EL CAMBIO CLIMÁTICO, LA FÁBULA DEL HUEVO, LA GALLINA Y LA SERPIENTE

Por, Fernando Godo

Un punto ácido en el debate entre Demócratas y Republicanos es el “problema” del cambio climático. Es difícil que encuentre otro criterio en la prensa que no sea este: ¿Qué pasa? La Tierra se está calentando. Uff, ¡eso es malísimo! Se derriten los hielos de los polos. El nivel del mar va a subir; desaparecen el oso polar y otras especies. La economía sufrirá daños irreparables. Tenemos que salvar la Tierra.

¿Quién tiene la culpa? Las emisiones de dióxido de carbono (CO2) que producen las grandes empresas capitalistas. ¿Qué hay que hacer? Reducir las emisiones de esos gases, menos autos y fábricas que sueltan humo. Quizá la explicación más precisa sea la de Kevin Anderson, director del centro Tyndall de investigaciones climatológicas. “Necesitamos una recesión planificada”.

Yo puedo aclararle eso: más desempleo, menos prosperidad, pero menos ricos capitalistas y menos CO2. Si tiene una opinión diferente lo pueden acusar de fascista que quiere destruir el planeta. O lo que es peor, pueden acusarlo de ser… un desvergonzado derechista republicano.

!Por supuesto que hay cambio climático! Pero el hombre no es el responsable. Un pequeño porcentaje de los gases de la atmósfera son de efecto invernadero, porque retienen el calor que emite el sol sobre la tierra. El 95% de estos gases es vapor de agua. El Co2 es una cantidad pequeñísima entre los gases de efecto invernadero, y no hay evidencia científica de que sea causante del caliento global. Prestigiosos científicos de todo el mundo no están de acuerdo con la teoría del <cambio climático>.

Si el partido demócrata hubiera ganado las elecciones en Estados Unidos ahora estarían proponiendo un impuesto a cada ciudadano para <salvar el planeta>. El objetivo es seguir esclavizando a las personas con más y más impuestos, para tener un gobierno gigantesco controlado por los políticos. El <cambio climático> es otra de esas agendas.

¿Cómo empezó la fiebre del <cambio climático>? En esta fábula lo primero fue…

EL HUEVO

  1. La Organización de Países Árabes Exportadores de Petróleo suspende su abastecimiento a los que apoyaron a Israel en la guerra con Siria y Egipto. Esto incluye a Estados Unidos e Inglaterra. Los sindicatos de mineros ingleses del carbón aprovechan la crisis mundial del petróleo para exigir aumentos salariales.
  2. Margaret Thatcher se convierte en primera ministra del Reino Unido. No quiere depender del petróleo de los árabes, ni del carbón de los mineros ingleses, que en el pasado lograron paralizar el sector del transporte y provocaron la caída de un gobierno conservador. La energía nuclear es su alternativa ante el petróleo y el carbón.

Una teoría científica dice que la Tierra se calienta por causa de la emisión industrial de CO2 hacia la atmósfera. Margaret Thatcher (foto) es anticomunista, pero también es ingeniera química. Se dice que todo ocurrió así: Ella visita la academia de ciencias británica. “Hay mucho dinero aquí. Demuestren que el CO2 que emiten las minas de carbón tiene efectos nocivos en el clima”. Y los científicos se lo demostraron.

Margaret Thatcher nombra a Sir Crispin Tickell “asesor sobre la relación entre cambio climático, política y economía”. ¿Qué hizo Sir Crispin en la ONU? Rompió el huevo y dejó salir…

LA GALLINA

  1. Se crea el Panel Intergubernamental del Cambio Climático (IPCC), para estudiar el impacto del hombre en el clima. Wikipedia dice que “centenares de expertos contribuyen voluntariamente, sin recibir pagos del IPCC”.

Toda organización creada por la ONU es política. Dicen agrupar a los 2500 científicos más importantes del mundo. La mayoría son políticos o activistas, pero no son expertos en el clima. Prestigiosos científicos se oponen a esta “teoría del cambio climático”.

Entre 1990 y 2013 el IPCC presentó cinco informes a la ONU. Cientos de páginas. Hay que justificar cientos de millones de dólares que financian estas investigaciones. ¿Qué dicen? Vuelva a leerse los 4 primeros párrafos.

Estoy de acuerdo en proteger el medio ambiente de las acciones irresponsables del hombre. Pero no estoy de acuerdo en destruir la economía sin razón. Si una compañía como BP derrama una barbaridad de petróleo en el Golfo de México, tiene que pagar por esa negligencia. Algo muy diferente es lo que ha ocurrido después de la Gallina, o mejor dicho del IPCC.

