DESDE EL ARCHIPIÉLAGO: EL IZAJE DE LA BANDERA NORTEAMERICANA, UN ACONTECIMIENTO INTRASCENDENTE PARA LOS CUBANOS

EMBAJADADEUSAENLAHABANAHECTORJULIOCEDENOPARAILUSTRARARTIC.Por, Héctor Julio Cedeño Negrín

En la ceremonia de izaje de la bandera norteamericana no estuvieron los cubanos. Como suponíamos el pueblo de Cuba no tiene ninguna expectativa con respecto a las nuevas relaciones entre Washington y la Habana, por lo que allí el día 14 de agosto prácticamente no estuvo un solo cubano para celebrarlo, con excepción de los oficialistas y el Cardenal el pueblo ignoró completamente la cita.

Para algunos podría resultar histórico, pero para la inmensa mayoría de los cubanos no aportará absolutamente nada a su vida cotidiana; “continuaremos emigrando”, me decía un joven de unos treinta años que no quiso darme su nombre, pero que tampoco ve cambios en el tiempo que se avecina; “mientras que no supriman la Ley de Ajuste Cubano estaré feliz”. “Estoy guardando algunos dólares para lanzarme otra vez por el Ecuador. En las dos oportunidades me han deportado desde Tapachula, pero espero tener mejor suerte en la próxima ocasión” agregó.

La visita de John Kerry no alteró para nada la cotidianidad más habitual de los habaneros que continuaron con sus labores de siempre tratando de conseguir, el “money” de la sobrevivencia.  En los alrededores del edificio de la “Nueva Embajada” los que predominaban eran los Oficiales de la Seguridad del Estado, que clasificaban como los espectadores mayoritarios de la ceremonia, omnipresentes controladores  de los  opositores que allí nos encontrábamos o sea, esbirros de la Policía Política del castrato vestidos de civil como si fueran ciudadanos normales.

ESBIRROALIASCAMILOAllí estaban presentes, alias Camilo el Teniente Coronel de la C.I. (foto) clasificado como el mayor represor del Departamento 21 de la Seguridad del Estado y sus perros, émulos de Masferrer y sus tigres de triste recordación durante la tiranía batistiana, claro estableciendo las diferencias, los de Masferrer eran esbirros voluntarios o por cuenta propia, los de Camilo son pagados por el MININT.

Los perros de Camilo han matado menos gentes que los tigres, pero también muerden y matan. Por cierto intercambié algunas palabras con aleas Camilo, le pregunté acerca de su visión sobre las nuevas relaciones con EE.UU. por supuesto se negó a darme su opinión, dice que el lugar no era el adecuado.

Había un grupito de norteamericanos apoyando el restablecimiento de las relaciones diplomáticas, otro grupito de cubanos-americanos acólitos de Obama y un grupo de turistas latinoamericanos fanáticos de la bobera izquierdista; chilenos, colombianos, venezolanos, argentinos, hasta un canario de las islas y un provocador de apellido Negrín, según decía, engañados y confundidos por la propaganda castrista y con los que debatíamos más democráticamente los opositores presentes.  Si el Presidente intentaba tomar este suceso como un respaldo de los cubanos a su flamante política, fracasó estrepitosamente.

La cobertura internacional fue ampulosa, aunque a varias televisoras importantes se les prohibió la acreditación y la entrada en el país, entre ellas las dos más  populares para los cubanos; UNIVISIÓN y TELEMUNDO las protagonistas de la conocida antena, que se ve clandestinamente en toda la Ciudad de la Habana y que son perseguidas constantemente por la Policía ordinaria, la ETECSA y la Policía Política en operativos conjuntos, pero sin éxito.

Los corresponsales extranjeros debieron dar fe de que los cubanos estuvieron ausentes de la ceremonia y que ignoraron completamente el evento, algo que no hicieron adecuadamente por lo que no deberían catalogarse como  verídicos, sino más bien como amarillistas.

La ruptura de las relaciones entre Cuba y los Estados Unidos, se produjo más bien por el progresivo acoso de la incipiente tiranía castrista contra los empresarios, banqueros y propietarios norteamericanos. Como respuesta, el Presidente Eisenhower rompió determinadamente las relaciones diplomáticas.

Recuerdo la apropiación realizada contra la TEXACO por la perrera castrista. Hoy nombrada  Ñico López, esta es la más grande refinería de petróleo existente en Cuba. Se aprecia en las imágenes  de la época como cortan los cables que sostenían el gran anuncio lumínico de la empresa y como este cae estrepitosamente sobre la carretera y una voz socarrona diciendo; “¡Le partieron la siquitrilla!” El pretexto para la intervención, fue que los dueños se negaron a refinar petróleo ruso.

