ALAN GROSS DE REGRESO AL “PARAÍSO”

ALANGROSSSUABOGADOYCARLOSSALADRIGASARMANDOVALLADARESFHRPor, Armando Valladares- en primicia para Nuevo Acción 

Alan Gross, su apellido como adjetivo  en inglés significa  “indecente” “obsceno” y  “vulgar” y creo que estas tres acepciones describen muy bien a este ex-contratista del Gobierno norteamericano que viajó a Cuba para llevar teléfonos y equipos electrónicos a sus camaradas hebreos.

Uno de ellos, colaborador  de la Policía Política ( entiéndase chivato) se prestó para formular falsas acusaciones contra él y fue arrestado, no  por los equipos que llevó, que entraron legalmente por la aduana, sino como parte de  un  plan de la Policía Política que  denunció entonces Aldo Rosado en el periódico Nuevo Accion. Me uní a aquella denuncia que compartí plenamente y que alertaba de que iban a utilizar a Gross para canjearlo por los espías cubanos. Cinco años después, exactamente eso fue lo que sucedió.

Los que llevamos décadas luchando contra la tiranía cubana conocemos sus métodos  y como operan.

Creí que Alan Gross por ser una víctima de la tiranía castrista merecía apoyo y denuncié su injusto arresto y escribí artículos pidiendo su libertad.Me arrepiento de haberlo hecho.

Durante cinco años fue maltratado, no le permitieron que  su madre agonizante  pudiera verlo antes de morir. Se deterioró físicamente, perdió dientes, y sufrió torturas físicas y síquicas….y ahora,  viene a Miami a recaudar fondos, para ayudar a sus torturadores,  y ofrece dinero a los políticos que apoyen los intereses del mismo régimen  que lo humilló y lo hizo sufrir  a él y a toda su familia.

Dicen las noticias que viajará próximamente a Cuba. Esto es mucho más que el síndrome de Estocolmo. Es una carencia absoluta de vergüenza. No es un hombre, es una bazofia, una piltrafa humana, sin un solo átomo de dignidad.

!Qué pena que no murió en la cárcel! Entonces su muerte habría sido beneficiosa a la lucha. Su vida ahora es una vergüenza, indecente y obscena.

WordPress theme: Kippis 1.15