DIALOGUEROS: NO CUENTEN CONMIGO

Por Carmelo Diaz Fernández

El tercer presidente de la República de Cuba en Armas, Juan Bautista Spotorno, sentenció: «Todo oficial o soldado del Ejercito Libertador que sea sorprendido en conversación con el ejército español que no sea en base a la total independencia de Cuba, será pasado inmediatamente por las armas».

Los que se van a prestar a parlamentar con la tiranía sin ninguna garantía de independencia solo le están haciendo el juego a ese oprobioso régimen que aún permanece incrustado cual tumor maligno en nuestras tierras de América. Un régimen dirigido por canallas y traidores, masacradores del pueblo cubano, que han fusilado por sus ideas de libertad a miles de compatriotas y otros cientos de miles han sido encarcelados en esta etapa nefasta que nos han impuesto.

No, señores dialogueros, no cuenten conmigo. Este humilde soldado desconocido, ex preso político, dice NO, nunca me sentaré a conversar con canallas, hay mucha sangre y lágrimas de por medio.

¿Cómo es posible que haya cubanos en el destierro que se puedan prestar a tan ignominioso conciliábulo? ¿Cómo es posible que opositores en Cuba contemporizarán con un régimen que, según sus propias declaraciones, los desprecian, violan sus derechos más elementales y encierran en las prisiones sin ninguna garantía? ¿Dónde está el decoro, el honor y la dignidad?

Los mambises del ‘68 y del ’95, que conjugaron su preciosa sangre en la manigua, nunca claudicaron y cuando el ejército español creyó que los había vencido comenzó la Guerra Chiquita sin ningún recurso, solo con el requerimiento del valor de su ideario de emancipación.

Aun con el olor a la pólvora de la contienda comenzó la guerra independentista del ’95. Ese ejemplo de nuestros padres fundadores está impreso en el pensamiento y el sentimiento de los auténticos cubanos que aman la libertad.

Ningún patriota cubano jamás se prestó a dialogar con la Corona Española y si algo hubo fue un debate en la Protesta de Baraguá para dejarle saber al enemigo a través y en la voz de uno de los más valientes y dignos cubanos, el general Antonio Maceo, aquellas inmortales palabras dirigidas al general Arsenio Martínez Campos: «No estamos de acuerdo» … «No nos entendemos».

Fue nuestro Apóstol José Martí quien expresó: «La protesta de Baragua es la página más bella de la gesta por la libertad de Cuba». Cuan gran ejemplo de patriotismo.

WordPress theme: Kippis 1.15