DE LOS ARCHIVOS DE NUEVO ACCIÓN: LA HISTORIA EN LA MEMORIA. EN HONOR A LA VERDAD HISTÓRICA

En esta foto tomada el 7 de marzo de 1967, aparecen Antonio Apud y Aldo Rosado-Tuero en Washington D.C. momentos antes de entrar a testificar al Comité de Seguridad Interna del Senado Norteamericano. (Foto: archivo Aldo Rosado-Tuero)

Por Aldo Rosado-Tuero

Recientemente el profesor universitario Antonio “Tony” de la Cova, sostuvo una polémica a través de la Internet con Bernardo Benes (foto de la izquierda) y en ella se refirió   a éste como una persona que había exagerado su papel en el diálogo convocado por el régimen cubano, y que trajo como consecuencia la liberación de una gran cantidad de presos políticos cubanos.  De la Cova se refería al libro “Secrets Missions to Cuba” (Misiones Secretas a Cuba”, escrito por Robert M. Levine, con datos proporcionados por el propio Bernardo Benes, como un libro lleno de errores e información falsa  o distorsionada.

Y en honor a la verdad histórica, yo tengo que lanzar mi cuarto a espadas y decir que al menos, en uno de los acontecimientos que en sus páginas narra Benes, que conozco a cabalidad por haber estado allí,  se tergiversa la verdad de lo ocurrido y se silencia nombres y se agregan otros nombres, con el objeto de darle más realce a “el protagonista” o “héroe” del libro de marras.

Veamos: en la página 64 de dicho libro, en el capítulo “Cuban Miami”  se afirma lo siguiente, y traduzco: “En 1967 el congresista Pepper (Claude) invita a Benes y a otros tres cubanos de Miami (Luis Botiffol, el Ex Premier Jorge García Montes y el ex presidente Carlos Prío Socarrás) a Washington, para abogar por su proyecto de ley (se refiere a un proyecto de ley que, según Benes introdujo Pepper a instancias suyas). Benes testificó ante el Sub Comité Judicial del Senado, sobre la amenaza comunista a los Estados Unidos a través del Caribe”.

La verdad histórica difiere bastante de lo contado por Benes. Los otros tres cubanos que testificamos ante el mencionado Sub- Comité del Senado Norteamericano, fuimos, además de Benes, El Dr. Emilio Nuñez Portuondo, Ex Embajador cubano ante la ONU,  Antonio Apud, ex empleado del Ministerio de Industrias bajo el Ché Guevara y el que esto escribe. Quienes consiguieron nuestra comparecencia lo fueron el Ex Embajador norteamericano Paul Bethel y su esposa cubana Diana Bethel. Claude Pepper no tuvo nada que ver en esa comparecencia.  Y ni Prío, ni García Montes, ni Luis Botiffol, estuvieron en el Capitolio de Washington por esos días. Los “hearings” secretos se llevaron a cabo durante los días 6 y 7 de marzo de 1967  y los públicos el día 8 del mismo mes ante “El Sub Comité para investigar la Administración del Acta de Seguridad Interna y otras leyes internas de Seguridad del Comité Judicial del Senado”, que efectivamente  investigaba a la amenaza comunista a través del Caribe.

Si juzgamos al libro por esta tergiversación hecha a ex profeso, pues no es una equivocación ya que en la página  293 del mismo libro aparece la nota # 49, que menciona el “testimonio de Bernardo Benes en 1967 ante  el Comité Judicial del Senado- colección de Bernardo Benes”. Dicho testimonio fue impreso en un folleto por dicho Comité y contiene las declaraciones y los documentos aportados por los 4 testigos: Bernardo Benes, Antonio Apud, Dr. Emilio Nuñez Portuondo y Aldo Rosado. Si está en la colección de Bernardo Benes, como lo atestigua el libro, no es posible que haya sido una equivocación ni una mala jugada de la memoria de Benes.

(Publicado en la edición del martes 9 de enero del 2007)

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Help

WordPress theme: Kippis 1.15