DE LOS ARCHIVOS DE NUEVO ACCIÓN: DOCUMENTOS PARA LA HISTORIA. LA VERDAD SOBRE EL CASO JUAN ALMEIDA (II)

Por Dr. Luis Conte Agüero

¿La verdad? ¿Quién sabe la verdad?  No siempre los hechos hacen lo que parecen hacer. No pretendo filosofeo alguno. Filosofar es lindo; el filosofeo es feo. Y a este arrinconamiento me obliga estar leyendo apariencias y esencias mezcladas. ¿Pactó sinceramente Juan Almeida la muerte de Fidel Castro en un golpe de estado fijado para el 1ro de diciembre de 1963? De que pactó, pactó. Y luce también que sinceramente. Sin que le preguntaran, Castro alabó en la muerte de Almeida su lealtad de revolucionario incorruptible, incapaz de traicionar. Se puso el sayo. Tal exabrupto sorprendió a los desinformados sobre los señalamientos en el exterior de Cuba a la conducta de Almeida. Conviene al régimen jugar esa carta; exhibir a sus comandantes fieles y cuadrados, simulación ésta respaldada por esa media norteamericana que esquiva informar de estas conspiraciones urdidas contra él por sus propios hombres, incluso cuando ocurre la muerte de un “héroe de la revolución”.   Así parecen competir con el periódico Granma en presentar intacto y sólido el aparato militar de Castro. ¡Nada que apunte a grietas o rajaduras invitadoras a la imitación! Fruto podrido y gratuito de la complicidad. Continuando mi artículo de la edición anterior comparto con el lector datos del libro Ultimate Sacrifice tomados a su vez de documentos oficiales, desclasificados y ya hecho públicos en una labor de 18 años por los investigadores y escritores Lamar Waldron y Thom Hartmann. Cada nombre, cita, cifra, testimonio, tiene fuente  y fecha que no cito aquí porque extenderían innecesariamente este trabajo. No es novela lo que parece novela y aparece con cubierta dura el 18 de noviembre de 2005 y en rústica en octubre de 2006.

En esta tarea periodística no tengo planes definidos. Por falta de ayuda voluntaria no he conseguido mis propios papeles, desclasificados en 1995. Requieren muchas horas de atención y pasión que tendría que restarle a otras labores de patria. En este tema de Almeida garantizo éste y un artículo más. De todos modos, la historia real se conocerá cuando se desclasifiquen los papeles de Kennedy en 2017.

“El plan para un Golpe en Cuba” fue el título originalmene dado por el Estado Mayor Conjunto al proyecto del presidente John F. Kennedy de invadir Cuba el 1ro de diciembre de 1963, en apoyo a un golpe interno protagonizado por el general Juan Almeida Bosque que incluía la eliminación de Fidel y Raúl Castro, aspecto éste en que Almeida no quería significarse. Conste que paralelamente a este plan llamado después Plan C-Day, el Presidente Kennedy nombró negociadores que evitaran el derramamiento de sangre. Resolver con guerra o sin guerra. Era una cosa o era la otra, pero era.

Alimentaba este proyecto el disgusto con Castro del Che Guevara que también estaba dispuesto al enfrentamiento, según un largo informe en noviembre del 63. Aunque entre el Che y Almeida había entendimientos, el pacto norteamericano –John F. Kennedy, Robert Kennedy, Enrique Ruiz-Williams “Harry”- se hizo directamente con Almeida, considerado por la CIA el tercer hombre del régimen. Almeida recibió el 22 de noviembre parte del acuerdo de $500,000 y se facilitó a su esposa e hijos salir de Cuba para evitar represalias si el golpe fallaba. Almeida integraría el gobierno provisional que presidiría Ruiz-Williams, de acuerdo a este plan de John Kennedy dirigido personalmente por su hermano Bobby y que por el fracaso de la CIA en Bahía de Cochinos, se confió a las Fuerzas Armadas. A Bobby respondían directamente Cyrus Vance, Secretario del Ejército; Maxwell Taylor, Chairman del Estado Mayor Conjunto; General Joseph Carroll, Jefe del DIA; John McCone, Director de la CIA;  Richard Helms, Deputy Director Para Planes, Desmond Fitzgerald y los operativos de la CIA David Morales y David Atlee Phillips. Edward Kennedy, el  vicepresidente Lyndon B. Johnson. y el Secretario de Defensa Robert McNamara no fueron informados. Al Secretario de Estado Dean Rusk y al Jefe de la Fuerza Aérea General Curtis Le-May no le dijeron de Almeida sino que tales preparativos buscan un líder rebelde en Cuba.

