EL 20 DE MAYO EN MARCHA. MARCHARÁN CORAZONES ESTE 20 DE MAYO

Por, Dr. Luis Conte Agüero Ph.D.

 El comunismo que fusila derechos y personas, y también la historia, ha llevado al paredón el 20 de mayo de 1902, fecha de instauración de la República de Cuba.  Así busca que sólo se conozcan y conmemoren sus propios hechos, los mismos que sumen al país en desgracia tan horrenda.

Frente a este crimen de lesa nacionalidad es deber ineludible honrar nuestro pasado y avanzar hacia un futuro que queremos democrático, ético, libre y próspero.  Urge reconquistar nuestra historia para salvar el porvenir. Repito el lema “De la añoranza a la esperanza”. Duele esa Cuba de hoy, dolorida y trágica. Afrenta a la civilización occidental que llora ante los ojos de la humanidad.

De ahí el indispensable aprovechamiento del 20 de Mayo por patriotas distinguidos y organizaciones claves del destierro para volcar su digna indignación contra el totalitarismo asesino, honrar la patria fundada por los próceres y alzar un mañana donde sea la democracia el orden de la libertad, el ciudadano soberano y el derecho de gentes tan natural como el sol de la calle 8 de Miami y el Monumento a la Brigada 2506.

Tras las penas inenarrables que hoy padece, el pueblo de Cuba tiene el derecho y el deber de hacer lo suyo y más, y reclamar la ayuda del mundo para liberarse de su luto actual y vivir en progreso, paz y Dios.”

Que dignas organizaciones del destierro celebren poderosamente otro aniversario de aquel 20 de mayo de 1902, es particularmente importante en estas circunstancias en que el tirano heredero simula cierta retirada sin indicar apertura alguna hacia la libertad y soberanía de la ciudadanía cubana. Ellos y sólo ellos, mandan y desmandan en Cuba, mientras sus artistas y voceros se exhiben en New York con tolerancia y protección oficial del gobierno de los Estados Unidos, hoy tan acertado y digno en otras partes de la tierra donde siembran paz y libertad.

Cuba está tan cerca y  parece que tan lejos de su corazón, qué avergüenza y ruboriza. A pesar de la miseria que azota al pueblo de la Isla, nada indica una salida pronta a la tragedia cubana. Aves de rapiña vuelan en direcciones múltiples inventando feudos y tesoros. Mercaderes intensifican sus gestiones en el Congreso y en otros campos de los Estados Unidos e internacionales para que se levante el embargo o se viabilice de algún modo el comercio con los Castro. Otros desean que los Estados Unidos le hagan el trabajo y les recoja y regale la cosecha. Cosecha maldita.

Los Servicios de Inteligencia norteamericanos, brazos ejecutivos del poder nacional, cumplen órdenes; su mecánica excluye lo ético y la diferencia entre mercenario y patriota. No ignora la diferencia colosal. La crisis surge cuando varía el rumbo oficial y el cuerpo de inteligencia recibe órdenes de abandonar una tarea que el patriota continúa. Entonces puede perseguirse como a enemigo al amigo de ayer. De ahí métodos y consideraciones miserables contra el combatiente que sigue la lucha por su patria, su familia, su gente y porque otros combatientes han quedado en el camino y él siente que si abandona la lucha los abandona y se abandona y se deshonra.

En la maraña de ataduras que caracterizan la estructura jurídica de los Estados Unidos, palabras ardientes y medidas tibias equivalen en la práctica a una venta de ilusiones. No las compramos.

Ningún cambio esencial ha ocurrido en Cuba. Raúl Castro consolida el control del Partido Comunista. La cantaleta de la transición devino broma. La tiranía ni siquiera finge transigir. Exhibe su capacidad represiva. Patea a quienes se le oponen y a los más contumaces dialogueros.

¿A dónde mirar entonces? ¿A que la presión popular en Cuba se anime, cobre fuerzas, se movilice, exija, rete; a que el exilio sea realmente el auxilio de la resistencia combatiente; a que elementos de las Fuerzas Armadas antagonicen ideológicamente y se rebelen militares inconformes con sus dificultades económicas ante la riqueza obscena de sus jefes multimillonarios? ¿A que acaso en algún jerarca se empine la pasión de libertad y Dios?

ALGO CLAVE QUE ACLARAR: VICTIMARIOS VICTIMAS

Es clave aclarar que el pueblo de Cuba, unos y otros, enemigos y aparentes enemigos, ha sido víctima del sistema castro-comunista para beneficio exclusivo de una jerarquía ladrona y criminal que convierte la Isla en finca privada, invierte en propiedades lejanas y esconde miles de millones de dólares en bancos y otros destinos extranjeros.

Muchos que ayer ensalzaban y cantaban loas a bienandanzas por llegar, ya desvanecidos esos espejismos, lloran desencanto o protestan o procuran escapar.

Para escapar de ese “mar de felicidad’ que babosamente pintara otro déspota delirante, millares de cubanos se dieron al mar y frecuentemente naufragaron en olas trágicas. Al Corredor de la Muerte de la Florida se suman otros puertos, otros rumbos, otras tumbas.

El pueblo es víctima y escapa y lo dejan escapar para que así la oposición se debilite.  A la gente suya, a quienes se prestan a ello y a los que no pueden oponerse, el sistema los manda a servir de esbirros en prisiones infernales

Así fueron a matar en Etiopía, el Congo, Angola… a huir en Granada; a subvertir en América; a morir en Bolivia para alimentar un delirio imperial incosteable y estúpido.

A gritar “escoría” y “gusanos” y arrojar huevos y agredir a quienes aprovechen cualquier tolerancia temporal para marcharse de la Isla en busca de horizontes nuevos. O a gritar infamias y golpear a las Damas de Blanco, sólo armadas con su dignidad y los gladiolos.

A perpetrar abusos desalmados en Brigadas de Respuesta Rápida y Turba-tropa apestosa, bañada sólo en infamia. A la Escuela al Campo y los sacrificios de una agricultura que a veces no logra otra cosecha que el fruto desnaturalizado de un aborto en la promiscuidad sexual.

A envenenar la infancia de pioneritos, recitar consignas, perfeccionar odios. A mostrar senos y curvas en infames folletos oficiales de jineteras para consumo exterior.

Y otra vez asoma Elián. Sin pudor alguno el tirano prometió que no sería utilizado políticamente, y ahí lo tienen uniformado, crecido en babas y declamando comunismo.

Desde la infancia y en todas las estructuras y tareas, el sistema sistematiza la obediencia, el acatamiento, el servilismo, la delación, el espionaje, la impiedad, y es tanta la miseria creada por la corrupción y la incapacidad que fabrica delincuencias en personas de a pie.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Help

WordPress theme: Kippis 1.15