ASI NOS VEN: TURISMO INFORMAL, LA RECETA CUBANA PARA MITIGAR LAS DURAS CONDICIONES DE VIDA EN LA ISLA -PRIMERA PARTE

Autos clásicos que no han podido ser reemplazados y una infraestructura muy deteriorada, problemas persistentes en Cuba

Fuente: EJU-Bolivia

La destrucción causada por el huracán Irma volvió a visibilizar los problemas de infraestructura y recursos en la isla, que muchos intentan sobrellevar tentando a los turistas con un circuito alternativo, más auténtico y, muchas veces, ilegal.

Pequeño, cuadrado y promedio, el Lada es un automóvil soviético basado en el Fiat 124 que se empezó a producir en 1970 y tuvo mucho éxito en los países detrás de la cortina de hierro. A pesar de que los más abultados “almendrones”, los Chevrolet, Buick y Ford estadounidenses de los años 50′, son ya un lugar común en las postales turísticas de Cuba, los Lada los superan en número y contribuyen bastante más a la movilidad de los cubanos.

En tu país esto es parte del cementerio”, dice a Infobae Daniel, un joven taxista de 24 años que maneja un Lada violeta y que señala el estacionamiento del aeropuerto internacional José Martí, donde tres de cada cuatro autos son un Lada, antes incluso de saber cuál es ese país con autos en sus cementerios.

En el panel de cuerina gastada se destaca un estéreo moderno, incrustado en un soporte que ni los diseñadores italianos y no los constructores rusos imaginaron, y una memoria USB aporta los últimos temas de reggaetón y pop “que se escuchan en Estados Unidos”.

En Cuba el wifi sólo se consigue en las plazas y otros lugares públicos, comprando horas de servicio al Estado y utilizando celulares o computadoras portátiles

Daniel no oculta su descontento con el gobierno, cree que sólo “algunos viejos” apoyan el régimen de los hermanos Castro y desconfía de la promesa de Raúl de dejar el poder en 2018. Parece estar más interesado en mejorar su calidad de vida y se enoja con un gobierno al que acusa de cada día querer quitarle más de su dinero.

“Si yo fuera un taxista oficial, no podría trabajar porque el gobierno cree que yo gano 800 dólares al mes y quiere cobrarme impuestos por esa cantidad, pero yo no gano eso”, dice.

El sueldo promedio en Cuba, trabajando para el Estado, es de apenas unos 740 pesos al mes (cerca de 29 dólares). Un viaje del aeropuerto hasta el centro de La Habana cuesta, en promedio, entre 30 y 50 CUC, la moneda turística atada al dólar, pero Daniel y otros taxistas tienen que pagar alquileres altos a los dueños de los autos y el combustible, antes subvencionado por Venezuela, hoy está mucho más caro.

Un Lada descompuesto en La Habana, uno de los autos más populares de Cuba fabricado en la Unión Soviética a partir de la década de 1970 (Niek van Son)

De todas formas Daniel es parte de una clase ascendente de cubanos que se dedica al turismo informal, ese que escapa a los hoteles de cadena europea, los guías de Cubatur o Havanatur y los Audi y Peugeot último modelo que proveen a la flota estatal de taxis, mucho más cara.

Sus traslados de turistas desde y hasta el aeropuerto, y entre casas de familia que alquilan habitaciones en diferentes barrios, le reportan un ingreso varias veces mayor al que recibe un cubano promedio, sea barrendero o médico cirujano.

Asimismo ésta y otras actividades permiten paliar las duras condiciones de vida en la isla que el reciente huracán Irma, que golpeó a Cuba con fuerza y provocó al menos 10 muertos, parece haber vuelto a evidenciar.

Una familia evacuando sus pertenencias antes de la llegada de Irma (AP)

La mayoría de las fatalidades ocurrieron en el centro histórico de La Habana, donde miles de personas viven en viejas casonas que no han recibido mantenimiento en décadas y cuyas estructuras sufrieron con fuerza los vientos y el agua.

Pero el problema de infraestructura afecta a todo el país y todos los rubros, y el turismo informal se ha convertido en una manera de mitigarlo.

La actividad, terminantemente prohibida durante el extenso gobierno de Fidel Castro, donde la ley de “asedio al turismo” impedía que los cubanos que no trabajaban en las empresas estatales de turismo se acercaran siquiera a una persona con pasaporte, floreció con la llegada de su hermano Raúl Castro como una forma de ampliar, aunque fuera de manera mínima, la iniciativa privada.

Una casa afectada por las inundaciones que provocó Irma. Los destrozos que causó el huracán volvieron a visibilizar las difíciles condiciones de vida en la isla (AFP)

(Continuará)

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Help

WordPress theme: Kippis 1.15