DESDE EL ARCHIPIÉLAGO: LA CRISIS FILOSÓFICA DE LA TIRANÍA

HECTORJULIOCEDENOPARAILUSTRARARTIC.Por, Héctor Julio Cedeño Negrín

Creo que ni los propios hermanos tiranos tienen claro el ¿Cómo mantener a su tiranía sin un enemigo concreto y tangible? Como lo han sido hasta ahora los Estados Unidos. Me parece que los únicos regímenes que se mantuvieron flotantes esgrimiendo la filosofía del enemigo que ataca, fueron la llamada Unión Soviética, Corea del Norte y Cuba, pero de ellos solo  queda Cuba, porque desde hace mucho los soviéticos se diluyeron y Corea del Norte se ha convertido en una cosa informe que se mantiene gracias al salvajismo y que no tiene ni filosofía, ni una clara concepción de su papel, aislada del resto del mundo.

Por ello de aquí en lo adelante el camino de Cuba será inédito. Por lo pronto los tiranos siguen haciendo exactamente lo mismo que han hecho hasta ahora, conservando las mismas consignas de siempre y multiplicando la represión para mantenerse en el poder, pero hasta el calificativo de  mercenarios del imperio dado a sus opositores, se ha quedado como flotando en el aire, porque ya el imperio no existe para su propaganda y propalar que somos una dependencia de la “mafia anticubana” de Miami como ellos les llaman a los anticastristas es algo intrascendente, porque  considera que el origen del problema está fuera de Cuba. ¿Cómo justificar entonces nuestra existencia?

Habría que filosofar finamente y fundamentar la teoría por ejemplo de que la llamada mafia anticubana  es algo así como un estado dentro del estado norteamericano y esperar su disolución con el paso del tiempo o que fuera combatida por el  gobierno estadounidense como si se tratara de un enemigo propio, como decir las maras centroamericanas o un ente similar perjudicial para la federación.

A pesar de todo, la “gusanera” se mantendrá, tanto dentro de Cuba como en el extranjero especialmente en Miami, ahora ¿Cómo calificarla? Se podría inferir  que el objetivo último de la lucha es evitar que la “mafia anticubana” de Miami se apropie del poder y trate de anexar a Cuba al territorio de los Estados Unidos, eso desactivaría al gobierno norteamericano como pretendidamente imperialista y otorgaría ese papel a un ente ficticio o de lo contrario inventar algún artificio filosófico. Pero eso se lo dejaremos como tarea  al tirano desvencijado que al parecer está tratando de reactivarse.

El caso es que los tiranos cubanos, no pueden inventar otra filosofía que la del enemigo al acecho, porque entonces ¿Cómo justificar el despliegue inusitado y permanente de sus fuerzas militares y policiales en todo el territorio nacional, especialmente en la Habana?

Aunque algunos no lo crean, la entrada masiva de turistas norteamericanos puede producir algún “impacto” en el comportamiento del régimen tiránico, porque los norteamericanos después de años de prohibición no están haciendo un turismo normal, sino que los mata la curiosidad por el engendro de los hermanos Castro. Contemplan extasiados los edificios derruidos, les toman fotos y se meten por los barrios a ver como son las cosas y como sobrevive la gente, para saber lo que cuentan de Cuba y preguntan a los vecinos e interactúan, cosa que otros turistas hacen rara vez. No sé si alguien les ha orientado este comportamiento, pero lo cierto es que algunos lo practican.

Conversaba en la esquina de mi casa con dos de ellos, una pareja, que hablaba bien el español y leían el nombre de la calle donde vivo; Revillagigedo, me preguntaron por el origen de ese nombre y les explicaba que hacía alusión al Conde de Revillagigedo un personaje español así titulado y que se llamó Juan Francisco Güemes y Horcasitas que había sido Gobernador de la Habana entre los años 1746 y 1755 capitán general de la isla de Cuba. Eso dio pie a que me hicieran otras preguntas ya en confianza.

