BREVE HISTORIA CUBANA DE UNA GRAN TRAGEDIA

Por, Esteban Fernández

El primer error fue considerar a los Estados Unidos nuestros aliados. Desde luego, pensar eso era lógico por haber ellos demostrado vehementemente su antipatía por la recién estrenada dictadura en nuestro país.

Nos llevó mucho tiempo (y todavía les lleva a muchos) aceptar nuestro error. Lo que pasó simple y llanamente fue que los gobiernos norteamericanos de turno      estaban súper molestos porque Fidel Castro les había quitado todas las propiedades en Cuba, y actuaron acordes.

No vinieron a nosotros en son de socios en la empresa libertaria ni inclusive en igualdad de condiciones, sino como jefes. Ellos se pusieron -con el beneplácito de la mayoría de los anticastristas- al frente de las operaciones. Y nosotros no nos dimos cuenta de que estaban sencillamente defendiendo sus intereses y sus empresas confiscadas.

Mal organizaron y peor dirigieron -pero pagaron- a la Brigada 2506, y en Playa Girón nos dejaron en la estacada. Pero todavía no nos abandonaron por completo. O, por lo menos, eso creíamos nosotros.

Al descubrir en 1962 que los rusos habían instalados cohetes en la Isla capaces de agredir la integridad de este país pusieron el grito en el cielo. Pero lograron un acuerdo con los rusos (el Pacto K.- K.) y estos les prometieron quitarles de encima ese peligro a cambio de que nos clavaran en las espaldas a los anticastristas el cuchillo de la traición. Suspendieron cualquier ayuda a la causa cubana y nos amarraron las manos. De supuestos aliados pasaron a ser nuestros perseguidores.

Mientras tanto, los países hermanos del continente nos abandonaron de principio a fin. Sólo un par de presidentes latinoamericanos -Miguel Ydígoras Fuentes y Anastasio Somoza- nos brindaron sus territorios para utilizarlos en la lucha contra Castro, pero siempre estaban obedeciendo y supeditados a las órdenes y orientaciones del gobierno de USA. Y cuando los norteamericanos nos negaron toda cooperación bélica ellos hicieron mutis por el foro y nos tiraron a mondongo.

Nuestra Patria se desangraba, se denigraba, fusilaban cubanos en cantidades industriales y se cumplían miles de años de prisión, y al mismo tiempo todos los países libres y democráticos del mundo siguieron siendo felices, celebrando las Navidades, Thanksgiving y Cuatro de Julio aquí. De una punta a la otra del orbe terrestre la pachanga nunca se detuvo.

Las naciones prosperaban, celebraban elecciones libres, las bodegas atestadas de mercancías, las tiendas llenas de ropas, turrones, avellanas y nueces y los cubanos allá sin nada, y nosotros aquí esperanzadas en que “las próximas Navidades nos comeremos el lechón en una Cuba libre”.

Inclusive los que habían perdido las esperanzas y comprendieron que a nosotros nos era imposible liberar nuestro país pensaban que “los americanos rectificarían y enviarían los Marines para allá”.

La OEA y la ONU hicieron caso omiso de nuestros ruegos, los gobiernos latinoamericanos comenzaron a coquetear con los castristas, algunos hasta siguieron el ejemplo de los cubanos malos, Obama fue allá a darse la lengua con Raúl Castro y a disfrutar de un juego de pelota.

Y eso no fue lo peor, lo triste fue – y es- que el 98 por ciento de los cubanos en el exilio y el 99.9 en Cuba le dieron las espaldas a la causa cubana y a los intentos de liberación y una minoría selecta se quedó sola en alma, asumiendo la responsabilidad que debió ser de todos, con el mundo y la mayoría de los compatriotas ignorando todos los esfuerzos.

Así es que si algunos se preguntan ¿Por qué Cuba no se ha liberado? Creo que en pocas palabras he intentado darle una respuesta a ese supuesto misterio.

2 comentario sobre “BREVE HISTORIA CUBANA DE UNA GRAN TRAGEDIA

  1. CIERTO MIL VECES CIERTO y el que no quiera entenderlo es porque sigue con los sesos llenos de tierra o pertenece a la nueva especie cubana que ha creado el castrismo. Y todavia hoy por hoy, muchos estan pensando que el cuartico, que como dice Aldo, esta igualito, esta administracion le va a cambiar los muebles.

  2. Excelente.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Help

WordPress theme: Kippis 1.15