EL ARTE ROJO DE DESPRESTIGIAR

ESTEBITAESTAESLABUENAHORAPor Esteban Fernández

Les hablé del lío en que está metido Bill Cosby y unos entendieron lo que quise decir mientras otros creyeron que lo estaba defendiendo. Nada más alejado de la verdad, a mí el “Dr. Cliff Huxtable” me es “antiflogitinico y antiespasmodico”. Y si hizo lo dicen que hizo para mí es un tremendo S.O.B. Simplemente estaba diciendo que aquí en los Estados Unidos, en la actualidad, los izquierdistas, “progresistas”, marxistas- leninistas   y comparsa andan muy envalentonados y protegidos por uno de ellos residente en la Casa Blanca y están dedicados a hacer picadillo a todo personaje que se les oponga o simplemente discrepe de ellos.

Lo mismo sacan a relucir una “caca” que pasó hace una semana que 10 años antes. Ustedes bien saben que si Bob Menéndez se hubiera mantenido guataqueando y siguiéndole la corriente a Obama y no se hubiera lanzado a protestar por la reanudación de relaciones con Cuba y se pronunciara en contra del pacto con Irán no le hubieran sacado a relucir sus supuestos deslices con las puticas dominicanas.  Y ahora, para que no hayan malos entendidos de nuevo, les digo que NO ESTOY JUSTIFICANDO A MENÉNDEZ el cual me cae mal y no es santo de mi devoción.

A una mujer decente en toda la extensión de la palabra llamada Sarah Palin -y esa si me gusta- la trituraron. Aquí a todo el que no entre por el aro rojo esgrimido por George Soros lo descuartizan públicamente y lo llevan a “la marcheré”. En esta lista no voy a incluir a Donald Trump, aunque ya lo están acusando también de violador, porque él coopera mucho a chotearse con su mezcla de verdades, barrabasadas y altanerías. Y encima de eso estoy cien por ciento de acuerdo con el escrito de mi amigo Hugo J. Byrne sobre este alardoso personaje.

Bill y Hillary Clinton han hecho miles  de trampas, trastadas y tropelías, pero no se las sacan todavía siempre y cuando no se opongan a Barack Obama porque ese sería el momento en que los ponen en la picota pública. Se habla mucho de la discriminación  pero a mí me parece que la gran discriminación actual es contra el que no acepte los chantajes del “políticamente correcto”, del calentamiento global y del control total del gobierno mundial.

Y a los que protesten y no acepten ponerse en cuatro les echan para arriba a todos los grupos minoritarios que andan susceptibles a la más mínima y tímida insinuación con la intención de aplastarlos como a una pizza.

Y al que diga la verdad o simplemente se atreva a preguntar: “¿Puede un millón de extranjeros entrar en cualquier país y criticar abiertamente (hasta en los medios de comunicación) a los nativos de esa nación? Al que diga eso le cayó carcoma. Cuando es obvio que en cada lugar del mundo sacan a patadas por las nalgas a los forasteros en lo que canta un gallo.

Los derechistas aquí tienen que andar con extremo cuidado en como tratan a los negros. A cada rato cambian los morenos la forma en que desean ser tratados, unas veces quieren que les digan negros, otras afro- americanos, ahora creo que ya no desean que les digan afro-americanos. Desde luego, si los negros son conservadores como Ben Carson, Condoleezza Rice, Mia Love, Allen West, Herman Cain, Alan Keyes, Michael Steele, Clarence Thomas, entonces barren el piso con ellos y los llaman “Uncle Tom”.

Mientras tanto los izquierdistas y “ñangarones” tienen montones de organizaciones hipócritamente dedicadas exclusivamente a ayudar y proteger a los negros; y los republicanos QUE NI SE LES OCURRA HACER LO MISMO a favor de los blancos porque los crucifican públicamente y los llaman “racistas”. Imagínese usted que a un blanco conservador se le ocurra publicar una revista EXCLUSIVA PARA BLANCOS. El escándalo sería vigueta. Pero los negros tienen la revista “EBONY” sin problema alguno.

A un cómico que hacía el papel de Cosmo Kramer  en “Seinfeld” hizo un chiste que fue interpretado como racista y lo hicieron polvo y ceniza pero ¿ustedes no ha visto a cómicos negros en la televisión, como Chris Rock por ejemplo, que en sus actuaciones se burla y barre el piso con los blancos, y hasta a los blancos no les queda más remedio que reírse de ellos mismos? Y ¡qué se atreva un blanco americano a hacer los mismo y tirar a coña a los negros para que usted vea el jelengue en que se mete! ¿Por qué no tocaron ni con el pétalo de una flor a este pedante y racista Chris Rock cuando públicamente se burló de la prisión de John McCain?  Al mismo tiempo, Dick Chaney, mañana tarde y noche, es vituperado por la corrompida prensa.

Aquí hay tipos como Jesse Jackson y Al Sharpton que se dedican solamente a formar problemas y andan desesperados buscando el menor desliz, o fallo, o indiscreción de algún conservador y le caen encima como pirañas. ¿No es obvio que existe una brutal campaña para desprestigiar y ridiculizar a todos los candidatos presidenciales republicanos?. Sobre todo a nuestro compatriota Ted Cruz que le dicen “de loco para arriba”. Después de cada discurso -sin papeles ni teleprompters- quisieran ponerle la camisa de fuerza.

Ahí usted tiene a la actriz blanca y liberaloide Angelina Jolie que públicamente anunció hace años que iba a África a adoptar a un pobre niñito negro. Perfecto. Eso es aplaudido. Me encantaría ver la reacción si su padre, el conservador Jon Voight, hubiera dicho que “Él lo que quiere es un muchachito pobre rubio de ojos azules en Alemania”. O ¿es que no hay también niños blancos muriéndose de hambre en algún lugar del mundo? Las protestas serían mayúsculas. Y por eso muchos conservadores no solamente no se defienden sino que se pasan la vida congraciándose con las minorías que los detesta.

Yo le ruego que se sitúe mentalmente en su país de origen y piense en “una invasión de japoneses”, y si usted se mete en un elevador todo el mundo habla japonés, y escucha “a todo meter” en los radios la música japonesa, y pone la televisión y ve programas japoneses, y no los puede criticar, ni “tocarlos con limón”, y todavía le dicen públicamente al que los contradiga “que es un discriminador”.

Lo triste del caso es que aquí tal parece que el 99 por ciento de la gente tiene el tejado de vidrio, imposibilitados de tirar la primera piedra, aquí el que más y el que menos tiene su “lado oculto”  y a la primera crítica lo meten en una moledora de carne.

Y yo puedo decir todas estas cosas aquí pero si las dijera en Los Angeles Times quizás me sacaran que cuando tenía 14 años abusaba de los animales porque me encantaban las peleas de gallos en la Valla  Mayabeque.

Un Comentario sobre “EL ARTE ROJO DE DESPRESTIGIAR

  1. Como siempre nos tiene acostumbrados a sus magnificos y claros escritos.
    Saludos desde Miami.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Help

WordPress theme: Kippis 1.15