SOLO EN CUBA: ROBAR 208 TONELADAS DE ARROZ SIN DEJAR HUELLAS

 

 

 

 

 

 

 

 

Los ladrones, trabajadores del almacén estatal, levantaron estructuras de madera en el centro de las pilas para ocupar con ellas el espacio de los sacos que se llevaban

14ymedio, La Habana

La historia de los robos al sector estatal cubano tiene hitos insuperables. Adulteración de cifras, maquillaje de mercancías y hasta ingeniosas prendas de vestir con bolsillos internos para transportar productos. Este noviembre se ha añadido al listado el almacén Potemkin, unas pilas de sacos de arroz que eran solo fachada con un gran espacio vacío en el centro.

El peculiar incidente ocurrió en la Unidad Básica 315 de El Cotorro en La Habana, según un reporte del Noticiero Nacional de Televisión. Al inicio del reportaje nada parecía diferenciar este robo de otros tantos que han denunciado los medios oficiales en las últimas semanas, si no fuera por la ingeniosa manera en que los perpetradores escondieron el desfalco.

Los ladrones, trabajadores del almacén estatal, levantaron estructuras de madera en el centro de las pilas para ocupar con ellas el espacio de los sacos que robaban. El apuntalamiento permitía que durante las inspecciones de rutina los bloques se vieran completos aunque en su interior estaban huecos. Fue necesario el conteo puntual de la mercancía para descubrir la trampa.

En un inicio las autoridades encontraron un faltante de 33,5 toneladas del cereal que representa, según Manuel Andreu Hernández, directivo de Defensa, Seguridad y Protección, “la cuota de 10.550 consumidores y tiene una afectación a la economía del país de 14.736 dólares”. Sin embargo, luego de un conteo más exhaustivo se determinó que en total faltaban 208 toneladas.

“Las causas y condiciones que vemos en este tipo de hechos es el descontrol administrativo y la falta de supervisión de las personas encargadas de realizar este tipo de tareas”, explicó ante la cámara un agente del Ministerio del Interior, quien también detalló que el producto estaba destinado a la canasta básica y era importado de Uruguay.

El agente agregó que este tipo de hechos sucede por el manejo del “control interno y las violaciones de los procedimientos establecidos para la comercialización, almacenamiento y transportación de los productos”.

Para subsanar las pérdidas del producto, según informa la televisión oficial, “el Estado reasignó parte de su presupuesto destinado a otros renglones para la compra de arroz”.

En el reporte se afirmó que no es la primera vez que “personas con determinadas responsabilidades en la protección de los recursos destinados a la canasta básica se involucran en el desvío de productos”.

Andreu Hernández aclaró que continúa el proceso de fiscalización del resto de los productos que se almacenan en las instalaciones de El Cotorro.

La policía por su parte informó de que las investigaciones no han concluido y tienen como “propósito incluir en el proceso penal a otros autores que conforman la cadena delictiva, aunque independientemente de que se encuentren a otros autores, el daño ya está hecho”.

El arroz, un alimento que no puede faltar en la mesa del cubano, es uno de los tantos que andan desaparecidos con la escasez y el desabastecimiento que vive la Isla en estos últimos meses. Se ha vuelto siete y ocho veces más caro desde que comenzó la pandemia y casi todo el que se comercia en redes ilegales se desvía desde empresas estatales.

El producto proveniente de Uruguay es muy apreciado por los consumidores cubanos, que lo consideran de mejor calidad que el que dona Vietnam y se vende en el mercado racionado. El grano más entero, menos piedras en cada saco y una cocción desgranada, al gusto tradicional, apuntan las preferencias hacia el arroz sudamericano.

Hasta inicios de año se podía encontrar en cinco pesos la libra en establecimientos comerciales que vendían el producto liberado; sin embargo, ha llegado a precios insospechados. Este diario reseñó en mayo un precio récord de 45 pesos la libra o 90 CUC por 50 libras que ha bajado a 20 o 25 pesos en las últimas semanas.

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Help

WordPress theme: Kippis 1.15