NUNCA RENDIRSE. ¡POR DIOS Y POR LA PATRIA, LUCHEMOS HASTA EL FINAL!

Por Antonio Caponnetto

Bajo el icono del Cristo Yacente renuevo mi promesa de intransigencia en la desigual batalla:

Tendido, horizontal, sangrante y plano,

te recibió el sepulcro entre estertores,

eran todos los rostros pecadores,

y el tuyo yerto, bonaventurano.

 

Todavía llevabas en la mano 

de la llaga manante, los dolores. 

Todavía eran tuyos los sabores 

del vinagre y la sed: la trilla al grano. 

 

Yaces, Señor, en esta tierra impía 

alguna vez alcázar de Tu nombre 

mudada en la más ruin alevosía.

 

Regresa a dar la última reyerta 

seremos puños que la patria escombre, 

lanza que pugna aunque la vieron muerta. 

9 de junio de 2018.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Help

WordPress theme: Kippis 1.15