DE LOS ARCHIVOS DE NUEVO ACCIÓN: CON LA TOGA VIRIL

“SOLO LA VERDAD NOS PONDRÁ LA TOGA VIRIL”- José de la Luz y Caballero

UNA COLUMNA A CARGO DE ALDO ROSADO-TUERO

En 52 días abandonará George W. Bush la Casa Blanca, después de 8 años, de estar al frente del gobierno de los EE.UU. Se va con el índice de popularidad más bajo que presidente alguno haya tenido al abandonar el ejercicio de sus funciones.

Sin ánimo de influir en nadie, ni de acusar o absolver, sino como una reflexión interna de mi pensamiento personal, expreso lo que pienso en estos momentos, ya que “un hombre que no dice lo que piensa no es un hombre honrado”:

Creo que a pesar de su impopularidad, no es George W. Bush, el peor presidente norteamericano de la era moderna. Para mi, Jimmy Carter le sobrepasa en ese renglón con creces.

A Bush le puedo reprochar su estúpido abandono hacia los problemas de Iberoamérica. Gracias a su ineptitud y falta de interés hacia esa importante región del mundo, se creó un vacío que muy inteligentemente llenaron los enemigos de este país. Por primera vez–gracias a la miopía de la administración Bush–el flanco sur o el “bajo vientre” de este país–está muy seriamente amenazado. Fue estúpida y suicida la actitud asumida ante la ola de populistas neocomunistas que se entronizaron en el poder en varios importantes países de Centro y Sur América, ante la actitud impasible y hasta complaciente de Washington.

Otro de sus grandes fallos, fue el prolongar la ocupación en Irak y sobre todo, el no haber obligado al gobierno irakí a asumir los enormes gastos de la guerra. A consecuencia de esto, entre otras tantas cosas, hoy los EE.UU. se encuentran al borde de la bancarrota.  Pesaron en él–aparentemente–los grandes intereses, como los de Enrom y su vice presidente Dick Chenney.

En el caso cubano-hay que decirlo aunque duela a algunos amigos–no hizo nada efectivo por la libertad de nuestro pueblo, a pesar de todas las promesas pre electorales. Hizo por los cubanos como individuos: nombró cubanos a altos puestos ejecutivos, repartió dinero a manos llenas para organizaciones anti castristas, alentó–siempre de palabra–a muchos “disidentes” a los que premió públicamente, pero referente a la causa  efectiva por la libertad, todo quedó en retórica. No implementó los capítulos de la Ley Helms-Burton, aflojó el embargo; y su Ministerio de Justicia persiguió con saña a los que intentaron otras estrategias más duras contra la satrapía que ahoga a los cubanos. Y todo hace indicar que culmina su mandato, sin extenderle la mano amiga al  sector del exilio, que ha mantenido viva la llama de la rebeldía y sin tener la compasión necesaria para entender, que el caso de la petición de indulto a Eduardo Arocena, no implica un apoyo a las tácticas empleadas por éste, sino un acto de perdón para devolver a un hombre, ya anciano, que ha cumplido con conducta ejemplar como reo, su deuda con la sociedad, a que pase los últimos años de su vida, al lado de una familia que sufre y lo necesita.

Pero no todo ha de ser crítica. Como persona que vive, trabaja y tiene su familia en éste maravilloso país, tengo que hacer público mi eterno agradecimiento a la respuesta enérgica, corajuda y unitaria que dió en una de las horas más negras de USA, después de los ataques del 9-11. Su prestancia, su valor y su presencia devolvieron la confianza a una América aterrada; y su inmediata respuesta, atacando Afganistán, derribando al gobierno de los Talibanes y haciendo correr a Bin Laden a las montañas a esconderse, no sólo fueron la respuesta corajuda y viril, que dijo al mundo que Norteamérica no estaba castrada y que había que respetarla, sino que gracias a esa estrategia, hoy podemos y debemos agradecer, que en este país no se haya producido otro atentado terrorista. ESO, HAY QUE AGRADECERLO Y ANOTARLO CON LETRA MAYÚSCULA EN EL HABER DE GEORGE W. BUSH.

En relación a Irak, sin ignorar los errores cometidos y la mala inteligencia que recibió; como ciudadano amante de la libertad y la democracia, tengo que agradecerle que gracias a “esos errores”, hoy el mundo tiene un tirano autócrata menos y una familia  de asesinos borrada de la faz de la tierra y muchos cómplices de esa tiranía fueron llevados ante la justicia y pagaron por sus crímenes.

Volviendo al caso que más me toca, Cuba: Si bien es cierto todo lo que anoté en párrafos anteriores, también es honrado y necesario destacar, que el pueblo de Cuba, la masa de ciudadanos y los “líderes disidentes y opositores” no han hecho nada para merecer que un Presidente de otra nación, metida en problemas enormes, como lo está esta Nación en estos momentos, actue de forma decisiva para derrocar a quienes les oprimen.  Ni George Bush, ni ningún otro presidente, podrá convencer a la opinión pública y a los grupos de poder de la nación, para que tome medidas drásticas para liberar a un pueblo aborregado, impasible, que acepta callada y servilmente toda imposición y todo atropello, sin una muestra de protesta viril y visible y cuya reacción es irse del país. Si eso no lo entiende nuestro pueblo. Si los que se proclaman líderes dentro del Archipiélago, no se deciden ellos a hacerlo, ni inculcan en sus seguidores la idea de que hay que despertar del letargo y amarrarse los pantalones, nunca habrá ningún mandatario extranjero que les dé una mano en su lucha. Tienen que entender que los protagonistas de nuestro destino somos los cubanos. Que no importa quien esté en la Casa Blanca, sea demócrata o republicano, no hará nunca nada por un pueblo que no da muestras de rebelarse, ni intenta romper sus cadenas; y que,  si demuestra con hechos heróicos, con acciones contundentes, que está dispuesto a pagar el alto precio que cuesta la libertad, sea quien sea el inquilino de la Casa Blanca, se verá en la necesidad de ayudarnos en la lucha. Así de sencillo y de fácil es la ecuación.

(Publicado en la edición del miércoles 3 de diciembre del 2008) 

2 comentario sobre “DE LOS ARCHIVOS DE NUEVO ACCIÓN: CON LA TOGA VIRIL

  1. Excelente articulo del Director Aldo Rosado, con muchas verdades; sin embargo y uniendome a una critica mas extensa, no creo que se debió atacar Iraq, para recuperar o anular, unas armas de destruccion masiva que nunca existieron. Se ajustició publicamente a Sadan Hussein, y la nacion y sus alrededores quedaron decentralizados por completo….es ahi que “arde Troya” en toda esa region, se encendió la mecha, de lo que estamos viendo hoy…..es mi humilde opinion.

  2. Su presidencia fue y sigue siendo nefasta a este pais y al mundo.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Help

WordPress theme: Kippis 1.15