DÉCIMO OCTAVO ANIVERSARIO DE LOS ATAQUES DEL 9/11- SEGUNDA PARTE Y FINAL

El Reporte Joint Inquiry into Intelligence Community Activities fue publicado en 2002.

 

Por, Frank de Varona

Arabia Saudita participó en el ataque del 9/11

Paul Sperry escribió un artículo llamado  “Inside the Saudi 9/11 Cover-up” ((Encubrimiento del 9/11 Saudí) que fue publicado por el  New York Post  el 15 de  Diciembre, 2013. Sperry explicó que fue parte de la familia real de ese país traidor. Nuestro gobierno participó en el encubrimiento del ataque.

Ni el presidente George W. Bush ni el  presidente Barack Obama ni el presidente Donald Trump le han permitido al pueblo ver las 28 páginas clasificada de las  800-paginas del reporte  9/11. El nombre del reporte es “Joint Inquiry into Intelligence Community Activities Before and After the Terrorists Attacks of September 11, 2001”. Miembros del Congreso que participaron en las investigaciones ya han revelado la participación del Reino Saudí.

¿Quiénes fueron los que ayudaron a los terroristas que atacaron a Estados Unidos en el 9/11?

Zacarias Moussaoui (foto de la izquierda) está sirviendo una sentencia de cadena perpetua en una prisión “supermax” en Colorado por haber planeado los ataques del 9/11.

Zacarias Moussaoui, un ex miembro convicto de al-Qaeda acusó a tres miembros de la familia real Saudí. Moussaoui dijo que actuó como mensajero de los jefes finales de Al-Qaeda, -entre los que se encontraba Osama Bin Laden- y una lista de donantes del grupo. “El jeque Osama quería mantener un registro del dinero que nos daban de quienes nos escuchaban o los que contribuían a la yihad”, dijo Moussaoui, nativo francés, que se declaró culpable de los cargos de terrorismo que se le imputaban en 2005.

Moussaoui dijo que el príncipe Turki al-Faisal, ex jefe de Inteligencia, el príncipe Bandar Bin Sultan, ex embajador en los Estados Unidos, y el príncipe Alwaleed bin Talal conocido multimillonario inversor, aparecieron en las listas de donantes de al-Qaeda, así como muchas de las figuras religiosas más importantes de Arabia Saudí.

Arriba, de izquierda a derecha: El Príncipe Bandar bin Sultan quien sirvió por 22 años de embajador de Arabia Saudí en los Estados Unidos ayudó a terroristas entran a Estados Unidos; El Príncipe El Príncipe Turki al-Faisal quien fue embajador de Arabia Saudí en los Estados Unidos ayudó a los terroristas y Príncipe Alwaleed bin Talal el más rico de la familia real dio dinero a al-Qaida.

El Rey Salman bin Abdul Aziz al Saud de Saudi Arabia financió a al-Qaeda y el ex senador Bob Graham dijo que existió una conexión directa de algunos de los terrorista del 9/11 con el Reino Saudí.  Es muy triste que Khalid Shaikh Mohammed, quien planeó el atentado del 9/11, no ha sido juzgado y condenado a muerte junto con los otros terroristas que se encuentran en la base naval de Guantánamo. Aun peor, los cinco peores generales y ministros Talibanes que ayudaron a los terroristas de al-Qaida a los ataques del 9/11 fueron cambiados por un soldado estadounidense que desertó en Afganistán por orden del presidente Barack Obama.

En enero 27, 2015 el Presidente Barack Obama visitó al rey Salman bin Abdul Aziz en Riyadh, Saudi Arabia.

 El ex presidente Barack Obama es un musulmán oculto y ha dicho en las Naciones Unidas que “el mundo no será de aquéllos que blasfeman al profeta Mahoma.” Al mismo tiempo que nunca ha denunciado los abusos de la ley Shariah en los países musulmanes, donde en algunos como Paquistán, blasfemar a Mahoma es pena de muerte y el adulterio se castiga con una muerte a pedradas.

Hoy en día cristianos están siendo asesinados y hasta crucificados por el mundo. En la última década más de un millón de cristianos han sido brutalmente asesinados en el Medio Oriente. Este genocidio no ha sido denunciado por Obama ni por la prensa establecida. ¡Esta conspiración de silencio debe de terminar!

En Siria cristianos que hablan arameo, el idioma de Jesucristo, los han matado los yihadistas de al-Qaida. Terroristas queman antiguas iglesias cristianas del siglo I y II después de Cristo y violan y secuestran mujeres cristianas. Por muchos países cristianos han sido asesinados rezando en iglesias como ocurrió recientemente en Sri Lanka. En Francia más de 800 iglesias católicas han sido quemadas incluyendo Notre Dame o han sufrido daños de vandalismo.

