DE LOS ARCHIVOS DE NUEVO ACCIÓN: “LOS SÚPER DUROS”GUILLAOS

Por    Torcuato Meque Trefe ( auto proclamado “analista político”)          

Se trata de un prototito de  “exiliado” que abunda bastante por estas latitudes. Son los “anticastristas”  que se la pasan anunciando que ellos son “de los duros”. De los que se comen el azúcar cruda y el agua sin  mascar  y no pueden transigir con nadie que haya sido fidelista alguna vez, o haya trabajado en el gobierno comunista, muchas veces sin pensar, que todo el que haya trabajado en Cuba, en los últimos años, lo ha tenido que hacer “para el gobierno”, pues “el duro” olvida que allí todo es del gobierno.

Los “duros”, según confesión propia,  matarían a todos los cubanos de más de siete años de edad, porque “están contaminados” de la maldita doctrina. Se proclaman partidarios de “arrancar cabezas”, tanto allá, como aquí, con los que no comulguen con sus “línea dura”. Se dicen amigos y del círculo íntimo de Posada Carriles y los que ellos mismos, haciéndoles el juego al castrismo, llaman “terroristas de la línea dura”. Muchos de ellos andan con un pistolón en la cintura, porque “mi socio yo sí soy enemigo de los fidelistas y ellos me quieren matar”. Y gritan a todo el que los quiera oir, que cuando aquello se caiga, hay que devolverles sus casa, sus negocios y las grandes heredades de sus parientes.

Pero no raspe muy profundo en la piel de esos “duros” pues le empezarán a asomar extrañas manchas, que desdicen su “dureza”. Muchos no hacen tanto que llegaron de Cuba, de “la que tuve que escapar, asere, porque yo les hice mucho daño y me iban a matar allá”. Pero nadie de la resistencia interna los conoce. No pueden citar un solo sabotaje comprobable y ni siquiera mencionar al movimiento o partido al que pertenecían en Cuba. Por lo general lo justfican diciendo. “Que va, yo actuaba solo para no comprometer a nadie”. No tienen nada que reclamar, ni han heredado nada confiscado.

Aquí nunca han cooperado con nada efectivo que se esté intentando hacer por la libertad. No pasan de bembetear. Si averigüas, ni conocen a Posada, ni a ninguno de su círculo, pero eso sí siempre andan dando vueltas, como abejas a un panal, en torno a los exiliados que ellos piensen puedan hacer algo o tienen planes que les puedan hacer daño a la tiranía, boicoteandolos, porque “los considera muy flojos, aquí hay que hacer algo en grande”.

Si los observas con cuidado, te darás cuenta, que en realidad están contribuyendo con su falsa dureza a dar la imagen que precisamente desea la tiranía que se tenga del exilio. Por eso, yo les digo: ¡Cuidado con “los súper duros”!

( Publicado en la edición del 17 de junio del 2008)

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Help

WordPress theme: Kippis 1.15