¿AHORA SÍ, O TAMPOCO?

Por, Enrique Artalejo- Especial y en primicia para Nuevo Acción.

El tema de la semana pasada sin dudas lo ha sido los 17, entre niños y profesores, asesinados por un desajustado mental, en la secundaria Marjory Stoneman Douglas de Parkland, Florida.   Ante todo mi respeto, simpatía y oraciones, por los familiares y amigos de cada una de estas víctimas.

Como en otras ocasiones la campaña contra las armas de fuego ha generado todo tipo de manifestaciones y como siempre también prevalecen un par de cosas: los activistas politiqueando contra las armas de fuego por aquello de a río revuelto ganancia de socialistas y por otra parte el síndrome del Alka Seltzer, después de la efervescencia viene la paz hasta el próximo motivito.

Antes de seguir quiero dejar bien claro que no tengo armas de fuego pero no estoy en contra de las que las poseen. Un arma de fuego puede ser, tanto para defenderse como para matar. ¿Quién puede identificar al que la tiene para una cosa como para la otra?

-Queremos eliminar todas las armas que están en la calle- dicen unos y -Todas aquellas que matan a muchos rápidamente- dicen los menos extremistas. Pasa  que tenemos más de 300 millones de habitantes y más de 400 millones de armas de fuego en la calle.

No voy a entrar, como cubano exilado político de una tiranía marxista, en lo que se esconde tras el mensaje de ‘armas para qué’ solo los militares deben tener el derecho a poseerlas. Ya sabemos lo que se logra con eso.

Seamos serios pero también prácticos. No hay una solución mágica para evitar que tragedias como esta se repitan en el futuro, por lo que debemos minimizar las posibilidades, en mi opinión, tomando medidas desde todos los flancos posibles. Por ejemplos: Se debe impedir que armas que pueden ser usadas para asesinatos “masivos” estén o lleguen a manos de propietarios irresponsables. ¿Cómo? Pues obligando a los que las posean a pasar un examen mental cada equis años, y desde luego un estricto chequeo a todos los que deseen comprar cualquier arma de fuego.

Si las licencias de conducir, los pasaportes, las tarjetas de residencia, las tarjetas de crédito etc… tienen que ser renovadas, ¿Por qué el derecho a poseer un arma de fuego no?

Vamos a los –candidatos– a convertirse en noticia

Las familias

Es indispensable a través de todos los medios a nuestro alcance concientizar a padres y familiares de observar, hablar y vigilar las actividades de nuestro hijos y cualquier otro menor que esté bajo nuestra custodia y buscar ayuda si ven cualquier comportamiento fuera de lo común en esos adolescentes.

Las Escuelas

No considero práctico, aunque me imagino que sería un gran negocio para todo lo que gira alrededor de las armas de fuego, que los maestros estén armados. Pero si, tanto maestros como empleados de las Escuelas, observen y reporten a sus superiores cualquier comportamiento extraño que observen en los alumnos. Y sería obligatorio que ese aviso sea puesto en conocimiento de las autoridades correspondientes.

Primero que el reportado tenga acceso y por obligación a ser atendido por el sicólogo de la Escuela y que el profesional competente tenga también la obligación de reportar sus conclusiones para que se tomen las acciones necesarias de acuerdo s cada caso. Incluido un reporte a la autoridad gubernamental que corresponda incluida la policía y el FBI.

Que la policía y el FBI cumplan con su trabajo está fuera de toda especulación.

Los profesionales competentes.

Todo profesional que atienda a cualquier ciudadano, no importa su edad, y que observe una conducta que pueda representar un peligro para la sociedad, debe estar obligado a reportarlo al Departamento de Salud, para ser evaluado por las personas que tengan la capacidad para ello.

Resumiendo, no es solo un aspecto o un frente a atacar para, controlar, minimizar aunque no eliminar del todo, las posibilidades de que actos como el perpetrado en la Escuela de Parkland, Florida no se repitan.

Sé, sin la menor duda también, un par de cosas. Los vividores del cuento esgrimirán la invasión de la privacidad, los derechos constitucionales (de los posibles asesinos) a que no sean señalados como posibles delincuentes si haber cometido un delito, aun.

¿Qué en los regímenes totalitarios se usan estas medidas para controlar y abusar de la población? Sí, no tengo la menor duda, pero no confundamos la gimnasia con la magnesia ni se den golpes de pecho.

No hay una sola medida, que por sí sola, pueda reducir las posibilidades de prevenir más muertes en no solo escuelas, sino en otros lugares públicos.

Para los que tanto temen y óiganlo bien todas esas –organizaciones- que viven del negocio del miedo, no me arruguen, entren sus nombres en la Red y verán que tanto las Redes Sociales como Google saben más de Ud. que ustedes mismos.

5 comentario sobre “¿AHORA SÍ, O TAMPOCO?

  1. Como siempre Enrique, das en el clavo. Hay que sumar una serie de factores, no solamente oponernos drásticamente a que un ciudadano pueda tener acceso a las armas para defenderse, sino que debe existir un control sobre quienes las tienen. Eso es lógico porque no todo el mundo sabe usarlas ni sabe cómo controlar su talante en un mal momento para que no le dé por ir con una de ella a resolver su problema personal. En cuanto a los jóvenes, sí, hay que revisar un poco los deberes y derechos de los mismos, porque si no tienen edad a los 18 para beber una cerveza, tampoco deberían ser aptos para comprar un arma. El tema educacional es complicado y hoy no nos comportamos según lo que era moral para nosotros hace unas décadas, pero aún así, se está deteriorando mucho la sociedad por demasiada permisividad y acceso de los niños a información que ni siquiera muchos adultos entienden. Gracias por tu artículo. Me encantó.

    • El problema es que si un joven puede servir el pais con un uniforme y en ocasiones hasta ofrendar su vida por el mismo,Si puede votar y participar en la eleccion de un presidente de esta Nacion, como se le va a decir que no puede comprar un arma? Lo que hay que hacer y lo repito hasta la saciedad es que toda persona que pida licensia para comprar un arma de fuego debe ser investigado si tiene no solo antecedentes penales sino tambien y mas importante el que no tenga antecedentes de problemas mentales. Una persona con problemas mentales es muy facil de inducir a que haga algo tan dantesco como lo que acaba de pasar… Lamentablemente escudandose en la llamada “confidencialidad del individuo” Se mira para otro sendero y se deja que pasen las cosas… Esto fue mas o menos lo mismo que sucedio en el 2012 y desde entonces Nadie ha hecho nada…

  2. Si aparece un criminal armado ¿Te dará tiempo a buscar tu arma? Lo dudo. El agresor tiene a su favor el factor sorpresa y seguramente su decisión de matar, mientras que tú no sabrás a qué atinar y dudarás a la hora de hacer un disparo (Como ya dije, si te dan tiempo a buscar tu arma).
    De todos modos sé que escribo en el hielo, porque en EEUU se añoran los tiempos del Far West.

  3. Despues del la sugerencia del Orate Mayor, Mr. Trump de que se armen los profesores, vemos que uno de estos le hizo caso, agarró su arma y disparó. Si arman a todos los maestros, tendremos un cuerpo de paramilitares peligrosos.

  4. Para más “INRI” en esto del Far West que es hoy Estados Unidos, un tipo se dispara él mismo delante de la White House. Pero seguimos abogando por armar a todo el que tenga money para comprarse un arma. En cualquier momento no habrá que pagarlas, los Estados las podrían subvencionar. ¿No hay que cuidar los índices demográficos? ¿Hay algo cierto en la teoría darwiniana de la “selección natural”?

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Help

WordPress theme: Kippis 1.15