¡BASTA YA DE PACIFISMO ESTÉRIL! LLEGÓ LA HORA. A LA VIOLENCIA, RESPONDAMOS CON LA VIOLENCIA

Conforme pase el tiempo  los días serán más difíciles, pero es igual. En nuestros puestos permaneceremos firmes hasta el último momento, orgullosos de sabernos cumplidores de una misión sublime y total, y persuadidos de que en el supremo instante podremos acudir al combate con la satisfacción del deber cumplido y de cargar sobre nuestros hombros el decoro que falta a tantos hombres de nuestra generación.

Porque es indecente querer narcotizar a un pueblo con el señuelo de las soluciones pacíficas. YA NO HAY SOLUCIONES PACÍFICAS. La guerra está declarada y ha sido el Gobierno tiránico el primero en proclamarse beligerante. No ha triunfado un partido más en el terreno pacífico de la democracia; ha triunfado una falsa revolución, que pretende eternizarse en el poder. Estamos en guerra. El Gobierno no pierde su tiempo en matar moscas; se da prisa por aniquilar todo aquello que pueda constituir una defensa de la nacionalidad cubana y de la permanencia histórica de la Patria.

No somos nosotros quienes hemos elegido la violencia. Es la camarilla gobernante que quiere convertirse en monarquía hereditaria la que la impone. Los asesinatos, los ataques de las turbas amaestradas, las tropelías, no partieron de nosotros.

¡Bienvenida sea esta violencia, esta guerra, en la que no sólo defendemos la existencia de la nación, ganada a precio de las mejores vidas de sus hijos más preclaros, sino la existencia misma de Cuba, asaltada por sus enemigos! ¡A luchar, solos o acompañados. Apretemos nuestras filas,  repasemos nuestros métodos. Mañana, cuando amanezcan más claros días, tocarán a  nuestros combatientes los laureles frescos de la primacía en esta santa cruzada de la violencia redentora, alumbradora de libertad.

WordPress theme: Kippis 1.15