DE LOS ARCHIVOS DE NUEVO ACCIÓN: REALISMO NO ES IGUAL A DERROTISMO

Por Aldo Rosado-Tuero

He meditado bastante antes de referirme al tema, pues amigos a los que he expresado mi opinión, me han dicho, “no toques el tema, te van a acusar de derrotista, y hasta te van a culpar del fracaso”; pero en esta coyuntura de la patria, no sería honesto callar por conveniencia y esperar a que transcurran los acontecimientos, para entonces emitir una opinión.

Un grupo de cubanos, estoy seguro que muy bien intencionadamente, han lanzado la idea de provocar un levantamiento popular en Cuba—siguiendo el ejemplo de Egipto y Tunez—a través de la internet y del twitter y han sido apoyados por otros que piden que se aliente a los cubanos de intramuros, con manifestaciones multitudinarias de los que vivimos extramuros.

Por lo tanto daré mi humilde opinión, avalada por años de lucha y de intentos; y por ser un observador de los acontecimientos históricos de esa índole que han ocurrido en el mundo.

Creo que cualquier cosa que se haga para movilizar a los cubanos debe de ser bienvenida, ya que necesitamos hacer “gimnasia revolucionaria” para no oxidarnos; pero de ahí a que nuestras manifestaciones, peticiones, exhortaciones y artículos en la net, vayan a provocar un levantamiento popular, va mucho trecho.

Hay que ser realistas. Un levantamiento popular no se organiza por control remoto. Hacen falta líderes en sittu que organicen a la gente, mucha logística y sobre todo mucha gente comprometida a participar.

Aunque la prensa diga que lo de Egipto ha surgido espontaneamente, toda una red de opositores ha tenido que ser creada antes de que surja la chispa que inflame el combustible. Es un proceso largo,  no se decide exactamente una fecha (a no ser que sea acompañada de un levantamiento armado) sino que se engrasa la maquinaria con pequeños actos de prueba (a eso es lo que llamo “gimnasia revolucionaria”) para que un día, por cualquier cosa, se produzca  la chispa que permita lanzar a los grupos preparados con anterioridad a canalizar el descontento y  agrandarlo.

Hablando con honestidad y no dejándonos intoxicar por nuestra propia propaganda, en Cuba, lamentablemente—y lo digo con mucho dolor—todavía la oposición no está en condiciones de liderar nada.

Pero no obstante ser esa mi opinión personal, no niego mi concurso, y mucho menos el de Nuevo Acción, a cualquier idea que pueda redundar en beneficio de la libertad de Cuba  y por lo tanto, si se dan pasos serios para que esta iniciativa eche a andar y no se quede en un juego virtual en que algunos cibernéticos entretengan sus ocios y su total desconocimiento de la dinámica política y de agipro, aquí estaremos arrimando el hombro a la iniciativa.

Primero, hay que aclarar bien, que un levantamiento de proporciones tales que haga tambalear a un gobierno no se puede ordenar por control remoto, ni por twitter. Y mucho menos en Cuba, donde el uso del twitter y de la internet está severamente limitado. El twitter se usa (DESPUÉS QUE HA ESTALLADO EL LEVANTAMIENTO) para coordinar los próximos movimientos y consignas y para informar al extranjero de lo que está ocurriendo en tiempo real. PERO NUNCA PARA PROVOCAR POR SÍ MISMO EL LEVANTAMIENTO.

En el exterior existen docenas de organizaciones opositoras que mantienen contacto con, y ayudan económicamente a un gran número de movimientos, grupos, organizaciones y partidos de oposición dentro del archipiélago. Pues bien, reunamos a los cabezas de esas organizaciones del exterior y coordinemos una fecha factible para comenzar, si no un levantamiento definitivo, acciones de gimnasia agipro, que reunan a unos cuantos cientos de personas de esos disímiles grupos, que tendrían que salir a la calle juntos, a la hora y la fecha señalada. Pidamos a esos opositores de intramuros una señal inequívoca de su disposición de luchar en serio.

Pero para pedir con moral hay que comenzar YA a actuar en el exterior: Los promotores de la idea, deben organizar sin pérdida de tiempo, manifestaciones perennes frente a las embajadas, consulados y oficinas comerciales de la tiranía castrista en el exterior. Aquí en Miami, los que se han adherido y alientan el levantamiento deben de convocar sin demora a una manifestación PACÍFICA, PERO MULTITUDINARIA, frente a la embajada extraoficial de la tirania: Las oficinas de la Alianza Martiana, que debe de ser asediada las 24 horas del día hasta que en Cuba ocurran los acontecimientos que se buscan.

Y digo MULTITUDINARIA, porque lo que se está pidiendo a los cubanos de intramuros, es el supremo sacrificio y hay que demostrarles CON HECHOS, que aquí se está dispuesto a afrontar al menos un sacrificio menor, porque si en una ciudad en que viven la enorme cantidad de cubanos que residimos en Miami y sus alrededores, no se logran por lo menos dos mil cubanos para sitiar a la Alianza Martiana por equis cantidad de tiempo, ¿Cómo rayos podríamos hacerles creer a los de allá, que aquí habría suficientes patriotas   listos para acudir  en su auxilio, llegada la hora? Y PACÍFICA a toda costa, para no darles argumentos a los quintacolumnistas.

Si se dan estas premisas, estaremos aportando nuestro granito de arena al 100 por ciento y dedicando esfuerzos y economía a la tarea común. Pero hay que demostrar CON HECHOS de que esto va en serio, porque no se puede correr el riesgo de regalar un doble triunfo a la tiranía, que se daría si se insiste en la sola convocatoria publicitaria. Si llegado el plazo, en Cuba no ocurre nada, la tiranía y sus voceros se llenarían la boca para proclamar a los cuatro puntos cardenales, que el pueblo cubano apoya mayoritariamente a sus gobernantes; y si se produjera solo un pequeño conato, serviría para que las fuerzas represoras hicieran polvo el incipiente grupo de los duros, que podrían ser los precursores del verdadero levantamiento popular que acabará con la tiranía, más temprano que tarde, pero que tiene que irse preparando en silencio y con mucha seriedad.

(Publicado en le edición del 2 de febrero del 2011)

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Help

WordPress theme: Kippis 1.15