DAÑAR AL ENEMIGO

por Esteban Fernández

Puedo precisar cuándo fue el momento en el año  -1967- en que personalmente me di cuenta de que  yo no podía tumbar al régimen castrista. Y formamos la Juventud Cubana de Los Ángeles para fajarnos con los comunistas, hippies y socialistas del patio.

Porque, aunque ustedes no lo crean, hasta ese instante y durante mucho tiempo “me comí el millo” de considerar que junto a pequeños grupos de compatriotas podíamos crear un frente en Cuba y que los cubanos se nos unirían.

Lo bueno es que, al hacer este descubrimiento, no me aparté de la lucha -como hicieron muchísimos- y recuerdo perfectamente que pensé: “No puedo derrocar aquello, pero voy a dedicar el resto de mi vida a perjudicar al régimen”.

Y eso es lo que sigo haciendo 50 años más tarde de haber llegado a esa triste conclusión. Buscando por aquí, averiguando por allá, buscando errores, fallos e hijodeputadas del enemigo y dándolos a conocer. Atacando en todos los frentes con verdades insoslayables y siempre con la esperanza de un imponderable.

Explicándoles a todos los que no lo saben las virtudes, sacrificios y acciones de los que combatieron aquello.

Dándoles a conocer a lo que no vivieron en la Cuba anterior al castrismo como fue la prosperidad y hermandad que ellos destruyeron. Y las infrahumanas condiciones de las ergástulas cubanas (en la foto que encabeza este artculo).

Si no puedo sacarlos del poder lo menos que puedo hacer es denunciar todas las ignominias cometidas. Detallar la verdadera historia que ellos ocultan. Es ha sido mi consigna en la vida.

Poner al alcance de todos todas las atrocidades llevadas a cabo por una banda de asesinos y por miles y miles de mini monstruos.

Si no puedo matarlos en el frente de batalla, eso no me puede impedir defecarme en las madres de los que han acabado con Cuba.

Cooperar con todas y cada una de las gestiones encaminadas a hacerles verdadero daño a los genocidas cubanos. Denunciar la mojigangas pacifistas.

Utilizando todo tipo de periódicos, blogs, revistas, Facebook, diarios digitales que me sirvan de trinchera en ese menester de perjudicar a la tiranía cubana. Sin un solo día de descanso.

Y constantemente interesado en el proselitismo, en buscar quienes se me unan, me imiten, me emulen, en la denuncia eterna contra los que nunca han parado en acabar con Cuba y enriquecerse al mismo tiempo. Ellos no han parado, por lo tanto, yo tampoco.

Lo único que les pido a todos lo que me leen es dedicar por lo menos unos minutos de cada día en preguntarse ¿Qué puedo hacer hoy en contra de la satrapía castrista? Aunque sea hablar con un vecino y explicarle los que pasó y sigue pasando en Cuba. Ustedes verán lo bien que se sienten cuando les abra los ojos a unos cuantos ignorantes.

Y cuando alguien les pregunte ¿Qué quieren que les traiga de Cuba? Responderle: LA CABEZA DE RAÚL CASTRO. Lo que les propongo, y hago, lo puede realizar hasta un anciano de 90 años

2 comentario sobre “DAÑAR AL ENEMIGO

  1. Fantástico Estebita tu artículo expresa el sentimiento de los que nunca se rendirán.
    Una guerra sin cuartel contra el Castrismo y sus aliados.
    Con la palabra, con un escrito y cuando se presente la oportunidad aplastarlos como se aplasta una cucaracha.
    Queden a un lado los dialogueros y pacifistas que todavía existen hombres y mujeres que jamás traicionarán los mártires de la Patria.
    Por cierto el próximo 7 de Diciembre se celebra el día de los caídos por la Patria.
    Honremos a nuestros mártires poniendo nuestra gloriosa bandera Cubana en la puerta o balcon de nuestras casas.Cita de honor con nuestros héroes el 7 de Diciembre.

  2. Esteban fuiste benevolo publicando esa foto,debe de ser del Hilton comparad as con las bartolinas llenas de excreta y meao que que asignaron a mi.Adelanter siempre y que viva Cuba libre.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Help

WordPress theme: Kippis 1.15