CUBA, CHINA Y LEGÍTIMA RESISTENCIA AL ACERCAMIENTO VATICANO CON REGÍMENES COMUNISTAS

En la foto: El tiranuelo de Cuba, Raúl Castro con el Papa Francisco

Por Armando F. Valladares

El Instituto Plinio Corrêa de Oliveira, de Brasil, acaba de enviar carta al cardenal Joseph Zen, de Hong Kong, solidarizándose con los católicos chinos que viven en la clandestinidad y que están siendo cruelmente perseguidos por el régimen comunista de China.

La carta menciona además recientes y lamentables iniciativas de la diplomacia vaticana presionando a obispos fieles a Roma para que renuncien y entreguen sus diócesis y sus rebaños a obispos de la llamada “iglesia patriótica”, totalmente al servicio del régimen comunista.  En el documento se muestra la actualidad de la Declaración de Resistencia escrita  por Plinio Corrêa de Oliveira en 1974, titulada “La política de distensión del Vaticano con los gobiernos comunistas – Para la TFP, ¿cesar la lucha o resistir?”. En esa Declaración se afirma que es totalmente lícito a los católicos manifestar respetuosa oposición a la colaboración diplomática de la Santa Sede con regímenes comunistas, inspirándose en la actitud de resistencia del apóstol San Pablo ante ciertas medidas de San Pedro que podían causar confusión doctrinaria en los fieles ( Gal. II, 11).

Recuerdo la fecha exacta y el contexto histórico en que tomé conocimiento de esa importante Declaración de Resistencia. Fue el martes 5 de noviembre de 1996. Yo me encontraba en Chile en vísperas de la llegada a ese país del tirano Fidel Castro para participar en la Cumbre Iberoamericana, desde donde él viajaría inmediatamente a Roma para una sorprendente entrevista con el papa Juan Pablo II. Ese martes yo iba con mis anfitriones de Santiago a Valparaíso, invitado por un grupo de senadores, para un almuerzo y posterior sesión del Senado de solidaridad con el pueblo cubano.  En ese trayecto, mis anfitriones me  presentaron las tesis de la Declaración de Resistencia, de total legitimidad  de una oposición pública a la colaboración diplomática vaticana con Cuba comunista y con otros regímenes marxistas. Recuerdo que les manifesté cuánto esa tesis se aplicaba a la situación de innumerables católicos cubanos, dentro y fuera de la isla-cárcel,  perplejos y confundidos con el acercamiento comuno-católico en Cuba, incentivado por altas figuras eclesiásticas.

Tomar conocimiento de la Declaración de Resistencia fue  un alivio para mi conciencia de católico.  Y me dio fuerzas espirituales para preparar un artículo bajo el título “Fraudulenta política religiosa castrista”, que fue publicado el sábado 16 de noviembre de 1996, el propio día de la llegada del sanguinario tirano a Roma, por los periódicos   Secolo d´Italia,  y Diario Las Américas.

A partir de ahí, en mi condición de ex preso político cubano durante 22 años y de católico resistente, publiqué decenas de artículos discrepando frontalmente de la política de distensión con el comunismo castrista durante los pontificados de los papas Juan Pablo II, Benedicto XVI y Francisco I. Esos artículos pueden leerse en el sitio web www.cubdest.org

Pido a la Providencia que dé fuerzas espirituales a los Pastores católicos chinos para que continúen defendiendo al rebaño de la saña maquiavélica de los Lobos  comunistas, resistiendo legítimamente a la diplomacia vaticana de acercamiento con el comunismo; y para que transiten gloriosamente el camino diametralmente contrario al entreguismo de los Pastores católicos cubanos que, durante décadas, dejaron diezmar al rebaño cubano.

Notas:

Texto completo de la carta del Instituto Plinio Corrêa de Oliveira en el link

https://ipco.org.br/apoio-a-nossos-irmaos-catolicos-perseguidos-na-china/

Texto completo de la Declaración de Resistencia escrita por Plinio Corrêa de Oliveira en 1974:

https://ipco.org.br/a-politica-de-distensao-do-vaticano-com-os-governos-comunistas-para-a-tfp-omitir-se-ou-resistir/

Armando Valladares, escritor, pintor y poeta, pasó 22 años en las cárceles políticas de Cuba. Es autor del best-seller “Contra toda esperanza”, donde narra el horror de las prisiones castristas. Fue embajador de los Estados Unidos ante la Comisión de Derechos Humanos de la ONU bajo las administraciones Reagan y Bush. Recibió la Medalla Presidencial del Ciudadano y el Superior Award del Departamento de Estado. En 2016 fue condecorado con la Medalla de Canterbury, premio a la lucha por la libertad religiosa en el mundo entero, auspiciado por  el Fondo Becket por la Libertad Religiosa. Ha escrito numerosos artículos sobre la colaboración eclesiástica con el comunismo cubano y sobre la “ostpolitik” vaticana hacia Cuba.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Help

WordPress theme: Kippis 1.15