ACUSADO EN MÉXICO EL PRESIDENTE DE LA UNIVERSIDAD DE MIAMI POR FRAUDE Y HOMICIDIO EQUIPARABLE MÚLTIPLE.

El Dr. Julio José Frenk Mora (foto de arriba), el actual presidente de la Universidad de Miami que está en el ojo de la tormenta debido a la salida de Jaime  Suchlicki del  Instituto de Estudios Cubanos y Cubano-Américanos (ICCAS) y por los indicios de que se hacen gestiones para que la UM  establezca “relaciones académicas” con la Universidad de la Habana, ha sido acusado en México por lo que aparentemente son graves delitos.

Resulta extraño que los periodistas de Miami hayan guardado silencio sobre este hecho que ha sido ampliamente publicitado en México.

Nuevo Acción lo pone en conocimiento de nuestros lectores y exhorta al Dr. Frenk a explicar lo relacionado con esta noticia.

Fuentes de confianza nos han asegurado desde México que el Dr. Frenk  Mora, no es chicano, como se ha publicado en algunas redes sociales, sino que es nacido en México, hijo de judío alemán y que durante su término como Secretario de Salud del Gabinete de Gobierno de Vicente Fox, tuvo enfrentamientos con el entonces Secretario de Gobernación Carlos Abascal, quién le reprochaba sus políticas izquierdizantes tales como la de repartir píldoras anticonceptivas en las clínicas de IMSS (Instituto Mexicano del Seguro Social).

En su edición del 3 de diciembre del 2013 la revista Punto Crítico publicó lo siguiente:

“Fuente: El Punto Crítico

Las confirmaciones de desviaciones de recursos en la Secretaría de Salud sigue creciendo al grado que ante las afectaciones de salud a miles de enfermos de sida y la pantalla para remediarlos ubican a Julio Frenk como el autor intelectual de un millonario fraude a la dependencia así como las implicaciones que tuvo en contra de miles de pacientes, explicó   José Antonio Cuellar, integrante de la organización Colmexinsalud.

Organizaciones no gubernamentales presentaron una denuncia ante la PGR en contra del ex secretario de Salud, Julio Frenk Mora, por los delitos de fraude por un monto de 133 millones de pesos, así como por homicidio equiparable múltiple y calificado.

Julio Frenk, secretario de Salud en el sexenio de Vicente Fox, fue denunciado ante la Procuraduría General de la República por cuatro presuntos delitos relacionados con la compra por 133 millones de osetalmivir a granel que no sirvieron para atacar la crisis ocasionada por la influenza H1N1 en 2009, informó José Antonio Cuéllar representante de la organización Colegio Mexicano de Instituciones de Salud.

Además, explicó, la actual titular de la Secretaría de Salud, Mercedes Juan, quien entonces estaba al frente del Consejo de Salubridad, habría avalado la compra del medicamento a granel, que sólo podía usarse como suspensión por lo que cuando se requirió fue imposible ocuparlo. Esto llevó a José Ángel Córdova, titular de la secretaría durante la crisis de influenza, a adquirir medicamento a costo extra.

El representante dijo que el 14 de octubre de 2005, Frenk Mora autorizó la compra a granel, mediante el contrato 105-CENAVECE/C-S-EXC-1-205, de un millón 36 mil tratamientos de oseltamivir a un costo unitario de 113.25 pesos, para cual se destinaron 117 millones de pesos.

Posteriormente, el 25 de octubre de ese mismo año se adquirieron otros 140 mil tratamientos con un valor total de 15 millones 437 mil 8 pesos.

Agregó que como resultado de la auditoria a la cuenta pública 2009, la Auditoria Superior de la Federación detectó que este medicamento no se utilizó para atender la epidemia del virus de la influenza AH1N1, debido a que nuestro país carecía de la infraestructura para transportar y almacenar el producto una vez que la presentación a granel fuera reconvertida en suspensión pediátrica.

“La Auditoria Superior de la Federación encontró que no se utilizó esa reserva estratégica en el 2009, en abril-mayo cuando esto brotó fuerte, y hasta noviembre lo mandan a Syntex a encapsularlo, pero no se sabe el destino que tuvo ese medicamento por eso se considera una perdida, pero lo más importante es cómo truqueo Julio Frenk el mecanismos para adquirir esos recursos y nos debe explicar qué fue lo que hizo con ese dinero porque es evidente que el mecanismo no sirvió y que por eso hubo mucha mortalidad y que por eso uno de los delitos por el que lo vamos acusar es por crimen”.

Antonio Cuellar explicó que ante esta situación, la Auditoria Superior de la Federación solicitó al Órgano Interno de la Secretaría de Salud realizar las investigaciones correspondientes, no obstante este caso fue radicado al área de quejas.

Ante ello, el activista dijo que lo anterior deja al descubierto una red de complicidades para proteger a Julio Frenk.

“El que está en la titularidad del Órgano Interno de Control de la Secretaría de Salud se llama Luis Guillermo Francisco Ibarra Ponce de León y es hijo del doctor Guillermo Ibarra que es director del Instituto Nacional de Rehabilitación desde hace 30 años y quien le dio posesión en 1983-1984 a Guillermo Ibarra como director, Guillermo Soberón y Guillermo Soberón es presidente emérito de Funsalud, si, y Mercedes Juan fue presidenta ejecutiva de Funsalud, es decir, todo está quedando en una red de complicidades para minimizar y desviar lo importante que significa este hecho”.

Finalmente, José Antonio Cuellar refirió que tampoco hay una respuesta por parte de la Secretaría de la Función Pública, a pesar de que este asunto ya se hizo del conocimiento de la Presidencia de la República.” (Fin de la cita de Punto Crítico)

Por su parte la Revista Proceso publicó firmada por Judith Amador Tello en su edición del  24 de mayo  de este año 2017,  como parte de una información de una conferencia impartida por el Dr. Julio Frenk Mora lo siguiente:

“En su momento, se señaló que había preferido cerrar los ojos ante los problemas de salud en México, con el propósito de alcanzar la OMS, con consecuencias incluso mortales para la población de entidades como Chiapas.

Hay que recordar que en diciembre de 2012, el representante del Colegio Mexicano de Instituciones de Salud acusó a Frenk Mora de varios cargos, entre ellos, fraude, ejercicio indebido de servidores públicos y homicidio equiparado múltiple debido a los decesos ocasionados por la influenza H1N1. La denuncia ante la Procuraduría General de la República (PGR) fue ratificada en febrero del 2014.

La revista Proceso consignó en enero de ese año:

“Desde 2003 el gobierno mexicano sabía que lo acechaba una pandemia del virus A H1N1. El entonces secretario de Salud, el foxista Julio Frenk, decidió preparar al país y gastó al menos 133 millones de pesos en antivirales… que resultaron inútiles. Hoy lo cerca la justicia: sus propios colegas médicos lo demandan por esa decisión, tomada sin las debidas consultas. Las consecuencias de aquella pifia todavía se resienten: sólo en 2013 murieron más de 100 infectados. El número de enfermos de influenza A H1N1 se incrementó esta temporada invernal. Y hacen falta vacunas”. (Fin de la cita de Proceso)

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Help

WordPress theme: Kippis 1.15