LA SERPIENTE

El negocio del <cambio climático> es una industria que no produce nada. Individuos oportunistas y personas honestas creen en la teoría del CO2. Una buena cantidad de ellos vive de estos financiamientos y no quiere quedarse sin trabajo. ¿Quién les paga? Los gobiernos. ¿Y de dónde sale el dinero de los gobiernos?

Periodistas ecológicos echan la culpa de cada tormenta al CO2. Funcionarios locales luchan contra el calentamiento global. Si eres naturalista puedes decir que las jicoteas del Amazonas se están volviendo bizcas por el cambio climático….y conseguirás el dinero que quieras para tus investigaciones.

La gran vedette del IPCC es el demócrata Al Gore (foto de la izquierda), vicepresidente de Estados Unidos (1992-2000). En todo ese tiempo hizo muy poco por el medio ambiente. Pero en el 2008 ganó 25 millones de dólares dando conferencias sobre el cambio climático (150 mil dólares la noche). Con eso obtuvo el premio nobel de la paz. ¿Qué hay detrás de todo esto?

EL VENENO

El IPCC surge al mismo tiempo que la caída del campo socialista. Los pacifistas de izquierda se apropiaron de la idea de Margaret Thatcher (cuyo objetivo era completamente diferente) para desarrollar un movimiento anticapitalista. Estados Unidos es el que más emite CO2, por lo tanto es el asesino del planeta. Como diría Facundo Cabral: “Un ecologista es un marxista reciclado”.

En 1997 se firma el Protocolo de Kioto, que obliga a los países desarrollados a reducir sus emisiones de CO2. “No es un movimiento ecologista, es un movimiento político y se ha vuelto influyente en todo el mundo”. (Patrick Moore, cofundador de Greenpeace)

Hace 8000 años la Tierra estuvo mucho más caliente que ahora. ¿Se murió el oso polar en aquella <catástrofe>? ¿Qué incidencia pudo tener el hombre? En el siglo XIV hubo una pequeña era de hielo, la gente vendía productos en ferias sobre el congelado río Támesis. Después vino el periodo caliente medieval donde florecieron viñedos en el norte de Inglaterra.

Entre 1900 y 1940 la tierra se calentó. Busque cualquier periódico de los años 60. La tierra se enfrió. !Los sensacionalistas hablaban del peligro de una era de hielo!

Durante la segunda guerra mundial las grandes economías del mundo estaban paralizadas… y la tierra se calentó. En los años después de la guerra las grandes fábricas comenzaron a producir, e incluso se desarrollaron mucho más…y la tierra se enfrió. ¿Cómo pueden asociar el calentamiento global a la emisión de CO2?

A partir de 1980 la tierra comenzó a calentarse y volvió a enfriarse hace unos pocos años. Los izquierdistas “rectificaron’ y cambiaron el nombre de <calentamiento global> por <cambio climático>.

Alguien lo ha definido así: “La alarma se disfraza de ciencia, pero no es ciencia, es propaganda”. Manifestaciones de pacifistas, conciertos de artistas alarmados, todo eso es el resultado de la manipulación de la prensa sobre la opinión pública.

Usted no es culpable. Es lo que lee, ve, y le repiten constantemente. La manera que tienen para obtener dinero es crear el pánico con el miedo mediático. Ya no es solo un problema político. Ahora es incluso un tema moral. Si no crees en el cambio climático no tienes ni siquiera principios.

Los políticos como Al Gore y los oportunistas del partido demócrata en Estados Unidos… van a continuar engañando a la gente. Las personas honestas piensan que es su deber salvar la Tierra. Moraleja: Hay que dejar de comer…<cambio climático>.

2 comentario sobre “EL CAMBIO CLIMÁTICO, LA FÁBULA DEL HUEVO, LA GALLINA Y LA SERPIENTE

  1. Buenisimo el articulo y al mismo tiempo le quita la careta a esos ambientalistas que viven del cuento del cambio climatico.

  2. De cualquier manera es necesario luchar contra el cambio climático. Desde hace muchos años se maltrata el planeta. Aquí hay miles y miles de piscinas. Todos los días se abusa despiadadamente del cloro. En la limpieza hogareña también se exagera el uso del cloro, a pesar de ser nocivo no sólo para el medio ambiente también para las personas. Que me disculpe quien escribe el artículo. Está defendiendo lo indefendible

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Help

WordPress theme: Kippis 1.15