DE LOS ARCHIVOS DE NUEVO ACCIÓN: MEMORIAS DE LOS DÍAS DEL FUEGO-III EL DÍA QUE EL TIO SAM NOS DIJO ¡BASTA!

Aldo Rosado-Tuero

Entre 1969 y 1970, le hemos jugado muchas cabeza a las Autoridades, nos han confiscado varios alijos de armas, pero seguimos en la brega. Nos cierran una via y nos las arreglamos para abrir otra. Por esos días se produce el desembarco de  Vicente Méndez al frente del grupo de Alpha 66 por Oriente. Nosotros, a pesar de no estar coordinados con Alpha, apresuramos los preparativos para realizar un desembarco de una pequeña guerrilla por la parte central, para aliviarle la presión al grupo de Vicente.

Por esos días concurro a varios programas radio y hago declaraciones demasiado atrevidas. Es a mediados de 1970 y el gobierno norteamericano y el cubano están en  conversaciones secretas. Los cubanos podemos ser nuevamente vendidos como en el Tratado de París, al terminar nuestra Guerra de Independencia. Lo denuncio y afirmo  que Cuba es una pieza más en la mesa de ajedrez del juego entre las grandes potencias. Y afirmo que si los cubanos no tenemos participación en el juego en que se va a decidir nuestro futuro, lo que hay que hacer es salirse del juego y darle una patada al tablero de ajedrez y regar las fichas, para que que se acabe el juego. Al mismo tiempo hemos enviado un telegrama a Fidel Castro advirtiéndole que los cubanos que han desembarcado en la isla lo han hecho vistiendo uniformes militares cumpliendo con las leyes de la Convención de Ginebra y que si resultasen capturados, la tiranía tenía la obligación de tratarlps como prisioneros de guerra y no fusilarlos. En ese mismo telegrama le advertíamos al tirano cubano que de fusilar a algunos de los patriotas que habían desembarcado, las Embajadas cubanas en el mundo entero y sus representantes  diplomáticos y consulares serían objetivos de guerra.

Llegamos demasiado lejos. El régimen cubano advirtió privada y públicamente a su personal en el extranjero, que no pagarían rescate, ni los canjearían  por ningún preso político cubano, y al mismo tiempo contactaron al Gobierno de USA, advirtiéndole al respecto y asegurando que la conducta de nuestro grupo hacía peligrar las serias negociaciones que venían llevándose a cabo.

El Departamento de Estado tomó cartas en el asunto y notificó a las Autoridades de Inmigración. A mediados de mayo de 1970 (no recuerdo el día exacto y los papeles los perdí cuando el ciclón Andrew) fui llamado al edificio del Servicio de Inmigración y allí, en presencia de varios funcionarios se me leyó sumariamente la cartilla. (En la foto de arribaa, el autor de esta semblanza, fotografiado unos instantes después de haber salido del Edificio de Inmigración donde se le confinó al Condado de Dade, en 1970) Se me dijo que la tolerancia se había terminado. Que una gran nación no podía permitir que un grupo de “irresponsables independientes” le dictara su política. Que habíamos estado jugando con fuego por mucho tiempo y que ya eso se había terminado.  Se me notificó que desde ese mismo instante yo quedaba confinado al territorio del Condado de Dade, el que no podía abandonar por tierra, sin obtener antes permiso de Inmigración y que al mar “era mejor que ni me acercara”.  Esa misma tarde era desmantelado nuestro campamento en Belle Glade, en una aparatosa excursión. No recuerdo, si antes o después que a mí, pero si que con una diferencia de un par de horas, a Andrés Nazario Sargent, se le aplicó la misma medida y le leyeron la misma cartilla.

El Tio Sam, usando de todas sus prerrogativas y poniendo, como es lógico, sus intereses primero, se quitó los guantes de seda, con que hasta ese entonces había tratado a los “independent freedom figthers”. Y desde entonces, todo cambió y todo intento de lucha armada se dificultó al cuadrado.

Tal vez en el futuro( si la vida me alcanza) me decida a contar como un día me decidí a quitarme yo mismo el confinamiento por mi cuenta y lo que pasó después.

(Publicado en la edición del miércoles  25 de julio del 2007)

2 comentario sobre “DE LOS ARCHIVOS DE NUEVO ACCIÓN: MEMORIAS DE LOS DÍAS DEL FUEGO-III EL DÍA QUE EL TIO SAM NOS DIJO ¡BASTA!

  1. Buen trabajo, artículos como este lo explica todo.

  2. Es también hora de publican en forms de libro estas memorias.
    La verdad deje esclarecerse.
    Es hora que el mundo sea que El Tirano no fué ningún Mago.
    No solo contd con una icreíble ayudo De la URSS.
    Contó también con la ayudo por carambola De los EUA.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Help

WordPress theme: Kippis 1.15