COCINANDO CON NUEVO ACCIÓN: RECETA DE FLAN CASERO DE NATA Y LECHE CONDENSADA

Flan casero de nata y leche condensada

Por, Francisco María

¿Te animas a preparar esta receta de flan casero de nata y leche condensada? El resultado va a ser un éxito seguro entre los comensales. Apunta sus pasos.

El flan casero de nata y leche condensada es uno de los postres más ricos, cremosos y fáciles de hacer. Nadie en casa se resistirá a esta delicia. A algunos les gusta con pequeños orificios, a otros no. En este último caso, la textura es compacta, tan suave que se deshace en la boca. Acompañado de un copete de nata montada y dulce de leche, es una exquisitez para disfrutar. Con un solo bocado se entiende por qué el flan es uno de los postres preferidos en la historia de la repostería. La creación del primer flan no se sabe a ciencia cierta. Sí se sabe que los romanos gustaban mucho de un plato similar, al que llamaban “tyropatina”.

El flan casero de nata y leche condensada es especial, pues resulta muy nutritivo. Es rico en yodo, necesario para que la glándula tiroidea funcione con equilibrio; esto hace que el cabello, la piel y las uñas se vean relucientes. Además, una porción de flan ofrece proteínas, vitaminas del grupo B y mucho calcio. Se trata de un postre energético, rico y saludable, que enamora los sentidos al primer bocado.

Ingredientes:

  5 huevos

  100 ml de crema de nata

  400 ml de leche condensada

  350 ml de leche

  1 cucharada de esencia de vainilla

  150 gr de azúcar

  10 ml de agua

Como preparar flan de nata y leche condensada:

  1. En un recipiente, colocar la leche condensada, la nata, los huevos, la esencia y la leche.
  2. Con las varillas de mano, batir los ingredientes con cuidado para que no se forme espuma en la superficie.
  3. Una vez bien integrados, reservar en la nevera.
  4. Mientras, poner en una sartén de teflón el azúcar y el agua.
  5. Llevar a fuego suave. A medida que el azúcar se vaya fundiendo, mover la sartén para evitar que el caramelo se queme. Cuando tenga color dorado claro, retirar del fuego.
  6. Cubrir con el caramelo el molde de flan a utilizar y dejar enfriar.
  7. Verter la preparación en el molde.
  8. Colocar el molde dentro de una fuente con agua caliente hasta la mitad.
  9. Hornear durante 45 minutos a temperatura moderada (175º), con calor arriba y abajo.
  10. Para saber si ya está listo introducir un cuchillo en el centro. Si sale sucio, dejar 15 minutos más.

Retirar y dejar enfriar a temperatura ambiente. Reservar el flan casero de nata y leche condensada en la nevera hasta el momento de desmoldar y servir.

Con un flan casero de nata y leche condensada vas a conquistar a todos. Es un postre maravilloso para concluir una cena familiar.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Help

WordPress theme: Kippis 1.15