DE LOS ARCHIVOS DE NUEVO ACCIÓN: NUEVO ACCIÓN: CAUSA, NO EMPRESA

Estamos consientes de que muchas veces sonamos impertinentes, porque decimos las cosas con crudeza, pero hablamos claro y derecho, porque tenemos el alma clara y derecha. Pensamos que la única manera de conservar a nuestros lectores es siendo fieles a la verdad. Por eso, a veces tenemos que decir cosas que no caen muy bien. En otras palabras:  somos políticamente incorrectos. Pero decimos lo que nos dicta nuestra conciencia, sin que nos guie ningún interés bastardo, ni la búsqueda de posiciones o canongías. Como humanos, nos equivocamos, pero siempre la buena fe rige nuestras decisiones.

Por eso- sería muy tedioso hacerles la misma explicación individiualmente- hoy tenemos que enviar un mensaje a algunos periodistas “independientes” que, desde Cuba, parece que han creído las mentiras del enemigo, que los sojuzga y se han acercado a Nuevo Acción con miras a recibir un pago por sus colaboraciones. Aclaramos que es sólo un  pequeño grupo y que en él no se encuentran nuestros corresponsales clandestinos.  Nuevo Acción es Causa, no empresa y no recibe, no ha recibido, ni recibirá fondos de gobierno alguno. Y no contamos con abundantes medios materiales para pagar regularmente por pequeños artículos, que generalmente se envían a mas de una docena de órganos del exterior. Si en ocaciones hemos hecho llegar alguna ayuda ha sido, solamente eso: UNA PEQUEÑA AYUDA Y NO UN PAGO POR ARTÍCULOS.

Nos obliga a la aclaración el hecho, que se ha repetido últimamente, más seguido de lo que esperábamos, que nos da la sensación de que algunos (otra vez aclaramos que una ínfima minoría) se han afiliado a esta línea como un modus vivendi y para resolver su situación económica en Cuba. Hace algunas semanas un fotógrafo (de fotografías artísticas) no contactó y nos ofreció sus fotos, con la condición de que “no se les sacara  provecho político” (eran la mayoría fotos de techos de La Habana) a cambio de que le publicáramos un libro profesional de fotografías. Le explicamos que eso valía mucho y  aparte de estar fuera de nuestro alcance, no estaba en nuestra línea de lucha, se molestó mucho y nos envió una ofensiva carta en la que se quejaba de que nadie de fuera lo ayudaba económicamente ni le le mandaba dólares y que por lo tanto rompía sus lazos con nosotros. Luego otro “periodista” le envió unos artículos a un buen colega, que se los publicó y como una ayuda, de su propio peculio le hizo llegar una remesa de euros. A la semana siguiente recibió dos artículos más del mismo periodista independiente, que publicó. Pasados unos días recibió una carta de muy mal talante en que se le reprochaba que no había recibido nada por esos dos artículos y que si no le envíaba dinero no le mandaría más ningún artículo. Y por último, hemos constatado que otros mandan los mismos cuatro renglones a media docena de publicaciones, con una apelación, que si se le responde afirmativamente por cada destinatario, resultaría en el envio de una cantidad tal, que vivirían como sultanes en la isla.

Nosotros comprendemos las limitaciones, los trabajos y los peligros que se corren al hacer periodismo independiente en Cuba, pero de ahí a que eso se convierta en una fuente de divisas, para unos cuantos, va mucho trecho. Desde que tenía quince años de edad  he estado arriesguando el pellejoy poniendo en riesgo el bienestar de mi familia,  por la libertad de mi país y por que reinara la democracia en mi patria, y nunca se me ocurrió ni siquiera pensar que debía recibir un centavo por eso. Tal vez, yo sea un estúpido, y por mi estupidez, no entienda a esos que quieren cobrar por servir a la patria.

Creo que cuando los órganos de prensa del exterior, publicamos los artículos de los periodistas independientes y les damos su debido y ganado crédito, les estamos sirviendo en lo que se  supone que sea su tarea de dar a conocer la verdad de Cuba y darse a conocer ellos mismos.

Así que ya lo saben: Nuevo Acción seguirá, como lo ha hecho hasta ahora, ayudando en la medida de nuestras fuerzas a los que allá en la isla esclava se la juegan por ideales y por ser fieles a la verdad, pero no paga a mercenarios de la pluma.

ALDO ROSADOTUERO

(Publicado en la edición del martes 6 de febrero del 2007)

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Help

WordPress theme: Kippis 1.15