BIDEL CASTRO Y RAMIRO. ¿NOS VAMOS O NOS QUEDAMOS? II PARTE Y FINAL

SANATORIOSANJUANDEDIOSENLAHABANAEdificio principal del Sanatorio San Juan de Dios en La Habana

SANTIAGOCARDENASDR.Por, Dr. Santiago Cárdenas- Especial para Nuevo Acción

En nuestra entrega anterior hablamos de cómo Bidel Castro dejó esperando al hermanito Ramiro luego que los médicos del sanatorio  mental San Juan de Dios  le habían dado el ingreso  en las “cabañitas” por una enfermedad mental grave.

Estas crónicas—más bien testimonios—son totalmente ciertas, ya que las conocí siendo el médico clínico de la institución, cuando  el hermano Ramiro, un hombre de Dios, que en paz descanse, era  el Director. Esto ocurrió cerca de  veinte años después  que Ramiro viviera  en la ex finca de recreo Lilliam, en las afueras de la capital, que los hermanos compraron  a precio muy razonable  al millonario Gómez Mena  para convertirlo en un sanatorio.

Cuando la persecución religiosa era al duro, los hermanos, una media docena de frailes españoles, no sabían  si irse de Cuba  o quedarse en su país de adopción. En aquellos tiempos y en aquellas mentes el  recuerdo de la guerra civil española  y  la matanza de  sacerdotes y religiosos  se hacía  memoria. En la saga de Girón, ya algunos habían decidido  y preparaban  su maletica de pobre para retornar a la Madre Patria. Pero, no se había tomado una decisión colectiva. Había que contar con los monjes de  San Rafael, el otro asilo  de la orden  que quedaba  (queda) en Marianao.

Aquella mañana  de corre-corre, con agenda apretada, el hermano Ramiro  atendió una llamada telefónica al pasar por la oficina. Lo inusual  era lo temprano, al filo de las 6 am.

— Buenos días; quiero hablar con el Director.

* Buenos días. Le habla el hermano Ramiro. Yo soy  el director del sanatorio san Juan de Dios

—Soy Celia.

**  ??

__ Si hermano; Celia  Sánchez, la secretaria del comandante Fidel Castro.

** Por favor, no me tome el pelo, que estoy trabajando duro………

Una pausa.

— Mire  hermano; no le estoy tomando el pelo; es que  no tenemos tiempo de ir hasta allá  y tampoco   le  voy  a enviar un documento por escrito.  ¿Entiende?

……Anote cuidadosamente lo que le voy a decir ……  (pausa). Es una petición de Fidel que les transmita a los hermanos  que  ni el sanatorio,  ni  el asilo San Rafael  serán nacionalizados, ni intervenidos. Los hermanos tienen todas las garantías  de la revolución y les pide, por favor, que no se vayan  y permanezcan tranquilos en el  país  atendiendo a los enfermos.

*  Bueno  señorita ……no sé que decirle …..   (silencio)  Dele las gracias  al  presidente Castro.

— Gracias  a Ud. por su atención. Personalmente, le aconsejo que se reúnan  y   haga  conocer esta decisión. Fidel tiene  en gran estima a los hermanos y conoce de su obra. Adiós.

Aquella  tarde  se reunió la congregación. Los hermanos se quedaron en Cuba hasta el día de hoy……… y sin “problemas “.

Un Comentario sobre “BIDEL CASTRO Y RAMIRO. ¿NOS VAMOS O NOS QUEDAMOS? II PARTE Y FINAL

  1. Conoci a los Sacerdotes y Hnos. de la Orden de San Juan de Dios en el asilo San Rafael en Marianao, como el articulo dice se quedaron y los sacerdotes fueron a las capillas que no fueron saqueadas por la robolucion para dar misas los domingos. Lo se por la capilla del colegio Truffin en el Pocito, Mariano, que un padre de este asilo fue enseguida a dar las misas los domingos y de esta forma no se encontraba vacia y no podia ser ocupadas por las ordas de la calle.
    Tito

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Help

WordPress theme: Kippis 1.15