COLOMBIA: EXPROPIACIONES DE PETRO

En la foto: Gustavo Petro, émulo colombiano de Hugo Chávez

Por Carlos Sierra- Verdad Colombia

Muchos videos que circulan por las redes sociales muestran a Hugo Chávez señalando con el dedo los edificios que decidió expropiar. Otros lo muestran en algunas de sus interminables intervenciones televisadas, anunciando las expropiaciones de fábricas y de empresas venezolanas. Por supuesto, esa práctica nociva logró la huida en desbandada de los inversionistas y la catástrofe económica de ese país.

Uno de los videos de Chávez se refiere a las empresas constructoras venezolanas, En el video le dice al constructor: “Tú haces la vivienda y yo te la compro”. Luego se dirige a un incauto ciudadano lleno de esperanzas con la promesa de un dictador que le ofrece casa propia, y le dice: “yo la compro y yo te la doy a ti”. En ese video, Chávez se refiere a un proyecto de construcción de setecientas viviendas, las cuales piensa comprar “al precio justo y no al que cobran los constructores”, para repartirlas a sus seguidores. Esa compra por lo que él llama ‘precio justo’ y que en nada se parece al valor comercial real de la vivienda, condujo a la quiebra del sector constructor y a la huida de los inversionistas del país.

Y hablando de Colombia, lo que Gustavo Petro dijo hace poco en un discurso político en el Cauca, se parece mucho a lo que practicaba Chávez. Petro propuso comprarle al grupo Ardila Lulle las 30 mil hectáreas del ingenio Incauca, con el fin de trasladar esa propiedad a las comunidades, pues considera que es tierra infértil, debido al monocultivo de la caña.

Con ese ejemplo, podemos fácilmente identificar lo que sería un gobierno socialista al estilo de Gustavo Petro, que es muy parecido al estilo de Chávez. Basta recordar que Petro ha dicho textualmente: “Y si queremos una democracia profunda en nuestro país, pretendemos construir en Colombia una imitación de la Venezuela actual…”.

También circulan por las redes sociales dramáticos videos de los venezolanos que han llegado por miles a Barranquilla y se encuentran viviendo en los andenes en carpas y toldos de plástico. Ellos no son los venezolanos ricos que perdieron sus propiedades con la llegada del socialismo de Chávez. No; los que tenían algo de dinero huyeron hacia Estados Unidos o Panamá. Quienes hoy viven en la miseria, son los trabajadores y empleados venezolanos, que hoy no encuentran qué comer, ni siquiera en las basuras. Cualquier cosa que hagan aquí, les deja más dinero que en su país, donde el salario mínimo mensual es de un dólar.

Esa no puede ser la vida que nos depare el destino a los colombianos. Si al Socialismo del Siglo XXI le costó 18 años acabar con Venezuela, a Colombia la puede acabar en solo cuatro años de mal gobierno, porque no tenemos el músculo económico que da el petróleo.

Es una importante decisión la que tenemos que tomar los colombianos en la próxima jornada electoral. ¿Queremos el modelo socialista venezolano en Colombia, o queremos un presidente que sepa de economía y que no permita la llegada del socialismo a nuestro país?

Las ideas populistas y progresistas del candidato Petro, no solo están en la propuesta económica de su plataforma política. También las vemos en el manejo que le piensa dar a la educación, a la vivienda, a la salud, y a muchos otros temas. Que un gobierno de Petro resulte igual al de Maduro, es mucho más que una simple posibilidad; es un hecho. No hay necesidad de analizar muy a fondo sus ideas sobre exportar aguacates o petróleo, para ver lo que sería un gobierno suyo.

Hoy aplica en Colombia la trillada frase que dice: ‘El futuro está en nuestras manos’.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Help

WordPress theme: Kippis 1.15