EDITORIAL

Ya no es una sospecha, ni una teoría conspirativa, ni una opinión irresponsable. Los hechos están demostrando que existe una gigantesca confabulación para llevar a cabo el más descarado robo de una elección.

Los hechos están demostrando a cabalidad que lo que se pretende es burlar la voluntad popular expresada en las urnas para darle la victoria al candidato demócrata. 

Los demo-ratas que han secuestrado el Partido Demócrata están utilizando cada página del manual de pucherazos electorales para salirse con la suya.

Se hace necesario que los que amamos a esta Nación, levantemos nuestra voz y le salgamos al paso a esta asquerosa maniobra para pararlos en seco. Y que el mejor castigo que se les aplique es tener que soportar 4 años más de Gobierno de Trump y luego otros 8 de Pence.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Help

WordPress theme: Kippis 1.15