Me preguntaron a qué me dedicaba y les dije que era un periodista de los Free Lance que ahora abundan  en Cuba. Eso los sobrecogió un poco pero me dijeron que eran fotógrafos y acertaron a preguntarme en un tono más bajo y reservado ¿Por qué hay tantos policías en la Habana y hasta con perros? ¿Hay mucha criminalidad? Les contesté también por lo bajo  reservadamente, hay cierta criminalidad pero no es demasiado preocupante, lo cierto es que vivimos bajo una dictadura totalitaria y represiva. Asintieron asombrados, pero decidieron marcharse.

Ese constante estado de sitio al que nos someten los gobernantes y al que ya estamos acostumbrados los cubanos es visto como algo alarmante por algunos turistas, aunque otros dicen que es mejor porque se sienten protegidos por la policía, pero la permanente persecución de los ciudadanos y la identificación de los que caminan por las calles, sobre todo si son negros, si les llama la atención y se quedan mirando asombrados el comportamiento de la policía y hasta les tiran fotos o les filman, sobre todo a esos policías con perros agresivos que proliferan por el centro de la Habana y por las calles del Vedado.

Mi barrio en centro mismo de la Habana es proclive a incidentes y constantemente se forman aglomeraciones de curiosos por uno u otro motivo y en el que la mayoría de las veces está involucrada la policía, por eso se ve a la ciudadanía muy hostil al comportamiento de los llamados agentes del orden público.

También he podido comprobar que la presencia de los turistas norteamericanos, como que envalentona a la gente, que habla más desenfadadamente en presencia de ellos, como si pensaran que delante los americanos nadie se atreverá a reprimirlos, eso sería para no dar una mala impresión de Cuba o para evitar el escándalo. Son cada vez más los que se atreven a realizar algún tipo de protesta cuando se encuentran  turistas presentes, especialmente los norteamericanos.

Dicen algunos; cuando andan los turistas cualquier incidente en la calle enseguida sale por la “antena”, haciendo alusión a los canales de la televisión extranjeros que en Cuba están especialmente prohibidos y que se ven clandestinamente,  que el gobierno persigue apoyado por la ETECSA, la policía y la Seguridad del Estado y que trata infructuosamente  de erradicar.

Uno de los lugares más vigilados por los órganos policiales y de la llamada Seguridad del Estado es toda la zona del Parque Central y del Capitolio Nacional ahora en reparación que siempre está llena de turistas. En este sitio se producen muchos incidentes, unos organizados por los opositores pero otros realizados por ciudadanos que tratan de protestar por alguna situación que los afecta.

Me imagino que ese “empoderamiento” de los ciudadanos, sea lo que pretende el Presidente Obama, donde la gente se sienta alentada a reclamar sus libertades  y derechos y se aprecie con alguna protección ante la tiranía que pretenderá siempre evitar la mala propaganda sobre su régimen y moderará su comportamiento.

En el próximo tiempo veremos en qué forma se desarrollan los acontecimientos, aunque soy escéptico y pienso que esas ideas del Presidente no producirán los resultados que él espera y la tiranía continuará fortaleciéndose y reprimiendo con mayor intensidad a los ciudadanos, con ello se demostrará fehacientemente que esta política del gobierno de los Estados Unidos ha sido errada.

Este lunes 13 de julio de 2015 se cumplieron veintiún años del crimen atroz del Remolcador “13 de Marzo” hundido por las hordas castristas. Con la actual política de Barack Obama se pretende absolver, crímenes  abominables como este al legitimar a una tiranía sanguinaria como la de los hermanos Castro. Tal vez el Presidente nunca se enteró, pero en eventos  como este murieron numerosos niños y adultos y no ocurrieron cuando él no había nacido, sino cuando estaba por cumplir treinta y tres años, en 1994.

¡Gloria eterna a los mártires de la Patria!

WordPress theme: Kippis 1.15