CUBA, UN PROYECTO FALLIDO

Por, Jorge Riopedre

 ¿Qué pasa en Cuba? En Cuba pasa lo que tenía que pasar. Un país puntero a pesar de los tropiezos de la joven  República, favorecido por la naturaleza pero transformado hoy en tierra improductiva, estéril, degradada por la salinidad y la erosión resultado de una política no errónea, sino malévola.

Un país con todos los recursos humanos, agropecuarios y geográficos para triunfar, emporio del Caribe, pendiente sin duda de cambios infraestructurales pero en franco desarrollo sin necesidad de disparatados arrebatos por hacer de Cuba lo que Cuba no era. Ahí se perdió todo.

De súbito, como en una obra del absurdo, la prometedora nación se convierte en un estado cliente de la Unión Soviética, demencia inusitada que compromete el futuro de su pueblo al vender la dignidad colectiva de la sociedad y la cultura cubanas por un inagotable surtidor de rublos.

Entonces, se enturbia el juicio nacional, se quiebra la inescrutable razón del corazón dando paso a la conversión de una masa recién llegada en 1898, corta de raíces americanas en 1959, arrancadas de cuajo por los residuos peninsulares europeizantes (anarquistas y comunistas) que obstinadamente debilitaron el tejido de la nación. ¡Esta es tu casa, Fidel!

Según Hugh Thomas, la guerra de 1895 dejó a Cuba despoblada: “Las perdidas eran comparables a las sufridas por Rusia en la Segunda Guerra Mundial y probablemente el doble de la Guerra Civil Española”. De suerte que la victoria cubana fue pírrica, casi equivalente a una derrota, por la entrada en Cuba de una emigración española masiva en busca de fortuna, que hasta el día anterior había aplaudido la muerte de Antonio Maceo.

Descendientes de esa emigración, la mayoría de los dirigentes de la revolución encabezada por Fidel Castro había vivido en Cuba escasamente tres décadas cuando lanzaron su fatal estocada no contra Batista, señuelo propicio, sino contra el imperialismo norteamericano. Era la venganza por la derrota española de 1898.

Después de la muerte de José Marti y Antonio Maceo, hasta el Gen. Calixto García dudaba de la victoria de los insurrectos (ver la carta de García a Máximo Gómez de fecha 28 de abril de 1897); razón por la que los mambises recibieron con beneplácito la intervención de Estados Unidos ante el peligro de que la guerra de independencia desembocara en algún tipo de negociación con España.

Hasta hoy, sin embargo, pese al maquillaje pro americano del ave que finge estar muerta, persiste el odio incubado al

vecino del Norte. Con deliberada intención se ensombrece el capítulo crucial que condujo a la libertad de Cuba mientras que los cachorros de Fernando VII depositan coronas de flores en la bahía de Santiago de Cuba en memoria del Almirante Pascual Cervera, el mismo que intentaba impedir con su flota la independencia de la isla.

El ADN no falla, las instrucciones son casi infalibles, se puede nacer con dedos adicionales en las manos o en los pies pero nunca en la nuca. Lo que pasó en Cuba tenía que pasar.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Help

WordPress theme: Kippis 1.15