CRIMINALES DE OHIO, EL PASO Y LOS PRÓXIMOS: EL ASESINO DE PARKLAND TODAVÍA GOZA DE BUENA SALUD.

En la foto: Peter Wang el héroe que dio su vida por salvar a sus compañeros, no es casi mencionado por la gran prensa, mientras al asesino se le menciona continuamente

Por, Fernando Godo

Diecisiete seres humanos, entre ellos catorce adolescentes, se han ido al cielo antes de tiempo. El criminal aún no recibe su pasaje para el infierno.

No es casualidad que el autor de la matanza de la escuela de Parkland reciba cartas de admiradores y enamoradas. No me sorprende que sus fans le hayan creado una cuenta de banco para sus “necesidades”. La prensa y la agenda de ciertas instituciones están alimentando ese fenómeno. Y tienen un propósito.

Se sabe que este tipo de asesinos y sus muertes provocan en la gente sentimientos controvertidos, que van desde la simple curiosidad y compasión hasta el morbo o la atracción física. Eso se los dejo a los psicoanalistas.

Por ese motivo todas las vistas del juicio a estos asesinos deberían ser a puertas cerradas, y no divulgar sus fotos como tampoco ninguno de sus actos. Lo único que tenemos que conocer del asesino de Parkland es el día en que será ejecutado.

En lugar de eso la prensa promociona sus fotos. Quien mira aquellas imágenes de cuando fue capturado el 14 de febrero, y compara con otras de meses después, podría confundirlo con un nerd. La prensa tergiversa además el lenguaje con calificativos como “el pistolero acusado” en lugar de, el criminal confeso.

El mensaje subliminal está en lo que no se dice. Veamos la manipulación por partes: La prensa nos “alimenta” con noticias “sensacionalistas” de personas que manifiestan sentimientos afectivos al criminal. La segunda parte del plan es manipular hacia el tercer punto (y objetivo principal) a las personas que muestran su indignación y repudian el crimen.

En tercer lugar la prensa culpa a las armas que utilizó el asesino. Para esto tienen el auxilio de los intereses inescrupulosos que pagan toda esta propaganda. Solamente se le da publicidad a tres tipos de comportamientos relacionados con el asesino y sus crímenes.

Y la gente es conducida a tener solo tres reacciones posibles. Sentir simpatía por el asesino o despreciar a esos que la sienten. Unirse en el dolor y compadecer a los familiares y amigos. Y tratar de acabar con las armas que utilizó el criminal. Toda esta manipulación burda consigue que la gente olvide la reacción natural: emprenderla contra el criminal.

Cientos de ejemplos podría enumerar de indignación de los ciudadanos contra abominables crímenes. El día siguiente de los 1500 muertos de Pearl Harbor, cientos de miles de norteamericanos que estaban en contra de la guerra se presentaron como voluntarios al ejército. Igual ocurrió con los atentados de las torres de New York. Los casos de linchamientos son innumerables en Estados Unidos. Estas turbas eran actos abominables de gente que tomaba la justicia por sus manos pisoteando las instituciones y la ley. Pero en todos estos casos se ve la reacción lógica contra el asesino.

¿Cuántas manifestaciones han pedido la pena de muerte contra el asesino de Parkland? ¿Cuándo esos mismos grupos que piden control de armas han convocado a reunirse frente al lugar donde está recluido el criminal para que por fin se haga justicia?

En Estados Unidos se ha llegado al punto de utilizar la democracia para atentar contra los derechos legítimos de los ciudadanos en favor de otros “derechos” creados artificialmente. La declaración de independencia habla de los tres únicos derechos que existen. La vida, la libertad y buscar la felicidad.

El carnicero de Parkland cercenó de golpe esos derechos a 17 personas. ¿Qué derechos puede tener este asesino? El mismo ha reconocido sus crímenes. ¿De verdad alguien piensa que está loco? Si actuó en un momento de locura transitoria merece un castigo inmediato. Un buen mensaje a otros coléricos que planean crímenes y matanzas.

Este hombre puede costarle a los contribuyentes millones de dólares, ya ha cumplido un año tras las rejas y su “proceso” puede extenderse muchos más.

Peter Wang fue el estudiante chino que, durante la matanza, ayudó a escapar a varios de sus compañeros al precio de su propia vida. Ni una sola vez mencionaré el nombre del asesino psicópata de Parkland. Ese asesino merece un sobre de correo con una soga a la medida de su cuello, porque fue él quien empuñó las armas para matar.

Un Comentario sobre “CRIMINALES DE OHIO, EL PASO Y LOS PRÓXIMOS: EL ASESINO DE PARKLAND TODAVÍA GOZA DE BUENA SALUD.

  1. Estoy totalmente de acuerdo con el autor. Como van las cosas del asesino, con su imagen blanqueada podría en un futuro postularse por los Demócratas para compartir escaños con AOC y demás individuas.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Help

WordPress theme: Kippis 1.15