DE LOS ARCHIVOS DE NUEVO ACCIÓN: ¡HASTA LA VISTA “PIRO”!

Me duele el alma con un dolor lacerante que me llega hasta la médula de los huesos, de escribir tantos panegíricos de hermanos de lucha que han ido muriendo a lo largo de los años. Y lo más doloroso para ellos ha sido el hecho de que hayan muerto en una cama y no combatiendo frente al enemigo con las armas en la mano.

De Orlando Bosch no voy a escribir mucho. Hay muchos otros que hoy lo harán. Yo no tengo el valor de escribir de su vida entregada por entero a una causa, porque no puedo decirle con sinceridad que su pueblo en estos momentos merece su sacrificio.

Solo voy a decirle: ¡Hermano, perdónanos porque no merecías morir así! Porque debimos regalarte en tus últimos días, la alegría de una acción grande que reivindicara tu lucha.

Tu biografía está escrita con los hechos: Desde el Escambray, al exilio, a los ataques aéreos y marinos, hasta la guerra por los caminos del mundo, pasando por la memorable ocasión en que junto a tí, en el Comité que presidías, para lograr la libertad de Felipe Rivero, encarcelado por “los amigos”, pusimos a Miami en pie de guerra y la declaramos ciudad muerta y logramos el propósito y Felipe salió para la calle. Aún veo claramente en mi mente la imagen, de cuando estábamos encerrados 24 horas del día en aquella oficinita de la 7 Avenida del N.W. y la policía venía con bandera blanca y sin armas a negociar con nosotros y tú eras nuestro vocero y el alma de aquella jornada. Nunca la dignidad del exilio estuvo más alta que en aquellos días.

Solo me resta agradecer al destino haber participado junto a tí en aquella jornada y luego en otras y pedirte humildemente perdón, porque resistí al deseo de irte a ver al hospital, porque–egoistamente tal vez–quería conservar tu imagen de luchador entero en la mente.

Orlando, si no te podemos regalar antes de dejar la vida terrenal, la libertad de tu patria, no voy a ofender tu memoria con palabras altisonantes y con “¡presentes!” y minutos de silencio, muchas veces huecos, de los que tú te burlabas.

Hoy, solo te prometo una cosa, que, pese a las desilusiones y los fracasos, y a la falta de empuje de un pueblo que parece haber perdido el rumbo y no es ni la sombra del que conocimos, cuando ayudábamos a los que batían el cobre en el Escambray y los campos de Cuba, no voy a dejar que el desaliento me venza y que estaré en la trinchera en que pueda hacerle más daño al enemigo, hasta que me llegue la hora de abandonar la vida. HASTA ENTONCES, PUES.

(Escrito por el director de Nuevo Acción, Aldo Rosado-Tuero y publicado en la edición del 27 de abril del 2011, a raíz de la muerte del Dr. Orlando Bosch)

Un Comentario sobre “DE LOS ARCHIVOS DE NUEVO ACCIÓN: ¡HASTA LA VISTA “PIRO”!

  1. Cualquier motivo que reúna a dos o más Cubanos sin que se conspire o se aporte el obulo para la guerra es cometer un acto de inmoralidad.
    Dr.Orlando Bosch Avila

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Help

WordPress theme: Kippis 1.15