5MENTARIOS

ALGO QUE LA BUENA FE SE RESISTE A CREER

QUEPASACONEUSALVADORBORREGOPORTADADesde la década de los años sesenta venían circulando en Estados Unidos (bajo boicot) libros que denunciaban la existencia de grupos empeñados en facilitarles el camino a la conjura comunista a nivel mundial. “Distortion by Design” (distorsión por consigna) del escritor Billy James Hargis, demostraba como los medios de información distorsionaban la información de tal manera que al público llegaba una imagen falsa de la realidad Internacional.

Otro escritor, Gary Allen, publicó “Nadie se atreve a llamarle conspiración” -(None dare to call it conspiracy). Según Allen, el comunismo no solo es dirigido desde Moscú, sino que tiene poderosos bastiones en Nueva York, Londres y París.

Grandes grupos de gran poder financiero patrocinan las campañas políticas, que tienden a acreditar al comunismo y a desacreditar a quienes se les oponen.

“Puede creerse cualquier cosa que se desee sobre el comunismo-dice Allen-, pero se procura evitar que se piense que es una conspiración dirigida por hombres del llamado “mundo respetable”. La gente dice: “Puedo entender que alguien tenga interés por el comunismo, pero la idea de que una conspiración comunista, Fabiana, está entrando en los Estados Unidos es absurda.

El pueblo Norte Americano es anticomunista….no lo toleraría jamás.

“Superficialmente es un argumento muy lógico… El comunismo es una campaña de conspiración mundial para asumir el poder del mundo por parte de personas que ocupan posiciones claves y están dispuestos a utilizar cualquier medio para llevar a cabo su meta… Millones de americanos se encuentran confundidos

Han llegado, como en la película, por así decirlo, al estar terminando y no entienden lo que ocurre. Se necesita la primera parte la primera parte del misterio para que todo se vea más claro.”

Y esta primera parte incluye:

La antigua coalición de trust forjados por magnates ajenos al país donde viven.

La influencia de esa cúpula financiera sobre los dos partidos políticos, mediante el suministro de fondos para sus campañas.

La condición de que los candidatos vencedores cedan cierto números de puestos políticos de gran envergadura, entre ellos el del Departamento de Estado.

La condición de que esa dependencia conduzca la política internacional.

La existencia de una red de Universidades que forman élites con tendencias Marxistas disimuladas como “liberalismo”.

La orquestada acción de los principales medios informativos para servir a la causas de toda esta red Universal.

Nada de esto es totalmente desconocido en Estados Unidos, pero los libros de tales temas son sutilmente boicoteados y eliminados del Mercado. Y para el sentido práctico, demasiado desinformación, de la mayoría del público, es verdadero lo que triunfa brillantemente debido a la gran publicidad, así sea una mediocre canción de rock y es poco confiable lo que no alcanza a brillar bajo esa misma y contundente publicidad.

De esa manera escamoteadas seis piezas básicas es difícil integrar el panorama o rompecabezas.

Por ello a veces se ve como contradictoria la política Norte Americana, o bien, que pasando por alto lo contradictorio se cree que los triunfos comunistas, utilizando el Fabianismo, ocurren a pesar de la determinación “anticomunista” de Washington. Es decir no se percibe- en un examen superficial- que en Estados Unidos operan desde hace muchas décadas dos opuestas fuerzas políticas.

Del libro ¿Qué Pasa con EE.UU.?

Salvador Borrego-México 1976

WordPress theme: Kippis 1.15