DESDE EL ARCHIPIÉLAGO: LA UNIÓN SINDICAL CRISTIANA DE CUBA SALUDA Y FELICITA A LOS TRABAJADORES Y AL PUEBLO BOLIVIANO.

Hermanos; La Unión Sindical Cristiana de Cuba (USCC), su dirección nacional y sus trabajadores afiliados, les transmitimos nuestras más cálidas y sinceras felicitaciones, en ocasión de la liberación del pueblo boliviano y especialmente de sus trabajadores, de la dictadura comunista que asolaba a la República de Bolivia, liberada del colonialismo español, por Antonio José de Sucre y otros patriotas insignes.

El pueblo del altiplano, batallador ancestral por la independencia, la libertad y los derechos de los bolivianos, luchó cerca de catorce años contra una dictadura que se enraizó en la nación. Asediada desde los años sesenta por el comunismo internacional, resistía los embates de una invasión, dirigida por Fidel Castro.

Luchó primero contra las huestes terroristas del Che Guevara, derrotadas en “Vado del Yeso” y en  la “Quebrada de Yuro”, luego contra los hermanos Peredo y sus remanentes guerrilleros y después contra algunos generales simpatizantes de las ideas marxistas , como Juan José Torres y otros trasnochados contagiados con la ” Peste Comunista”.

Las mentiras propaladas, a través de Telesur, Prensa Latina, La Jornada y otros libelos propagandísticos de la izquierda latinoamericana, tratan de convertir a Evo Morales en el héroe de Bolivia, pero todo es una verdadera farsa.

Propaganda mentirosa dirigida por las tiranías comunistas de Cuba, Venezuela y del “Foro de San Pablo”, el más exuberante ” Nido de ratas comunistas”, que existe en la actualidad. Recientemente celebró su congreso, como el “Nuevo KOMINTER”, donde se trazaron los nuevos planes para asaltar el poder, en las democracias latinoamericanas e imponer el comunismo.

Evo Morales hablaba del racismo impuesto contra los pueblos indígenas y mentía diciendo que no querían aceptar su voto en las elecciones. Pero no hay que olvidar sus palabras cuando se sintió afianzado en el poder; “Llegamos (los indígenas) para quinientos años” o sea trataba de imponer la preeminencia indígena sobre la nación boliviana.

Poco a poco y con la ayuda de Hugo Chávez, de los hermanos Castro y del Foro de San Pablo, se fue apropiando del poder en la mayor parte del territorio boliviano, hasta coparlo casi por completo.

Así impuso sus reglas y durante catorce años, anuló a la oposición casi por completo. Hoy se habla de si ganó o no la presidencia para un nuevo período, pero se debe recordar que en el referéndum para un tercer mandato, el pueblo boliviano votó mayoritariamente por el “No”.  El violando la voluntad popular, se presentó nuevamente y por la fuerza.

Él no tenía ningún derecho a participar en las elecciones del 20 de octubre de 2019, por tanto, no pudo haber sido elegido para un tercer período. Su presentación fue impuesta e ilegal, avalada inconstitucionalmente por la Corte Electoral. El violentó la propia Constitución de la República, que juró respetar, pero recibió su merecido, fue expulsado del poder por sus conciudadanos.

A Evo Morales se le quiere presentar como un “indio pobre”, preocupado por la indigencia de los bolivianos. En realidad, es un indio rico, que viaja en un Súper Jet y se codea con gente de la más rancia alcurnia y con otros poderosos millonarios de su mundo geopolítico, como son Nicolás Maduro, Vladimir Putin o Raúl Castro.

Aquel poncho utilizado por el indio Evo Morales al inicio de su presidencia, lo transformó en vistoso traje de magnate político, aunque nunca haya podido superar su analfabetismo y su pésima dicción del idioma español, aunque sea un indio que no habla, ni en aimara ni quechua, ni en otro idioma indígena.

Evo Morales, más que como el primer Presidente indígena, debería conocerse, como el primer indígena multimillonario. Un periodista le preguntaba acerca de varios, vehículos de caudales, que se encontraban junto al avión militar, que lo trasladaba hacia México, en el aeropuerto de Paraguay. Nunca comprendió la pregunta.

Su control sobre todos los poderes del estado, era omnímodo. La Cámara, El Senado, La Corte Suprema, La Corte Electoral, El Ejército, La Policía Nacional. Su hegemonía era total, sobre todas las instituciones del estado, solo pequeñas grietas en el poder le hicieron caer. Lo que nunca pudo Evo Morales controlar totalmente, fue al pueblo boliviano.

Cuando el pueblo se lanzó a las calles, Evo Morales perdió el control y ordenó a la policía reprimir al pueblo, pero la policía se negó rotundamente y se retiró a sus cuarteles. Luego una parte de los policías se insubordinaron y se sumaron a los manifestantes.

El baño de sangre en Bolivia, no se produjo, porque los policías se negaron a reprimir a los opositores del dictador, que protestaban en las calles y no porque el Presidente no hubiera ordenado la represión de las manifestantes, esa es la verdad.

Sin embargo, las hordas terroristas creadas y preparadas por Evo Morales y sus consanguíneos dictadores de Cuba y Venezuela, son ahora las que siembran el terror en las calles y las ciudades bolivianas, infiltrados entre los opositores legítimos. Esos grupos son dirigidos y financiados, desde Cuba y Venezuela.

Pero Evo Morales, no actuó, como Salvador Allende, no murió con las botas puestas como aquel, sino que salió huyendo en su Jet presidencial y se escondió en una cueva, al igual que Sadan Husein. Luego lo encontraron, en una finquita, como la “Granjita Siboney” en la que se escondió Fidel Castro, después del asalto al Cuartel Moncada. Allí lo encontraron los comunistas mejicanos que llegaron en su auxilio.

Aun Evo Morales y su Vicepresidente, hacen planes para regresar, no se atreverán a ejecutarlo, la dictadura comunista no retornara al poder, en la nación boliviana, como no conseguirán retornar a chile a los tiempos de Salvador Allende. Ya se comienzan a ver los resultados del cambio de gobierno.

El convenio médico entre Cuba y Bolivia ha sido suspendido, los médicos de alquiler que enviaba el gobierno cubano y por los que recibía millones de dólares, alquilándolos y pagándoles un salario de miseria, mientras se quedaban los gobernantes, con más del setenta por ciento de su sueldo, se les acabó. Todos sus médicos retornaran a Cuba.

Bolivia podrá mantenerse lejos de las influencias del comunismo y del castrismo. Esperamos que las nuevas autoridades de la Republica boliviana, los puedan preservar por muchos años de la peste comunista que hoy padecemos los cubanos desde hace más de sesenta años.

¡Dios bendiga a los trabajadores bolivianos y a los cubanos!

¡No a las dictaduras comunistas!

Dirección Nacional de la Unión Sindical Cristiana de Cuba. (USCC)

Carmelo Díaz Fernández    “Prisionero de Conciencia”  Presidente y Fundador.

Héctor Julio Cedeño Negrín    Secretario General.

Eduardo Arias Ponce      Secretario de Relaciones Publicas.

La Habana, jueves 14 de noviembre de 2019.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Help

WordPress theme: Kippis 1.15