PUNTOPORPUNTOCOLORALDOROSADO-TUEROENSUBIBLIOTECAUna columna escrita por Aldo Rosado-Tuero

Existen un montón de opinadores que adversan a los que hemos venido desde muy temprano—en los años 60 del siglo pasado—denunciando la complicidad de los distintos gobiernos norteamericanos, con el comunismo internacional, al que han ayudado una y otra vez a dar pasos de avance. Estos “opinadores” intentan desacreditar a los que probamos con hechos y avalados por la historia, que la mano oculta del Consejo de Relaciones Exteriores y otros conspiradores ha estado detrás de los avances del marxismo, hace años, ayer y siempre. 

Hoy voy a brindarle a los lectores, punto por punto, no vaticinios, ni profecías de lo que ha de acontecer, sino de hechos ya acontecidos, que nadie puede negar, probatorios de lo que hemos venido denunciando.

Comenzamos:

Cuando en 1961 los jefes del Ejército francés en Argelia se levantaron contra la política entreguista del Gabinete francés, dirigido por el Primer ministro Debre—que trabajaba para “descolonizar” Argelia y ponerla en manos de los marxistas que respondían a la URSS—la Administración Kennedy le ofreció apoyo a Debre y movilizó la Sexta Flota para bloquear a los nacionalistas franceses de Argelia, quienes tuvieron que capitular y entregar el mando al delegado del Gobierno de París Jean Morin. Lo que pasó después es historia que todo el mundo conoce, la llegada de Ben Bella y su alineamiento con la URSS.

LEVANTAMIENTODE1956ENPOZDANPOLONIAEl Departamento de Estado norteamericano. Siguiendo los lineamientos del CFR realizó  en todo el mundo, durante la segunda mitad de la década de 1950 una demoledora política contra Occidente y a favor del marxismo. En 1956 se abandonó a los patriotas polacos que se rebelaron en Poznan en, pero sí se le suministró ayuda por cien millones de dólares (de aquella época) al régimen comunista polaco, subsidios que todavía duraron muchísimos años más.

A través de las transmisiones de Radio Europa Libre—cuando el malestar cundía y la resistencia de la juventud al gobierno comunista de Hungría presagiaba disturbios contra los comunistas—se les hizo creer que si se levantaban en armas recibirían ayuda de Occidente…Todo el mundo sabe cómo terminó el levantamiento popular húngaro de 1956, ante la pasividad de todo el occidente, principalmente de los EE.UU.

El Departamento de Estado de USA, autorizó en 1961 un préstamo de 133 millones de dólares  para el comunista Kwame N’kruma, presidente de Ghana, uno de los más activos comunizadores de los nuevos países inventados en África.

No hay que ser una lumbrera para ver claramente que la infiltración comunista en el mundo occidental se realizó con dinero del contribuyente norteamericano, mediante un fantástico plan de doble filo: por un lado se subvenciona al comunismo y por el otro se debilita económicamente a los EE.UU.

EARLTSMITHLa magna obra del Departamento de Estado de USA y del CFR fue el establecimiento de la tiranía comunista de Fidel Castro en Cuba, realizada a pesar de que el Embajador Earl T. Smith (foto de la izquierda), informó oportunamente que Castro era comunista. Sin embargo, el Depto. de Estado le ordenó a Mr. Smith, “que siguiera las indicaciones de Herbert Matthews” a quien calificaron como “profundo conocedor de la política del Caribe”. ¿Esto no les hace sonar las alarmas a lo que está ocurriendo actualmente, con este periódico y “el experto” colombiano Ernesto Londoño, también altamente recomendado por el NYT?

Fue Arthur Schlessinger, pro comunista salido de la Universidad de Harvard, quien le escribiera al Presidente Kennedy, el memorable discurso del 18 de noviembre de 1961 en el que censuró—no a los conspiradores rojos que traicionaban a los Estados Unidos, sino a las organizaciones de patriotas norteamericanos que luchaban contra estos traidores, como: El Comité de Investigaciones de actividades  anti norteamericanas, El Comité de Seguridad Interna del Senado, la Sociedad John Birch, La Cruzada Nacionalista Cristiana y La Cruzada Cristiana.

La “no intervención” y la “auto determinación de los pueblos” han sido siempre música marxista para solapar a las tiranías comunistas. Este pretendido respeto por los demás pueblos no se  practica cuando se trata de naciones no comunistas, como ocurrió en República Dominicana,  Katanga, Goa, Nicaragua.

GENERALEDWINWALKEREl 31 de mayo de 1961—en plena guerra fría—la Administración Kennedy ordenó el cese de las pláticas sobre la índole inmoral del comunismo, que se les daban a las tropas norteamericanas acantonadas en la Alemania del Oeste. El General Edwin Walker (en la foto), Comandante de la 24 División de Infantería, fue relevado del mando por ser unos de los patrocinadores de esas pláticas.

Mi amigo personal, el Senador Strom Thurmond(foto de abajo a la derecha) de Carolina del Sur, presentó una moción de censura sobre este tema el 26 de julio de ese año, y luego volvió sobreSTROMTHURMONDSENADORCAROLINADELSUR el mismo tema el 28 y el 31 de julio, y el 2 y  4 de agosto, pero las agencias internacionales de noticia y la gran prensa al servicio de los conspiradores le tendieron un boicot de silencio para que las censuras formuladas en el Senado norteamericano  no trascendieran al mundo.

El Embajador Spruille Braden, declaró por aquellos días en South Bend, Indiana—muy proféticamente—que el plan de Kennedy llamado “Alianza para el Progreso” no se fundamentaba en las inversiones ni en la empresa privada, sino que era de tipo socialista y que llevaría a los países iberoamericanos en algunos años más a la esfera del comunismo. Braden denunció que “algún genio del mal estaba esforzándose, misteriosamente, por intermedio de una auténtica y autónoma revolución, y a base de la destrucción de la propiedad privada, por arrastrar a las repúblicas de Iberoamérica a tal tremendal del socialismo que, a su tiempo nos conducirá a un único mundo comunista”

Termino esta lista de “coincidencias” como los llaman los que se empeñan en negar que exista una conspiración que ha venido actuando lenta y pacientemente por lograr sus objetivos, pues si siguiera enumerando los acontecimiento que han venido sucediéndose hasta nuestros día no terminaríamos nunca, relatando una anécdota personal de uno de mis viajes a Honduras—si la mente no me falla, éste alrededor de 1981—cuando viajando en un  taxi conducido por quien averigüé después era un miembro del Partido Comunista hondureño, al pasar frente a una bella, amplia y bien construida escuela que llevada el nombre de John F. Kennedy, al pedirle yo su opinión sobre esto, me respondió que esa escuela había sido posible gracias a los fondos de la “Alianza para el Progreso”; y al yo decirme que me decía sobre ese plan, muerto de la risa me afirmó:- “un regalo del imperialismo

para nosotros los comunistas, pues ellos nos construyen las escuelas en las cuales nuestros maestros adoctrinarán a la juventud que en unos años, serán la vanguardia de nuestras ideas para la futura Honduras comunista”.

Solo me resta decir, que hoy en día, el Sindicato de Maestros de Honduras es masivamente dirigido por los comunistas.

WordPress theme: Kippis 1.15