CUBA: ¿SIN CAMBIOS?

Por María Luisa Morales

Muchos dicen que nada ha pasado con relación a Cuba desde la famosa proclama del 31 de Julio del pasado año, en la que Alí Babá traspasaba temporalmente el poder a sus más allegados ladrones, debido a un grave problema  con sus excretas que lo llevaría a revolcarse en ellas de manera pública y ante la mirada atónita del mundo.

Pero, pienso que sí, que han sucedido cosas y muy interesantes por cierto.

GEORGEBUSHEl “Presidente Amigo” advirtió que nos mantuviéramos quietecitos los de acá hasta tanto los de allá arreglen, ellos solitos, el asunto de llevar la democracia a Cuba.

Se han incrementado las ventas de alimentos y equipos electro-domésticos para que los genízaros del régimen se sientan más confortables y mejor alimentados ante el dolor que les provocará la partida definitiva de su moribundo en jefe.

Aumentaron, igualmente, las visitas de congresistas gringos a la Isla para compartir mojitos y nuevas ideas, planes e intercambios de todo tipo con los “talibanes” que tendrán a su cargo el futuro isleño.

Para poner manos a la obra, comenzaron a aliviar, de común acuerdo, las  tensiones internas y a eliminar cuotas de la libreta de racionamiento. A tal efecto, ya se implementó el éxodo gradual, numeroso y autorizado hacia la yuma, de los “aseres” que cuenten con los suficientes “chavitos” para costear la travesía.

Los “pinchos reciclados” lo harán por vía aérea, con sus correspondientes visas y contratos asegurados en Radio y TV Martí aunque el avión trasmisor esté todavía en reparaciones.

Todos los departamentos de Inteligencia que atendían a Cuba en Washington fueron desmantelados. Se dieron por veraces las declaraciones del ex Jimmy Carter y de la espía Ana Belén Montes:  La Isla no representa peligro alguno para seguridad de los Estados Unidos de Norteamérica.

Esto es lo que se publica pero  todos sabemos que lo peor está en lo que no se dice.

Paralela y lastimosamente,   terminaron las marchas y   manifestaciones en   la Calle 8, otrora tan efectivas. . Al parecer, se impone obedecer las órdenes tajantes del huésped de la Casa Blanca. Y,  ante lo que se avecina: todo el mundo quieto en base, que nada perturbe  su  atención a  su guerra en Irak. Les confieso que es esto último lo que más me duele.

De lo demás…..de lo demás volverá a hablarse en el 2008, tomando una humeante tacita de café en el Versailles y gritando: ¡VIVA CUBA LIBRRE!

Yo votaré por los ecologistas. Necesitamos refrescar el ambiente.

WordPress theme: Kippis 1.15