Así fueron acosando empresa por empresa, banco por banco y propiedad tras propiedad de los   norteamericanos hasta que los hicieron marcharse. No olvido que los dueños de la “United  Fruit Company” que radicaba en mi pueblo natal de Banes, en la antigua provincia de Oriente, fueron intervenidos con cualquier pretexto, a la compañía le decían burlonamente; “Mamita yunai”.

Ellos dejaron al administrador, encargado de los asuntos de la empresa. El hombre se nombraba Robert Young pero le decían cariñosamente Bobby, era amigo de mi padre y de origen canadiense. Permaneció varios años  esperando que Fidel Castro reconsiderara su decisión, pero el gallego bastardo se mantuvo en sus trece,  al final tuvieron que tomar las de Villa Diego. Bobby se fue con toda su familia alrededor del año sesenta y siete.

El proyecto de los tiranos era el de sustituir a las empresas norteamericanas por empresas rusas y  chinas, una fantasía estúpida de Fidel Castro, como tantas otras de su autoría. Hoy vemos que su idea genial fracasó escandalosamente y ahora no les queda otro remedio que regresar al corral de los gringos pero como ovejas cabizbajas, maltrechas y raquíticas, cansadas de pasar mucha hambre y peor sed después de vagar cuarenta años por el desierto de la petulancia.

Decía Fidel Castro que; “Sería preferible hundirnos en el mar, antes de perder la gloria que se ha vivido”, querido comandante, la gloria que voz soñasteis, se la comieron los chivos, junto con su gallardía y su traje verde olivo.

El plan de Barack Obama ha sido ejecutado de manera unilateral por el Presidente y sin contar con el apoyo de uno solo de los miembros del Congreso con raíces cubanas, los tiranos confían en que la sucesora del Presidente sea una Presidenta como Hilary Clinton, acontecimiento que nunca se ha visto en la historia de los Estados Unidos. Pero lo más probable es que sea  un Presidente republicano de línea fuerte, un individuo que retorne al respeto de la nación norteamericana en la arena internacional, hoy bastante menospreciado.

O sea que el proyecto del Presidente Obama ha sido elaborado para que otro Presidente lo ejecute  porque a él ya no le queda tiempo. Se repite entonces la  historia; Dwight David Eisenhower planificó el desmantelamiento de la  tiranía castrista, que se ejecutaría en 1961. El plan debería ser puesto en práctica por Richard M. Nixon, pero John F. Kennedy fue el candidato electo y éste cambió todos los planes como Presidente de EE.UU. Eisenhower era un genio militar y un visionario.

Por eso a John F. Kennedy  le tenemos que agradecer  la consolidación del castrato y por lo tanto la historia lo responsabiliza con poner al mundo al borde de la catástrofe. Fue responsable Kennedy por permitir la instalación de misiles nucleares en Cuba, acción consumada por los rusos en 1962. Culpable Kennedy por no haber desmantelado en su momento a la tiranía de Fidel Castro. Eso pudo haber desencadenado el complot para su asesinato por colocar a los Estados Unidos en peligro de ser aniquilado. Un Presidente del Partido Demócrata, eso los cubanos no lo podemos olvidar.

El futuro del proyecto de Barack Obama, dependerá del próximo Presidente por elegir y del Congreso controlado hoy por los republicanos y que presumiblemente mantendrá el mismo color para los próximos cuatro años, por lo que puede ocurrir que para el 2017, el Presidente y las dos Cámaras sean republicanos, un futuro nebuloso para el plan de Barack y para la tiranía castrista.

La esperanza de los Castro es tan efímera, como la de la flor que hoy abre sus pétalos en un jardín. ¿Cuántos días puede durar?

2 comentario sobre “DESDE EL ARCHIPIÉLAGO: EL IZAJE DE LA BANDERA NORTEAMERICANA, UN ACONTECIMIENTO INTRASCENDENTE PARA LOS CUBANOS

  1. No entiendo cual es la idea suya de estar comparando a Masferrer con la gente de ahora, que pasa es para justificar algo, yo no creo que Ud. tenga edad para saber mucho de aquella epoca o es que Ud es de los que cree en los 20,000 muertos de Bohemia. Una preguntica , Negrin es su apellido, por casualida es ud. familia del difunto Eulalio Negrin que estuvo en el ejercito americano conmigo y despues lo mataron por infiltrado de Fidel. Todo lo demas esta muy bien me choco sus comparaciones y para aclarar, no tengo nada que ver con esa gente, yo vine a este pais de 18 años.

    • Estimado lector Alberto Jimenez: Efectivamente, parece ser que el autor del artículo conoce poco sobre la etapa a la que se refiere, pues en la redacción de Nuevo Acción tuvimos que corregirle las veces en que menciona a Rolando Masferrer, pues siempre escribió Más Ferrer.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Help

WordPress theme: Kippis 1.15