BOB WHITE Y RON DE SANTIS: MEJORES OPCIONES PARA LA GOBERNACIÓN DE LA FLORIDA

Arriba: Ron White (a la izquierda) y  Ron De Santis (extremo derecho)

Según opinión de Fernando Godo

El gobernador Rick Scott desafía al demócrata Nelson por el asiento en el senado. La elección es en noviembre 6 y las primarias el 28 de agosto. El fuego de esta campaña promete subir las temperaturas este verano. Pero el termómetro también se puede romper por otra parte: ¿Quién sustituye a Scott como gobernador?

Ningún demócrata está capacitado para manejar los fondos de los contribuyentes. No importa a cuantas universidades haya asistido. La razón es que su ideología no tiene fundamento económico y mucho menos ético. Toda “administración” demócrata se basa en un gobierno de “expertos” que crean impuestos (sobre los que trabajan) y programas de justicia social (para los necesitados). La solución del demócrata es “repartir mejor la riqueza que ya existe”.

El ABC de la economía indica bajar los impuestos para crear más riqueza; elevar el nivel de vida de los de menos ingresos y reducir el número de los que necesitan “ayuda”.  Ningún demócrata comprende las verdaderas y únicas funciones de un gobierno. Si lo comprendiera…no sería demócrata.

Los candidatos demócratas son 6 o 7. No malgaste su voto en ellos. Podrían imponer un impuesto estatal en la Florida, donde solo existe el impuesto del gobierno federal.

Vamos a los republicanos.

Todos son relativamente desconocidos y tendrán que batallar duro por el llamado <elector indeciso>, que a última hora decide votar por el hombre; la mujer; el blanco; el negro; el bonito; el feo, o el que tiene cara de <buena gente>…sin tomar en cuenta su programa de gobierno.

Cuatro republicanos tienen posibilidades. Richard Corcoran, de 53 años, es el speaker de la cámara en Florida. Ahora mismo aparece en tercer lugar en intención de voto, pero con un porciento muy bajo, como el resto de los aspirantes.

Adam Putnam (44 años) ha sido congresista federal y estatal. Actualmente es comisionado de agricultura en Florida y ha recaudado unos 20 millones de dólares. Putnam es un político <moderado> que será seguramente apoyado por el establishment republicano traidor a Estados Unidos y a los valores de la constitución. En abril, encabeza por escaso margen la intención de voto.

Ron DeSantis y Bob White, tienen los programas de un conservador; son defensores del derecho a portar armas, tienen una postura firme contra la inmigración ilegal, quieren eliminar Obamacare, etc, etc. Ellos necesitan el voto de los cubanos, factor importante en la victoria de Trump en Florida.

De Santis (40) es congresista federal y no ha hecho apariciones públicas de campaña. Su estrategia ha sido concentrarse en los votantes leales del partido republicano, y se ha visto en Fox News más que ningún otro candidato,

A principios de enero del 2017 presentó, junto a Ted Cruz, una propuesta para limitar los periodos de los congresistas y senadores. Ese proyecto busca acabar con la corrupción en Washington… pero ha sido engavetado.

La campaña de DeSantis tuvo un empujón a comienzos del 2018, cuando fue endorsado por Trump, Sean Hannity y Mark Levin. Eso le atrajo donantes, pero todavía anda por debajo de Putnam en términos de dinero.

En contra de DeSantis: Votó a favor del gigantesco presupuesto aprobado por el congreso, que continúa aumentando la deuda del gobierno, como si los 20 trillones de Obama no fueran suficientes. Trump se vio obligado a ceder por la presión de los demócratas y de su propio partido…y en este bus se tuvo que montar De Santis porque ya Trump lo había endorsado.

DeSantis es un político que <ya está> en Washington y eso hace adquirir <compromisos>. Otra cosa en su contra es que no tiene experiencia en lidiar con un aparato de gobierno como el de Tallahassee.

Bob White es el chairman del Republican Liberty Caucus en Florida. Esto se conoce como <la conciencia> del partido republicano, que se guía firmemente por la constitución y propone una drástica reducción de impuestos.

White es endorsado por el partido libertario y por reconocidos miembros del Tea Party. Tiene 61 años y es el fundador del Liberty Catalyst Fund, que propone un gobierno pequeño que demanda responsabilidad individual en los ciudadanos, para lo cual quiere revisar el sistema educacional.

Bob White es en mi opinión la persona que mejor comprende como debe ser el sistema de gobierno. Pero no dispone de los recursos financieros de Putnam y DeSantis.

White es fuerte en centro y el norte de Florida. La gente está cansada de los políticos y White no es un político. Esta percepción fue la que le dio el triunfo a Trump.

Las posibilidades de DeSantis radican en captar a los electores fieles a Trump. Hay que recordar queTrump endorsó a Luther Strange en Alabama y este perdió abrumadoramente la elección contra el juez Moore.

Las posibilidades de White radican en que puede ser el administrador más eficiente para el dinero de los que pagamos impuestos. Pero tiene que desarrollar una campaña para que el votante conozca esto. Rick Scott ha mantenido un enorme aparato de salarios y pensiones en Tallahassee. Su gobierno no ha sido peor que el un demócrata, pero sus logros en materia de reducir los impuestos y el tamaño del gobierno han sido muy pobres o nulos en comparación con lo que debería hacerse.

White y DeSantis tienen las ideas correctas. El primero es un outsider. El segundo es un político. En mi opinión, ambos deberían unirse en una sola campaña porque lucharán por el mismo tipo de votante.

WordPress theme: Kippis 1.15