CANTACLARO

ELGALLODECANTACLARO“De ‘naide’ sigo el ejemplo, ‘naide” a dirigirme viene, yo digo lo que conviene, y el que en tal ‘gueya’ se planta, debe cantar, cuando canta, con toda la voz que tiene”

José Hernández en “Martín Fierro”

ALDOROSADOTUEROENALAINTEMPERIEPor Aldo Rosado-Tuero

Anda rodando por correo una “Declaración  oficial” de un “Comité de Emergencia del Colegio Nacional de periodistas de la República de Cuba exilio (CNP)” en la que tres ex decanos Luis Felipe Marsans, Vicente Rodríguez  y Abelardo García Berry,  declaran pomposamente (auto-erigiéndose en jueces) “nulo, inválido e ilegal a la actual directiva del CNP; e invitan a firmar una petición, que adjuntan para apoyarlos.

Yo, que hablo claro y derecho, con la moral que me da el haber criticado algunas acciones del actual Decano, Salvador Romaní, quiero dejar sentado mi parecer en este caso.

LUISFELIPEMARSANSNo apoyaré nunca una petición que esté firmada por el decano que divorció nuestro Colegio de la lucha activa contra el castrismo; que se eternizó en el poder violando reiteradamente el reglamento que ahora dice defender. Luis Felipe Marsans (foto de la izquierda) se distinguió cuando ocupó el decanato por una larguísima temporada, por creerse dueño del Colegio de Periodistas y usarlo solo para satisfacer su vanidoso ego.

La historia es muy reciente para que se olvide que, entre otros, le renunciaron  varios periodistas, entre ellos—Eladio José Armesto, “porque Marsans violaba el reglamento”.

No se me puede olvidar cuando, actuando malévolamente, tratando de aprovechar el despido de varios periodistas de El Nuevo Herald, tergiversó—hablando a nombre del CNP—la verdad de ese despido y quiso entregarle el Premio de Periodismo al entonces director de El Nuevo Herald, Humberto Castelló, porque–él, Marsans–estaba  aspirando desesperadamente a cubrir una de los puestos vacantes dejados por los despedidos injustamente, por el “Granma de la Bahía”.

Los viejos lectores de Nuevo Acción deben de recordar las informaciones que publicamos sobre este feo asunto en el que “eldecano” (como él mismo se definió) salió muy mal parado, después de una polémica con el compañero Enrique Artalejo y con quién esto escribe.

Les recuerdo también como la Junta de Gobierno le obligó a retirar el premio que le había prometido a Castelló.

Me pregunto, ¿Cómo puede alguien que se respete apoyar una petición para destituir a un Decano por faltar al reglamento, firmada por Juan Felipe Marsans?

Sin que esto signifique que salgo en defensa de Romaní, yo me pregunto ¿Qué derecho tienen los ex decanos, que no tengan los demás colegiados? ¿Cuándo se van a presentar ante el Fiscal las pruebas que se anunciaron reiterada y públicamente que tenían en contra de Salvador Romaní? Esa era una manera legal de proceder para lograr lo que han estado pidiendo desde hace meses y que ahora, pretenden hacerlo sin que haya ocurrido el anunciado procesamiento judicial, que hubiera invalidado a Romaní como decano por todas las barbaridades de que le acusó.

Resumiendo: Estimo que es una sucia jugada y una falta de respeto pretender que el Sr. Marsans vuelva a plantar sus reales en el CNP, que bastante tiempo que se le sufrió, razón por la que yo personalmente me dí de baja del Colegio, hasta que cesó “eldecano” en sus funciones.

Por lo tanto, no cuenten conmigo para esta jugada.¡Las cosas claras y el chocolate espeso!

2 comentario sobre “CANTACLARO

  1. LE RONCA!!! Que este funesto personaje (Luis Felipe Marsans), al que sus aduladores lo designaron Decano a perpetuidad (Decano Advitum), que fue acusado, cuando era Decano, de violar repetidamente el reglamento al negarse a entregar los recibos de los gastos del Colegio al Tesorero del CNP, ahora se aparezca queriendo defenestrar al actal decano, acusándolo, entre otras cosas, de no entregar recibos de los gastos al tesorero. Los cubanos tenemos muy poca memoria, pero no tanto como para olvidarnos de estas cosas ocurridas durante el largo decanato de Marsans.

  2. Soy un viejo lector de Nuevo Acción, y recuerdo perfectamente lo escrito en aquella ocasión por Aldo Rosado. Si alguien tiene dudas sobre el tema le sugiero se dirijan a Enrique Artalejo que tiene guardado todo lo que se publicó entonces, que le costó que al fin, el CNP cambiara de Decano, después de 5 períodos consecutivos del Sr. Marsans, que aspiraba a emular a Fidel Castro y que al final se salió con el gusto, haciéndose designar (al igual que Fidel Castro, que se hizo tirano perpetuo) decano a perpetuidad y que ahora se quiere imponer sobre el actual decano.
    Espero que la mayoría de los genuinos periodistas serios lo repudien y lo manden al basurero de la historia.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Help

WordPress theme: Kippis 1.15