COMENTARIOS DE ACTUALIDAD

ENRIQUEARTALEJOVERDADERAPor, Enrique Artalejo (Exclusivo para Nuevo Acción)

Sin dudas el tema más candente para nosotros es la situación en Venezuela.  Felicito al pueblo venezolano y muy en especial a los estudiantes universitarios. Me han hecho recordar aquello días en la Universidad de La Habana, en los años 1955 y 56. Han demostrado lo que tienen unos hombres y de lo que carecen otros…coraje, decisión, determinación etc.   José Antonio Echevarría, Pedro Luis Boitel etc. etc. etc.

Como casi siempre una noticia nueva opaca a otra. La prensa norteamericana y la mundial, trataron el tema de Venezuela, hasta que los ucranianos comenzaron a protestar contra otro presidente que pretendió hacer lo mismo, que tantos otros han hecho y, mucho más cerca de nuestras playas.

Por supuesto, que el arresto del narcotraficante más famoso del mundo, después de Fidel y Raúl Castro, ha desplazado también a los valientes venezolanos.

La única diferencia entre el llamado “Chapo” y los Castro es… que el primero estaba fugitivo desde hace más de 10 años y los otros, los otros todo el mundo sabe dónde están desde hace 55 años, pero nadie los ha querido arrestar. ¿Por qué?  Si se lo tengo que explicar, le aconsejo que no siga leyendo esta nota.

Todos los medios al tratar el tema de Venezuela, han tocado con timidez a la tiranía castrista. Cuba ha invadido Venezuela desde hace años, y es la que ha manipulado y dirige la tiranía chavista, comenzando con la elección del difunto Hugo Chávez, y por supuesto al actual dictador Nicolás Maduro.

DAVIDROCKEFELLERYFIDELCASTROLas noticias de Cuba se limitan a citar sin mencionarlos, a la mafia globalizante, la que puso, y ha sostenido, y sostiene a la tiranía castrista,(en la foto: David Rockefeller y Fidel Castro, grandes amigos que intercambian regalos) y que ahora pretende “ampliar” las relaciones con sus amigos terroristas. Como por arte de la mafia, Cuba ha dejado de ser “un peligro” para E. U…  El “presidente de Cuba Raúl Castro”, que ya no es asesino ni ladrón y menos tirano sustituto, tiene hoy un grave problema. Como ocurrió con la caída de la URSS, la ayuda de Venezuela a Cuba, está tocando fondo y está muy comprometida. Hay que mover fichas para sostener al aliado.

El comentario que más han repetido los analistas políticos, los expertos y hasta los constitucionalistas más destacados, se limita a lo siguiente. En tal o cual lugar se han celebrado elecciones democráticas y fulano o cíclano fue electo democráticamente. En Cuba se celebran elecciones, pero sobre ellas, no opinan.

La democracia y el socialismo son dos sistemas de gobierno totalmente diferentes y son demasiados los que mezcla la gimnasia con la magnesia y se declaran públicamente como “demócratas socialistas”. Se imaginan a un cubano de ayer declarando que es un “habanista almendarista”.

Estos personajes también se autodefinen como “progresistas”, se postulan a ocupar cargos hasta de presidente de sus naciones. Lo hacen, bajo las reglas del juego democrático y si resultan electos, se supone que deben gobernar bajo los principios básicos que rigen los sistemas democráticos de gobierno. Libertad de expresión, de prensa, de religión, libertad de reunión, respeto a los derechos civiles y humanos de todos los ciudadanos etc.  Los derechos de todos los ciudadanos… los que votaron a favor, o en contra del candidato electo.  Esas son las bases de la democracia en que fueron electos y están obligados a respetar.

En una elección presidencial, no se escoge un sistema de gobierno. No se elige la democracia y la libre empresa o el sistema socialista o de economía de estado. Solo se elige al que va, por un tiempo predeterminado por la Constitución, a Administrar el sistema, que le permitió llegar al poder.

Ni en Venezuela, ni en Estados Unidos, ni en muchos otros países, un Hugo Chávez o Nicolás Maduro o Barack Hussein Obama, han sido electos para imponer otro sistema de gobierno diferente, para el que se postularon, para el que fue electos y han jurado defender y respetar.

La mitad más uno de los electores de cualquier nación, no puede imponerle a la otra mitad menos uno, un cambio de sistema de gobierno.

Para cambiar un sistema de gobierno es necesario celebrar un Plebiscito, una elección independiente, donde cada una de las partes pueda explicarle a los electores, la diferencia entre un sistema y el otro, para que pueda entonces y solo entonces, entender y escoger libremente, el que mejor se acomode a su línea de pensamiento. Y no es uno, son varios, y en los mismos, una mayoría substancial, debe aprobar un nuevo sistema o ratificar el que existe.

¿Alguien se enteró que en Cuba, o en Venezuela, o en Estados Unidos; se haya realizado alguna vez un plebiscito para cambiar el sistema de gobierno? ¿Por qué no lo hacen, pero sí imponen sus “Cambios”?  Porque como dijo José Martí, hay que ser culto para ser libre. Un pueblo ignorante es más fácil de subyugar.

Ningún presidente que salga electo en unas elecciones democráticas, tiene el derecho a cambiar las reglas del juego que les permitió llegar al poder. Si las cambia o intenta cambiarlas, como ha ocurrido en tantos países, no solo en Venezuela sino ahora también en los Estados Unidos de Norteamérica, deja de ser un gobernante democrático para convertirse en un dictador.

Las dictaduras se caracterizan, precisamente, por el Irrespeto a la constitución vigente, a la separación democrática de poderes. Poder ejecutivo, legislativo y judicial, y abrogarse todos ellos, ignorando la separación constitucional de los mismos.  Gobernar de espaldas a la constitución y al pueblo que los eligió y peor aún ignorar a toda la población que votó en contra, es convertirse en un dictador más, y los pueblos tienen también el derecho constitucional a deponerlos.

La pasada semana, en el programa “O’Reilly Factor” del periodista y comentarista norteamericano Bill O’Reilly, me enteré de una encuesta realizada por la revista Newsweek. Los datos de la encuesta en palabras de O’Reilly, reflejan que la educación pública del pueblo norteamericano “es un desastre”. La encuesta realizada entre 1000 ciudadanos norteamericanos muestra, la “ignorancia del pueblo norteamericano”. Entre los datos solo cito los siguientes: el 43% no pudo definir cuáles son sus Derechos, los llamados “Bill of Rights”, el 73% no sabe que el comunismo era la mayor preocupación de la llamada Guerra Fría… y para mí la peor, el 67% no sabe que la economía de Estados Unidos es el Capitalismo, o sea un sistema que garantiza la libre empresa.

Y O’Reilly terminó diciendo: estos son los electores, son los que eligen presidente, senadores, representantes etc. Que cambian la vida de todos los ciudadanos.

El 17 de octubre del 2008, antes de las elecciones de noviembre, y en éstas mismas páginas de Nuevo Acción, por cortesía del amigo Aldo Rosado, se publicó una nota titulada.

BARACK HUSSEIN OBAMA,  RADICAL-SOCIALISTA

La nota terminó alertando: Obama no es un candidato más, Obama es un peligro para ésta nación y para el mundo.

WordPress theme: Kippis 1.15