DONALD TRUMP TRAS UN AÑO DE HABER SIDO ELEGIDO

Por Carlos Vilchez Navamuel

Los enemigos del presidente de los Estados Unidos de América han utilizado toda clase de adjetivos negativos para desacreditar su persona y su administración, pero el tiempo pasa y el hombre continúa como si nada, a un año de haber sido elegido, contrario a lo que muchos pensaban, Donald Trump sigue en la Casa Blanca, es un “duro” no solo ha resistido a la prensa que no lo quiere, sino que la ha enfrentado abiertamente, esa prensa aliada a los demócratas que manipula y distorsiona las noticias sobre lo que hace y dice el presidente número 45 de los EEUU, durante este año se han publicado quizás centenas de noticias con verdades a medias, sin embargo, los embates los ha resistido con entereza.

Según las encuestas de algunas cadenas de comunicación, la popularidad del actual presidente de los EEUU no ha aumentado a pesar de que la economía viene mejorando.

Las principales cadenas de noticias como CNN continúan resaltando sus fallas, los desaciertos y las derrotas que ha sufrido en el Congreso, también ilustran sus noticias aprovechando la imagen más negativa de una noticia que contenía quizás algunos minutos, pero escogen el cuadro donde se ve más mal para acompañar el reportaje, como aquella cuando estaba viendo el eclipse y se quitó los anteojos, o una reciente, dándole comida a los peces en Japón.

Sin ser defensores ni partidarios de Trump (somos libertarios) y vistas las cosas objetivamente, nadie puede negar que es un hombre sagaz, astuto, conoce los medios y saca muchas veces provecho de ello, también estamos claros que esta administración apenas empieza, sospechamos eso sí, que si el presidente actual de la primera potencia del mundo logra pasar una nueva ley para reducir los impuestos, su imagen mejorará considerablemente.

Alfredo M. Cepero, director de www.lanuevanacion.com escribió recientemente un artículo que nos dice entre otras cosas que “Trump ha roto todos los patrones de los políticos convencionales. Nadie sabe la forma en que este hombre reaccionará ante las amenazas y los retos. Y esa es su arma más poderosa para neutralizar a sus enemigos y confrontar a los de los Estados Unidos. Aunque su presidencia acaba de dar comienzo, ya podemos hablar de una Doctrina Trump y del tipo de diplomacia sui géneris con la que se propone aplicarla. Tanto por temperamento como por entrenamiento este hombre rechaza el tipo de diplomacia que prescinde de la fuerza y se limita a la sagacidad, la hipocresía, el disimulo y hasta el apaciguamiento para lograr sus objetivos de coexistencia precaria con otras naciones. Quizás el único ingrediente en la lista anterior que tiene Donald Trump es la sagacidad para entender que una fuerza militar poderosa es la carta de triunfo que garantiza el éxito en cualquier negociación diplomática.

Lo que sí es claro es que Donald Trump no es un presidente convencional, ex presidentes republicanos y demócratas no lo quieren porque no se sujeta a los intereses de estos personajes, Trump ha tenido que enfrentarse a lo que llaman el Estado Profundo, a la Administración del Estado, a los intereses de las élites mundiales y de instituciones como la ONU que está en manos de una izquierda disfrazada de ambientalistas que han marcado un camino al planeta pensando que solo ellos tienen razón para resolver los problemas del mundo en que vivimos.

Como sabemos, las mentes brillantes también se equivocan, y a veces lo hacen en grande, recordamos aquí al premio Nobel de Economía 2008, colaborador de opinión del New York Times, Paul Krugman cuando presagió un día antes de las elecciones que el mercado de valores “nunca” se recuperaría del triunfo de Donald Trump. Un día después el Dow Jones Industrial Average subió a un máximo histórico.

Un año después de haber ganado las elecciones uno de los medios que más ha cuestionado la administración Trump, CNN en español, publicó el 9 de noviembre que “El S&P 500 ha subido 21% desde el cierre de las operaciones en el día de las elecciones de 2016. Ese es el tercer mejor desempeño durante el primer año de un presidente desde la Segunda Guerra Mundial, solo por detrás del presidente George H.W. Bush y el presidente John F. Kennedy, según Sam Stovall de CFRA Research. El mercado bursátil también alcanzó una cantidad histórica de récords durante lo que va del gobierno de Trump. Los 60 máximos históricos del S&P 500 desde la elección no tienen comparación durante el primer año de gobierno de ningún presidente, según CFRA Research”. http://cnnespanol.cnn.com/2017/11/09/donald-trump-primer-ano-economia-bush-kennedy/

Dicho lo anterior y a un año de haber ganado las elecciones, todos aquellos que afirmaron que el presidente Trump no permanecería más de tres meses en la Casa Blanca se equivocaron de la misma forma que lo hizo el premio Nobel de Economía mencionado anteriormente. La historia de esta administración todavía no ha terminado y por tanto nadie sabe cómo acabará.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Help

WordPress theme: Kippis 1.15