CANTACLARO

ELGALLODECANTACLARO“De ‘naide’ sigo el ejemplo, ‘naide” a dirigirme viene, yo digo lo que conviene, y el que en tal ‘gueya’ se planta, debe cantar, cuando canta, con toda la voz que tiene”

José Hernández en “Martín Fierro”

Por Aldo Rosado-Tuero

La definición de Martha Beatriz Roque declarando públicamente que los que hemos combatido con las armas en la mano a la tiranía, a cuya sombra ella se convirtió en economista y sirvió en altos puestos por mucho tiempo, no podremos nunca ser catalogados—si nos capturan—de presos políticos y que además somos terroristas, vienen a darme la razón a lo que afirmé hace dos o tres días en un comentario, en mi columna Punto y aparte, que muchos tapiñados iban a salir y a desnudar sus escondidas intenciones, creyendo que ya el triunfo de la mojiganga (en el caso cubano) y de los conspiradores (en el plano mundial) era cosa de muy poco tiempo.

Habrá pronto otros destapes. De eso estoy seguro.

Yo respeto a quién no piense como yo e inclusive hasta el adversario, si vive acorde con lo que predica, porque esa es la convivencia democrática a la que he aspirado desde siempre, pero desprecio profundamente a los hipócritas que dicen  una cosa y actúan diametralmente opuestos a lo que predican. Y si Martha Beatriz piensa como ha declarado, no puede esperar que yo ni los muchos cubanos como yoque hemos luchado contra la barbarie implantada por el castro comunismo con las armas en la mano, nos sintamos ni aliados  ni solidarios con ella y mucho menos que le brindemos ayuda alguna.

Si esa es su creencia, ¿por qué en el pasado ha aceptado buenos envíos de dinero contante y sonante donados por personas que ella sabía muy bien, tienen un largo historial de participación  destacadísima en la lucha armada?

Ella tiene el derecho de adoptar la postura que quiera, pero debe de respetar y no injuriar a los que sostengan otras posturas, en las que se arriesga mucho más que lo que arriesgan los llamados disidentes u “opositores pacíficos” a ultranza.

MARTHABEATRIZROQUEENENTREVISTAPARA14YMEDIO¿Cómo nos explicaría Martha Beatriz (foto de la izquierda) que ella haya servido  por bastante tiempo a un gobierno dirigido por—según el criterio con que ella nos juzga a nosotros—terroristas, que sin declarar guerra alguna asaltaron en horas de la noche dos cuarteles de soldados y que llegaron al poder usando la fuerza de las armas, y las bombas, niples, petardos y atentados personales?

O es que ella, como la mayoría de los cubanos “hombres nuevos del castrismo”—usando el doble rasero y lo que llaman “doble moral” que en realidad es la ausencia total de moral—piensan que los patriotas que combatieron en El Escambray, las montañas de Las Villas y Pinar del Río y en las llanos matanceros tratando de evitar la consolidación de la tiranía que se nos venía encima, son violentos terroristas y no patriotas y que sin embargo los fidelistas que desembarcaron armados, se alzaron en las Sierras Maestra y Cristal en el Oriente y en el macizo montañoso del Escambray y las Sierras del Norte villareño en la guerra contra el batistato, a los que ella sirvió una vez en el poder, esos no eran terroristas, sino legítimos patriotas que lucharon contra una dictadura.

Sus palabras y su conducta me llevan a esas conjeturas, en las que ella sale muy mal parada y me llevan a no apoyar  nada en lo que ella participe.

El horno no está para roscas y ha llegado la hora de las definiciones y por lo tanto hay que definirse, hablar claro y alto y de deslindar los campos.

 

WordPress theme: Kippis 1.15