COLOMBIA: LOS 23 CRÍMENES POR QUE LOS URIBISTAS EXIGEN LA VERDAD A LAS FARC

Varios exjefes de la guerrilla están compareciendo ante la Jurisdicción Especial para la Paz (JEP) por los crímenes que cometieron en medio del conflicto. Foto: Cesar Melgarejo / EL TIEMPO

Un grupo de congresistas del Centro Democrático envió carta a los desmovilizados.

Una lista de 23 asesinatos y masacres que habrían sido cometidos por las Farc en los últimos 34 años le hicieron cinco senadores uribistas a los desmovilizados de esa organización.

El listado se conoció en una carta abierta “a las Farc” que firmaron los senadores por el Centro Democrático Paloma Valencia, José Obdulio Gaviria, María Fernanda Cabal, Alejandro Corrales y Santiago Valencia.

En la misiva, los congresistas uribistas reclaman “la verdad” de la exguerrilla en diferentes temas, como, por ejemplo, el narcotráfico, las víctimas del conflicto y los crímenes de lesa humanidad.

En uno de los apartes, los uribistas hablan de los “crímenes de guerra” atribuidos a la exguerrilla y por los que, según los senadores, los desmovilizados deberían dar a conocer la verdad.

Entre estos hechos están “el asesinato de 9 personas, en Puerto Nare (Antioquia) el 3 de enero de 1986”; el “asesinato de los indigenistas Terence Freitas, Ingrid Wasinawatok y Laheenae Gay el 25 de febrero de 1999”; la “masacre en la cual murieron Diego Turbay Cotes, su madre y 5 personas más el 29 de diciembre de 2000”, y el “asesinato de Consuelo Araujo el 29 de septiembre de 2001”. Igualmente, mencionan la masacre de Bojayá, en 2002; el atentado al Club El Nogal, en 2003, y “el asesinato del gobernador de Antioquia Guillermo Gaviria, su asesor de Paz Gilberto Echeverri Mejía y otros 8 secuestrados el 5 de mayo de 2003 en Urrao (Antioquia)”.

La senadora uribista Paloma Valencia, una de las firmantes de la carta a las Farc.Foto: Mauricio Moreno / EL TIEMPO

En la lista también aparecen “el asesinato de 11 diputados del Valle del Cauca el 28 de julio del 2007” y “el atentado a Fernando Londoño Hoyos y el asesinato de 2 de sus escoltas el 15 de mayo de 2012”.

“Colombia requiere el reconocimiento de todos los hechos violentos que cometieron en 50 años de desafueros para que las nuevas generaciones y las que están por venir sepan los daños que la causaron a este país, y, como Nación, comprendamos de una buena vez que ningún ideal político amerita ni justifica la violencia”, dicen los senadores uribistas.

Y agregan que este “camino” de “desolación y dolor del pueblo colombiano” que recorrieron “quienes se proclamaban insurgentes” debe “quedar vedado para todos”.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Help

WordPress theme: Kippis 1.15