CONMIGO O “SINMIGO”

Por, Esteban Fernández

Cuando yo critico a la chusmería imperante de muchos recién llegados de Cuba eso trae aparejado que algunos crean que yo considero que “todos los que llegamos inicialmente durante los años 60’s somos unos mirlos blancos y grandes patriotas”.

Ese es un error de apreciación tremendo porque yo firmemente creo que Fidel Castro cometió un error garrafal inicial que nos perjudicó enormemente: obligar a muchos a ser sus enemigos.

Esa radical definición  de “Estás conmigo o estás en contra mía” obligó a una gran cantidad de compatriotas -que no querían ni una cosa ni la otra- a salir de Cuba.

Y entonces el exilio se llenó de gente que si les hubieran dado la oportunidad de ser neutrales se hubieran quedado allí momentáneamente.

Y créanme cuando les digo que esa masa amorfa -a la cual Fidel Castro le puso la disyuntiva de venir para acá o formar un comité y vestirse de milicianos- al llegar aquí JAMÁS HICIERON NADA POR LOGRAR LA LIBERTAD DE CUBA.

No querían ser chivatos, pero tampoco hacer contrarrevolución y la recién instalada dictadura los obligaba a ser una cosa o la otra. Y escogieron la tercera opción de montarse en un avión de la Pan American.

Podemos pasarnos la vida echándole con el rayo a Fulgencio Batista, pero lo cierto era que a este nunca se le ocurrió obligar a nadie a ser batistiano. Sin embargo, desde el mismísimo primero de enero del 59 ya comenzaron con la cantaleta instando a todo el mundo a apoyar al castrismo, a ser un apapio y delator a favor del fidelismo.

Inclusive hubo gente que le agradaba la revolución, pero no querían tener convertirse en sicarios, ni en abusadores, ni mandar a nadie a la cárcel o al paredón, ni en cómplices de la ignominia, ni tampoco a cavar trincheras esperando la invasión imperialista. Poner pies en polvorosa era la única alternativa.

Inclusive a los militantes del Movimiento 26 de julio, a los del Directorio, del Segundo Frente del Escambray y hasta a los viejos camajanes del P.S.P. -que se sentían con méritos combativos- Fidel Castro les lanzó una de las frases más demoledora e ilustrativa del pensamiento del que llegaría ser el más terrible tirano que este continente parió: “No me digas lo que hiciste por la revolución, dime lo que estás dispuesto a hacer”. Es decir que el tipejo no permitía ni usufructuar con los méritos pasados, sino que había que “morder el cordobán” y apoyar toda la mierda que a él se le ocurriría hacer y deshacer. Antes esos truenos no había quien durmiera. Había que salir en desbandada.

Y ahí comenzaron a llegar “Tirios y Troyanos”,  desde soldados rasos, comisionados municipales y coordinadores del 26 de julio, hasta excomandantes, capitanes y un barco lleno de oficiales del Segundo Frente del Escambray. El principal motivo de esa avalancha era por su negación a convertirse en esbirros.

Entonces, increíblemente y en reciprocidad los patriotas del exilio cometieron el mismo error a la inversa, tratando de conseguir que los que vinieron porque no querían ser obligados a ser castristas, fueran anticastristas, hasta que se dieron cuenta de que estaban arando en el mar.

Al final de la jornada se ha llegado a la conclusión de dejar a los cubanos a su libre albedrio y que cada cual haga lo que conciencia le indique. Observe usted que actualmente nadie llega quejándose de que lo querían convertir en “raulista” sino “porque no hay jama y no hay futuro”. Y aquí nadie en el exilio le pide a nadie que se convierta en militante anticastrista. Es decir que ni aquí ni allá nadie tiene ganas de perder el tiempo con los apolíticos.

Mea culpa: Yo mismo, al principio, en todos los periodiquitos del exilio me gustaba poner la imagen de José Martí señalando con un dedo y preguntado: “Y tú ¿qué haces por la libertad de Cuba?”  Y ahora con más experiencias vividas digo: “Que cada cual haga lo que le salga de los cojines”.

2 comentario sobre “CONMIGO O “SINMIGO”

  1. Sr. Esteban Fernandez

    Omitio decir que el gran culpable de nuestra tragedia fue:

    Fulgencio Batista y Zaldivar, con su 10 de Marzo de 1952.

    No habria castrismo.

  2. Sr. Rajoy, respeto su opinion ahora bien la mia es la siguiente, supongamos que Batista fue el gran culpable, F.Castro y su ROBOlucion, tuvo la oportunidad de enmendar al supuesto culpable y continuar con el progreso de Cuba. Mire, yo respeto y admiro esta gran nacion, pero en aquellos tiempos hubieron dos presidentes que enterraron el futuro de Cuba, Isenhauer(creo que no se escribe asi) y JF,Kennedy, sin descontar que la gran mayoria del pueblo cubano se embriago con las mentiras y la verborrea del Comandante en Jefe “ordene” y a estas alturas del juego todavia, mas que muchisimos, siguen esperando sus ordenes. A si que con respecto a la gran tragedia de Cuba, como Ud. la llama, muchos tienen la culpa y conste tengo a orgullo decir y con mi conciencia tranquila que nunca fui batistiano y muchisimo menos fidelista. Esta opinion no es con animo de discutir, sencillamente es mi opinion.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Help

WordPress theme: Kippis 1.15