.000 pesos (391 euros, 487 dólares)”, afirmó Duterte en referencia a esta guerrilla activa en el país que se encuentra en las listas de grupos terroristas de Filipinas, EEUU y la Unión Europea, según la transcripción oficial de un discurso pronunciado este miércoles en Cebú.

El presidente respondía así al líder del Partido Comunista de Filipinas, José María Sisón, quien desde su exilio en Holanda aseguró la semana pasada que el NEP es capaz de matar a un soldado al día.

Duterte argumentó que pagar 25.000 pesos a todo el que mate a un terrorista sería más barato para el Estado que financiar una guerra contra esta organización comunista que tiene una amplia presencia en las zonas rurales del país, donde perpetra a menudo extorsiones y atentados.

“Si trabajas duro para arrastrarte por el bosque, seguro que puedes disparar al menos a uno. Y si puedes dispararle a un pájaro que vuela sobre ti, ¿cómo no vas a ser capaz de acertarle a un NEP que tiene la cabeza más grande?”, se preguntó.

Duterte, que provocó las risas del público, no reveló más detalles sobre la oferta, por lo que se desconoce si se llevará a la práctica.

Los detractores del jefe de Estado filipino han protestado en la red por sus declaraciones, al considerar que incita a llevar a cabo asesinatos extrajudiciales como los presuntamente cometidos en su controvertida “guerra contra las drogas”, que ha acabado con la vida de más de 7.000 personas, según algunas estimaciones.

Es la segunda vez en pocos días que Duterte es objeto de polémica por sus declaraciones relacionadas con el NEP, ya que el domingo instó a los soldados a disparar “en la vagina” a las mujeres integrantes del grupo, lo que le valió la condena de organizaciones locales e internacionales.

WordPress theme: Kippis 1.15