DE LOS ARCHIVOS DE NUEVO ACCIÓN: CON LA TOGA VIRIL. LAS INCONGRUENCIAS Y CONTRADICCIONES DE LOS QUE ABOGAN POR EL DIÁLOGO CON LA TIRANÍA

“SOLO LA VERDAD NOS PONDRÁ LA TOGA VIRIL”- José de la Luz y Caballero

UNA COLUMNA A CARGO DE ALDO ROSADO-TUERO

Los supuestos exiliados “moderados” que no se cansan de asistir a cuanto programa de panel los invitan, o se hacen invitar, y de participar en los programas de micrófono abierto para regar sus tesis de que ya que la tiranía existe y no se le ha podido derribar, hay que dialogar, suplicarle y hacer lo imposible para que los invite a conversar, son una contradicción ambulante, ya que los sofismas que usan para justificar su posición, se caen por sí solos. Es hora ya de que desenmascaremos esos sofismas y esos argumentos sin fundamento que se esgrimen para justificar una posición, que sólo favorece a la tiranía y a su sostenimiento.

El principal y el más socorrido de “los argumentos” es el de “que si en casi cincuenta años de ser partidarios y de participar en la  lucha armada, no hemos sido capaces de derribar la tiranía, es hora ya de que les cedamos el paso a los pacifistas dialogueros“. Sofisma, que se cae por si solo, pues a ellos se les puede decir lo mismo: Si después de 32 años de venir rogando a la tiranía que abra un espacio para dialogar, no han conseguido nunca que les hagan caso, pues ya va siendo hora de que se cambie de estrategia, ya que la tiranía y sus personeros les han demostrado claramente que no les interesa ningún diálogo serio. ¿Qué han conseguido los propiciadores legítimos del diálogo? Que se les cuelen los pro castristas y sobre todo, que les den patadas por el trasero (¿Te acuerdas de España, José Ignacio Rasco?-(En la foto de la izquierda, encima de estos renglones)

Ellos podrán preguntarnos ¿Qué han conseguido los partidarios de la resistencia armada? Podemos contestarles, que aparte de haberle hecho mucho daño a la tiranía y hacerles gastar millones y millones de dólaresy modificarle la salud a muchos verdugos y esbirros; salvar la dignidad de nuestro pueblo. Demostrarle al mundo que los cubanos- al menos los de mi generación- no fuimos simples carneros que aceptamos el yugo en silencio y resignados a nuestra suerte.

Si hoy los cubanos podemos levantar la frente, es gracias a los millares de hombres y mujeres que supieron inmolarse unos, e ir a las cárceles otros, por no aceptar que se apoderaran de nuestra patria impunemente. Hoy cada mujer y cada hombre del presidio político cubano histórico, es una antorcha caminando por las calles del destierro, alumbrando con su luz, que dice: Nuestra lucha no fue en vano. Salvamos el honor y el orgullo de nuestro pueblo y alumbramos el camino que, más temprano que tarde, seguirán las nuevas generaciones, que ya se levantan en el Archipiélago, contra la tiranía.  Nunca nos dejamos patear el trasero impunemente, ni bajamos la cabeza ante los atropellos.

Si nuestros patriotas independentistas hubiesen hecho caso de los argumentos usados por los dialogueros, hoy todavía Cuba fuera una provincia ultramarina de España, ya que cuando Martí preparaba el alzamiento de lo que fue nuestra última guerra de Independencia, para separarnos de España, ya hacía la friolera de 74 años que los cubanos insistían en la vía de la guerra para independizarse de la Madre Patria, para dejar de ser colonia. Si José Martí hubiese aceptado este estúpido argumento de que por llevar 74 años intentando liberar a Cuba por la vía de las armas, todavía el poder de España se enseñoreaba sobre nuestra isla, y que lo que se imponía era bajarse los pantalones ante el poderoso que desgobernaba a Cuba y rogarle que conversara y nos diera una migajas, Cuba nunca hubiese sido libre e independiente.

Sin contar los primeros proto  mártires de nuestra independencia, los esfuerzos serios de liberar a Cuba de España por la fuerza, comenzaron en 1821, con la Conspiración de Los Rayos y Soles de Bolivar, descubierta en el 1823. Veinte años después, en 1843 era descubierta la Conspiración de La Escalera. Ninguno de esos fracasos fueron óbice para que en 1868,–un cuarto de siglo después– se diera el grito de Libertad en Yara y se pelearan diez años en la manigua contra el poder opresor. El fracaso de la Guerra de los Diez Años, ni de la Guerra Chiquita, desalentó a los patriotas, y,  74 años después del primer intento y de tantos fracasos, los Pinos Nuevos, se unieron a los Viejos Robles y el 24 de febrero de 1895, Cuba inició la guerra que la liberó de España. 74 años de intentos heroícos y de fracasos, no mataron la fe en el destino de su nación a los patriotas cubanos. Por lo tanto, menos de 50 años, no pueden aceptarse, como una excusa para abandonar la lucha y arrastarse lastimeramente ante el brutal opresor de nuestro pueblo, para seguir llorando por un diálogo que no va a darse. Aguantar patadas por el trasero y seguir en lo mismo después de tantos años de haber fracasado, sólo muestra una cosa: O se es un “sietemesinos” de los que hablara Martí, que no tienen fe en su tierra, o son unos masoquistas o son unos traidores que les hacen el juego a la tiranía para que siga ganando tiempo, mientras se mantiene el status quo, para ver si las circunstancias internacionales cambian y les son favorables para perpetuarse en el poder. 

(Publicado en la edición del jueves 10 de abril del 2008)

Un Comentario sobre “DE LOS ARCHIVOS DE NUEVO ACCIÓN: CON LA TOGA VIRIL. LAS INCONGRUENCIAS Y CONTRADICCIONES DE LOS QUE ABOGAN POR EL DIÁLOGO CON LA TIRANÍA

  1. Estupendo artículo. Lucharemos mientras la tirania exista y parte importantísima de la lucha es desenmascarar a los colaboracionistas, a los oportunistas, a los que intentan vivir de la tragedia de nuestro pueblo.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Help

WordPress theme: Kippis 1.15