CANTACLARO

“De ‘naide’ sigo el ejemplo, ‘naide” a dirigirme viene, yo digo lo que conviene, y el que en tal ‘gueya’ se planta, debe cantar, cuando canta, con toda la voz que tiene”

José Hernández en “Martín Fierro”

Por Aldo Rosado-Tuero

Amigos, lectores y colegas me llaman o me envían e-mails preguntando ¿Por qué no estoy escribiendo sobre Cuba y no le he dedicado últimamente un Cantaclaro a algún asunto de los que ellos llaman “la problemática cubana”?

La respuesta es sencilla y comprensible: No escribo sobre la “problemática cubana” porque no quiero engañar a los lectores y mucho menos a mí mismo.

No veo nada nuevo en el panorama cubano y lo que pienso lo he reiterado muchas veces. Desde que se ha incrementado la turi-disidencia, según mi muy humilde punto de vista, las posibilidades de una insurreción popular (la única solución en la que creo para que de verdad se logre la libertad y la democracia en Cuba) se han disminuido.

Desde que los Estados Unidos implantaron la modalidad de pagar por luchar, nuestras esperanzas han ido muriendo, ya que nadie que cobre está dispuesto a perder la vida, pues precisamente se cobra para vivir…y ¡para vivir mejor! Los grandes cambios sociales, las grandes hazañas, los hacen posibles los que están dispuestos a morir en el empeño, y hoy–¡cuanto desearía estar equivocado!– no creo que haya muchos dispuestos a llegar a estos extremos.

Y como yo, por razones obvias de edad, salud y mucho de desencanto, no puedo ya predicar con el ejemplo, no es moral pues que invite a otros hacer, lo que no puedo hacer yo.

Por lo tanto a los que me piden que Cante claro, les dedico estas saetas,  que me han surgido al vuelo del teclado de la computadora:

Saeta de mi cantar-para ese pueblo cubano-al que veo con desgano-y sin ganas de pelear.

Hoy no le puedo cantar- a un pueblo apático y huero- que no lucha por su fuero- y se ha dejado capar.

Yo le volveré a cantar-cuando deje la apatía- y regrese en rebeldía- a pelear y a luchar.

Cuando se atreva a imitar- al pueblo de mis abuelos-que cumpliendo sus anhelos-por siempre supo pelear.

No al que vive de rodillas-sin gestos de rebeldía- mendigando día tras día-soñando con pacotillas.

No al que busca un acomodo-con los verdugos de antaño- y trata que con los años,-nos  olvidemos de  todo.

Hoy no les puedo cantar-pues la historia los reprueba.- Y ante tamaña estulticia- debe primar la justicia:- no el borrón y cuenta nueva.

2 comentario sobre “CANTACLARO

  1. No jodas Aldo, cantaste claro y con orquesta. El elemento joven de estas ultimas generaciones, parece que en la escuela al campo, brincaron alguna cerca de alambres de puas, y dejaron los huevos ahi mismo.

  2. Estoy de acuerdo con Manuel Germán en lo que dice ahí en su buen comentario.Saludos Ramon

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Help

WordPress theme: Kippis 1.15