LA NOTA ORNITOLÓGICA: ‘COLOMBIA ES EL PAÍS DE LAS AVES, PERO NO LAS ESTAMOS PROTEGIENDO”.

A la izquierda, la Reinita del Canadá (Cardellina canadensis) y a la derecha, Torito Cabecirrojo (Eubucco bourcierii). Foto: Carlos Mario Wagner

Para Carlos Wagner, cofundador de Colombia BirdFair “no existen políticas reales para conservarlas”.

Por: TATIANA ROJAS HERNÁNDEZ – El Tiempo-Bogotá

La Feria Internacional de Aves de Colombia en Cali es un evento especializado en aves, turismo y conservación.

Su principal propósito ha sido dar a conocer el potencial y gran riqueza del Valle del Cauca en especies de aves y en la práctica del “pajareo”, proyectando a Colombia y a la región como destinos de clase mundial para el avistamiento de estas hermosas especies.

Este año, la sexta versión el evento se realizará entre el 13 y 16 de febrero bajo la consigna “Aves Migratorias, Viajeras sin Fronteras”.

Y es que de las 275 especies de aves migratorias registradas en Colombia, 154 provienen de Norteamérica, lo que significa que nuestro país tiene una ubicación estratégica para ellas ya que es la región en la cual deben hacer su paso, casi obligatorio, para ingresar al sur.

Una de las aves protagonistas del evento será la Reinita del Canadá (Cardellina canadensis), ave migratoria que se encuentra amenazada y cuya población ha descendido.

EL TIEMPO habló con Carlos Mario Wagner-Wagner, cofundador y director general de Colombia BirdFair -Feria Internacional de Aves- sobre el impacto que ha tenido la feria y sobre los temas e invitados especiales en esta sexta versión.

Tucancito Rabirrojo (Aulacorhynchus haematopygus)

Foto: Luis Carlos Mora

¿Cómo cree que ha impactado la feria Colombia BirdFair a los campesinos del Valle del Cauca?

Pasé toda mi infancia en una zona rural de Cali llamada El Saladito, por los Farallones.

En esa época era una zona de guerra, de hecho por ahí fue donde sacaron a los diputados del Valle del Cauca durante el secuestro masivo que hubo en Cali. Las Farc eran la autoridad ahí.

Años después, en esa zona, conocí a Paola, una campesina. Supe que donde ella vivía había un Gallo de roca. Me habló de ellos como si fueran las gallinas de su casa. Pero su economía de dependía de talar el bosque y de la minería ilegal, incluso tenían procesos judiciales por vender madera ilegal.

Empecé a pajarear con ellos y a contarles que había gente como yo que observaba aves y que podía ser una economía muy interesante.

Un día Paola me llamó llorando y me dijo que estaba muy triste porque Verónica (su hija mayor) le había dicho que su familia era mala, porque destruían las casas donde vivían las aves y eso les rompió el corazón. Al otro día cogieron la motosierra, la empacaron en un costal, bajaron a Cali y la empeñaron. Me pidieron que los ayudara.

Desde ese momento iniciamos un proceso para que ellos se convirtieran en guías y protectores de ese bosque gracias al aviturismo. Por eso creo que la feria, si se hace de manera adecuada y planificada, como una estrategia increíble de conservación y de desarrollo rural, pueden ser la excusa perfecta para transformar el campo y el avistamiento de aves en Colombia.

¿Qué tan protegidas están las aves en el país?

No están en la agenda ambiental. Por ejemplo, en muchos países las Áreas importantes para la conservación de las aves (Aicas) son áreas que el Gobierno mismo las ha detectado con un bajo un nivel de conservación. Son un saludo a la bandera porque declaran una Aica, pero no hay elementos jurídicos para preservarlas a menos que se declaren dentro de áreas protegidas como Parques Nacionales.

Se habla mucho de que somos el país de las aves y de que hay que conservarlas, pero en la práctica no se están protegiendo. Se habla del turismo de observación de aves como el nuevo oro verde y estamos promocionando al país a nivel internacional como el destino de observación de las aves, pero no hay una congruencia real sobre su conservación en el país.

Hay una frase que me encanta y se la escuché a uno de mis ídolos, el profesor Stuart Bean : “Colombia es el país de las aves, pero puede convertirse en el país de la extinción de las aves”.

Carlos Mario Wagner-Wagner, cofundador y director general de Colombia BirdFair, la Feria Internacional de Aves de Colombia en Cali.

Foto:Mauricio González

Entiendo que la feria es un espacio para hablar de esa falta de protección. En ese sentido, ¿qué temas van a abordar en esta versión?

Este año el tema son las aves migratorias y la especie insignia es la Reinita de Canadá, que es una pequeña ave que emigra todos lo años; baja por el norte de Suramérica y una población considerable permanece en Colombia antes de regresar.

Sin embargo, se estima que las poblaciones de esta especie están disminuyendo de forma alarmante. Por eso no podemos pensar solamente en que los colombianos vamos a trabajar en la conservación de la Reinita, sin tener en cuenta que esta se reproduce en Canadá. Tenemos que hacer alianzas entre países, alianzas internacionales que permitan generar estrategias de conservación.

En ese sentido ¿qué tipo de información aportarán los invitados?

Claro, por ejemplo, Kenn Kaufman, que es como el rockstar de los pajareros en Estados Unidos, va a contarnos un poco sobre por qué las aves migran y lo que está pasando con ellas. También estará Nick Bayly, un inglés que es fundador de una Oenegé que está registrada en Colombia y que se llama Selva. Esta organización está liderando todos los proyectos de investigación sobre aves migratorias en el país, de cómo se preparan para migrar y los retos a los que se enfrentan.

También David Lindo que va a hablar sobre las rutas de migración en Europa. Él estuvo en la feria hace dos años y es conocido como el pajarero urbano.

Estará Robert Oates, quien hace parte de unas de las Oenegés más importantes de conservación de aves en Reino Unido -Real Sociedad para la conservación de las Aves-. Él fue quien lideró la descontaminación del río Támesis y ha trabajado en muchos proyectos de conservación de aves acuáticas, porque cada vez tenemos menos ambientes acuáticos continentales.

De hecho, la única especie extinta para Colombia que era un ave endémica, el Zambullidor Andino, desapareció de la Laguna de Tota por su contaminación y porque perdió su hábitat de humedales.

Viene también Richard Prum, profesor de la Universidad de Yale, él no va a hablar mucho de aves migratorias, pero sí de por qué las aves son bellas. Es un gran pajarero, más que estudiarlas le gusta salir a observarlas, disfrutarlas. Además, su libro
‘La evolución de la belleza: cómo la teoría olvidada de Darwin sobre la elección del compañero da forma al mundo animal y a nosotros’ fue finalista de los premios Pulitzer.

TATIANA ROJAS-PERIODISTA DE MEDIOAMBIENTE- @fanzinerosa

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Help

WordPress theme: Kippis 1.15