DE LOS ARCHIVOS DE NUEVO ACCIÓN: DURÍSIMAS VERDADES

Por,  Prof: Negdo Mesa-New Jersey

Estimado Aldo: has enarbolado la bandera de una causa desgraciadamente dispersa entre las miserias politiqueras de lo que debía ser un organismo de lucha unido y fuerte. Lo que nos separa no son tanto las diferencias de opiniones políticas o de tácticas o estrategias de lucha, como las mezquinas ambiciones de poder y notoriedad, y  la avidez por tomar los primeros puestos ante un exilio que en verdad es una copia al carbón de lo anterior salvo honrosas excepciones representadas por personas como tú y como el eterno Tamargo.

El problema de Cuba es un fenómeno de  dignidad perdida, o más bien diluida en una conducta social dirigida a acercar más y más la braza a la sardina, representada ésta por dos cosas a la par importantes para el “patriota”de nueva talla: los dólares que llegan en forma de ayuda, y/o una visa americana para obtener un asilo político, que una vez se posee, cuando logran una residencia permanente, le sirva para veranear en la isla, donde supuestamente fueron archiperseguidos por sus ideas. No lograremos analizando a todos esos cuida-pellejos, encontrar un solo Quijote y si decenas de Sanchos.

Si uno analiza cuantos cientos están aquí por su supuesta lucha contra el régimen cubano, que llegaron con la ilusión de seguir viviendo aquí de ella, y que al darse cuenta de la realidad, se olvidan de los que dejaron atrás, y ni siquiera son capaces de expresarse en favor de alguna causa personal como el caso del doctor Biscet.

No esperemos peras del olmo. Mi querido hermano la causa está perdida, porque sencillamente no hay causa. Como una vez te dije citando a Lorca: están los viejos cuchillos tiritando bajo el polvo.
Te autorizo a publicar esta mi humilde opinión bajo mi firma.

(Publicado en la edición del  28 de marzo del 2007)

WordPress theme: Kippis 1.15