CUANDO LA VERGÜENZA NOS OBLIGA A CALLAR

En la foto de arriba: El candidato vice presidencial de entonces en Panamá,  Ricardo Arias Calderón, en las calles, tinto en sangre, enfrentándose a los esbirros norieguistas.

Un breve comentario de Aldo Rosado-Tuero

Hay oportunidades en que uno tiene que escuchar con vergüenza, ciertas verdades que golpean el rostro del hombre honrado, con cruel crudeza, y hay que aceptarlas y darle la razón al interlocutor, que nos las echa en cara.

Eso me ocurrió a mí, hace dos días, cuando en mi perpetua búsqueda de caminos que nos lleven al derrocamiento de la tiranía que oprime a nuestra patria, dialogaba con dos prominentes ex funcionarios, uno de Panamá y el otro de los EE.UU.

Les reprochaba como al dictador Noriega, se le encausó ante los tribunales de este país y luego se le derrocó usando el poderío de las fuerzas armadas norteamericanas, mientras a los Castro se les guardaban las espaldas y existiendo pruebas más que suficientes para encauzarlos por tráfico de drogas y asesinato de ciudadanos norteamericanos, se archivó su caso y no se hace nada para desestabilizarlos o ayudarnos a derrocarlos.

La respuesta del amigo panameño, me desarmó, por su lógica y por la gran verdad que encierra.

Me dijo: “tú te acordarás de que el pueblo panameño salía todos los días a las calles a protestar a pesar de la enorme represión, habrás visto en los noticieros televisivos de aquellos días al candidato Vice Presidencial Arias, bañado en sangre, resistir a los golpes de los infames esbirros norieguistas, y eso concientizó al pueblo norteamericano, para que el gobierno de este país pudiera actuar; y eso, amigo Aldo, desgraciadamente no se ha visto en las calles cubanas, y todo hace indicar que va a tardar bastante para que eso comience a pasar”.

Y yo, con hondo dolor, he tenido que callar y darle la razón, al amigo panameño, que me afirma que nunca se conseguirá solidaridad militante para un pueblo que no resiste, ni protesta de forma viril y que, como el actual conglomerado de cubanos y cubanas, todo lo aceptan en silencio y sólo una ínfima minoría se conforman con meras declaraciones retóricas y no salen a la calle a exigir sus derechos conculcadas y a ganarse la admiración de otros pueblos.

Verdades que duelen, pero que insistimos: Alguien tiene que decirlas, para que nuestros líderes o aspirantes a líderes aprendan las lecciones de la historia.

Un Comentario sobre “CUANDO LA VERGÜENZA NOS OBLIGA A CALLAR

  1. Desafortunadamente, la generacion que nació bajo el Castrato, lo primero que se hizo y comenzando desde el Kindergarten, fue el adoctrinamiento escolar, para acallar la conciencia o diferenciar de lo bueno a lo malo, ese “martilleo constante” en la mentalidad de los jovenes, los sometió de tal manera, que un levantamiento general, para este “hombre nuevo” ellos consideran que seria una traicion,a la Patria, no pueden pensar de otra forma.
    Salen de Cuba, vienen a Estados Unidos y siguen defendiendo la miseria y el modo de vida, llegando a la conclusion que…El unico Esclavo que adora sus cadenas es el Cubano”.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Help

WordPress theme: Kippis 1.15