DESDE EL ARCHIPIÉLAGO: MIGUEL DÍAZ CANEL O LA MEDIOCRIDAD DE UN VICE SIN CORONAR.

Foto: Raúl Castro y Díaz Canel

Por, Héctor Julio Cedeño Negrín-Periodista Libre

La búsqueda del “Hombre nuevo” se remonta por lo menos a la época de Platón, el famoso filósofo griego que vivió cientos de años antes de Cristo. En los tiempos modernos ese hombre nuevo fue descrito por Vladimir Ilich Lenin y en Cuba llegó de la mano de Ernesto Guevara, un hombre con una manera diametralmente diferente de concebir la vida, de pensar y de vivirla.

Pero el hombre nuevo propuesto por el Che Guevara, era verdaderamente aquel hombre descrito precisamente por José Ingenieros y al que él llamo; “el hombre mediocre”. Yo creo que Miguel Díaz Canel es el arquetipo de aquel hombre nuevo proclamado por Ernesto Guevara y que es básicamente el hombre descrito por el médico y sociólogo italo-argentino José Ingenieros.

Formado, íntegramente por la revolución, no tiene más de dos dedos de frente y sus ojos no ven más allá de sus propias narices. Es el hombre fanático, seguidor de una doctrina fracasada y sin futuro. Criado en madrazas comunistas como un autómata o un títere, cuyo ideal es el ateísmo simple y su aspiración ser Fidel, aunque se conoce que Miguel, practica la brujería.

Confieso que jamás había escuchado ni una sola palabra pronunciada por Díaz Canel y si alguien me hubiera dicho que era mudo, probablemente le habría creído. Si no lo había prestado atención, no era por algo especial, sino porque siempre he pensado, que es mucho más interesante escuchar el ladrido de un perro, que atender a un perro al hablar.

Porque eso es básicamente lo que son estos individuos. Cuando escuché a Díaz Canel por primera vez gracias al comentario publicado por Antonio González Rodiles, recordé inmediatamente a Felipe Pérez Roque, al que también le apodaban el perro y que fuera defenestrado, sin misericordia, por Raúl Castro. A ese fue al que Laura Pollán profetizó, que algún día lo vería trabajando como botero.

Miguel Díaz Canel, quien proviene verdaderamente de la vida militar, debe ser el comodín para colocar posteriormente al delfín de Raúl Castro; el nuevo Putin; Alejandro Castro Espín, en una transición como la realizada en la vieja Rusia con Boris Yelsin como el falso mentor.

Canel es presentado como el “reformista” por ciertos analistas políticos internacionales, tan descolocados que demuestran conocer muy poco lo que ocurre en la isla, con la vieja y fascista, tiranía castrista. Imaginan un escenario parecido al de Josef Stalin, donde Nikita Jrushchov se convirtió en el enterrador del estalinismo, algo que aquí no ocurrirá.

Lo cierto es que al envejecido tirano sustituto, le queda tan poco en el convento que su alma hoy por hoy se encuentra más cercana de las llamas del infierno, que del próximo futuro, con lo que a más tardar, el año que viene tendrán que guardarlo en el cuartico de los cachivaches.

Ahora dicen que le están construyendo una mansión muy lujosa en Santiago de Cuba, para que pase allí sus últimos días, los que le quedan, que ya están bien contados. En la mencionada mansión vigilan más de cincuenta cámaras, aparte de un batallón de esbirros incondicionales.

Con la ausencia de los tiranos fundadores de la llamada revolución, esta queda totalmente desprotegida y los nuevos talibanes, ya no tienen legitimidad ante el pueblo cubano, ni merecen ningún respeto, por lo que Cuba se dirige directamente a convertirse en la nueva Venezuela en el año 2018, lo que es un mal augurio para los futuros gobernantes de Cuba, próximo a llegar.

Si analizamos la antigua profecía de San Antonio María Claret, donde expresa que; luego de la muerte en su lecho de enfermo, del dictador, se producirían grandes disturbios, que provocarían gran derramamiento de sangre, habrá venganzas y turbulencias a lo largo de la isla, la que emergerá victoriosa, de la mano de la libertad y la democracia. Cuba florecerá y será la admiración de las Américas, incluida la del norte y del resto del mundo.

Confió en que se cumpla esta profecía y ya comienzo a vislumbrar la conformación del escenario futuro, cuyos antecedentes son claramente, el agravamiento de la crisis general, en que se encuentran la tiranía y el país, la ausencia de quienes lograron controlar por años la situación, la caída del sostenedor de guardia, que es hoy Venezuela y el recrudecimiento del embargo, económico, comercial y financiero, por parte de los Estados Unidos de América.

En esas condiciones, podremos ver la designación de un mediocre, en la falsa presidencia de la nación. Podrían sumarse muchos más elementos más, para demostrar la configuración exacta del escenario ideal, que en estos casi sesenta años, nunca se habían configurado con esa meticulosidad y exactitud.

Quedan solo unos meses para el desenlace, pero desde ya se nota el incremento inusitado de la represión, que va superando a la de la “Primavera Negra” del año 2003. En esta puede verse un elemento totalmente nuevo, el encarcelamiento masivo de mujeres. Recordemos que, en la redada del 2003 solo fue apresada Martha Beatriz Roque, ahora el número de mujeres se acerca a veinte.

Seremos testigos o tal vez mártires, del futuro manifestado hoy.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Help

WordPress theme: Kippis 1.15