Originó el Plan C-Day el rechazo de Castro a la inspección sobre el terreno exigida por el Presidente Kennedy para verificar la permanencia o no de cohetes rusos en territorio cubano tras la Crisis de octubre en 1962 . El cacareado Pacto Kennedy-Khruschev, pretexto implícito para justificar la inacción norteamericana contra Castro, no fue oficial ni ratificado por el Congreso y quedó invalidado moralmente. Los dos Kennedy decidieron entonces hacer justicia. Asesorado por el Departamento de Estado y la CIA, El Secretario del Ejército Cyrus Vance redactó un plan con los elementos siguientes:

Almeida encabezando el golpe “palaciego”,

Neutralizados Fidel y Raúl,

Ley Marcial,

Gobierno Provisional incluyendo líderes exiliados ya escogidos que llegarían desde bases en latinoamérica,

Anuncio norteamericano de reconocimiento del nuevo gobierno,

Declaración norteamericana de apoyo físico al Gobierno Provisional,

Destrucción de  las defensas aéreas que pudieran hacer peligrar el movimiento aéreo de tropas norteamericanas en el área,

Arribo de tropas en magnitud que conformen una invasión en escala plena. Cierto equilibrio racial en los integrantes de las tropas de Estados Unidos,

Advertencia a los soviéticos de no intervenir,

Reconocimiento formal del Gobierno Provisional

Convocatoria y ayuda a un proceso de elecciones democráticas y libres.

Ya en la fase culminante de los preparativos, Bob Kennedy decidió completar el informe a Dean Rusk e informar a MacNamara en una reunión a celebrarse el 25 o el 26 de noviembre … pero …

A las 12 y 29 de la tarde del 22 de noviembre de 1963 Dallas, Texas, fue el escenario estremecido del asesinato de John F. Kennedy. Yo me encontraba en el Hotel Americana de Miami Beach en la reunión de la Sociedad Interamericana de Prensa. Junto a una ventana del Hotel miraba la sonrisa presidencial en la limusina descubierta saludando la tarde.  De pronto …la escena me impacta todavía. Todos habíamos escuchado esperanzados el discurso del Presidente en la cena del día inaugural de la Conferencia. Renacía la fe. Y Kennedy había tenido tres grandes deferencias conmigo:

A- Enviarme para lectura y difusión su Mensje de Esperanza a las Madres Cubanas “La libertad vendrá” tras el desastre de Playa Girón, B- Caminar a su lado a la tribuna en el recibimiento en el Orange Bowl a la Brigada 2506.

C-  Invitarme a la Casa Blanca antes de la Crisis de Octubre de 1962, solicitar mi ayuda en el probable enfrentamiento a la Unión Soviética e informar ellos a la prensa.

De los documentos oficiales se infiere que Castro descubrió la conducta de Almeida tardíamente y fue en 1990 que lo sacó de circulación hasta 1995. En 1978 Almeida se entrevistó como delegado cubano en Naciones Unidas con el Embajador Andrew Young siendo Presidente Jimmy Carter y Secretario de Estado Cyrus Vance, figura clave en el Plan C-Day.

La muerte de Kennedy desarticuló el Plan C-Day y Almeida expresó su preocupación en un mensaje del 3 de diciembre de ese año.

En noviembre de 2005, sin esperar al anunciado 2017 donde millones de documentos sobre Kennedy serán desclasificados, los Archivos Nacionales, presuntamente de acuerdo con la CIA, divulgaron la participación de Almeida en el Plan C-Day.

El 30 de noviembre de 1963 Ernesto Guevara quedó bajo arresto domiciliario. Las sospechas de Castro recayeron sobre él. Castro no las tenía todas consigo con el Che. En los primeros tiempos de 1959 me habló del Che despectivamente como alumno de las clases de guerrilla que impartía en México el coronel español Alberto Bayo, conceptos peyorativos que repitió veladamente al describir errores guerrilleros del Che en la elegía por su muerte.

Con respecto a conversaciones del Che Guevara con autoridades norteamericanas, consigno que tras mi viaje a Punta del Este, Uruguay, donde se reunió el CIES, Consejo Interamericano Económico Social, escenario de mi problema con el argentino y donde los diplomáticos norteamericanos me aclamaron, mi acompañante el Dr. José Pintado Giraldo, al leer en la prensa reuniones de esos diplomáticos con el Che comentó que estábamos vendidos, pues ellos me aplaudían en público en tanto conversaban secretamente con él. ¿Qué hablaron? No recuerdo los comentarios que se publicaron. Y en aquellos tiempos yo temía que buscaran arreglos con Castro, no caminos para eliminarlo. (La última parte en la próxima edición)

(Publicado en la edición del  sábado 3 de octubre del 2009)

3 comentario sobre “DE LOS ARCHIVOS DE NUEVO ACCIÓN: DOCUMENTOS PARA LA HISTORIA. LA VERDAD SOBRE EL CASO JUAN ALMEIDA (II)

  1. Con perdón del autor a quien respeto, pero no me cabe en la cabeza un Almeida anti Castro. Para mi, fue uno de los mayores arrastrados del régimen y gracias a eso, se mantuvo vacilando, bebiendo, haciendo cancioncitas, y fornicando, hasta sus últimos momentos.

  2. ¿Dónde está la primera parte?

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Help

WordPress theme: Kippis 1.15