El importante papel de Irán en los ataques del 9/11

Mort Klein and Liz Berney escribieron un artículo titulado “El papel de Irán en los atentados del 11-S no puede ser ignorado” que fue publicado en el sitio web  Libertad USA.com el 15 de septiembre de 2015. Klein y Berney explicaron que es una ironía escalofriante que  el 11 de septiembre conmemoramos la muerte de 3,000 inocentes y justo al mismo tiempo, el presidente Obama y una minoría de su partido  en el Congreso lograron  aprobar un acuerdo que proporcionará cientos de miles de millones de dólares y facilitará las armas nucleares al mismo régimen iraní. Por suerte el presidente Donald Trump se retiró del terrible acuerdo de Obama con Irán.

Este perverso y sanguinario régimen iraní que unidos a Arabia Saudita planearon y facilitaron el horror perpetrado en nuestro territorio el 11 de septiembre de 2001. Klein y Berney escribieron que el papel decisivo de Irán en los atentados del 11-S fue expuesto detalladamente en las conclusiones del Tribunal del Distrito en el caso Havlish vs. Bin Laden y otros, una demanda presentada por las víctimas del 11-S contra al-Qaeda, la República Islámica de Irán, Hezbolá y diversas entidades iraníes o respaldadas por Irán. La abrumadora evidencia de la complicidad iraní incluía el testimonio de expertos, además de diversos documentos condenatorios, como un memorando de mayo de 2001 en nombre del líder supremo iraní, Alí Jamenei, en el que se discutían informaciones sobre el entonces próximo atentado de al-Qaeda.

Klein y Berney explicaron lo siguiente: “Irán comenzó a planear el 11-S ya a mediados de los 80. En esa época los líderes iraníes crearon una fuerza terrorista compuesta por miembros de élite de la Guardia Revolucionaria y del servicio secreto para planear ataques contra Estados Unidos. La fuerza terrorista iraní diseñó el plan para estrellar aviones Boeing de pasajeros contra el World Trade Center, el Pentágono y la Casa Blanca, además de otros planes para atentar contra la red eléctrica estadounidense y para atacar el país con bombas sucias. Irán tituló a esos planes “Shaitan dar Atash”, que en farsi quiere decir “Satán en llamas” o “Satán en el infierno”. Según el régimen iraní, Estados Unidos es el Gran Satán.”

Klein y Berney señalaron que al-Qaeda se unió a Irán para planear el 11-S al menos una década después de que la fuerza terrorista diseñara el plan. En 1993 los líderes de al-Qaida, Osama bin Laden y Aymán al Zawahiri, se reunieron con el cerebro terrorista iraní, Imad Mugniyah, y oficiales de la Guardia Revolucionaria en Jartum, Sudán para establecer una alianza entre Irán, Hezbolá y al-Qaeda de cooperación y apoyo mutuo en actividades terroristas.

Esta diabólica alianza tripartita colaboró para perpetrar una serie de atentados contra Estados Unidos durante los años 90, entre ellos los cometidos contra las torres Khobar en Arabia Saudí, las embajadas estadounidenses en Kenya y Tanzania y el destroyer U.S.S. Cole en Yemen. Entre otras cosas, Irán compró un simulador de vuelo de un Boeing 757-767 para entrenar a los terroristas del 11-S.

Klein y Berney subrayaron que Irán y su milicia terrorista, Hezbolá, también prepararon el viaje de los terroristas, les proporcionaron visados y pasaportes y los acompañaron en vuelos. Asimismo, organizaron campamentos de entrenamiento para terroristas de al- Qaeda, que incluían unas instalaciones aparte para los miembros saudíes de la organización.

Además, tras el 11-S Irán ayudó a las familias de los líderes operativos de al-Qaeda, incluidos los hijos de Bin Laden, a huir de Afganistán. Irán les dio refugio en el país, que al-Qaida empleó entonces como base de operaciones para dirigir atentados contra las tropas estadounidenses en Irak. Cientos de norteamericanos murieron en esos atentados.

Klein y Berney escribieron que el tribunal del caso Havlish, basándose en una declaración de prensa del Departamento del Tesoro estadounidense de 28 de julio de 2011, la Administración Obama llegó a la conclusión de que Irán había ayudado materialmente a al-Qaeda facilitando el transporte de dinero y terroristas.

Conclusión

Ya es hora que se denuncié que Irán y a Arabia Saudita fueron los responsable del peor acto de guerra contra los Estados Unidos desde la Segunda Guerra Mundial. Ningún presidente de Estados Unidos ha permitido dar a conocer un informe secreto que explica que miembros de la familia real de Arabia Saudita estuvieron implicados en el ataque del 9/11. Tampoco han revelado la participación de Irán en los ataques. Ya es hora que se haga justicia y que se diga la verdad de lo que ocurrió. ¡Justicia demorada es justicia negada!

WordPress theme: Kippis 1.15