DOS SISTEMAS BRUTALES… Y NOSOTROS EN EL MEDIO

Por Horacio Minguillón Alonso 

Todo está infiltrado de ratas rojas y de cobardes traidores al Cristianismo. El Capitalismo unido al Marxismo Leninismo,  trabajan siniestramente para crear un solo Orden Mundial bajo un solo Gobierno Mundial.

Un sistema llamado democrático que permiten a pedófilos como Biden y delincuentes como  Sanders y Clinton ser candidatos a la presidencia de los Estados Unidos.

Un Presidente honesto de ideología Nacionalista Donald Trump calumniado constantemente por una prensa controlada y financiada por el Globalismo Marxista Capitalista Internacional.

Hasta mi Santa Iglesia Católica está llena de ratas rojas. Al término de la Segunda Guerra Mundial la Santa Iglesia Católica fue infiltrada por falsos sacerdotes. La prensa mundial controlada por las ratas rojas. Los colegios llenos de ratas rojas lavándoles el cerebro a nuestros hijos. Organismos auto-titulados defensores de los derechos humanos, controlados por los que pisotean los derechos humanos. Multimillonarios financiando políticos y militantes comunistas.

Los cubanos llevamos 60 años y 10 meses advirtiendo lo que es el Socialismo o Comunismo y nadie nos escucha al contrario se ríen de nuestra desgracia.

Cubanos que sufrieron la horrible dictadura militar castrista, venden su pluma para escribir a favor del marxismo globalista. Cubanos millonarios que sufrieron la dictadura narco militar Castrista prefieren apoyar a los candidatos comunistas en las elecciones Norteamericanas. Y nosotros defendiendo el sistema capitalista y los millones de estos usureros.

¿Qué podemos hacer? ¿Desatar una guerra sin cuartel contra el enemigo cruel? A los que pudimos hacerlo no nos escucharon ni nos ayudaron.

Sería lo ideal, ¿pero con qué? Los nacionalistas cubanos teníamos la razón y nos viraron la espalda. Éramos muy peligrosos y muy radicales según ellos.

A cada rato me viene a la mente un sacerdote canadiense que se encontraba preso con nosotros en la galera # 20 del Castillo del Príncipe. Todas las noches rezábamos el rosario y él nos pedía que rezáramos porque los comunistas se volvieran buenas personas.

Este sacerdote canadiense era una persona muy valiente. El asesino Escalona jefe del Castillo del Príncipe vino un día a nuestra celda y quiso poner en libertad al sacerdote canadiense; La respuesta del sacerdote fue: “YO NO SALGO LIBRE HASTA QUE NO SALGA EL ÚLTIMO PRESO.”

Yo pude salir junto a otros presos. El sacerdote quedó preso junto a Temístocles Fuentes líder estudiantil de Santiago de Cuba y compañero de Frank País junto a otros más. Jamás supe de Temístocles ni del sacerdote canadiense.

Han pasado muchos años y aunque no me arrepiento de lo que he hecho contra el marxismo internacional y sus cipayos castristas, a cada rato me pongo a pensar si este valiente sacerdote canadiense tendría la razón. El poder de la oración es superior al poder de los seres humanos.

Solo nos queda esperar por nuestro señor Jesucristo que regrese a la tierra y saque a latigazos a los mercaderes del templo incluyendo al falso Papa que ocupa el Vaticano.

¡Viva Cristo Rey! ¡Viva la Patria Cuba Nacionalista.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Help

WordPress theme: Kippis 1.15